Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Lo que el viento se llevó
Lo que el viento se llevó

Gone with the wind (1939) * USA

Duración: 238 min.

Música: Max Steiner

Fotografía: Ernest Haller

Guion: Sidney Howard (Colaboraciones no acreditadas: Oliver H.P. Garrett, Ben Hecht, Jo Swerling, John Van Druten) (Novela: Margaret Mitchell)

Dirección: Victor Fleming (No acreditados: George Cukor, Sam Wood)

Intérpretes: Vivien Leigh (Scarlett O'Hara), Clark Gable (Rhett Butler), Olivia de Havilland (Melanie Hamilton), Leslie Howard (Ashley Wilkes), Hattie McDaniel (Mammy), Thomas Mitchell (Gerald O'Hara), Butterfly McQueen (Prissy), Barbara O'Neil (Ellen O'Hara), Ona Munson (Belle Watling), Evelyn Keyes (Suellen O'Hara), Ann Rutherford (Carreen O'Hara), Harry Davenport (Doctor Meade), Laura Hope Crews (Pittypat Hamilton), Alicia Rhett (India Wilkes), Rand Brooks (Charles Hamilton), Carroll Nye (Frank Kennedy), Oscar Polk (Pork), Howard Hickman (John Wilkes).

Había una tierra de caballeros y campos de algodón conocida como el Viejo Sur. Allí, en este hermoso mundo la caballerosidad hizo su última reverencia, pues allí es donde fueron vistos los últimos caballeros y sus bellas damas, los amos y los esclavos.

Pero es algo que habrá que buscar en libros, porque no es más que el recuerdo de un sueño, una civilización que el viento se llevó...

PRIMERA PARTE

En Tara, una plantación de algodón al norte de Georgia, viven los O'Hara.

En el porche de la mansión la hija mayor, Scarlett de 16 años, se pavonea ante los gemelos Tarleton, Brent y Stuart, que aseguran que no importa que los echaran de la universidad, pues pronto estallará la guerra y la habrían dejado de todos modos, asegurando que le darán a los yanquis la guerra que buscan.

Pero Scarlett les regaña, pues no quiere oír hablar de guerra, y ese tema está aguando todas las fiestas de la primavera, asegurando ella que no habrá guerra, y que si siguen hablando de ella se irá, ante lo que los Tarleton asegura que no volverán a hablar de ello y comienzan a hacerlo de la fiesta que habrá al día siguiente en los "Doce Robles", pidiéndole los gemelos que baile solo con ellos, aunque ella dice que tiene ya todos los bailes comprometidos, decidiendo ellos, para que les haga un hueco, contarle un cotilleo. Se han enterado de Ashley Wilkes se va a casar con su prima Melanie Hamilton, que está pasando una temporada en los Doce Robles.

Scarlett se muestra abatida, pues está convencida de que Ashley la quiere a ella y se aleja para esperar a su padre, que regresa de casa de los Wilkes, sin hacer caso de Mammy, que la regaña por irse sin un chal y sin haber invitado a comer a los Tarleton.

Anochece y los esclavos acaban sus tareas en el campo y regresan a sus casas.

También llega cabalgando Gerald O'Hara, presumiendo de su caballo y asegurando que nadie lo gana en todo el estado, saliendo su hija Scarlett a su encuentro y regañándole por saltar con el caballo pese a la caída que le mantiene cojo.

Scarlett le pregunta por las novedades en casa de los Wilkes, contándole que están Melanie y su hermano Charles, asegurando Scarlett odiar a Melanie, preguntándole su padre si es que Ashley la ha pretendido, a lo que ella responde que no, contándole su padre que no lo hará, pues su padre le confió que se casará con Melanie y lo anunciarán al día siguiente en el baile.

Scarlett reacciona enfadándose, ante lo que su padre le pregunta si se ha puesto en evidencia ante un hombre al que no le gusta teniendo a sus pies a todos los del Condado, asegurándole que ella no sería feliz con Ashley, y recordándole que cuando él muera le dejará Tara en herencia, algo que ella asegura no le importa, recriminándole su padre que le dice que la tierra es lo único que importa porque es lo único que perdura.

Ella le dice que habla como un irlandés, asegurando él estar muy orgulloso de serlo y que ella lo es en cierto modo, y para todo el que tenga una gota de sangre irlandesa la tierra es como una madre, asegurándole que algún día sentirá ese amor por la tierra.

Cuando llega la señora O'Hara, Ellen, el capataz Jonas Wilkerson, le pregunta qué deben hacer al día siguiente, contándole ella que viene de atender a Emmy Slattery, que dio a luz un bebé, recalcándole a Jonas que él ha tenido un hijo, algo que este dice no comprender, diciéndole la señora O'Hara que nació, pero que gracias a Dios murió.

Tras ello le dice a su marido que debe despedir a Wilkerson, pese a que él le dice que es el mejor capataz del Condado.

Mientras toda la familia reza, incluidos los criados, Scarlett permanece callada. Y de pronto se le ocurre algo. Piensa que Ashley no sabe que lo quiere y debe decírselo y está convencida de que cuando lo haga este deshará la boda.

Al día siguiente Mammy la ayuda a vestirse, decidiendo Scarlett ponerse su vestido más escotado, pese a que Mammy cree que no debe usarlo antes de las 3 de la tarde.

Son recibidos en los Doce Robles por John Wilkes y su hija India, la cual muestra su animadversión hacia Scarlett por el modo en que persigue a su hermano.

Esta, en efecto, va de inmediato a buscar a Ashley, al que le dice tiene algo que contarle, diciéndole él que también desea hablar con ella, aunque antes le presenta a Melanie, que se muestra muy amable con ella, diciéndole que espera que se hagan amigas, pues, le asegura que la envidia desde siempre.

Aparece también Charles, el hermano de Melanie a saludarla, mostrándose Scarlett muy aduladora con él, algo que molesta a India, pues Scarlett nunca se había fijado en él hasta que supo que la pretendía a ella, pidiéndole Scarlett que coma con ella, dirigiéndose tras ello a Frank Kennedy, pretendiente de su hermana Suellen, amiga de India y hace lo mismo, haciendo luego lo propio con los Tarleton.

Y de pronto ve a un hombre al que no conoce y que la observa fijamente, diciéndole su amiga Cathleen que es Rhett Butler, un hombre con una reputación terrible, al que no reciben en casi ningún sitio y que pasa mucho tiempo en el Norte porque sus parientes no se tratan con él. Que fue expulsado de West Point, rumoreándose algo sobre una chica con la que no se casó pese a haber destruido su reputación.

Ashley camina con Melanie hacia el balcón, desde donde ven a los invitados, diciéndole que ella parece haber nacido para vivir en los Doce Robles, un mundo bello que temen destruya la guerra, aunque ella asegura que pase lo que pase la guerra no destruirá su amor por él.

Scarlett come en el césped, rodeada de hombres, contenta, pues en la mesa solo podría estar con dos y todos la halagan y se pelean por servirla, aunque ella elige a Charles, si bien su entusiasmo se apaga al ver a Ashley tan enamorado de Melanie.

Tras la comida, las jóvenes deben dormir la siesta, algo que a Scarlett no le apetece, por lo que mientras las demás jóvenes descansan, abanicadas por niñas negras, ella se viste y baja, escuchando a los hombres hablar sobre la guerra, asegurando que mantendrán a sus esclavos digan lo que digan los yanquis, teniendo derecho el estado de Georgia a separarse de la Unión, aunque otros señalan que deben vencer a los yanquis por la fuerza de las armas y que sean ellos quienes se rindan, asegurando que cada sureño puede con 20 yanquis, a los que derrotarán en una sola batalla, pues los caballeros saben luchar mejor que la chusma.

Ashley asegura que si Georgia va a la guerra, él se unirá, aunque preferiría que los yanquis les permitieran abandonar la Unión, pero los demás parecen preferir la guerra, asegurando Ashley que las guerras traen miserias y cuando acaban nadie sabe por qué comenzaron.

Le preguntan su opinión a Butler, que vivió en el norte, diciendo este que la guerra no se gana con palabras, y en el sur no hay ni una fábrica de cañones y les asegura que los yanquis están mejor equipados, pues tiene fábricas, minas de carbón y una gran escuadra que les bloqueará y les matará de hambre, mientras que en el sur tienen algodón, esclavos y arrogancia.

