Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Loreak
Loreak

España (2014) *

Duración: 99 min.

Música: Pascal Gaigne

Fotografía: Javi Agirre Erauso

Guión: Jon Garaño, Jose Mari Goenaga y Aitor Arregi

Dirección: Jon Garaño y Jose Mari Goenaga

Intérpretes: Nagore Aranburu (Ane), Itziar Ituño (Lourdes), Itziar Aizpuru (Tere), Josean Bengoetxea (Beñat), Egoitz Lasa (Ander), Ane Gabarain (Jaione), José Ramón Soroiz (Txema), Jox Berasategi (Jexus).

Ane llega a la caseta de la obra en que trabaja.

Flores para Ane

Ane acude al médico que le dice que aunque todo parece ir bien ha entrado ya en la menopausia, lo que a ella le extraña, pues considera que es todavía joven para ello.

Cuando llega a su casa llaman a su puerta preguntando por ella, llevándole un repartidor un ramo de flores.

Cuando poco después llega Ander, su marido ella le da las gracias por las flores, asegurándole él que no es quien se las ha enviado.

Cuando acude a trabajar al día siguiente su jefe la anima a ir a ver una zarzuela, que le asegura es muy entretenida pese a sus recelos, diciéndole ella que quizá vaya con su marido, aunque una vez en casa prácticamente no habla, limitándose la pareja a ver la tele.

Unas semanas más tarde le llega otro ramo, también, y al igual que durante las semanas anteriores, sin nota, empezando a sentirse molesto su marido, que no cree que tras varias semanas pueda tratarse de una confusión.

Ane se siente confusa y mira a su alrededor, viendo en el autobús que la lleva al trabajo a un hombre sonriente, lo que le hace agachar la cabeza por la vergüenza.

Cuando llega otro ramo la semana siguiente, Ane y Ander acuden a la floristería desde la que se lo envían, donde le dicen que recuerdan que el encargo fue de un hombre, aunque no saben describirlo, pues señalan era un hombre normal, preguntando Ander si no le piden identificación a sus clientes, algo que sorprende a las vendedoras por absurdo.

Un día Ane se da cuenta de que perdió su cadena de oro, que era su regalo de compromiso.

Su jefe también la piropea y le dice que está más guapa tras ir a la peluquería.

Cuando llega el siguiente ramo Ander le dice que va a denunciarlo, haciéndole ver su mujer lo absurdo de denunciar a alguien por enviar flores, tratando luego de tirar el ramo a la basura, lo que Ane le impide, diciéndole que no entiende que se ponga así, pues no significan nada.

En la obra la tratan de ayudar a buscar la cadena con un detector de metales, pero en la obra hay tanto metal que es inútil.

Llega otro ramo, también sin notas, aunque esta vez le miente a su marido y le dice que ese jueves no llegaron, diciéndole entonces Ander que siente su actitud, pues ha estado nervioso con lo de las flores, aunque acto seguido se pone a ver la televisión.

Ane saca las flores, que había escondido en un armario y las lleva a la oficina en la obra, donde las llevará desde ese momento cada semana.

Un día mientras está trabajando con las flores sobre su mesa aparece Beñat, el gruista, que pregunta por Txema, y como no está se queda allí a esperarlo, diciéndoles él que los vio con el detector de metales, diciéndole ella que no lograron encontrar lo que buscaban.

Beñat mira desde el cielo

Desde su grúa en la obra Beñat lo puede ver todo.

Lourdes, su mujer trabaja como cobradora en un peaje.

Mikel, hijo de ella va a dar las buenas noches, pidiéndole Beñat que dé un beso a Tere, su "abuela", madre de él, que le pregunta tras ello si no van a hacerla abuela, diciéndole Beñat que tienen a Mikel, preguntando Tere por qué le han invitado si no hay ninguna novedad, haciendo ver que es Tere quien no quiere, pues le asegura a su hijo que si una mujer quiere tener hijos la opinión del hombre no cuenta, negándose tras ello a probar la comida que hizo Lourdes, que acaba enfadada.

Desde la grúa y con sus prismáticos, Beñat observa alrededor, viendo también a Ane buscando su cadena sin éxito.

Al día siguiente Lourdes estalla de nuevo cuando llega a casa y ve que su suegra les limpió, pero moviéndolo todo y cambiándolo de sitio, diciendo Tere cuando Beñat le recrimina su actitud que pueden seguir viviendo como los cerdos, pues ella solo trataba de ayudar.

