Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Lolo, el hijo de mi novia
Lolo, el hijo de mi novia

Lolo (2015) * Francia

Duración: 99 Min.

Música: Mathieu Lamboley

Fotografía: Thierry Arbogast

Guion: Julie Delpy, Eugénie Grandval

Dirección: Julie Delpy

Intérpretes: Dany Boon (Jean-René), Julie Delpy (Violette), Vincent Lacoste (Lolo), Karin Viard (Ariane), Antoine Lounguine (Lulu), Christophe Vandevelde (Gérard), Elise Larnicol (Elisabeth), Georges Corraface (Sakis).

Violette acude a un spa en Biarritz con su amiga Ariane pese a que afirma que no le agrada ese lugar que ve como un nido de bacterias, ya que la gente se hace allí pis y no le hace gracia que el chorro le masajee sus partes, aunque su amiga le dice que está encantada y le recomienda que se acueste con más hombres, pues lo hace poco.

Ella insiste en estar harta del spa, pues tras una semana no perdió ni un gramo, por lo que se marcha, diciéndole Ariane que ella se queda para hacer pis.

Cuando sale afirma estar ya harta de ese sitio y del tiempo tan cambiante.

Observa entonces a unos hombres que llevan algo en brazos y se asusta pensando que es un niño ahogado, aunque sus amigas le hacen ver que se trata solo de un atún, observando Elisabeth, la hermana de Ariane, que lo capturaron sus amigos Gérard y Jean René, dos divorciados que les presenta, cayéndosele a Jean René el atún sobre Violette al saludarla, por lo que ella lo llama idiota, aunque enseguida le pide perdón, invitándolas ellos a cenar el atún, dudando Violette en hacerlo, ya que el atún está lleno de mercurio, aunque luego dice que tiene grasa de la buena y aceptan.

Salen tras ello a comprarse ropa, comprándose Violette un vestido estampado, aunque no va convencida, pues dice que su asistenta de 65 años tiene uno igual.

Por la noche Violette se acerca a Jean René, que atiende la barbacoa pese a su aspecto de hortera, ya que lleva sandalias y calcetines, volviendo este a pedirle disculpas tras lo que le dice que ya sabe que no es su tipo, pues Gérard le dijo que era novia de Ariane, por lo que le pregunta si se van a casar, respondiendo ella que son anti matrimonio.

Ella a su vez le pregunta si es casado, respondiendo que lo estuvo durante 20 años, pero que lleva dos divorciado antes de que ella le aclare que estaba bromeando y que en realidad es hetero.

Ella le dice que Elisabeth le dijo que se iba a mudar a París, respondiéndole él que es así, por su trabajo, pues se dedica a la informática especializada en finanzas, contándole ella que trabaja en el mundo de la moda como directora de desfiles.

Él le cuenta que a su hija también le gustaba hacer cosas creativas, pero que finalmente irá a la escuela de negocios en Londres, contándole ella que también tiene un hijo.

Gérard, que fue quien le gastó la broma de que era lesbiana le dice que ha metido la pata hablando de ello, aunque le dice que de todas formas nota que le ha gustado.

Al día siguiente mientras Violette y Ariane pasean, la primera afirma ahora que le gusta el tiempo allí, reconociendo que en efecto necesitaba acostarse con alguien aunque le asegura que fue solo cosa de una noche… o de dos…, pero que como debe marcharse a París no se volverán a ver.

Pero Jean René acude a la estación a despedirla apasionado, debiendo decirle ella que no se preocupe, pues no va a conocer a nadie en 3 semanas.

En el tren Ariane le pregunta qué le ha dado, pues desapareció durante toda la semana y ni siquiera fue al spa, contándole ella que Jean René la lamió, incluso al final de la regla y que fue una semana idílica, pues él es maravilloso aunque un poco ingenuo, al revés que los listillos parisinos y cree que además podría llevarse bien con Lolo, pues se dedica a la informática y es tan sensible que no le gustaría hacerle daño.

La llama entonces Lolo, que no dio señales de vida en esos días, diciéndole Ariane a otra compañera de vagón que habla con su hijo tetrapléjico, para que no le diga nada por hablar por teléfono en un vagón donde está prohibido.