Charles señala que no desea escuchar las palabras de un renegado, señalando Butler que lamenta que la verdad le ofenda, señalando Charles que sabe que le expulsaron del ejército y que en Charleston no le recibe ninguna familia decente, incluida la propia.

Butler se disculpa diciendo que saldrá a pasear lamentando haberles amargado los puros, el coñac y los sueños de victoria.

Cuando se marcha Charles lo tacha de cobarde por no haber querido batirse, diciéndole Ashley, que muy al contrario, no ha querido abusar de él, pues es un gran tirador y que además es su invitado y va a enseñarle la casa, corriendo Scarlett tras él, siendo el momento que esperaba de verlo a solas, pidiéndole que entre con ella en la biblioteca.

Ashley le pregunta de quién se esconde allí. Ella cierra la puerta y le dice que le quiere, pidiéndole Ashley que no diga eso, pidiéndole ella que reconozca que él también la quiere, respondiendo él que es así, pero que se va a casar con Melanie y le pide que no le fuerce a decir cosas que podrían herirla, recordándole que es solo una niña y no sabe lo que el matrimonio significa, insistiendo ella en que quiere ser su esposa.

Él dice que Melanie es como él. Lleva su sangre y se comprenden, recordándole Scarlett que la quiere a ella, señalando Ashley que ella tiene un amor por la vida que la hace quererla, pero que esa clase de amor no basta entre dos personas tan diferentes.

Ella entonces le dice que es un cobarde al que le da miedo casarse con ella, prefiriendo casarse con una tonta con la que tendrá una caterva de niños tan estúpidos como ella.

Él le recuerda que nunca le dijo que quería casarse con ella, insistiendo ella en que lo dijo, asegurándole que lo odiará hasta la muerte, tras lo que le da una bofetada, saliendo él sin decir nada, tras lo cual Scarlett lanza con rabia un jarrón contra la chimenea.

Se levanta entonces Rhett Butler, que estaba tumbado en el sillón preguntando si empezó ya la guerra, sintiéndose ella avergonzada de que la haya escuchado, señalando él que no podía interrumpir una escena de amor tan bella, aunque le asegura que le guardará el secreto.

Ella le dice que él no es un caballero, a lo que Butler le replica que tampoco ella es una dama, aunque no es un reproche, pues a él no le atraen las damas, asegurando que la esperará cuando cese su atracción por Ashley, diciéndole Scarlett que él no es digno ni de limpiarle las botas, riendo Butler al recordarle que dijo que le odiaría para siempre.

Al salir escucha cómo India la critica por haberse puesto en evidencia delante de todos los hombres, viendo cómo Melanie la defiende diciendo que es lógico que los hombres se sientan atraídos por ella por su belleza y alegría, diciendo India que los hombres se divierten con esa clase de mujeres, pero no se casan con ellas.

Justo entonces llegan noticias del estallido de la guerra y de que están reclutando voluntarios.

Charles corre emocionado a contárselo a Scarlett, diciéndole que irá a alistarse con todos los demás, preguntándole si sentirá que se vayan a luchar, asegurando ella sin ninguna emoción que llorará cada noche sobre su almohada, diciéndole él que sabe que no es digno de ella, pero que la ama y lo haría muy feliz si aceptara ser su esposa.

En ese momento Scarlett ve cómo Ashley besa a Melanie desde su caballo antes de partir a alistarse y ella acepta impulsivamente la propuesta de Charles, preguntándole él si de verdad lo esperará, a lo que ella le responde que no cree que pueda hacerlo, diciéndole Charles que entonces se casarán antes de su partida, pidiéndole que hable con su padre ya, contrastando su frialdad con el entusiasmo de él, que corre a hablar con el señor O'Hara mientras a ella se le saltan las lágrimas al ver cómo Ashley besa de nuevo a Melanie, triste de ver que solo le queda una semana antes de separarse.

La boda se celebra de inmediato, besándola contenta Melanie diciéndole que el día anterior, durante su boda solo deseaba que la suya con su hermano fuera tan hermosa como la suya con Ashley, felicitándose por ser ahora verdaderas hermanas.

Cuando la besa Ashley para felicitarla ella llora, diciéndole Charles que no debe hacerlo, pues la guerra durará solo unas semanas y volverá muy pronto a su lado.

Pero pocos días después recibe una carta en que le notifican que, aunque el capitán Hamilton no tuvo una muerte heroica, pues murió de una neumonía tras un sarampión, sin llegar a combatir, puede ser considerado un héroe a pesar de todo.

Scarlett se prueba su vestido de viuda, pero no se siente a gusto y se prueba otras cosas de color, pues dice que con esa ropa solo consigue asustar a la gente y es demasiado joven para ser viuda, asegurando que no entiende por qué tiene que aparentar, pues no siente nada y llora diciendo que su vida ha acabado, lamentando no poder ir a fiestas.

Su madre le propone viajar hasta Atlanta para pasar un tiempo con su cuñada Melanie y su tía Pittypat, llevándose con ella a Prissy.

Mammy cree que no es buena idea que vaya a Atlanta, pues Ashley irá allí cuando tenga un permiso y sabe que Scarlett lo esperará como una araña a una mosca.

En Atlanta organizan un bazar en beneficio del hospital militar, donde los jóvenes bailan, quejándose la señora Pittypat de la falta de decoro de Scarlett que fue pese a su reciente viudedad a ese acto social, aunque Melanie le dice que ha ido para ayudar a recaudar fondos para la causa, y lo considera un sacrificio, aunque Scarlett tras el mostrador baila.

El Doctor Meade interrumpe la fiesta para anunciar una victoria del General Lee, que empuja al ejército yanqui hacia el norte de Virginia, para regocijo de todos, presentando tras ello a un héroe que supo romper el bloqueo para llevarles los trajes que lucen en esa fiesta, anunciando al Capitán Rhett Butler, al que vitorean.

Un soldado solicita a las damas que entreguen sus joyas para la causa del sur, señalando ellas que son viudas y no llevan, dando Rhett, en nombre de ambas una importante donación, pese a lo cual Melanie entrega su anillo de casada, viéndose Scarlett obligada a hacerlo.

Butler le dice que la guerra hace unas viudas muy especiales, asegurándole al ver la actitud de ella, que no para de bailar que guardará su secreto, diciendo Scarlett que no debería odiar a un héroe, reconociendo él que lo que ha hecho no es noble ni heroico y que si burló el bloqueo fue en su propio provecho, asegurando no creer en otra causa que en Rhett Butler.

Proceden tras ello, para recaudar más dinero a hacer una puja. El caballero que desee abrir el baile con la dama de su elección, deberá hacer la oferta más elevada, ofertando 20 o 25 dólares antes de que Rhett Butler diga que ofrece 150 Dólares en oro por abrir el baile con la señora Hamilton, y aunque Meade le recuerda que está de luto y no aceptará, Scarlett afirma de inmediato que acepta, solicitando las sales la señora Pittypat, diciéndole Scarlett a Rhett que esa noche aceptaría bailar hasta con el propio Lincoln, pese a ser consciente de que su reputación podrá perderse para siempre.

Mientras bailan Butler le dice que espera de ella algo más que un coqueteo y espera escuchar de sus labios algún día lo mismo que le dijo a Ashley: "Te amo", algo que ella asegura no le oirá decir mientras viva.

Algún tiempo después Rhett envía una carta a Melanie desde París, diciéndole que la Confederación necesita la sangre de sus hombres, pero no el corazón de sus mujeres, y que por ello rescató su anillo e irá a presentarle su respeto por su sacrificio a su regreso, quejándose Scarlett de que no diga nada de su sacrificio, aunque en la postdata él aclara que rescató también el anillo de la señora Hamilton.

En efecto, a su regreso las visita, llevándole a Scarlett un sombrero de color verde con el que ella se queda admirada, señalando él que cree que ha llegado el momento de que abandone su falso luto, pese a que ella le dice que no sabe si se atreverá a salir con él, estando él convencido de que lo hará, y diciéndole que además debe dejar de llevar bombachos, pues en París ya no se llevan, diciéndole que no lo hace por amabilidad, sino porque espera obtener algo a cambio, asegurándole ella que no se casará con él ni lo besará, pese a lo cual cierra los ojos y sube su cara para que él lo haga, aunque Rhett se burla y le dice que está convencido de que no quiere besarlo pese a lo mucho que lo necesita.

