Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Los Juegos del Hambre: En llamas
Los Juegos del Hambre: En llamas

The Hunger Games: Catching fire (2013) * USA

Duración: 145 min.

Música: James Newton Howard

Fotografía: Jo Willems

Guión: Simon Beaufoy y Michael Arndt (N.: Suzanne Collins)

Dirección: Francis Lawrence

Intérpretes: Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Sam Claflin (Finnick Odair), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Liam Hemsworth (Gale), Liam Hemsworth (Gale), Elizabeth Banks (Effie), Lenny Kravitz (Cinna), Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee), Jeffrey Wright (Beetee), Donald Sutherland (Presidente Snow), Stanley Tucci (Caesar), Toby Jones (Claudius), Jena Malone (Johanna Mason), Amanda Plummer (Wiress).

Katniss Everdeen contempla el amanecer junto al lago armada con su arco no pudiendo evitar asustarse al escuchar un ruido, hasta que observa que se trata de su amigo Gale, que le dice que cuando iba a su encuentro se cruzó con unos pavos que ni siquiera lo miraron debido a su aspecto tras salir de trabajar en la mina.

Él le pregunta cuándo se marchará de gira, respondiéndole ella que en una semana.

Van tras ello hacia los pavos, preparándose Katniss para cazar uno, aunque cuando lanza su flecha ve cómo esta impacta en Marvel, tributo con el que acabó durante los juegos del hambre que ganó.

De regreso a la ciudad le pregunta a Gale si la acompañará a la estación, a lo que este le responde que todo será más fácil si no va, diciéndole Katniss que su viaja durará solo unas semanas, mostrándole Gale sus celos, ante lo que Katniss le dice que su enamoramiento de Peeta fue solo una representación para no morir.

Y antes de separarse, Gale la besa, señalando que tenía que hacer al menos una vez.

Va luego a casa de Haymitch, al que encuentra borracho y al que advierte que debe estar preparado para el inicio de su gira, pues pronto llegarán las cámaras, apareciendo entonces Peeta, con el que se muestra muy fría.

Cuando Katniss regresa a su casa se encuentra con que ha ido a visitarla el presidente Snow.

Este se muestra preocupado, pues cuando sacó las bayas venenosas y consiguió salvar su vida y la de Peeta, su romance conmovió a la gente del Capitolio, pero en otros distritos se lo tomaron como un desafío que llevó a pensar que también pueden salvarse y que podría acabar desencadenando una revolución, no creyéndose su romance, como tampoco se lo cree él, aunque le exige que durante la gira haga todo lo posible porque todos crean que están enamorados de verdad y que incluso estaría dispuesta a dar la vida por Peeta.

Se prepara meticulosamente la gira, acudiendo para acompañar a la pareja durante la misma Effie y Cinna, cuyos diseños para Katniss han hecho que su ropa se haya puesto de moda.

En televisión retransmitirán el inicio de la gira de la pareja de "enamorados", que, señala Caesar Flickerman en su show, prefirieron morir a renunciar a su amor, siendo testigo las cámaras del momento en que ambos salen de sus respectivas casas, ahora una al lado de la otra gracias a la "generosidad del Capitolio", lanzándose Katniss en brazos de Peeta, al que besa apasionadamente.

Pero poco después, y ya en el tren en que inician su viaje Peeta le dice que realizó una gran interpretación y que él casi llegó a creerse que estaba enamorada de él, asegurándole que le cuesta mucho ver cómo simula estar enamorada ante las cámaras, mientras que durante el resto del tiempo lo ignora, pidiéndole que deje de mirarlo con pena.

Cerca ya del Distrito 11, en que comenzarán su gira, Katniss observa pintada en una pared el Sinsajo de su broche, aunque cuando llegan al Distrito observan que este parece un campo de concentración rodeado por alambradas, debiendo dirigirse a un público que no parece demasiado amigable, decidiendo Peeta no leer el discurso que le habían preparado, e improvisará dando gracias a los tributos caídos en su distrito, sin los cuales no podrían haber ganado, señalando que está dispuesto a donar un mes de sus ganancias a las familias de los tributos durante toda su vida.

