Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Los gritos del silencio

The killing fields (1984) * Gran Bretaña

Duración: 141 min.

Música: Mike Oldfield

Fotografía: Chris Menges

Guión: Bruce Robinson

Dirección: Roland Joffé

Intérpretes: Sam Waterston (Sydney Schanberg), Haing S. Ngor (Dith Pran), John Malkovich (Al Rockoff), Julian Sands (Jon Swain), Craig T. Nelson (Agregado Militar), Spalding Gray (Consul estadounidense), Bill Paterson (Dr. MacEntire), Athol Fugard (Dr. Sundesval), Graham Kennedy (Dougal).

1973. La guerra de Vietnam traspasa fronteras y llega a Camboya, donde ejerce su trabajo como corresponsal del New York Times, Sydney Schanberg, al que sirve como intérprete el nativo Dith Pran, un hombre cuya habilidad le sirve para enterarse antes que los demás de muchas de las noticias ocurridas y gracias al cual son los únicos periodistas en llegar a Neak Luong, una población bombardeada por error por un avión estadounidense y a la que los militares norteamericanos les habían prohibido viajar.

Pero su llegada no pasa inadvertida, y de inmediato se personan en la población varios helicópteros y barcos americanos cargados de periodistas a los que solo les enseñan una pequeña parte de las ruinas acusando del desastre a los jemeres rojos infiltrados.

1975. La capital Phnom Penh esnasediada por las fuerzas del Jemer rojo, por lo que buena parte de los periodistas y soldados americanos se preparan para abandonar el país. Y Sidney consigue los papeles para que Pran y su familia puedan dejar el país, partiendo su familia a América, aunque él se queda para seguir trabajando como periodista con Syd.

Serán así testigos de la llegada de los jemeres rojos a la capital, recibidos con alegría incluso por el propio ejército gubernamental, pensando que por fin acabó la guerra, aunque de inmediato cambia todo.

Los propios periodistas son detenidos junto con cientos de civiles, siendo testigos de cómo los soldados acaban sin piedad con otros prisioneros mientras Pran suplica por la vida de sus amigos, consiguiendo finalmente su liberación para ser testigos de las tropelías del nuevo ejército y del éxodo de la población.

Los periodistas se ven obligados a refugiarse en la embajada francesa, hasta que reciben la orden de entregar a los nativos camboyanos, lo que piensan, supondrá la muerte de Pran, por lo que uno de los periodistas británicos se ofrece a dejarle su pasaporte para hacerlo pasar por británico, si bien, aunque el fotógrafo Al Rockoff lucha por conseguir una fotografía sin apenas medios, por lo que, aunque finalmente la consigue, acaba por borrarse, por lo que finalmente Pran se verá obligado a abandonar la embajada.

Ya en Nueva York, Sydney trata de localizar a Pran por todos los medios sin éxito, recordando en la entrega de premios que le dan que sin él no lo hubiera conseguido.

Pero Pran es un superviviente, tal como Syd le dice a su incrédula mujer, y está trabajando en el campo como un bracero más, observando callado cómo se deshacen de todos los que tuvieron relación con el anterior régimen mientras predican el individualismo y la fidelidad al régimen y no a la familia, siendo asesinados por tener estudios o conocer otros idiomas.

Está a punto de morir tras ser sorprendido tratando de obtener un suplemento alimenticio chupando un poco de la sangre de una vaca. Le salvará un muchacho que lo conocía.

Huirá de los campos de arroz, descubriendo en su huída cientos de cadáveres, hasta llegar a una población donde es empleado como mayordomo, de un alto cargo de los jemeres rojos, también temeroso de estos, pues les ve dispuestos a destruir la región para que no la ocupen los vietnamitas, por lo que le confía la vida de su hijo a Pran, y cuando lo matan este huirá con el niño y otras tres personas siguiendo un plano que el niño escondía junto con algo de dinero americano, aunque morirán finalmente todos menos Pran tras pisar una mina.

Y tras varios días de huída consigue cruzar la frontera, siendo visitado unos días más tarde en un campamento de refugiados por Sydney, que se lo llevará a América con su familia.

Calificación: 3