Él es consciente de que ella lo recibe con agrado porque es el único hombre mayor de 16 y menor de 60 capaz de divertirla, aunque le dice que la guerra no durará ya mucho, pues se está librando la batalla definitiva en Gettysburg, Pennsylvania, preguntando ella si estará Ashley allí, haciendo que Rhett se enoje al ver que sigue obsesionada por él.

Durante tres días todo Atlanta estuvo atenta a lo que ocurría en la lejana y pequeña ciudad de Gettysburg, acudiendo cientos de mujeres, ancianos y niños cada día a buscar la lista de bajas, llorando los menos afortunados mientras una banda de ancianos y niños toca el himno confederado, alegrándose Melanie y Scarlett al ver que Ashley no figura en dichas listas.

Se acerca Rhett al que le dice que Ashley sigue vivo, pero que todas las familias conocidas han sufrido pérdidas, habiendo muerto los dos hermanos Tarleton entre ellos.

Ashley regresa con un permiso de 3 días por Navidad, siendo recibido felizmente por las dos mujeres que le aman, llevando Scarlett el sombrero que le regaló Butler.

Para la cena de Navidad comen el último gallo que quedaba junto con el último vino de Oporto que les quedaba.

Luego, como regalo de Navidad, Melanie le entrega una guerrera nueva hecha a mano antes de retirarse a su cuarto, observados por Scarlett.

Tres días después Ashley se prepara para partir, no pudiendo acompañarle Melanie a la estación por estar indispuesta, pidiéndole Scarlett que le deje ir a ella, aunque él le dice que prefiere recordarla así y no temblando de frío en la estación, entregándole ella también un regalo, una faja también hecha a mano, pidiéndole él que cuide de Melanie, pues es muy frágil y a él podría ocurrirle algo, estando cercano el final de la guerra y el de su mundo, diciéndole ella que no creerá que los yanquis los van a derrotar, diciéndole él que sus hombres van descalzos y hay mucha nieve en Virginia, mientras que los yanquis avanzan siempre bien equipados y son cada vez más numerosos, señalando que no cree que vaya a durar hasta el final, aunque será un consuelo saber que la tiene a ella, pidiéndole Scarlett un beso de despedida, besándolo en los labios, pidiéndole él que no haga eso mientras ella le dice que siempre le ha amado y que se casó con Charles por despecho y le pide que le diga que la quiere, aunque él se marcha sin más.

Ella, desde la ventana lo ve alejarse diciendo "Cuando la guerra termine, Ashley".

Atlanta rezaba mientras los yanquis avanzaban triunfantes... Las cabezas estaban altas, pero los corazones abatidos, mientras Georgia se llenaba de heridos y refugiados.

Melanie trabaja como voluntaria, ayudada por Scarlett, aunque esta sin tanto entusiasma se cansa, diciéndole que no se cansa, pues piensa que cada herido podría ser Ashley y no tendría más que a desconocidas para consolarle como hacen allí ellas.

Un día, al regresar a casa les espera en la puerta Belle Watling, la madame del más famoso burdel de la ciudad, la cual recuerda que se ofreció para actuar como enfermera y rechazaron su ayuda, luego quiso darles dinero, pero también lo rechazaron, y que hay un caballero que le habló de ella y le dijo que era muy humanitaria y que aceptará su dinero para el hospital, y aunque otra mujer le pide que se vaya Melanie acepta el dinero diciéndole que es muy generosa, diciendo Belle que solo es confederada.

Cuando abren el pañuelo donde lleva el dinero, observan que hay 50 dólares en oro, observando Scarlett en el pañuelo las iniciales R.B., viendo además que va en el coche de Butler, lo que la indigna.

El pánico se apoderó de la ciudad tras la primera bomba de Sherman. Huyendo la gente indefensa y desarmada del Juggernaut, mientras los vestigios de un ejército partían a enfrentarse al enemigo.

El hospital rebosa mientras las bombas llegan ya hasta allí, careciendo de calmantes incluso para operar.

Entre los enfermos Scarlett reconoce de pronto a Frank Kennedy, que le pregunta por su hermana Suellen.

La reclama el doctor, pues debe amputar una pierna sin cloroformo, pero están tan horrorizada que prefiere marcharse y dejar de ver desgracias, pero cuando sale fuera todo es confusión, con gente que trata de huir mientras suenan las bombas, siendo arrollada por la multitud que corre descontrolada.

Ve entonces a Big Sam, que marcha junto con el resto de los esclavos de Tara hacia el frente para cavar trincheras, contándole que su madre está un poco enferma y su padre furioso porque no le permiten alistarse debido a su rodilla.

Y en medio del caos, de pronto aparece Rhett Butler, que la sube a su coche, diciendo que quiere abandonar la ciudad antes de que lleguen los yanquis.

Él le propone marcharse juntos a un lugar donde no haya guerra, pues el mundo es muy bonito para vivir allí, señalándole que son iguales y al fin y al cabo Melanie espera un hijo y no podrá ya competir con eso, asegurando ella que le odiará hasta que se muera.

Al llegar a casa de tía Pittypat ve que esta se dispone a marcharse, diciéndole Scarlett a Prissy que le prepare también el equipaje, apareciendo entonces el Dr. Meade, que no puede creer que piense marcharse, asegurando ella que no quiere volver a oler a sangre corrompida y a muerte y quiere irse con su madre, recordándole el doctor que Melanie está a punto de dar a luz, y aunque ella dice que nunca ha asistido a un parto, Prissy dice que ella lo ha hecho muchas veces, recordando que le prometió a Ashley cuidar de ella, decidiendo quedarse aunque repitiendo sobre Melanie, "¡Te odio. Y a tu hijo también! Si no se lo hubiera prometido a Ashley…"

Atlanta es sitiada. De los cielos llovía muerte. Durante 35 días esperaron un milagro.

Luego siguió un silencio más terrorífico que el retumbar de los cañones.

El ejército sureño se repliega, pidiendo que evacúen la ciudad antes de que Sherman corte la carretera, aconsejándoles un soldado que partan hacia el sur, pidiéndole a Prissy que lo prepare todo para irse a Tara, aunque en ese momento Melanie se pone de parto, preguntándole si se quedaría con su hijo si le ocurriera algo a ella.

Scarlett le pide a Prissy que vaya a buscar al Dr. Meade, aunque después de esperarla durante largo rato la oye cantar muy tranquila, por lo que le pregunta dónde está el doctor, diciéndole que no estaba en el hospital, sino en la estación del tren con los heridos, decidiendo ir ella personalmente a buscarlo, observando que millares de heridos, ya tirados en el suelo, sin camillas abarrotan el exterior de la estación, estando el doctor agradecido por su llegada, ya que todas las manos son pocas y la necesitan, asegurándole que no puede dejar a esos heridos por un parto.

Scarlett regresa a casa confiando en que Prissy pueda ayudarla, reconociendo esta que mintió y que no sabe nada de nacimientos, por lo que abofetea a la esclava, tras lo que le pide que le lleve agua, tijeras, e hilo, mientras Melanie pide su ayuda.

Poco después Prissy acude al local de Belle Watling buscando al Capitán Butler, al que le explica que nació el bebé de Melanie y que está muy débil, por lo que necesitan su coche, diciendo él que se lo requisó la intendencia, preguntándole a las chicas del local si saben dónde podrán robar un caballo para una buena obra.

Poco después llega con un carro robado, encontrando a Scarlett aterrorizada mientras se escucha una gran explosión, explicándole Rhett que es de los suyos, que están explosionando su arsenal para evitar que se apoderen de él los yanquis.

Scarlett le dice que quiere ir a Tara, explicándole Rhett que se ha estado luchando allí cerca, pese a lo cual ella insiste en ir pese a lo peligroso que puede ser para Melanie viajar estando tan débil, diciéndole que Tara debe estar incendiada y el bosque estará lleno de desertores y lo menos que podrá pasarle es que les roben el caballo, pero es tal su insistencia, que él accede a llevarlas.