Mientras Jean René se prepara para su mudanza, Violette va a Milán.

A su regresa habla con Ariane, a punto de partir hacia Grecia para un anuncio, señalando ella que ese día llega Jean René, aunque esperará los tres días que quedan para el fin de semana para verlo.

Pero cuando lo encuentra a su puerta ese día se besan apasionadamente y avanzan hacia la habitación, aunque al lanzarse sobre la cama cae sobre Lolo que estaba allí acostado debido a su crisis con Audrey, aunque, le dice, si molesta, se marcha, diciéndole su madre que no es necesario, presentándole a Jean René.

Lolo le dice que no encontró la "maría" en "Easy rider", diciéndole su madre que la dejó en el video de "Los pájaros".

Jean René se muestra impresionado, pues ella siempre le habló de su niño y no esperaba que fuera un chico mayor, contándole que fuma maría para las migrañas.

Cuando se marcha Jean René, Violette le recrimina a Lolo que no la avisara de que iba, preguntándole qué le parece Jean René, diciéndole que seguro que es majo, aunque paleto y un espanto de feo, aunque le dice afortunadamente no tendrán hijos y que sus orejas le recuerdan a Dumbo.

Jean René comienza su día en un gran atasco, contándole en la oficina que nadie va en coche pudiendo hacerlo en cercanías.

Por la noche Violette y Lolo acuden a una fiesta, donde hay gran número de galeristas, pidiendo Lolo a su madre que se lo presente a varios de ellos, no pudiendo por ello hablar con Jean René, con el que había quedado para esa noche, y para cuando puede llamarle él ya se ha dormido.

Cuando acaba la fiesta, y ya desde la cama, Violette vuelve a llamarlo, sin que tampoco esta vez escuche el teléfono, por lo que empieza a ponerse nerviosa no pudiendo dormir, enviándole un mensaje preguntando si va todo bien y si está enfadado o enfermo, y luego si apagó el gas, para pedirle luego que no la deje.

Llega a preguntarle si está con alguna puta, pidiéndole que si no quiere verla se lo diga, para decirle que si no la llama llamará al 112.

Por fin por la mañana recibe su llamada, que escucha Lolo que durmió en el sofá y se hace el dormido. Ella le pregunta si no está enfadado, diciendo él que fue culpa suya, pues se quedó dormido sobre el teléfono, invitándolo ella a cenar esa noche a las 8, viendo él tras colgar el ingente número de mensajes de ella.

Lolo le pregunta a su madre si le deja que se quede allí hasta que se arregle lo suyo con Audrey, lo que ella acepta, pidiéndole que se quede para la cena de esa noche, aconsejándole Lolo, ya tarde que no acose a su novio con mensajes paranoicos.

Prepara pollo al limón y le pregunta a Lolo si cree que le gustará, señalando él que las primeras veces quizá, pero que a partir de las 100 acabará harto y comiendo sus congelados, diciéndole su madre que está cambiando y va a madurar y aprender.

Llega Jean René con un traje, para él elegante, haciéndole Lolo una foto, tras lo que se siente junto a él y le pasa el brazo por encima del hombro, haciéndole sentir incómodo.

Repara entonces Jean René en unos cuadros que hay por el suelo, contándole Violette que son de su hijo, que es un artista.

Durante la cena les cuenta que vendió un sistema informático a Crédit Rural que permite realizar determinadas operaciones con mayor rapidez. Sus explicaciones técnicas aburren a Violette, que casi se duerme.

Lolo se marcha con su amigo Lulú y le dice que el tipo tiene la "D" de los absolutos pringados, la última categoría, mostrándole una foto del tipo y de su traje hortera, señalando que no sabe cómo se le ocurre a su madre, aunque piensa que a su edad ya no puede escoger, estando contento de haber regresado a casa de su madre durante la semana de la moda, que es el mejor momento por las mega fiestas con modelos.

Lulú le dice que su madre irá ahora a todas las fiestas con su nuevo novio, diciéndole Lolo que lo tiene todo bajo control asegurando que su noviazgo no pasará del otoño.