Katniss agradece también la ayuda y la amistad de Rue, y, ante sus sentidas palabras un anciano levanta la mano mostrando tres dedos mientras silba la canción de Rue, procediendo todos los demás a imitarlo ante lo que los Agentes de Paz detienen al anciano que inició el gesto de protesta, al que ven cómo ejecutan de inmediato.

Katniss se asusta al ver que sus acciones pueden suponer la muerte de otras personas, esperando que acabe pronto la gira, ante lo que Haymitch les hace ver que la gira durará para siempre, pues serán elegidos cada año para acompañar a los nuevos jugadores.

Ella les confiesa la petición del Presidente de que hiciera creíble su historia de amor amenazando con acabar de lo contrario con su familia, decidiendo que en las siguientes paradas de su gira se limitarán a hablar de amor para evitar cualquier otro conato de rebelión que pueda causar la desgracia a otras personas, pese a lo cual deben asumir que se han convertido en un símbolo y algunas personas realizan el gesto pese a que se limitan a leer los absurdos discursos de Effie.

Snow observa cómo lejos de calmarse, la indignación crece en los distritos, proponiendo Katniss casarse con Peeta para así convencer a los espectadores.

Es retransmitida la petición de mano justo antes de su último día de gira, que finaliza con una fiesta en el Capitolio, donde pueden comprobar cómo mientras en el resto del país la gente se muere de hambre, allí todo son derroches.

Les presentan allí a Plutarch Heavensbee, el nuevo Vigilante Jefe, que sucede en el puesto a Seneca Crane, el cual baila con Katniss, a la que le asegura que su puesto de vigilante puede ayudarle a conseguir que los juegos sirvan para algo.

Aparece tras ello Snow que da la bienvenida a los jóvenes y los felicita, siendo seguidas sus palabras por los fuegos artificiales.

Poco después Katniss escucha una conversación entre Snow y Plutarch, en la que le rebela su preocupación por el hecho de que la muchacha no sea una líder, sino un rayo de luz para la rebelón, siendo su Sinsajo su símbolo, por lo que deben acabar con ella, a lo que Plutarch señala que mejor que acabar con ella es acabar con su imagen sembrando el miedo, asegurándole que acabarán odiándola.

De vuelta a su distrito acude a esperar a Gale a la salida de la mina, proponiéndole huir al bosque tal como habían planeado anteriormente, pues tiene demasiado miedo, aunque cuando le cuenta que ha visto a la gente luchando y defendiéndose en los distritos Gale parece contento, diciendo que al fin está pasando.

Le señala que la gente ha visto en ella una oportunidad, a lo que Katniss le replica que ella no desea que muera nadie por su causa, diciéndole Gale que no morirán, pero a costa de vivir siempre con miedo y hambre, rechazando él huir.

Ven entonces como centenares de coches de los Agentes de Paz llegan al distrito, invadiendo cada vivienda para tratar de encontrar productos ilegales, y destruyéndolo todo, provocando el miedo y el caos al golpear y ejecutar a algunas personas.

Gale golpea a uno de los agentes para evitar que golpee a otra persona, siendo detenido y llevado hasta la plaza donde lo atan y lo golpean con un látigo.

Katniss se interpone entonces entre Gale y el Agente, recibiendo un puñetazo en la cara de este, pese a lo cual ella no se arredra, ante lo que el agente saca su arma asegurando que acabará con ella por agitadora, saliendo entonces Haymitch en su defensa contándole al agente de quién se trata, pese a lo cual el agente no parece dispuesto a perdonarla, apareciendo entonces también Peeta, consiguiendo finalmente Haymitch hacerle entrar en razón al señalarle que todo el país espera la boda de la pareja para el día siguiente.

Cuando envían a todos a sus casas debido al toque de queda, se llevan a Gale a casa de Katniss para curar sus heridas, quedándose ella a su lado durante toda la noche, ofreciéndose Peeta a relevarla.