Saca a Melanie en brazos, mientras a lo lejos se observa un enorme incendio, que deberán atravesar antes de que explote todo el polvorín junto a la estación, pues es el único camino que no cortaron aún los yanquis, cruzándose en su marcha con un montón de gente que huye desesperada, mientras otros aprovechan para dedicarse al pillaje.

Algunos hombres tratan de robarles el caballo, debiendo emplearse Rhett para evitarlo, enfrentándose a algo peor, el fuego, pues deben atravesar las vías antes de que este llegue a las municiones, debiendo Rhett tapar los ojos al caballo para que no se asuste y continúe.

Poco después a su espalda explosiona el arsenal, continuando su camino junto al ejército que se repliega, viendo a soldados mal vestidos y agotados, algunos ya heridos, recordando Rhett que presumían de que iban a derrotar a los yanquis en un mes, alabando ella que él supiera ser más listo que los demás, aunque Rhett le asegura no sentirse orgulloso de ello.

Al llegar al camino de Tara paran y Rhett indica que las deja allí para que sigan ellas, pues él se unirá al ejército para su última batalla, porque siente debilidad por las causas perdidas y porque siente desprecio de sí mismo.

Entonces la baja del carro para despedirse, diciéndole que la quiere porque son iguales. Dos malas personas egoístas y astutas, asegurándole que la ha esperado como no habría esperado a otra, diciéndole que envía a un soldado a la muerte con un bello recuerdo, besándola mientras ella trata de liberarse de él, asegurando odiarle.

Él le entrega su pistola para que pueda defenderse de ser necesario, continuando tras ello su camino a casa mientras él se aleja para unirse a los soldados.

Estalla una tormenta y se ocultan bajo un puente, en medio del río, mientras encima de ellas avanza el ejército unionista, siguiendo luego su camino por medio del campo de batalla donde yacen centenares de soldados con el caballo agotado hasta llegar a los Doce Robles, donde esperan poder descansar, aunque entonces ven que de la antigua mansión quedan solo los muros, pues fue incendiada, viendo Melanie, cuando levanta la cabeza una tumba donde pone "John Wilkes. 1864".

Aparece entonces una vaca, que decide ordeñar para amamantar al pequeñín y que se llevan a Tara, aunque cuando están llegando el caballo cae exhausto, viendo cuando se retiran las nubes que Tara sigue en pie, por lo que corre a la casa llamando a la puerta que le abre su padre que la abraza.

Ve también a Mammy a la que le pregunta por su madre. Esta le cuenta que Suellen y Carreen estuvieron enfermas de tifus, pero ya están bien, aunque débiles. Le dice luego que su madre fue a cuidar a Emmy Slattery y le pegó la enfermedad y la noche anterior… Mammy no termina, llamando Scarlett a su madre, dirigiendo Mammy su mirada hacia una habitación, donde Scarlett encuentra a su madre muerta, llorando horrorizada.

Le dicen que los yanquis convirtieron la casa en su cuartel e hicieron leña el establo y robaron todo lo que no lograron quemar, ropa, alfombras e incluso los rosarios.

Pide que le den algo de comer, aunque le dicen que no les queda nada, pues se comieron todos los animales y se llevaron los que no se pudieron comer.

Ve que su padre tiene whisky y ella bebe lo que queda. Ve que está rodeado de papeles, que le dice son bonos confederados, que es lo único que les queda, aunque ella le dice que eso no le servirá de nada, preguntándole qué harán, pues no tienen nada que comer, señalando su padre que le preguntarán a su madre, que siempre sabe qué hacer, comprendiendo en ese momento que su padre ha perdido la cabeza.

Mammy también le pregunta qué harán, pues no tienen más que rábanos en el huerto.

De los criados solo quedan Pork y ella. Los demás fueron a la guerra o huyeron y los que están no saben ni ordeñar a la vaca, pues son criados de casa.

Scarlett sale afuera y arranca un rábano que come con ansia, sintiéndose humillada de tener que hacerlo, por lo que se tira al suelo llorando, tras lo que se levanta y con rabia dice con el puño elevado hacia el cielo: "A Dios pongo por testigo que no lograrán derribarme. Sobreviviré a esto, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!".

SEGUNDA PARTE

Y el viento sopló sobre Georgia. SHERMAN.

Sus tropas atraviesan Georgia, y para dividir la Confederación y humillarla para siempre el gran invasor avanzó dejando tras de sí un sendero de destrucción que se extendía desde Atlanta hasta el mar.

Tara sobrevivió para enfrentarse al infierno y la hambruna de la derrota, tras tomar Scarlett sus riendas trabajando y haciendo trabajar a sus hermanas recogiendo el poco algodón que crece, quejándose Suellen de tener que hacer el trabajo de los esclavos, lo que arruina sus manos, que es lo que su madre decía, distinguía a las damas, diciéndole que odia Tara, lo que le vale una bofetada de su hermana, pues odiar Tara es odiar a sus padres.

Melanie, muy enferma, se levanta y dice que quiere trabajar también como las demás, pero Scarlett le dice que está muy débil y no quiere que enferme.

Ve entonces por la ventana cómo se acerca un soldado yanqui que se cuela en la casa y se dirige al joyero de la madre y cuando la descubre se dirige a ella, que saca la pistola y acaba con él, justo en el momento en que salía Melanie con el sable de su hermano.

Sus hermanas y su padre se asustan por el disparo, pero Melanie les dice que a su hermana se le escapó un disparo mientras limpiaba un arma, elucubrando tras ello en qué hacer con el cadáver, aunque antes Melanie sugiere registrar su zurrón y sus bolsillos, encontrando dinero con el que podrán comprar comida, tras lo que Scarlett lo arrastra utilizando el camisón de Melanie para cubrirle la cabeza y no dejar un reguero de sangre mientras dice: "Creo que he cometido un asesinato, pero no quiero pensarlo ahora, lo pensaré mañana".

Finalmente llegan noticias de la rendición del General Lee y del fin de la guerra, estando todos muy contentos, y en especial Melanie, pues volverá Ashley, mientras que Scarlett planea que deben plantar algodón, pues estará por las nubes el año próximo.

Los andrajosos caballeros regresaron de su aventura perdida. Desalentados volvieron cojeando a la desolación que antaño fue una tierra de abundancia.

Y con ellos llegó otro invasor. Más cruel y despiadado que el enemigo, los políticos.

Jonas Wilkerson, el antiguo capataz de Tara, es uno de ellos. Convertido en un próspero hombre de negocios desprecia a los perdedores.

Algunos de estos regresaron y reciben ayuda en Tara, encontrándose entre estos Frank Kennedy, al que Mammy le lava la ropa.

Hay otro soldado al que dan comida que dice haber pertenecido a la Legión Cobb, preguntándole Melanie por su marido, que el soldado le dice cayó prisionero en Spotsylvania, produciendo en ella sentimientos encontrados, pues está feliz de saber que no murió, pero triste de pensar que está prisionero.

Scarlett le recrimina que se mata para conseguir comida y ella se la da a los desconocidos, diciéndole ella que Ashley podría haber corrido una suerte similar y espera que alguna norteña comparta con él su comida.

Como cabeza de familia, Scarlett concede permiso a Frank Kennedy para declararse a su hermana Suellen, aunque promete no casarse con ella hasta que monte un negocio.

Mientras le cuenta el suceso a Melanie y a Mammy ven que se acerca otro confederado, corriendo de pronto Melanie hacia él al reconocer a Ashley, estando Scarlett a punto de hacer lo mismo, aunque la frena Mammy al recordarle que es el marido de Melanie.

Pork le cuenta que Wilkerson va presumiendo de que logrará que sus amigos políticos subirán hasta las nubes los impuestos de Tara, hasta 300 dólares, disponiendo ella en ese momento tan solo de 10, por lo que va a consultar a Ashley, que le dice que no puede prestarle ayuda, reconociendo ser un cobarde.

Mientras corta leña lamenta la pérdida de la belleza de la vida que amaba. Cree que sin la guerra habría vivido apaciblemente en los Doce Robles, pero ahora ha visto morir a sus amigos de la infancia y está en un mundo que es peor que la muerte. Un mundo en que no hay lugar para él, señalando que ella no podrá comprenderlo porque ella no sabe lo que es tener miedo y no quiere escapar de la realidad como él.