10 días después

Mientras estudia Lolo escucha a su madre dispuesta a ver una película de Mel Brooks con él, por lo que debe tachar en su cuaderno la D con la que lo había calificado y la cambia por una C, sintiendo como si le arrancaran de los pechos de su madre.

Ve también cómo ayuda a su madre con el taladro para colgar los cuadros que hasta ese momento tenían por los suelos, y mientras los escucha besuqueándose y tonteando como si fuera el primer día busca en Internet cómo hacerse con polonio.

Mientras prepara su siguiente desfile, Violette habla con Ariane, que dice se va a Grecia para su rodaje y no puede acompañarle a la gala benéfica, a la que también irá J.R., contándole que Lolo va a ayudarle a encontrar la ropa adecuada.

En efecto, este trata de buscar en el vestuario de J.R. la ropa adecuada y le anima a ir a la gala cuando este muestras sus dudas diciendo que no es su ambiente.

Le dice Lolo también que está muy agradecido con él, pues todos los hombres dejaban a su madre a cuya edad es ya difícil encontrar a alguien, aunque luego aprovecha cuando no le ve para echar polvos pica-pica en su ropa antes de salir de compras.

Más tarde Violette lo espera impaciente frente al centro Pompidou para ver una exposición, observando ella que él no para de rascarse, por lo que le pregunta si es alérgico al arte, dándose cuenta entonces de que está lleno de rojeces, por lo que llama a Ariane asustada pensando que pueda ser una enfermedad venérea o el SIDA. Ariane trata de tranquilizarla, aunque le recomienda que no se restriegue con él esa noche, no haciéndole demasiado caso, pues está con Sakis, un amigo griego.

Temiendo que le pegue algo, le dice a su novio que se encuentra mal y se despide de él no queriendo ni siquiera ir a cenar.

Una vez en casa le cuenta a Lolo lo de los picores, preguntándole este si toma precauciones, pues en el Sudoeste es donde más clubes de intercambio hay.

Visita al día siguiente Jean René a un dermatólogo amigo de Violette, que le dice que no ve nada de particular, diciéndole que puede deberse al cambio de ambiente, recomendándole que lave toda su ropa y limpie su piso, señalándole que en todo caso lo que le ocurre es cutáneo, por lo que Violette no tiene de qué preocuparse, pese a lo cual le pide, a petición de Violette unos análisis de todo tipo de enfermedades venéreas.

Lolo va a ver a su madre al trabajo y le pide sus llaves, diciendo que olvidó las suyas, contándole ella que ha metido la pata con Jean René debido a su hipocondría.

Lolo le dice que le compense yendo a comer con él al trabajo.

Le cuenta luego a Lulú mientras juegan al baloncesto que era solo un truco para hacerse con las llaves de su madre y que no puedan ir a su casa esa noche.

Violette come en efecto con Jean René en el comedor de la empresa encontrándolo muy enfadado, aunque se hizo todas las pruebas, diciéndole ella que es así por culpa del padre de Lolo que la engañaba, aunque Jean René le dice que él estuvo con su mujer más de 20 años y le fue fiel.

Acaban haciendo las paces y riendo.

Lolo liga con una chica, pero recibe un mensaje de su madre que le dice que consiguió una copia de sus llaves en casa de una amiga, por lo que no pueden ir a su casa, debiendo ir al hotel de la chica y acostarse en su pequeña cama y se le ocurre una nueva idea al recordar que los tranquilizantes no deben mezclarse con alcohol.

Violette trata de prepararle a Jean René un pollo a la vasca, siguiendo un tutorial, aunque cuando llega él lo olvidan y acaban en la cama.

Llegado el día de la gala benéfica para los sintecho, Jean René se persona con un look muy moderno, con una camiseta ajustada y una chaqueta de cuero, viendo cómo Lolo simula no verlo, quedándose Violette sorprendida al hacerlo ella por sus pintas, pese a lo cual le presenta a Karl Lagerfeld.

Violette lo deja para ocuparse de un asunto y le pide a Lolo que se ocupe de él tras regañarle por la ridícula ropa que se puso, aunque le dice que la eligió su hijo.