Beñat lleva luego a su madre al cementerio, al que la mujer va a llevar un ramo de flores a su marido, aunque él ni siquiera se baja del coche.

Otro día, mientras va en el coche y bajo la lluvia Beñat va recordando la conversación que tuvo unos minutos antes con su madre, a la que debía recoger, y a la que le explica que le ha llamado Lourdes para que la recoja, por lo que no puede ir a buscarla, preguntándole si está enfadada, a lo que su madre responde que está dolida, tras lo que cuelga.

Y de pronto y mientras conduce su coche sufre un pinchazo por lo que pierde el control del coche y acaba chocando.

Lourdes, que le está esperando bajo su paraguas ve pasar una ambulancia, y a la vez Ane ve desde el autobús que le lleva a su casa cómo las ambulancias atienden al hombre accidentado sin saber que se trata de su compañero de trabajo.

Muerto Beñat, en el hospital coinciden la familia de este y su mujer, que expone que deben cumplir la voluntad de su marido entregándolo a la universidad para que sirva a los estudiantes de medicina, devolviéndoseles incinerado tras 5 años.

Mientras ven al nuevo gruista ocupar el puesto de Beñat, Ane comenta con Txema la desgracia, recordando que ella vio su coche desde el autobús, señalando que aunque apenas lo conocía irá a su funeral, si bien al enterarse de la hora a la que será le dice que no podrá ir, pues a esa hora debe estar en casa.

Y a esa hora ella espera en su casa impaciente las flores que le llegan cada jueves, pero que ese día no llegan, preguntándole incluso a su vecina por si hubiera llegado antes de que ella estuviera en casa.

Tere, reunida con sus hijos se pregunta cómo pudo firmar los papeles de cesión a la universidad del cuerpo de su hijo, lamentando haber tenido que hacer un funeral sin cuerpo, preguntándole su hija por qué está siempre en contra de Lourdes, a la que acusa de estar tras la decisión de Beñat.

Finalmente su familia logra convencerla y decide llamarla, aunque Lourdes no coge el teléfono, ni atiende sus mensajes, procediendo en su casa a deshacerse de todas las flores de su balcón.

El nuevo gruista lleva hasta la caseta las pertenencias que Beñat tenía en su cabina, entre las que están sus prismáticos y la cadena de oro de Ane, que recuerda que el día que este entró en la caseta le habló de las flores que tenía allí, explicándole que para que duraran era conveniente ponerles una aspirina y cortarles un poco las ramas para que absorba más agua.

Un día Lourdes ve cómo un día aparece en el peaje su suegra al ver que no le coge el teléfono, contándole que está buscando otra casa y que le devolverá la suya en cuanto pueda, y cuando Tere le dice que le gustaría que estuviesen más unidas, mientras recuerda la última llamada de Beñat, cuando le colgó sin siquiera dejar que se despidiera.

Pero Lourdes le dice que no puede estar con ella y le pide que se vaya.

Las últimas flores que Ane recibió se secan, observando cuando va con Txema en su coche que en el punto donde fue el accidente hay flores.

Pasan tras ello por el peaje, reconociendo Txema a Lourdes a la que le dice que en la obra quedan cosas de este que puede recoger cuando desee, aunque ella dice que no las necesita.

Tere y su hija Jaione se acercan cada semana a poner flores en el punto donde ocurrió el accidente, aunque un día se acerca también Ane y le pone un ramo.

Y a partir de ese momento hará autoestop cada semana para llevar un ramo, pasando así tres años.

Flores para Beñat

También la madre lleva flores y se queja de que la cuadrilla ponga flores de plástico, que así no tienen que cambiar.

En la inauguración del nuevo tramo de la autopista uno de los hermanos de Beñat se encuentra con Lourdes y Mikel, que ahora vive con Jexus, uno de sus compañeros y hablan, contándole que no es ella quien pone las otras flores.

Pero también Lourdes siente curiosidad por saber quién pone las flores y llama para enterarse de si hubo algún otro accidente en ese lugar, no pudiendo comprobarlo.

En la universidad, los alumnos de medicina comienzan a trabajar con los cadáveres, y entre ellos el de Beñat.

Lourdes, intrigada, acude de nuevo al punto del accidente y tras mirar el ramo va hasta la floristería para preguntar por la persona que lo encarga, algo que tampoco le sirve, por lo que decide pedir un día libre para investigar quién pone las flores, asegurando ante un enfadado Jexus que necesita aclararlo, por lo que se detiene frente al lugar para investigar.