Katniss habla con su hermana Prim y le pregunta cómo pueden vivir así, diciéndole la pequeña que algo cambió tras los últimos Juegos, habiendo renacido la esperanza, diciéndole que no debe preocuparse por ella y por su madre, pues ellas la apoyan.

Snow le plantea a Plutach que por culpa de la pareja todos se creen invencibles, por lo que le manifiesta su deseo de acabar con ella y con su familia, proponiéndole Plutarch a cambio un giro.

Tras ello el presidente anuncia que en el 75 aniversario de la derrota de la rebelión, y como cada 25 años desde esta, se celebrarán los actos del Vasallaje, habiendo decidido que lo celebrarán haciendo que ese año los tributos que compitan en los Juegos del Hambre sean elegidos entre los vencedores de otras ediciones.

Al enterarse de la noticia Katniss acude a hablar con Haymitch, al que le pide ayuda, pues desea que a Peeta no le ocurra nada, asegurándole Haymitch que si es Peeta quien sale elegido él se presentará como voluntario para sustituirlo.

En la cosecha de tributos de su distrito Katniss es la única mujer, por lo que es la elegida como tributo, siendo el elegido de entre los hombres Haymitch, decidiendo Peeta presentarse como voluntario y sustituirlo pese a las quejas de Katniss.

Tras la elección será Prim quien inicie, levantando sus tres dedos la protesta de todos los habitantes de su distrito incluidos Katniss y Peeta que son llevados de inmediato hasta el tren sin poder despedirse.

Al tratarse de las fiestas del Vasallaje de los 25 años observan que no se han ahorrado gastos, descubriendo que ahora todo es distinto, pues sus oponentes son asesinos experimentados, partiendo ellos con desventaja, pues los demás se conocen ya de otros años y les será más fácil crear alianzas.

Haymitch les habla de sus oponentes, entre los que destacan Cashmere y Gloss, los tributos del Distrito 1, dos hermanos que ganaron sus Juegos en años consecutivos.

Les habla también de Brutus, un gigantón y de Enobaria, que se afiló los dientes como si fueran colmillos para poder desgarrar con ellos los cuellos de sus rivales.

Les habla también de Wiress y Beetee, del Distrito 3, que son muy inteligentes y tienen habilidades tecnológicas y de los candidatos del Distrito 4, Finick y Mags, señalando que el primero de ellos es el preferido del público y del Capitolio desde que ganó sus Juegos con solo 14 años, siendo su compañera Mags una octogenaria que fue mentora de Finnick y que se presentó voluntaria para salvar a Annie, la novia de aquel.

Durante el desfile de los tributos, que realizan en sus carros, Peeta y Katniss vuelven a causar impresión con los nuevos trajes diseñados por Cinna, que aparecen en llamas.

De vuelta al hotel, coinciden en el ascensor con una de sus rivales, Johanna Mason, del Distrito 7 que se desnuda ante ellos.

Luego Haymitch les sugiere que busquen aliados, fijándose durante los entrenamientos entre sus rivales, dirigiéndose Katniss a Wiress y Beetee a los que ayuda cuando los ve intentando hacer fuego frotando un palo, y los cuales le hacen ver que los dirigentes están separados de ellos por un campo de fuerza.

Se dirige tras ello a Mags, a la que le promete enseñarle a cazar si ella le enseña a hacer un azuelo como los suyos.

Katniss entrena consiguiendo acabar con todos sus enemigos cibernéticos gracias a su manejo de las flechas, siendo observada por el resto de tributos que se quedan impresionados, asegurándole Haymitch que más de la mitad la quieren como aliada, preguntándose ella cómo podrá matar a esa gente tras haberlos conocido.

Pasan tras ello una evaluación individual presentando una habilidad, descubriendo Katniss que Peeta dibujó a Rue, procediendo ella a ahorcar un muñeco en el que escribió el nombre de Seneca Crane, el antiguo Vigilante Jefe.

En el programa de Caesar Flickerman van presentando a los tributos, apareciendo los hermanos del Distrito 1 llorando en pantalla y ganándose el cariño del público, mientras que Finnick lanza un mensaje de amor mientras que Johanna se queja, pues le dijeron que tras ganar sus Juegos viviría en paz el resto de su vida, encontrándose con que la mintieron.