Ella le dice que quiere huir también, pues está harta de todo, pues el sur está muerto, pidiéndole a Ashley que huya con ella a México, pues su ejército necesita oficiales y ella hará cualquier cosa por él, y Melanie ya no puede darle más hijos.

Él le pregunta si nunca podrá olvidar el día de los Doce Robles, diciendo ella que no. Él niega que la quiera, y aunque lo hiciera no sería capaz de dejar solos a Melanie y a su bebé y sabe que ella tampoco dejaría a su padre y a sus hermanas.

Pero ella dice estar harta de todo, prometiéndole Ashley ayudarla más, y aunque ella dice que nada les retiene allí, él dice que les retiene el honor y le pide que no llore, acabando por besarla, ante lo que ella dice que sí le quiere, diciendo él que ama su coraje y su testarudez, tanto que podría olvidar a la mejor esposa del mundo, pero que no lo hará.

Scarlett dice que no le queda ya nada por lo que luchar, diciéndole Ashley que le queda algo que ama más que a él, aunque quizá no lo sepa, poniendo en sus manos un puñado de la tierra roja de Tara.

Ella le dice que no tienen que irse, pues no dejará que mueran de hambre por haberse lanzado a sus brazos, asegurándole que no volverá a ocurrir.

Aparece entonces Jonas Wilkerson en Tara con Emmy Slattery, ahora su esposa, señalando Scarlett que ya era hora de que lo hiciera, preguntándole quién bautizó a sus niños después de matar a su madre.

Él les dice que han ido a visitarlos y a tratar de negocios entre viejos amigos, negando ella esa amistad, diciéndole Wilkerson que sabe que su padre perdió la cabeza y que no pueden pagar los impuestos y él quiere comprar Tara haciéndoles una buena oferta, pues Emmy quiere vivir allí.

Ella les pide que se marchen, diciéndole él que ya verán quién manda allí cuando les echen por no pagar sus impuestos, asegurándole que comprará la finca con muebles y todo, aunque esperará a la subasta, tirándole Scarlett a la cara el puñado de tierra que aún llevaba y que le dice es lo único que conseguirá de Tara, diciéndole Wilkerson que se arrepentirá

Gerald, que escuchó la conversación sube indignado a su caballo mientras grita, "yo te enseñaré quién es el amo de Tara", saliendo tras su antiguo capataz, cayendo del caballo tras saltar una valla.

Le enterrarán en Tara junto a su esposa u Scarlett.

Esta le entrega su reloj de oro al fiel Pork, cuyo llanto dice es el único que le conmueve.

Ante Mammy reconoce que está obsesionada con conseguir los 300 dólares, señalándole ella que nadie, excepto los yanquis y los renegados tienen tanto dinero, acordándose entonces de Rhett, aunque se ve demasiado delgada y pálida y no tiene vestidos apropiados, ocurriéndosele entonces utilizar las cortinas de su madre para hacerse un vestido con el que viajar a Atlanta como una reina.

Butler recibe en la cárcel, donde juega a las cartas, la noticia de la visita de su "hermana", recordándole los yanquis que está en la cárcel y no en un harén, aunque le aclaran que esta vez no es de esas otras "hermanas", pues la acompaña su criada.

Cuando le recuerda al Comandante que le debe 340 dólares este le permite ver a Scarlett, pues, le dice, es difícil ser estricto con un hombre que pierde dinero con tanta elegancia.

Al verlo, Scarlett le dice que se disgustó mucho al saber que estaba en la cárcel, diciéndole él que los yanquis se inventan cargos contra él, aunque lo que quieren es su dinero, pues están convencidos de que lo esconde, preguntándole ella si es cierto, aunque él se dedica a alabarla, asegurando que estaba harto de ver a mujeres harapientas, diciéndole ella que ha ido porque se aburre en Tara y estaba preocupada por él, simulando que va a llorar, preguntándose él si es posible que le haya brotado un corazón, asegurando que le ha merecido en ese caso estar encarcelado, aunque cuando le va a besar las manos se da cuenta de que no son las de una dama, sino las de una trabajadora del campo, preguntándole qué se propone y si necesita dinero, preguntándole él qué garantía le ofrece, señalando ella que la hipoteca de Tara, que él dice no le interesa, asegurando ella que se lo devolvería con la próxima cosecha de algodón, pidiéndole él que le ofrezca algo mejor.

Ella le recuerda que le dijo que le quería, recordándole él que no es de los que se casa y que no vale 300 dólares ni podría dárselos aunque quisiera, pues tiene el dinero en Liverpool, y si le extiende un cheque los yanquis caerían sobre él y lo perdería todo, por lo que, le dice, se ha humillado inútilmente, saliendo Scarlett enfadada deseándole que lo ahorquen, viendo al salir que llega Belle Watling también a visitar a Rhett.

Mientras recorren las calles de la ciudad ven cómo negros y yanquis dominan la ciudad, y la piropean y hacen proposiciones deshonestas, mientras que un político trata de ganar el voto, señalando que ofrecen a cada negro 40 acres y una mula.

Se encuentran con Frank Kennedy, que ignoraban estuviera en Atlanta, preguntando si no le habló Suellen de su tienda, que le va bien y que ya le falta poco para poder casarse, pues tiene ahorrados más de 1.000 dólares, observando ella que también tiene un aserradero de madera, que él dice es solo una ayuda, preguntando ella cómo puede ser algo secundario en una región con tanto pino y donde se está edificando tanto, diciendo él que eso le supondría gastar dinero y él quiere poner una casa.

Ella pe pide que la acompañe a casa de su tía Pittypat y lo invita a cenar con ellas.

Antes de partir él le asegura que ha sido como un bálsamo encontrarla, preguntándole por Suellen, mostrando ella una cara de preocupación, diciendo que su hermana es mezquina, pues cansada de esperar y temiendo quedarse solterona, va a casarse con otro hombre el próximo mes, coqueteando ella con él.

Pocos días después firma un cheque para el pago de los impuestos de Tara por 300 dólares, firmando como Scarlett O'Hara Kennedy.

Suellen llora y se queja de que su hermana le quitara a su novio, diciéndole Melanie que lo hizo para salvar Tara, señalando que odia Tara y a Scarlett.

Ashley señala que es culpa suya, pues debería haber robado si era necesario para evitar que ella se casara con un hombre al que no ama y le dice que su inutilidad no deberá preocuparle más, pues se irá a Nueva York donde trabajará en un banco.

Pero Scarlett le pide que no se vayan, pues desea hacerle director de su negocio maderero, del que le cederá la mitad.

Ashley le dice que si acepta su ayuda enterrará toda esperanza de poder independizarse, proponiéndole ella que le vaya comprando gradualmente el negocio, y cuando él se niega ella finge llorar, lo que llama la atención de Melanie, a la que le dice que Ashley es mezquino, y se niega a ayudarle en su negocio maderero, recordándole Melanie que si no hubiera sido por Scarlett ella habría muerto en Atlanta y perdido a su hijo, y le dice que además aró y recolectó algodón para que no les faltase la comida, rindiéndose finalmente Ashley diciendo: "No puedo luchar contra los dos".

Scarlett contrata mano de obra barata. Prisioneros escuálidos dirigidos con mano dura por Gallagher.

Frank se queja de que ella intervenga en negocios, recordándole Scarlett que si no fuera por ella no tendrían el aserradero, aunque él le dice que tampoco quería tenerlo, y además no podrían haberlo comprado si no hubiera sido porque ella presionó a sus amigos para que pagaran sus deudas., diciéndole ella que no es una institución de caridad y enviándolo a casa, pidiéndole que no la llame "Cielito".

Ashley tampoco está de acuerdo con su política, preferiría emplear negros libres en vez de presidiarios, diciéndole ella que sus salarios les arruinarían, pese a lo cual Ashley lo ve mal, pues darle carta blanca a Gallagher con los presos hará que los mate de hambre y los azote, y no quiere ganar dinero a costa de la miseria de otros.

Ella le recuerda que él también tenía esclavos, diciendo que no los trataba así y que los habría liberado tras la muerte de su padre si la guerra no lo hubiera hecho ya.