Sentada a cierta distancia en su coche se queda en la carretera esperando hasta ver cómo Ane se baja de un coche y cambia el ramo.

Ese día Ane encuentra además una nota en la que le preguntan quién es, viendo apuntado un número de teléfono al que le piden que llame.

Y tras dejar el ramo Lourdes la sigue hasta su casa.

Ane finalmente llama a Tere y la visita, mientras Lourdes las vigila.

Unos días más tarde Tere le cuenta a Jaione que se está viendo con Ane, que le cuenta que era una compañera de trabajo de Beñat que parece ansiosa por conocerlo todo sobre este.

Lourdes por su parte parece cada vez más obsesionada con el asunto, hablando de ello con Jexus al que le dice que esa mujer tenía que querer mucho a Beñat para dejarle flores una vez a la semana.

Ane sigue visitando a Tere, con la que se siente muy a gusto, mostrándole incluso una película de Beñat cuando tenía poco más de un año.

Cuando vuelve a casa Ander le dice que la vio esa tarde por la calle y le pregunta por la mujer con la que iba, diciéndole que se trata de una amiga, aunque Ander observa que se pone roja al hablar del asunto, aunque prefiere no darle importancia, provocando la indignación de Ane, que le pregunta por qué no le habla nunca, pasándose el día ante el televisor, a lo que él responde que fue ella la que dejó de hablarle y que ve la televisión porque así alguien le habla, echándole en cara que nunca comparte lo que siente.

El jueves siguiente será Lourdes quien recoja a Ane en la autopista cuando hace auto-stop, llevándola hasta el lugar donde va a dejar el ramo, preguntándole tras ello si fue por un accidente, contándole que también ella perdió a su marido en un accidente de coche.

Le pregunta tras ello si el muerto era un familiar, respondiendo Ane que era un amigo, para luego rectificar y decir que era solo un compañero al que no conocía demasiado.

Lourdes le dice que debía apreciarlo mucho para llevarle flores, contando ella que él le enviaba ramos de flores cada semana aunque no sabía que se las mandaba él, pero que cuando murió no recibió más ramos y entre sus cosas encontraron una cadena que había perdido, diciendo que no le queda ninguna duda.

Pero Ane empieza a sentirse intranquila ante la actitud de Lourdes y le pide que pare el coche, pues desea bajarse, llegando a abrir la puerta, lo que hace que Lourdes se despiste, escuchando un golpe, viendo al bajarse del coche que le dieron a una oveja, que parece muerta, aunque cuando se bajan ven que se pone en pie y se marcha, aprovechando Ane que no está ya en el coche para huir.

Lourdes va tras ello a ver a Tere, aunque esta no le abre del todo la puerta, no llegando a quitar la cadena, preguntándole desde fuera qué le contó esa mujer, diciéndole Tere que le contó lo suyo con Beñat, diciéndole Lourdes que esa mujer está loca, pues eran solo compañeros de trabajo, diciendo Tere que si ella cree eso no sabe por qué le da tanta importancia, diciéndole Tere que en 3 años no ha aparecido por allí y que puede creer lo que quiera cuando le dice que Beñat no era así y que no quería a esa mujer. Tere le dice que crea lo que quiera, y que ellas harán lo mismo.

Pasados los cinco años, Beñat es incinerado, recibiendo Lourdes una llamada de la universidad en la que le dicen que puede pasar a recoger las cenizas de su marido.

Con ellas, Lourdes va a casa de su suegra, siendo recibida amablemente por Jaione, y pareciendo Tere muy contenta de verla, haciéndole ver Jaione que no está bien. Y cuando le dice que ha ido a hablar de Beñat, Tere le pregunta cómo está, no recordando ya nada, ni siquiera quién era Beñat.

Lourdes rompe a llorar entonces, tratando Tere de consolarla, pidiéndole Jaione que se lleve las cenizas, pues con su madre en ese estado podría hacer algo inesperado con ellas.

Decide ir tras ello a casa de Ane, a la que le dice que le resulta muy raro quedarse con las cenizas, pensando que a ella a lo mejor le gustaría tenerlas, contándole que Tere perdió la cabeza.

Pero Ane le dice que no puede quedárselas, diciéndole que cuando se conocieron ella estaba pasando por una época difícil, diciéndole que ahora ni siquiera está segura de que fuera Beñat el que le enviaba flores y que es una época que prefiere olvidar, haciendo ya tiempo que no lleva las flores.

Tras ello Lourdes va al lugar del accidente, ahora ya sin flores y pone ella un ramo.

Calificación: 3