Katniss sale por su parte, por petición expresa de Snow, con un espectacular vestido de novia, que, al girarse empieza arder hasta quedar convertido en un vestido negro con alas como si fuera un Sinsajo.

Peeta cuenta ante las cámaras que él y Katniss se casaron en secreto porque deseaban que su amor fuera eterno, diciendo que ella está embarazada, logrando así el favor del público que clama pidiendo que se cancelen los Juegos mientras todos los tributos se cogen de las manos y las alzan, decidiendo cortar la imagen.

Snow está preocupado, aunque Plutarch le asegura que pronto su imagen cambiará cuando los espectadores la vean acabar con sus aliados sin piedad.

A punto de comenzar los juegos, Katniss se despide de Cinna, viendo cómo cuando entra en el tubo en que van a salir un grupo de Agentes de Paz golpean salvajemente a Cinna ante ella que no puede hacer nada ya por él.

Todos los tributos surgen en medio de una pequeña columna en medio del agua, corriendo todos hacia la Cornucopia para tratar de hacerse con armas, consiguiendo Katniss hacerse con un arco a tiempo para deshacerse de uno de sus enemigos al que hiere en la pierna, observando cómo Finnick, que lleva el brazalete que tenía Haymitch, diciéndole que serán aliados, demostrándoselo al acabar con otro tributo que la iba a atacarla.

Peeta, Katniss, y Finnick, que lleva a Mags a hombros corren y se internan en la selva, tras luchar el primero en el agua contra otro de sus enemigos, escuchando una vez en el interior de la selva varios cañonazos que les indican el número de caídos.

Mientras avanzan, Peeta va abriendo camino con su machete cuando Katniss observa algo y trata de llamar su atención, aunque llega demasiado tarde, pues Peeta no vio que había un campo de fuerza con el que se electrocuta, observando Katniss que dejó de respirar, siendo ayudada por Finnick que le masajea el corazón hasta que consigue que vuelva a respirar, abrazándolo Katniss muy fuerte contenta al verlo vivo.

A partir de ese momento deben avanzar con mucho cuidado para evitar los campos de fuerza, encontrándose además con que carecen de agua.

Mientras descansan por la noche una pantalla les muestra los nombres de los 8 primeros caídos, viendo cómo les llega un regalo de Haymitch, una espita, que, al clavarla en un árbol hace que brote agua del mismo, pudiendo así saciar su sed.

Katniss hace el primer turno de guardia, observando cómo se acerca hasta ellos una niebla, observando cuando la toca que se quema, por lo que despierta a sus compañeros y huyen de la misma, viendo cómo esta los va rodeando, cayendo durante su huida Katniss, y quemándose Peeta al ayudarla.

Mags, que iba siempre a hombros de Finnick besa a este y se va hacia la niebla para evitar seguir siendo una carga para ellos, y permitiendo así que Finnick pueda cargar con Peeta.

Cuando finalmente la niebla desaparece, Katniss descubre que el agua de un arroyo les ayuda a calmar y a curar sus heridas.

Pero de pronto observan cómo les rodean una especie de mandriles feroces, debiendo luchar contra ellos al ser atacados, acabando con un buen número de ellos, tras lo que corren hacia la playa, siendo salvado Peeta del ataque de uno de ellos gracias a una de sus contrincantes del Distrito 6, una chica adicta a las drogas que estaba camuflada y que será ella la atacada en vez de Peeta, cargando con ella hasta la playa, donde muere poco después en brazos de Peeta que se siente muy agradecido a esa mujer que se sacrificó por él pese a no conocerlo.

Ven poco después, mientras comen cómo una nave retira el cuerpo de la muchacha.

Poco después descubren que cerca de ellos se encuentran otros tributos, Johanna, Beetee y Wiress, que les cuentan que se enfrentaron a una lluvia de sangre caliente que estuvo a punto de ahogarlos, falleciendo el compañero de Johanna al chocar con uno de los campos de fuerza.