Lolo le lleva una copa de champán donde previamente echó los tranquilizantes, por lo que se emborracha y se hace notar por su estado, por lo que empieza a llamar la atención entre los asistentes, sintiéndose Violette abochornada cuando lo encuentra haciéndose un selfie, como le sugirió Lolo, con Lagerfeld.

En casa, Violette no consigue dormir debido a los ronquidos de J.R., que se cae de la cama cuando trataba de hacerle darse la vuelta.

Entretanto Ariane disfruta en Grecia con Sakis cuando recibe una llamada de Violette en la que le dice que no cree estar hecha para la vida en pareja, pues tiene a J.R. borracho y roncando, escuchándole entonces vomitar y cantar borracho.

Cuando se levanta por la mañana ya no está Violette y Lolo, que está con una de sus obras le pide que le ayude, pues desea moldear un codo derecho, lo que es una sorpresa para su madre, para su exposición, viendo cómo le escayola el brazo.

Llega entonces Violette que se dejó su cuaderno de notas, pidiéndole a J.R. que no se mueva ni diga nada, contándole esta que la noche anterior Jean René estuvo imposible e hizo el tonto toda la noche, entreabriendo Lolo su puerta para que este lo escuche, diciendo que teme que no la inviten al próximo desfile de Karl.

Le dice que pensó que encajaría con él porque es amable y tiene la polla grande, pero que es solo un palurdo de Biarritz y que fue hecho un macarra con su camiseta ajustada creyéndose Johnny Halliday, saliendo indignado Jean René con su brazo escayolado al escucharlo, diciéndole que el paleto de Biarritz la manda a la mierda, yéndose a la calle seguido por ella que trata de disculparse, diciéndole él que fue su hijo el que le aconsejó sobre la ropa y cree que ve en él solo a un perro que tiene que esperarla hasta las 2 de la mañana mientras ella está en sus fiestas de pijos.

Ella le dice que solo ve lo negativo de sus palabras y que no recuerda que también dijo que era amable y que tenía la polla grande, lo cual no es un defecto, sino un cumplido.

Él le dice que ella es una mujer de 45 años que tiene que ir a Biarritz a buscar un hombre y le dice que no quiere verla más mientras arriba desde la ventana Lolo sonríe al ver que consiguió su objetivo, ocultando el cuaderno de notas de su madre bajo un cojín.

Ella le dice que se ha dejado influenciar por su trabajo, donde todo el mundo joven y guapo, diciéndole él que entonces ella es la excepción con su culo gordo.

Al no poder subir al coche debido a su brazo escayolado, empieza a golpearse contra una farola tratando de romper la escayola, haciéndose daño, por lo que acaban en urgencias, asegurando sentirse herido en sentido propio y figurado, diciéndole el médico que su brazo sigue roto, debiendo señalar él que antes no lo tenía, preguntándole el médico al decirle que posaba para una obra de arte que si la rotura era una performance.

Ya en casa ella le prepara una sopa, diciendo él que no la necesita, pues no está enfermo, aunque ella debe ayudarle a comer, al no saber él manejar el brazo izquierdo, tras lo que acaban riendo, quedándose ella a dormir en el apartamento de él, que a ella le parece siniestro, diciéndole que le han timado solo porque se vea la punta de la Torre Eiffel, proponiéndole que se vaya a vivir con ella.

Va a ver a Ariane y le dice que ha hecho una tontería al decirle a Jean René que se mude con ella y está asustada, pues va a mudarse y Lolo sigue allí, proponiéndole Ariane que eche a su hijo, conociendo entonces a Sakis, al que tiene en su casa.

Cuando ya en casa le dice a Lolo que Jean René se rompió el brazo por su culpa, él le cuenta que lo escayoló porque quería moldear su codo para darle una sorpresa, pues la galería Keller ha aceptado realizar su próxima exposición: "Trauma".

Violette se pone muy contenta y le sugiere que invite a Audrey a la exposición para hacer las paces, diciendo él que no, que ahora estarán los dos solos como dos huérfanos, diciéndole ella que no puede dejar solo a Jean, no entendiendo este que la haya perdonado después de todo lo que dijo de él, diciéndole ella que sí y que además va a ir a vivir allí durante una temporada.