Ella dice que ha descubierto que el dinero es lo más importante del mundo y no está dispuesta a volver a vivir sin él, frente a lo que Ashley le dice que sus amigos del Sur, que también han sufrido, mantienen el honor y la dignidad, recordándole ella que también pasan hambre, asegurando ella que se hará amiga de los oportunistas yanquis y los vencerá en su terreno con su ayuda.

Ahora el próspero negocio se llama "Wilkes & Kennedy", no gustándole a Melanie que haga negocios con las personas que les robaron y les hicieron pasar hambre, habiendo puesto además un cartel que dice: "La guerra terminó, no pidas crédito".

Los chismorreos sobre ella no cesan, pues la ven vendiendo madera a los yanquis, e India lamenta lo que está haciendo con su hermano, mostrándose la tía Pittypat escandalizada de que conduzca su propio carruaje.

Un día aparece Rhett ante su tienda, y le pregunta si no le repugna casarse con hombres a los que no quiere, preguntándole ella cómo logró salir de la cárcel y por qué no le colgaron, diciendo él que todo se consigue con dinero, pues ella incluso ha comprado al Sr. Wilkes.

Ella le dice que está celoso, a lo que Rhett le responde que ve que sigue creyéndose la más bella del Condado, partiendo hacia el aserradero sin miedo a ir sola entre la gentuza, pues asegura que puede hacer blanco.

Pero es asaltada en efecto por dos hombre que le exigen dinero, no pudiendo utilizar su pistola, por lo que grita pidiendo socorro, haciendo que pierda el sentido, aunque entonces aparece Big Sam y acaba con los asaltantes, y la ayuda a salir de allí.

Ya en casa se queja de que parece que a nadie le importe lo que le pasó, pues Frank le dice que va a acudir a una reunión política, aunque se enfunda su pistola.

Todas las mujeres se dedican a hacer costura nerviosas, preguntándole Scarlett a India por qué la mira así, diciéndole esta que ha tenido lo que se merecía y además ha puesto en peligro las vidas de sus hombres, dándose cuenta de que le ocultan algo.

De pronto llama Rhett Butler muy apurado, que le pide a Melanie que le diga a dónde fueron los hombres, y aunque India no se fía, pues le considera un espía yanqui, él insiste en que quizá estén aún a tiempo, pues se enteró jugando al póker de lo qué iban a hacer sus maridos y les dice que los yanquis lo saben y van a enviar a la caballería y su marido y sus amigos caerán en una trampa.

Melanie se dice dónde están, asegurando Rhett que hará lo que pueda. A su marcha Melanie debe explicarle que los hombres fueron al bosque donde la atacaron, diciéndole India que si los capturan los ahorcarán y será por su culpa.

Poco después escuchan ruido de caballos y Mammy abre, apareciendo un capitán yanqui que pregunta por Wilkes, diciéndole Melanie que está en una reunión en la tienda del señor Kennedy, asegurándole el capitán que no está allí, y que les esperarán.

Melanie pide a las mujeres que sigan cosiendo mientras ella les lee David Copperfield.

El tiempo pasa y cada vez están más nerviosas hasta que de pronto se escuchan cantos fuera de hombres borrachos, dándoles el alto el capitán.

Melanie abre y reprocha a Rhett que haya vuelto a beber con su marido, haciéndoles pasar pese a que el capitán le dice que está detenido, diciéndole ella que si detienen a todos los borrachos deben tener las cárceles llenas.

Igualmente borracho está el Dr. Meade pareciendo todas escandalizadas, pidiéndole Melanie a Mammy que lleve a su marido a la cama, insistiendo el capitán en que está detenido, interviniendo Butler para decirle que otras veces lo ha visto más borracho, y al propio capitán también, asegurando el militar que están convencidos de que esos hombres organizaron una razzia en el campamento donde fue asaltada la señora Kennedy y ardieron muchas barracas y dos hombres murieron.

Ante esto Rhett se ríe, pues dice que esos hombres pasaron con él la noche, exigiéndole Melanie que le diga donde estuvo, diciendo que visitaron a Belle Watling y estuvieron jugando a las cartas y bebiendo champán.

Le pide que le jure que fue así y le dé su palabra de caballero, no teniendo Rhett ningún reparo en hacerlo, excusándose el capitán y marchándose del lugar.

Ven entonces que Ashley está herido y lo llevan a la cama, contándoles Butler que llegó tarde. Ya había habido una escaramuza con los yanquis y encontró a Ashley herido, y para demostrar que habían estado en otro lugar y los llevó a casa de Belle, lamentando no haber podido encontrar otra coartada más digna, algo que Melanie no le reprocha.

Scarlett se muestra preocupada por Ashley, preguntándole Rhett si no le interesa saber qué fue de su marido, preguntando ella si se quedó en casa de Belle, contándole él que falleció en la carretera de Decatur con un tiro en la frente.

Unos días más tarde Belle acude a casa de Melanie y le pide que suba con ella al carro. Recibió una nota diciéndole que deseaba ir a verla para darle las gracias y no pudo consentirlo dada su reputación. Además no olvidó su rasgo en el pasado, asegurando que no hubiera hecho lo mismo por la mujer del señor Kennedy, que es muy fría y se pasea sin recato por Atlanta pese a ser culpable de la muerte de su marido.

Antes de irse le dice que si algún día se cruzan no debe pararse a hablarle, aunque ella asegura que estará orgullosa de hablarle y le dice que se equivoca con Scarlett, pues está muy triste por su marido, aunque en ese momento bebe brandy y voltea su retrato para no tener que verle la cara.

Ve que llega Rhett a la casa y se arregla, enjuagándose la boca con colonia para evitar el olor a alcohol, aunque el hipo la delata, asegurándole Butler que es inútil la colonia.

Ella llora y dice tener miedo de morir e ir al infierno

Reconoce que no debió casarse con Frank, pues era el novio de Suellen y ella lo hizo desgraciado y lo maté, diciendo tener remordimientos, aunque Butler le asegura que volvería hacerlo y da gracias de que su madre esté muerta y no pueda verla.

Rhett le dice que ha ido para decirle que no puede seguir más tiempo sin ella y ahora que no lo necesita, pues tiene dinero le pide que se case con él, llegando incluso a ponerse de rodillas, asegurando que no puede pasarse la vida esperando atraparla entre marido y marido.

Ella asegura que no volverá a casarse, diciéndole él que no sabe lo que es estar casada para divertirse, pues se casó con un niño y con un viejo y necesita a alguien de la edad adecuada.

Ella le dice que él sabe que siempre querrá a otro hombre, diciéndole él que ya basta y besándola, diciendo ella que va a desmayarse, diciéndole él que le gustaría que lo hiciera, asegurándole que ningún otro la ha besado como él, volviendo a repetirlo, tras lo que le pide que se case con él y aceptando ella.

Él le pregunta si ha dicho que sí por su dinero, y ella dice que en parte sí, y también porque le quiere, aunque no está locamente enamorada y él dice que tampoco está más enamorado de ella que ella de él, tras lo que le pregunta cómo quiere el anillo, diciéndole ella que grande y con brillantes, asegurándole él que tendrá el anillo más grande y más vulgar de Atlanta y en Nueva Orleans la más cara luna de miel que pudiera soñar.

Ella le pregunta si no le va a dar un beso de despedida, diciéndole él que ya la ha besado bastante por una tarde.

Tras la boda navegan por el Mississippi, diciendo ella que piensa en lo ricos que son, y le pide que le deje seguir con el negocio de la madera.

Acuden también a un lujoso restaurante de Nueva Orleans donde bailan cancán.

Antes de regresar le sugiere que compre algún regalo para Mammy, aunque ella dice que no lo hará, pues los llamó mulos, diciéndole él que le comprará unas enaguas.

Por la noche Rhett despierta a Scarlett que tiene una horrible pesadilla, que dice que se le repite, tratando de encontrar algo entre la niebla que no sabe qué es.

Ella le dice que ya quiere regresar a Tara, haciéndole de inmediato, diciendo ella que daría lo que fuera para que volviera a ser como antes de la guerra, y desea también tener una casa en Atlanta para dar envidia a todos sus enemigos.

