Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Los impostores

Matchstick men (2003) * USA

          También conocida como:
                    - "Los tramposos" (Hispanoamérica)

Duración: 116 min.

Música: Hans Zimmer

Fotografía: John Mathieson

Guión: Ted Griffin, Nicholas Griffin (N.: Eric Garcia)

Dirección: Ridley Scott

Intérpretes: Nicolas Cage (Roy Waller), Sam Rockwell (Frank), Alison Lohman (Angela), Bruce Altman (Dr. Klein), Bruce McGill (Chuck Frechette), Sheila Kelley (Kathy).

Roy Waller y Frank Mercer son dos estafadores que venden telefónicamente filtros de agua, poniéndose en contacto con los incautos a los que les hacen creer que les ha tocado un fabuloso premio: un coche, un viaje o una joya y que, con la compra del filtro - a un precio 10 veces superior al del mercado - podrán librarse de los impuestos del premio.

Aunque en lo suyo son unos maestros, Roy tiene varios problemas, ya que padece agorafobia además de ser obsesivo compulsivo, por lo que toma unas pastillas que le ayudan a controlar su problema, aunque cuando estas se le caen por el coladero, Frank se ve obligado a visitar a un psiquiatra, el Dr. Klein, ya que quien se las proporcionaba anteriormente se fue de vacaciones.

Klein comprueba que no se relaciona con nadie, y que su última relación sentimental fue 14 años antes, cuando dejó a su mujer pese a que estaba embarazada, por lo que le receta unas nuevas pastillas, consiguiendo además ponerse en contacto con la ex mujer de Roy, enterándose así de que tiene una hija de 15 años, y de que, aunque su ex mujer no quiere saber nada de él, su hija sí está dispuesta a verlo, quedando con ella en un parque. Pasearán juntos y charlarán hasta que Roy tiene uno de sus ataques y deben irse.

Pero poco a poco Roy y Angela se harán buenos amigos, sintiéndose este feliz de su nueva vida, aunque Angela descubre enseguida la profesión de su padre tras encontrar en su casa una buena cantidad de dinero y un arma, que esconde en un perro que parece de adorno, por lo que le pide que le enseñe los trucos de su oficio.

Le muestra cómo timar a una incauta haciéndole creer que le tocó la lotería tras trucar la fecha del boleto, aunque luego le obliga a devolver el dinero a la engañada.

Pero aunque Roy está satisfecho con sus pequeños chanchullos, Frank desea dar un gran golpe, con un tipo adinerado y consigue convencer finalmente a Roy.

Su objetivo es Chuck Frechette, a quien le colocarán libras esterlinas que supuestamente Roy ha "distraído" de su banco, ya que son pequeñas cantidades sin contabilizar y que él no puede cambiar para que no le descubran, y por ello, debe hacerlo Frechette, que se queda con buena parte del beneficio del cambio.

Tras un primer intercambio de 5.000 libras, el cebo, acordarán hacer uno mucho mayor. Una gran cantidad que Frechette llevará directamente a las Islas Caimán.

El intercambio se producirá en el aeropuerto, y, cuando el incauto pide adelantar la fecha, optan por utilizar a Angela, que montará un escándalo para distraer a Frechette mientras Roy le cambia el maletín con el dinero por otro con billetes falsos.

Pero antes de embarcar Frechette descubre el engaño y corre tras ellos, que pese a todo consiguen huir, aunque Roy comienza a preocuparse y tener de nuevo ataques de ansiedad cuando se entera de que Angela está fichada, lo que podría ayudar a Frechette a localizarlos, por lo que debe acudir de nuevo al Dr. Klein, descubriendo que las pastillas que este le recetó para su ansiedad eran solo un placebo.

Finalmente Frechette se presenta en su casa tras localizar a Angela por una grabación de las cámaras de una tienda del aeropuerto donde le compró un regalo a Roy.

Frechette pide que le devuelvan su dinero golpeando a Frank y amenazando con matar a Angela, a la que pide que le lleve el dinero que esconde Roy en su casa, acudiendo la muchacha hasta el perro donde lo esconde, aunque lo que hace es coger la pistola allí escondida, disparando con ella a Frechette.

Nervioso, Roy envía a Angela con Frank a un motel mientras él regresa para llevar a Frank al hospital, aunque cuando regresa este le golpea.

Roy se despierte en un hospital donde la policía le informa de que Frechette murió y Frank y Angela desaparecieron, aunque los buscan, ante lo que Roy decide inculparse de todo, prometiendo confesar si le permiten hablar con su psiquiatra, el Dr, Klein, al que le da la contraseña de la caja fuerte de su banco para que se la dé a Angela, a la que antes había puesto como cotitular, para que pueda huir con el dinero.

Pierde tras ello de nuevo el conocimiento y cuando despierta se da cuenta de que no está en un hospital, sino en un contenedor en el techo de un garaje, por lo que sale corriendo a la consulta del Dr, Klein, comprobando que esta ya no existe, no encontrando tampoco el dinero que escondía en su casa, encontrando en el perro una carta de Frank en la que le dice que él fue su maestro y que él ha seguido sus enseñanzas, aprovechando la oportunidad que se le presentó, comprobando tras ello que vaciaron también la caja de su banco, donde atesoraba un millón de dólares.

Acude tras ello a ver a Heather, su ex mujer, que nada sabe de la existencia de Angela, puesto que el hijo que esperaba de él lo perdió en el parto.

Un año más tarde Roy atiende en la tienda de alfombras y moquetas en que trabaja a una joven pareja, descubriendo que la chica es la que fuera su "hija" Angela.

Esta le dice que Frank los engañó a todos y se llevó casi todo el dinero. Y Roy, que vive felizmente su nueva vida decide perdonarla, encontrándose al regresar a su casa con Kathy, su nueva esposa a la que conoció porque era la cajera que siempre le atendía en el supermercado y con la que espera un hijo.

Calificación: 2