Lolo le dice que no tienen nada en común y se pregunta de qué hablarán después de 3 meses, diciendo ella que buscarán cosas en común, o tendrán un hijo, diciéndole Lolo que a su edad tendría un mongólico.

Ella le dice que debe buscarse otro sitio para sus cuadros y esculturas, pues cada vez está más invadida y sus productos son muy fuertes, accediendo él a marcharse a casa de Lulú, que tiene una habitación que no usan.

Lolo ayuda a Jean René a hacer la mudanza, aunque le cuenta que fue él quien tomó él la iniciativa de irse de casa, pues sabe que necesitan su espacio, diciéndole Jean René que podrá ir cuando quiera, que conservará sus llaves y mantendrán su cuarto.

Lolo parece contento y le ayuda con Lulú a subir sus cosas sin dejarle a él hacer nada, aunque una vez arriba echa de menos su ordenador y baja asustado a buscarlo, aunque entonces le llaman desde arriba y le dicen que lo encontraron, respirando aliviado, ya que lleva en su ordenador todo su trabajo.

Por la noche habla con Violette por teléfono y le cuenta que los chicos le ayudaron mucho, diciéndole ella que Lolo se hizo daño en la espalda y está preocupada, diciéndole J.R. que le irá muy bien solo, pues llegó a creer que tenía complejo de Edipo.

Ella parte a Milán por varios días y le dice que quizá pueda volver al día siguiente por la mañana en vez de por la tarde, diciéndole él que de todos modos él no estará porque tiene una importantísima reunión con el director del banco para presentar su programa que conectará todo el sistema informático del Crédit Rural con el que les ayudará a ganar millones de Euros cada día.

Tras dejar su ropa impecablemente preparada para el día siguiente, Jean René se acuesta, poniendo el despertador a las 6.

Pero poco después de la 1 escucha ruido. Llega Lolo con dos chicas eslovacas, por lo que Jean René se coloca tapones para poder dormir.

Lolo, acostado con las dos les cuenta que la historia de Jean René es muy trágica y que le dejan dormir allí y que algún día será rico, pero mientras tanto solo aspira a tener una mujer que se despierte a su lado.

Violette consigue llegar pronto al día siguiente por la mañana, encontrando su casa hecha un desastre, yendo a su cuarto donde encuentra a Jean René junto a las dos chicas eslovacas, una a cada lado, por lo que lo despierta enfadada, siendo él el primero en sorprenderse al ver a las chicas, ante lo que le dice que se marche y que no quiere volver a verle.

Él les pregunta a las chicas quiénes son mientras va tras Violette sin entender nada, aunque ellas le llaman "Marius", jurando él no saber cómo acabaron en su cama.

Ella empieza a meter en una bolsa sus libros de "paleto pervertido" y su ropa de macarra, mientras las chicas dicen que lo sienten y que solo querían ayudar, ya que tuvo una vida trágica, aunque él insiste en que es la primera vez que las ve y le pregunta a Violette cómo puede pensar que le interesan dos mujeres altas y rubias de 20 años y le pregunta si es por eso que le dijo que no regresara pronto, con la excusa de su reunión.

Solo entonces Jean René se da cuenta de que son ya las 8'20 y su reunión era a las 8, por lo que tiene que salir corriendo, pues es la reunión de su vida y le dice que luego hablarán y verán qué pasó, pero ella tira sus cosas mientras él sale corriendo.

Aparece entonces Lolo y su madre se pregunta por qué tiene tantos problemas con las llaves, y tuvo que dormir allí, asegurando él no saber nada de las dos chicas, aunque rectifica de inmediato y le dice que las trajo él y debieron equivocarse de cuarto tras ir al servicio, aunque con poco convicción, solo para que su madre piense que quiere encubrir a Jean René y le pregunta si la solidaridad entre tíos va antes que su madre.

Él le dice que es culpa suya, pues le llevó a las fiestas parisinas cuando él no había visto a una modelo en su vida, aunque ella no lo entiende, pues creía que la quería.

Lolo trata de consolarla diciéndole que le gustaría que conociera a un buen tío para cambiar su mierda de vida.

