Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Los Miserables
Los Miserables

Les Misérables (2019) * Francia

Duración: 102 min.

Música: Pink Noise

Fotografía: Julien Poupard

Guion: Ladj Ly, Giordano Gederlini, Alexis Manenti

Dirección: Ladj Ly

Intérpretes: Damien Bonnard (Stéphane / Pento), Alexis Manenti (Chris), Djibril Zonga (Gwada), Issa Perica (Issa), Al-Hassan Ly (Buzz), Steve Tientcheu (Alcalde), Almamy Kanoute (Salah), Nizar Ben Fatma (Pinzas), Raymond Lopez (Zorro).

Issa un niño de ascendencia árabe sale con sus amigos de su barrio con la bandera de Francia anudada al cuello hacia el centro de París, celebrando poco después en los Campos Elíseos, hermanados con el resto de los franceses la victoria de la selección francesa en el Mundial de fútbol de Rusia de 2018.

Unos días más tarde Stéphane Ruiz, un policía llega a la estación de tren de París Norte, donde le recogen dos compañeros, Chris y Gwada, burlándose el primero de su pelo engominado, por lo que decide llamarlo a partir de ese momento Pento (gomina).

Camino de la comisaría de Montfermeil pasan por Bosquets, que fue el gran mercado de la droga hasta que comenzó a morir mucha gente por la heroína y ahora está lleno de prostitutas nigerianas que cobran muy poco dinero por sus servicios.

En comisaría bromean con sus compañeros, viendo cómo un hombre reniega de Issa, que es su hijo, al que le cogieron con un saco lleno de pollos vivos que había robado, asegurando estar harto de ir a buscarlo a comisaría, por lo que pide que se lo queden.

Le llevan hasta su despacho y le preguntan si no echa de menos las vacas, pues viene de Cherburgo, donde también estuvo en la BAC (Brigada Anti-Crimen), y cuando trasladaron a su exmujer decidió pedir también el traslado para seguir viendo a su hijo.

Su jefa, la Subdirectora Chandier que le dice que Chris será su jefe de Brigada, del que le dice que a veces se pasa un poco, pero le pide que su equipo esté cohesionado y que no quiere comportamientos inapropiados.

Sale tras ello a patrullar con sus nuevos compañeros que le piden que ese día se quede detrás y observe.

Hay un niño en el barrio, Buzz, que posee un dron con el que se dedica a espiar a sus vecinas cuando se desnudan.

Un grupo de musulmanes trata de atraer a los muchachos del barrio y por eso les invitan a que vayan a merendar a la mezquita.

Buzz accede a la terraza de un edificio abandonado para hacer volar desde allí su dron.

Entretanto los policías patrullan por el barrio y le van mostrando a la gente, tomándole el pelo a veces, recordándole, aunque él ya lo sabía que el colegio se llama Victor Hugo porque allí escribió Los Miserables.

Ven a un tipo recién salida de la cárcel, al que le piden que rapee para ellos.

Issa y sus amigos recorren el barrio, ven a otros niños que se dedican a deslizarse con cartones por una pendiente, yendo luego hasta un descampado en que hay un circo.

Los policías se cruzan con la furgoneta que anuncia el circo Zeffirelli.

Pasan junto a una parada de autobús donde hay un grupo de chicas de 15 años fumando, pidiéndole Chris a Gwada que pare, pudiendo ver Stéphane cómo Chris abusa de su autoridad y registra a una mientras otra lo graba, rompiéndole el móvil.

Tres chicas sorprenden a Buzz en la azotea y le cogen la tablet, observando que ha grabado a muchas chicas, comprobando que no lo hizo con ellas, aunque le piden que le pase el video de una de las chicas para burlarse de ella.

Llevan a Stéphane al mercadillo, un espacio controlado por un tipo al que llaman el Alcalde y que tiene a varios empleados que se distinguen por sus chalecos naranjas, que también ayudan a las mujeres mayores a subir la compra si está el ascensor roto.

La furgoneta del circo vuelve a pasar, esta vez lanzando amenazas por el altavoz, hasta llegar a donde está el Alcalde, al que le pide que le devuelvan a Johnny, al que un niño negro se llevó, amenazando con quemar el barrio si no se lo devuelven.

Los policías deben intervenir y tratar de mediar entre los dos grupos, enterándose así de que Johnny es una cría de león.

Los policías salen a investigar por el barrio y le piden a Stéphane que hable con otro de los capos del barrio, el dueño de un kebab y le piden que pregunte por Salah, dándose cuenta de que le han tomado el pelo, pues Salah le dice que un circo no es un lugar para que esté un león. No consigue información, pero sí un kebab al que le invitan.

Issa es el autor del robo del león, que lleva al sótano de su casa, pese a que su hermana le dice que su padre no quiere verlo.