Wiress que está muy mal debido a lo ocurrido y a la falta de agua, repite constantemente "Tic-Tac", dándose cuenta Katniss de que les está explicando que un árbol en que caen rayos cada cierto tiempo es como un reloj, descubriendo que el campo está dividido como si de un reloj se tratara, habiendo cada día en dicha sección y a la misma hora una de las amenazas por las que pasaron: la niebla, la lluvia de sangre, los simios, etc.

Aparece de pronto otro tributo que acaba con Wiress antes de que Katniss acabe con él, apareciendo tras él otro tributo con el que acaba Johanna

De pronto Katniss escucha los gritos de su hermana Prim y Finnick los de Annie, apareciendo numerosos charlajos, que imitan las voces de sus seres queridos y que se lanzan sobre ellos atacándolos., sufriendo ambos por culpa de los pájaros.

Beetee les explica que ha ideado una trampa para electrocutar a sus enemigos valiéndose de un cable de cobre que llegará a la playa aprovechando ellos la energía de los rayos.

Peeta le dice a Katniss que es importante que ella vive, pues la esperan Prim, su madre y Gael, mientras que si él muere nadie le echará de menos, a lo que Katniss le responde que ella sí lo necesita, comenzando a besarse tras ello.

Se plantean qué ocurrirá cuando acaben con los demás enemigos, sabiendo que si su plan triunfa deberán huir esa noche.

Mientras se dirigen hacia el árbol sobre el que caen los rayos proyectan los nombres de los 8 tributos fallecidos ese día.

Llegados al árbol, Beetee comienza a montar el dispositivo, exigiendo que le cubran las espaldas Peeta y Finnick, enviando a Katniss y a Johanna a la playa con el cable, y aunque Katniss pide que sea Peeta quien le acompañe - lo que les serviría para huir de los que pronto pasarán de aliados a enemigos - Beettee no cede

Johanna y Katniss van hacia la playa de pronto Johanna golpea a Katniss y le pide que simule estar muerta, apareciendo entonces Brutus y Enobaria, que la persiguen a ella.

De pronto Katniss escucha a Finnick llamando a Johanna, temiendo que le haya ocurrido algo a Peeta, corriendo para buscarlo hacia el árbol, donde encuentra a Beette inconsciente tras recibir una descarga, apareciendo entonces Finnick al que apunta con su flecha.

Snow cree que ha llegado el momento soñado, esperando que Katniss acabe ante la pantalla con su aliado, el cual le dice que recuerde quién es el verdadero enemigo.

En vez de dispararle a él, coge el cable y lo ata a su flecha, y cuando cae el rayo dispara hacia el campo de fuerza, provocando una gran explosión que los lanza hacia atrás haciendo que el campo de batalla se quede sin energía, comenzando a abrirse la cúpula que está sobre ellos y a caerse en pedazos, apareciendo entonces la nave que recoge a los caídos, que se lleva el cuerpo de Katniss.

Despierta a bordo de la nave con Beetee inconsciente a su lado. Se levanta y tras coger una jeringuilla para defenderse va hasta una sala donde encuentra juntos a Haymitch, Finnick y Plutarch que le explican que tienen un plan, y que era mejor que ella no lo conociera, diciéndole que su misión era salvarla a ella, que es el símbolo de la revolución que ha comenzado, estando al tanto de la misión parte de los tributos, habiéndose sacrificado por ello la adicta del Distrito 6, dirigiéndose hacia el Distrito 13.

Katniss le pregunta entonces por Peeta, diciéndole que se lo llevaron los del Capitolio junto con Johanna, ya que tenían en sus brazos los localizadores, Peeta el suyo y Johanna el que le quitó a ella, lanzándose entonces Katniss contra Haymitch por no haber protegido a Peeta, por lo que deben ponerle un tranquilizante.

Cuando despierta, Gale, que está a su lado le dice que lleva varios días dormida, preguntándole ella por su familia, contándole Gale que consiguió rescatar a su madre y a su hermana, pero que el Distrito 12 fue destruido tras los Juegos con bombas incendiarias.

Katniss escucha su relato confusa mientras trata de asimilar todo lo que le cuentan.

Calificación: 3