Jean René corre a su reunión, llamando por el camino a Violette para decirle que a las chicas de su cama se las puso su hijo, aunque ella no le coge el teléfono.

Llega ya muy tarde a su reunión a la que acude el director general para Europa, mostrándose muy nervioso y trabándose al hablar.

Pone en marcha su programa, aunque al hacerlo ve que se borró todo, saliendo unas imágenes en que pone, "Come mierda, cerdo capitalista", cayéndose todo el sistema del banco en que aparecen esas imágenes, infectando el virus todo el sistema.

Aparecen entonces en su cabeza Lolo y Lulú riéndose de él y sale corriendo.

Violette llama a Ariane a la que no localiza para contarle lo ocurrido mientras va a la farmacia a comprar antidepresivos.

Cuando llega a casa, Lolo se está duchando mientras silba contento.

Jean René revisa sus cajones donde encuentra varios sobres de polvos pica-pica y su despertador, así como las pastillas que le echó en el champán, encontrando también el diario donde escribe y pega todas sus cosas, llamando a Violette para contarle que tiene el diario íntimo de su hijo y las pruebas de que lo ha maquinado todo, queriendo incluso envenenarlo con polonio porque le volvió loco que se quisieran, por lo que está dispuesto a matarlo, aunque ella tiene puesto el contestador.

Pero Lolo no se inmuta y le dice que si cree que matándolo se arreglará todo con su madre, y le dice que quiere proponerle un trato, aunque J.R. se lanza sobre él, entablándose una lucha entre ellos en la que usan los paraguas como si fueran espadas, aunque es Lolo quien más le golpea sobre la escayola, tirando J.R, su cuadro.

Cuando Violette regresa a su casa ve a Lolo colgando de la ventana y a Jean René diciéndole que o le pide perdón o le suelta, algo a lo que este se niega, y al verlos Violette se desmaya.

Cuando despierta declara ante la policía, mientras los médicos examinan a su hijo.

En el telediario hablan de Jean René, al que señalan detuvo la policía por destrucción de bienes y lesiones habiendo sido además el responsable de un potente virus informático responsable del cierre temporal del Crédit Rural, señalando que es un cibermilitante infiltrado en el sector bancario tras hacerse pasar por un modesto informático de provincia.

Lolo está contento tras haber conseguido, gracias al virus de Lulú, que Jean René acabara en el "talego".

Este es interrogado por la policía ante la que declara que no tiene relación alguna con el ciberterrorismo, y que su ordenador fue pirateado, preguntándole el director del banco si podría poner el sistema de nuevo en marcha, asegurando que lo hará en 48 horas, por lo que le llevan desde la comisaría, a cuya salida es abordado por decenas de periodistas que tratan de conseguir alguna declaración sobre el ciberterrorismo, hasta la sede central del Crédit Rural, donde todos los empleados le increpan.

Violette le cuenta a Ariane que Jean René padece una psicosis paranoica, acusando a Lolo de ser el culpable de todo a pesar de ser un ciberterrorista, estando preocupada además porque Lolo la odia y se marchó tras decirle que no hace más que llevar tarados a casa y porque tiene un moratón a la altura del páncreas a raíz del golpe que le dio Jean René y tiene miedo de que degenere en cáncer.

Jean René entretanto comienza a trabajar en el ordenador central de la compañía y a pesar del cansancio por tantas horas trabajando logra volver a poner en marcha el sistema informático, cayendo tras lograrlo sin conocimiento.

Dos meses después

Es tiempo prenavideño y Violette y Ariane acuden a la presentación de la exposición de Lolo, contándole Ariane que su novio va a mucho a Atenas, por lo que tiene mucho tiempo libre, pero que le añora y le echa de menos, reconociendo estar enamorándose y sugiriéndole que llame a Jean René, aunque ella dice que al igual que los otros ha desaparecido. Cambió su móvil y no responde a sus correos, sugiriéndole que se lo pida a su sobrina Clementine, que es la mejor amiga de su hija.

Para entonces Lolo ha vuelto con Audrey, aunque sigue viviendo en su casa.