Paran a unos niños a los que les preguntan por el león, siendo Stéphane un poco brusco con uno de ellos, por lo que, cuando sale su madre le pide disculpas, algo que molesta a Chris, que dice que ellos no piden disculpas, pues siempre tienen razón.

Descubren una foto de Issa en las redes sociales y van por ello a su casa, donde su madre se niega a dejarlos entrar, hasta que Gwada la convence de que es mejor que le deje entrar a que tengan que volver con una orden y ponerlo todo patas arriba, aunque Stéphane dice que la mujer tiene razón, que no tienen una orden, diciéndole Chris que no tiene espíritu de BAC.

También hay dentro de la casa un grupo de mujeres reunidos para una "tontina". Una reunión de personas que se prestan dinero para no tener que pagar intereses.

Encuentran a Issa en las pistas de juego, aunque cuando le cogen, los demás muchachos salen en su defensa, debiendo Gwada valerse de los gases lacrimógenos.

Issa logra huir y le persiguen, consiguiendo finalmente retenerlo, aunque les cuenta que el león se le escapó.

Llegan entonces los amigos de Issa, que tratan de conseguir que suelten al muchacho lanzándoles piedras y botes.

Issa trata de escaparse de nuevo y Gwada, que trataba de ahuyentar a los chicos con una pistola de pelotas de goma, le dispara, dándole en la cara.

Se preguntan qué hacer, dándose cuenta entonces de que el dron de Buzz lo grabó todo, por lo que Chris indica que deben buscar al dueño del dron, siendo esa su prioridad y no llamar a una ambulancia para que atienda al muchacho, pues si trasciende lo sucedido les salpicará a los tres, aunque Stéphane no está de acuerdo.

Los amigos de Issa van a ver al Alcalde y le cuentan lo sucedido, mientras Buzz trata de huir.

Al enterarse de que el dron lo grabó todo, el Alcalde parece muy interesado y va con su ayudante a buscarlo y pide que localicen también al coche de la BAC.

Chris y Gwada van a ver al Pinzas al que le cuentan lo ocurrido para que les ayude a localizar al muchacho que hizo la grabación.

Stéphane, que se había quedado en el coche va hasta una farmacia y compra gasas para curarle, viendo como el chico está muy dolorido, pero bien.

Cuando regresa con sus compañeros les pide que le quiten las esposas y deja al niño con los hombres del Pinzas, mientras ellos tratan de localizar a Buzz, que está atrincherado en el edificio vacío.

Le persiguen por la azotea, mientras Gwada y Stéphane encuentran el dron, aunque sin la tarjeta.

Finalmente, Buzz consigue despistarlos, acudiendo al kebab de Salah para pedir ayuda, contándoles lo ocurrido.

Uno de los colaboradores del Alcalde ve al niño entrando allí.

Los policías ven al Alcalde entrando en el kebab y adivinan que el niño está allí, aunque saben que no se lo entregarán, por lo que llaman de nuevo al Pinzas.

El Alcalde le dice a Salah que podrán acabar con la BAC con el video y les dominarán.

Pero Salah le dice que sus ideas son muy oscuras, amenazándolo el Alcalde, aunque Salah no se asusta.

Entran entonces los policías en el kebab con el Pinzas, que le pregunta a Salah qué quiere y le pide que le devuelva el video.

Pero Salah se niega a escucharle pese a que en el pasado consumió su droga.

Chris pasa entonces a amenazarle con cerrarle el negocio y la mezquita, aunque Salah no se achanta.

Chris trata de llevarse al menor por las buenas, debiendo detenerle sus propios compañeros, interviniendo Stéphane que le dice a Salah que desea hablar, aceptando este el diálogo lejos de los otros dos policías.

Stéphane le cuenta lo que ocurrió realmente y que todo fue un accidente, aunque Salah le recrimina que les dejan las armas y no saben usarlas

Stéphane le dice que no serviría de nada la violencia, pues los disturbios de 2005 demostraron que no se conseguía nada y se acabaron volviendo contra ellos y lo peor es que a nadie le importa.

Ruiz le pide que le deje solucionar el problema, preguntándole Salah por Issa, que, Stéphane le dice, está mejor, por lo que confía en él, aunque, le dice, no conseguirán evitar la cólera y los gritos.

Solucionado el problema gracias a su mediación, los policías regresan a buscar a Issa para tratar de encontrar al león.

Mientras patrullan tratando de encontrarlo reciben un aviso del avistamiento del león, acercándose a buscarlo y logrando recuperarlo.

Van a devolverlo al circo, entregándoselo al Zorro, pidiéndole a Issa que se disculpe.

Zorro le mete entonces en la jaula del león y coloca al muchacho frente al animal, que se muestra agresivo, amenazando Stéphane con matar al león si no lo saca de allí, consiguiendo que el niño se acabe haciendo pis.