Suellen es la primera en maldecirla por hacer una casa tan ostentosa para darles envidia, llevándose además a sus sirviente, aunque Carreen le recuerda que gracias a ella conservan Tara, algo que a Suellen no la consuela, lamentando que mientras Scarlett ha tenido tres maridos ella cree que se quedará solterona.

Rhett se muestra nervioso el día del nacimiento de su niña y brinda con Mammy, que está muy contenta con sus enaguas de seda roja.

Finalmente le dejan entrar a conocer a su hija a la que asegura le comprará un caballo e irá al mejor colegio de Charleston, diciendo él que la llamará Bonnie.

Scarlett, que debido a la maternidad ha engordado, decide que no desea tener más hijos, y empieza por quedarse a cenar en su cuarto, donde contempla un retrato de Ashley.

Cuando sube Rhett le dice que ha decidido no tener más hijos, justo en el momento en que él pisa el retrato de Ashley.

Él le dice que podría divorciarse por eso, pero ella le pide que sea tan caballero como Wilkes lo es con Melanie pese a que ella no puede tener más hijos.

Él le pregunta si estuvo en el aserradero esa tarde y le dice que la compadece por tratar de destrozar su felicidad persiguiendo algo que nunca tendrá, y aunque consiguiera a Ashley no lograría comprenderlo, tras lo que le dice que no volverá a molestarla, pues, le asegura, no es un sacrificio para él que se consolará en otra parte, advirtiéndole ella que cerrará su cuarto con llave, asegurándole Rhett que no debe molestarse, pues no habría cerradura que le impidiese entrar si lo deseara, mostrándole cómo abre la puerta del cuarto con una patada, tras lo que tira un vaso con whisky al retrato de ella.

Poco después se queja ante Belle de su mujer, que le dice que pese a sus críticas él sigue enamorado, asegurando él haber terminado con ella, diciéndole que aunque las dos son obstinadas y exitosas en los negocios ella tiene corazón y es sincera.

Pasean juntos con la niña para tratar de mantener las apariencias, y él pide consejos a la señora Merriwether, que luego comenta con la señora Meade el amor del capitán por su hija, señalando que le condecoraron por sus méritos en la batalla de Franklin y contribuyó generosamente para el embellecimiento de las tumbas de sus muertos, peleándose todos por invitar a sus fiestas a Bonnie.

La niña crece y Rhett entrena con ella sobre su poni, haciéndole saltar un pequeño obstáculo, asegurándole que será la mejor amazona del sur.

Scarlett acude al aserradero muy elegante, preguntándole Ashley si no debería estar preparando con Melanie su fiesta sorpresa de cumpleaños, aunque le asegura que se hará el sorprendido.

Le propone que revise las cuentas, pero ella señala que cuando estrena sombrero se le van los números de la cabeza, diciéndole Ashley que está cada día más guapa y que no ha cambiado desde la barbacoa en los Doce Robles en que se sentó rodeada de galanes, aunque ella asegura que aquella chiquilla ya no existe y que nada ha salido como ella esperaba, haciendo que él recuerde el calor dorado y la seguridad de aquellos días, diciéndole Scarlett con los ojos llorosos que es mejor que no mire atrás, pues hacerlo le arrastrará el corazón hasta no poder hacer otra cosa que mirar atrás, diciéndole Ashley al verla así que no ha querido disgustarla mientras la abraza tratando de consolarla, apareciendo en ese momento India Wilkes y la señora Meade, que malinterpretan ese abrazo.

Llegado el cumpleaños de Ashley Rhett llama a la habitación de Scarlett, que le deja pasar sin problemas, preguntándole él por qué no está preparada para ir a la fiesta, pidiendo ella que la disculpe ante Melanie, diciéndole él que es una cobarde, asegurándole que sabe lo de Ashley toda la ciudad, tras lo que la levanta en brazos diciéndole que no le va a escamotear a Melanie la satisfacción de echarla de su casa, pidiéndole ella que no la obligue a ir, diciéndole él que si no da la cara ese día no podrá darla nunca y no quiere destrozar el futuro de Bonnie, tras lo que la saca de la cama y le pide que se vista, sacándole del armario el vestido más llamativo que encuentra, pidiéndole que además se embadurne de colorete.

Mientras le cantan frente a la tarta, llegan Scarlett y Rhett, que le dice adiós a ella: "Saldrás sola a la arena. Los leones esperan hambrientos".

La canción se queda a medias cuando Ashley se disponía a soplar las velas al ver a Scarlett, saliendo de inmediato Melanie hacia ella alabando su precioso vestido y pidiéndole su ayuda para atender a sus invitados, ya que India no pudo ir esa noche.

Ya en su casa le pide a Mammy mientras se prepara para ir a la cama que si el Capitán Butler pregunta por ella que le diga que está durmiendo.

Pero pasan las horas y es ella quien baja por las imponentes escaleras, viendo a Rhett borracho en el comedor. Este le pide que se siente, sirviéndole un trago, aunque ella dice no quererlo. Él le dice que no ha podido oírlo y que si ha bajado es porque necesita beber, lo que ella niega., diciéndole él que sabe que bebe a solas y mucho, aunque asegura que no importa.

Ella le dice que está borracho tras beber su copa y se dispone a marcharse, pidiéndole él que no lo haga, obligándola a sentarse. Le dice que sabe lo ocurrido y al verse apoyada por su cuñada se preguntará si sabe lo de Ashley o si lo hizo para salvar las apariencias, diciéndole él que Melanie es demasiado honrada para pensar que alguien a quien quiere no lo es y a ella la quiere, aunque no entiende por qué lo hace.

Le dice que el personaje cómico es Ashley, pues no pude serle fiel mentalmente a su esposa, pero tampoco puede serle infiel en la práctica, asegurándole que con sus manos podría arrancarle la cabeza si con ello le sacara de ella a Ashley.

Ella le asegura no estar asustada, y le dice que tiene celos de algo que no puede entender, tras lo que se retira, aunque antes él le dice que está seguro de que no lo ha engañado, pues Ashley es un hombre de bien y no como ellos, que carecen de honor.

Mientras se aleja él va tras ella y le dice que no se saldrá con la suya, tras lo que la besa y le dice que lo ha estado rechazando mientras soñaba con Ashley, pero que esa noche no podrá rechazarlo, tras lo que la coge en brazos y sube así con ella las escaleras.

A la mañana siguiente Scarlett se levanta de buen humor e incluso tararea feliz, hasta que aparece Rhett que dice ha ido a presentarle sus disculpas por su conducta debida a que estaba muy borracho y trastornado por sus encantos, asegurándole ella que no necesitaba disculparse, pues no le sorprende nada de lo que haga.

Él le dice que lo ha estado pensando y que lo que deberían hacer es confesar que se equivocaron y divorciarse, asegurándole que pese a ello la mantendrá espléndidamente y no le negará nada, asegurando ella que no deshonrará a la familia con un divorcio, diciéndole él que lo haría si Ashley fuera libre.

Le dice tras ello que va a hacer un largo viaje a Londres y que saldrá ese mismo día y se llevará a Bonnie, asegurando ella que no dejará que se la lleve, asegurando ella que no le dejará que lo haga, pues es probable que vaya con alguien como Belle, haciendo que él se ofenda, asegurándole que siempre pensó que necesita unos latigazos.

Se lleva en efecto a la niña, aunque la misma padece terrores nocturnos y tiene pesadillas, por lo que Rhett despide a su niñera que apagó la luz asegurando que es mejor dejar a los niños gritar una noche para que se le pasen los miedos y no crezcan cobardes.

Cuando se despierta la niña insiste en que quiere regresar a casa y ver a su madre, por lo que en efecto regresan.

Scarlett se pone muy contenta al ver a la niña e incluso sonríe a Rhett, que en vez de dirigirse a ella le hace un saludo respetuoso, y le dice que ha vuelto solo por Bonnie, pues ha visto que cualquier madre por mala que sea es querida por sus hijos y le dice que se va en ese mismo momento, observando él que está más pálida, diciéndole ella que es culpa suya, pero no porque le echara de menos, sino porque va a tener un bebé.

Al escucharla Butler sonríe, aunque es ahora ella quien lo rechaza, preguntándole él quién es el afortunado padre, diciéndole ella que lo deseaba tan poco como él, pues nadie querría un hijo de un rufián, asegurándole que preferiría que fuera de cualquier otro y dice que ojalá no llegue a nacer, diciéndole él que no desespere, pues aún puede tener un accidente, lanzándose ella contra él furiosa, y como se aparta acaba rodando por las escaleras ante los ojos del atribulado Butler.