Lolo declara que trata de reflejar en su obra sus dolores, habiendo surgido la idea tras una herida accidental en una costilla.

A la exposición acude también Annabelle, la hija de Ariane, que le dice a su madre que Lolo es un enfermo, un auténtico psicópata, preguntándole ella por qué y consiguiendo que se lo cuente a cambio de perdonarle sus deudas.

Tras escucharla habla con Violette a la que le pasa el nuevo número de Jean René que consiguió a través de Clementine, preguntándole luego si se ha planteado que Jean René pudiera tener razón cuando le dijo que todo había sido culpa de Lolo, recordándole que todos sus anteriores novios la dejaron, recordándole que a uno de ellos se le fue la cabeza y dijo que era por culpa de Lolo, habiéndose marchado otro a Tailandia sin dejar su dirección, y a otro lo echó porque se cargaba todos sus jerséis de cachemir.

Le recuerda que decía que Mathieu era mal padre porque dejaba a Lolo durante horas esperando en el colegio, lo cual no era verdad, pues le contó Annabelle que en realidad Lolo se escondía y le dijo a Annabelle que así su madre se enfadaría y lo dejaría.

Tras reflexionar esa noche, llama a Jean René y le pregunta si va todo mejor, diciéndole que pensaba pasarse por Biarritz, que le dijeron era bonito en invierno, a lo que él le dice que no está mal, pero que en invierno se está mejor en Londres.

Cuando llega Lolo a casa le pregunta por qué tiene las maletas hechas, diciendo ella que como él no se quiere ir se marcha ella dejándole 3.000 Euros en la cuenta, debiendo luego arreglárselas solo.

Lolo le dice que debe calmarse, pues la nota tensa, no entendiendo qué pasa, pues se llevaban muy bien hasta ese momento, proponiéndole irse él, a lo que su madre le responde que sabe que se irá hasta que tenga un nuevo novio, y entonces volverá para fastidiarlo todo, diciendo él que no es culpa suya que salga con pirados.

Ella le explica entonces que ha leído su diario, diciendo él que este es conceptual y es ficción para su nueva colección, aunque ella ya no le cree y asegura que lleva un montón de años sola por su culpa diciendo él que muchos se fueron porque es una pesada y le pregunta si se va con otro desgraciado de esos de los que tendrá que librarse.

Cuando le dice que Jean tenía razón él enfurece y le dice que si no recuerda que intentó matarlo, y que está loco y es un narcisista y un sociópata egocéntrico, no pudiendo entender que lo vaya a dejar por él, a lo que ella responde que no lo está dejando, sino cortando el cordón, recordándole él que fue ella la que hizo todo por retenerlo diciéndole cada noche que era el amor de su vida, y él se lo creyó, diciéndole su madre que esas son las cosas que todas las madres cuentan a sus hijos.

Trata de dar marcha atrás reconociendo que ha sido un inmaduro y le dice que no volverá a hacer cosas así pues son cosas de niños y él ha madurado desde octubre. Asegura que se irá a vivir a otro barrio y se verán los domingos y verá a un psicólogo, tras lo que la abraza y le pregunta si de verdad lo va a dejar así de solo, pues sabe que si se va se suicidará.

Pero ella ya no le escucha y se marcha dejándolo solo sin tenerle preparados como cada mañana sus huevos.

Cuando llega a la estación en Londres la espera Jean René, abrazándose tras el reencuentro.

Le cuenta que cuando descubrieron que fue capaz de descodificar el virus informático en 48 horas le contrataron enseguida y le ascendieron enviándolo a Londres.

Ella le dice que en unos meses ha dejado de ser el chico ingenuo de provincias del que se enamoró y se está convirtiendo en un tiburón de las finanzas, por lo que no sabe si funcionará ahora su relación, asegurando él que sigue siendo el mismo, haciéndole ver ella que se han cruzado con varios pobres y no les ha dado nada como hacía antes.

Tras hacer el amor ella va al baño, viendo que sale de este una muchacha, Sabine, la hija de Jean René, que pasa sin saludarla, señalando su padre que tiene llaves por si acaso y que debió tener una fiesta por su barrio la noche anterior…

Calificación: 2