Lo llevan tras ello de regreso al barrio y le piden que diga que se cayó.

Chris le pide a Stéphane que le entregue el video, a lo que se niega, asegurándole que nadie tendrá acceso a él, pero que se lo llevará él, por lo que se pelean, aunque Gwada acepta que se lo lleve.

Chris se enfada y se pone violento, diciendo que está deseando hacer un informe, mientras que él se ha ganado su puesto trabajando, advirtiéndole que si cuelga el video ningún policía volverá a hablarla, mediando Gwada que dice que, aunque les diera el video, si quisiera nadie le impediría hablar.

Tras ese duro día, hay un pequeño periodo de tregua. Cada uno de los policías regresa a sus casas, Chris con su mujer y sus hijas, Gwada con su madre y Stéphane a una casa donde todavía hay cajas sin deshacer, y desde donde llama a su hijo.

También lo hacen los chicos, Issa al descampado donde ahora vive y Buzz observa de lejos las pistas de baloncesto sin poder grabar a las chicas como le pidieron.

El Alcalde recoge a su hermano deficiente y Salah reflexiona, ahora solo, en su bar.

Tras descansar, Stéphane y Gwada se ven en un bar, donde, le dice, él sabe que las armas no se disparan solas, aunque no se lo dijo a Salah.

Gwada le dice que estaba en un ataque de nervios y se le fue la cabeza porque perdió su sangre fría.

Stéphane dice que les vencieron unos críos. Que Issa estaba esposado y pudo haberlo matado y le echa en cara que no pidiera disculpas por seguir las consignas de Chris, asegurándole haber pasado el peor día de su vida.

Gwada le dice que si no funcionaran así se los comerían vivos, pues, de hecho, el BAC nocturno tiene que salir como si fueran Rambo, mientras que a ellos les respetan, diciendo que no es respeto lo que les tienen, sino miedo.

Stéphane le entrega la tarjeta y le pide que haga lo que tenga que hacer con ella.

Al día siguiente vuelven a patrullar y un grupo de chicos les ataca con sus pistolas de agua, siendo esperados más adelante, en el edificio abandonado por Issa y sus amigos.

Observan cómo los van rodeando un grupo de moteros haciendo cabriolas, observando luego cómo un grupo de niños les van siguiendo con sus bicicletas, viendo también a varios grupos llevando carros de supermercado.

Y de pronto aparece Issa junto con varios amigos y se colocan delante del coche, encienden un enorme petardo que lanzan contra el coche.

Salen corriendo hacia ellos y entran en el edificio vacío mientras Stéphane pide refuerzos, viendo cómo, encapuchados, los chicos se lanzan sobre ellos.

Ven cómo les lanzan por las escaleras los carros y otros objetos, mientras que otro grupo de chicos entra y les sorprende por detrás.

Otro grupo de muchachos lanza otro enorme petardo hacia la "oficina" del Alcalde, que sale corriendo tras ellos.

Les siguen lanzando carros y todo tipo de objetos, tratando ellos de parapetarse tras los carros, cuando, de pronto Gwada es sorprendido por detrás por otros chicos que lo golpean y hacen que pierda su lanzador de gases, aunque Chris retiene a uno, aunque deben soltarlo cuando les lanzan otro petardo.

Llega entonces el Alcalde al edificio pasando por delante de toda una multitud de muchachos a los que les pide que se marchen, ya que no les ha dado permiso, viendo cómo ninguno de ellos se mueve.

Llega Issa entonces hasta él y lo golpea, tras lo que una nube de muchachos se lanza sobre él golpeándolo con saña y arrastrándolo por la escalera.

De cuando en cuando les lanzan un fuerte petardo, impactando una botella contra la cabeza de Chris mientras tratan de acceder al ascensor, que no funciona.

Llegan también el Pinzas y uno de sus hombres, viendo cómo una veintena de chicos cubiertos con sus capuchas y mascarillas se lanzan sobre su coche y los golpean, destrozando el vehículo y haciendo explotar finalmente el coche, debiendo huir el Pinzas y su ayudante.

Dentro, los policías tratan de escapar, cargando Gwada y Stéphane con el herido Chris, consiguiendo llegar, tras lanzar una granada de humo, hasta una puerta a la que llaman tratando de conseguir un refugio, aunque dentro se encuentra Buzz, que no les abre.

Acorralados y ya sin salida, Issa aparece ante ellos con un cóctel molotov que enciende, dispuesto a acabar con ellos, apuntándole Stéphane a con su arma mientras le pide que no lo haga, mirándose el uno al otro fijamente a los ojos, hasta que la imagen se congela.

Aparece una frase de Víctor Hugo de "Los Miserables": "Amigos mío, retened esto: no hay malas hierbas ni hombres malos, solo malos labradores".

Calificación: 3
Te cuento la película