Horas después le pregunta a la señora Pittypat si está mejor, contándole esta que delira. En sus delirios habla de Rhett, insistiendo en que quiere verlo.

Este bebe arrepentido de lo que provocó, cuando llega Melanie que le dice que Scarlett está mucho mejor, pese a lo cual sigue compungido diciéndole a Melanie que su mujer no quiere hijos y le dijo que no quería hijos suyos.

Le dice que de haber sabido antes lo del embarazo habría regresado ante, y cuando se enteró, cegado por los celos le dijo que no lo quería, pues piensa que Scarlett nunca lo amó. Que él intentó que lo hiciera pero no lo consiguió, asegurándole ella que lo quiere, asegurando él que si supiera a quién ama Scarlett no se lo creería, diciéndole ella que no puede creer que él haga caso de los chismes, tras lo que le dice que Scarlett se pondrá bien y tendrán más bebés, pensando él que no podrá tenerlos, diciéndole Melanie que sí podrá, pues ella misma va a tener uno.

Rhett le dice que no debería tenerlo, pues pone en riesgo su vida, diciéndole ella que los niños renuevan la vida.

Poco a poco Scarlett se recupera y Rhett le pide perdón esperando que le dé otra oportunidad, preguntándole ella para qué, diciéndole él que si lo intentan podrían ser felices, preguntando ella qué les queda, diciendo él que Bonnie y que la ama, que siempre lo hizo, pero no le dejó demostrarlo.

Para ello le pide que deje el aserradero y se irán juntos para una segunda luna de miel, aunque ella le dice que el aserradero va mejor que nunca, diciéndole él que no lo necesitan, por lo que propone venderlo o regalárselo a Ashley, pues los separa.

En ese momento Bonnie, subida en su poni les pide a sus padres que la miren mientras salta pese a montar como mujer y no a horcajadas, diciéndole su padre que puede caerse, aunque ella dice que como ya es más mayor puede saltar más, pidiéndole Scarlett que no le deje hacerlo, diciendo que es igual que su padre, recordando en ese momento cómo murió su padre, aunque Rhett no puede ya hacer nada, pues el caballo, al llegar a la valla se queda parado, saliendo Bonnie despedida y cayendo sobre esta.

Mammy avisa a Melanie preocupada por el estado mental de Butler, que acabó con el pony de un disparo y por un momento temió que hiciera lo mismo en su cabeza.

Le cuenta que Scarlett lo llamó asesino por enseñar a saltar a la niña, diciéndole él que nunca se había preocupado de Bonnie.

Esa noche él se encerró en el cuarto de la niña y no le abrió a Scarlett y lleva allí dos días, y cuando Scarlett le dijo que iba a ser el funeral, él le dijo que si lo intentaba la mataría, pues no desea enterrar a la niña con el miedo que le da la oscuridad.

Mammy le pide que les ayude para que les deje enterrarla, consiguiendo que a ella sí la deje pasar, pidiendo al salir un café cargado para el capitán del que consiguió que les permita enterrar a la niña al día siguiente.

Pero acto seguido Melanie se desploma.

Todos acuden a su casa, no pudiendo creer lo que le ocurre, apuntando Butler que nunca tuvo la fuerza de Scarlett, pues Melanie era solo corazón.

India le pide al Dr. Meade que le deje verla, pues lleva dos días esperando para decirle que estaba equivocada, pero Melanie a quien desea ver es a Scarlett, aunque antes le pide que la deje morir en paz evitando descargar su conciencia diciéndole cosas que ya no tienen importancia.

Melanie le pide que cuide de su hijo y que cuide de Ashley como cuidó de ella, pero sin que se entere, pidiéndole que sea cariñosa con Rhett, pues la quiere mucho, pasando luego el resto de las mujeres.

Al salir ella le pide a Ashley que la abrace, pues tiene mucho miedo, haciéndolo este, ante lo que Butler se marcha, mientras Ashley se pregunta qué va a ser de él, asegurando no poder vivir sin ella, pues se lleva todo lo que ha tenido en la vida, diciendo que de todos los sueños que tuvo fue el único que no se desvaneció.

Scarlett le reprocha que viva en los sueños y se olvide de la realidad y le dice que debió declarar años atrás que la quería a ella y no tenerla pendiente hablando del honor y ha tenido que ver morir a Melanie para dejarle ver que no significará para ello más que lo que Belle Watling para Rhett y ella ha estado amando algo que no existe, aunque afirma, no importa, y le pide perdón y le pide que no llore para que no lo vea así Melanie.

Cuando lo llaman para despedirse definitivamente Scarlett se da cuenta de que se ha marchado Rhett y empieza a llamarlo, saliendo de la casa, aunque la niebla le impide ver nada, llegando así hasta su casa, encontrándolo sentado en su habitación.

Le dice que era la única persona buena que conoció, diciéndole que su muerte la favorece, diciéndole ella que también la quería y que sus últimas palabras fueron para él, pues le dijo que lo cuidara, pues le quiere mucho, habiéndole pedido también que cuidara de Ashley, diciéndole Rhett que es una ventaja tener el permiso de la primera mujer, mientras hace su maleta.

Ella le pregunta qué va a hacer diciéndole él que la va dejar, pues solo necesita el divorcio para hacer sus sueños realidad.

Ella le dice que no quiere el divorcio y que comprendió esa noche lo mucho que le ama y corrió a decírselo, diciéndole que ha estado todo el tiempo amándole sin saberlo.

Reconoce que nunca quiso en realidad a Ashley, aunque Rhett le dice que lo ha disimulado muy bien hasta esa misma mañana.

Le dice que no puso nada de su parte cuando regresó de Londres, diciéndole ella que la hizo feliz, pero fue muy odioso, diciéndole él que cuando estuvo tan mala por su culpa esperó que lo llamara sin que esto sucediera, reconociendo ella que deseaba hacerlo, pero pensaba que él no la quería.

Rhett le dice que parece que estuvieron jugando y ahora ya no sirve de nada y que mientras existía Bonnie existía la posibilidad de que pudieran ser felices, pues se imaginaba que la niña era ella antes de que la guerra y la pobreza la transformaran y que la podía mimar como le gustaría haberla mimado a ella, pero cuando se fue ella se lo llevó todo.

Scarlett le pide perdón por todo, diciéndole ella que se comporta como una niña que piensa que con decir "lo siento" puede corregir todo el pasado, tras lo que le entrega su pañuelo afirmando que nunca, en ninguna de sus crisis la vio con un pañuelo.

Ella le pregunta a dónde ve, diciéndole que vuelve a Charleston, pidiéndole ella que la lleve con él, aunque le dice que ha roto con todo lo de allí, pues busca la paz y espera poder encontrar algo de gracia y encanto, preguntándole si sabe de lo que habla, diciéndole ella que solo sabe que le quiere a lo que él le responde "Esa es tu desgracia".

Baja las escaleras tras él y le pregunta si él se va a dónde irá ella y qué podrá hacer, a lo que él le responde fríamente: "Francamente, cariño, ¡me importa un bledo!".

Scarlett se queda llorando en la puerta mientras él desaparece entre la niebla planteándose que no debería dejarle ir y pensando que debe haber algún modo de hacerle volver, aunque asegura "Ahora no puedo pensar en ello, me volvería loca si lo hiciera, ya lo pensaré mañana", tras lo que cierra la puerta mientras llora y señala que no tiene más remedio que pensar en qué podría hacer, llorando derrumbada en las escaleras mientras vienen a su cabeza las palabras de su padre cuando le decía que la tierra de Tara era lo único que importaba y lo único que perdura y algo que ama más que a él aunque quizá no lo sepa, para recordar cuando Rhett le dijo también que lo que le daba su fuerza era la tierra roja de Tara.

Las palabras se repiten en su cabeza y Tara vuelve a su cabeza una y otra vez, por lo que se incorpora y piensa en Tara, su hogar, decidiendo que volverá a Tara e ideará algo para hacerle volver, tras lo que dice: "¡Después de todo mañana será otro día!".

Calificación: 4