Bienvenidos a mi página de resúmenes

Loving Pablo

Loving Pablo (2018) * España / Bulgaria

          También conocida como:
                    - "Pablo Escobar: La traición" (Argentina)
                    - "Escobar: La traición" (México)

Duración: 123 min.

Música: Federico Jusid

Fotografía: Álex Catalán

Guion: Fernando León de Aranoa (Libro: Virginia Vallejo)

Dirección: Fernando León de Aranoa

Intérpretes: Javier Bardem (Pablo Escobar), Penélope Cruz (Virginia Vallejo), Peter Sarsgaard (Shepard), Julieth Restrepo (Victoria Henao), Óscar Jaenada (Santoro), Santiago Soto (Ignacio Castro), Quique Mendosa (Abel Monje), Ariel Sierra (Salvador Martín), Julio Nava (Garza), Juan Sebastián Calero (Carlos Corral), Fredy Yate (Pelado), David Valencia (Santos).

A bordo de un avión de la DEA, Virginia Vallejo indica que ya había abandonado su casa por culpa de un hombre, pero que es la primera vez que tiene que abandonar un país, diciéndole el agente Shepard, cuando le indican que entraron en Estados Unidos, que ya está a salvo.

Lugar desconocido. 1993

Recuerda que antes, cuando viajaba, había docenas de rosas blancas en sus suites y los hombres que la esperaban en las puertas no vestían de uniforme, sino de Armani.

Shepard le explica que va a reunirse con agentes del departamento de Justicia que le informarán del procedimiento a seguir a partir de ese momento, pidiéndole que no salga de la habitación ni se comunique con nadie.

Hacienda Nápoles. Colombia. 1981

Escobar y algunos de sus hombres recorren con su moto la hacienda, cayendo uno de ellos tras toparse con su moto con un caballo, al que deben sacrificar.

Desde una ventana de su imponente mansión, Victoria Henao, la mujer de Pablo observa a su hijo Juan Pablo nadando en su enorme piscina, vigilado por sus matones, señalando ella que le gustaría separar los negocios, de la familia.

Pablo baja a hablar con un gatillero al que le encarga que haga desaparecer su ficha de "Leticia", el juzgado, pues le vincula con el asesinato de dos agentes, aunque sea quemando el edificio, aunque él indica que lo hará la mujer de su primo, que trabaja allí, dándole Pablo 30.000 dólares para gastos.

Virginia acude en su avión privado a la hacienda de Escobar, que le impresiona por su extensión, observando al aterrizar que la pista está fuertemente vigilada por hombres armados, temiendo Virginia que los están secuestrando, pues valen muchísimo dinero.

Hasta entonces, todos habían oído hablar de Pablo, pero ninguno lo conocía. Su nombre encabezaba el listado de jóvenes que habían hecho enormes fortunas en poco tiempo.

Acude a esperarlos el propio Pablo, que les dice que no deben tener miedo, por las armas, pues son por si se escapa algún animal de su zoo.

Pero Virginia le pide que le diga a su anfitrión que no se recibe así a los invitados, diciéndole Pablo que se lo dirá en cuanto lo vea, tras lo que los traslada hacia la mansión, pasando por un espacio enorme donde tiene a tres elefantes.

Virginia comenta a su marido, Víctor, que la casa es gigantesca, aunque no ve al servicio por ningún lado, señalándole su marido un cuarto anexo lleno de personas armadas.

Artistas, empresarios, modelos, periodistas... Toda la gente importante está allí, preguntándose Virgina de dónde saca tanto dinero, indicando su marido que esa es la pregunta que ningún periodistas se atreve a hacerle.

Uno de los hombres de Pablo va a buscarla, pues, le dice, su patrón está deseando hablar con ella, que comprueba que su anfitrión es el hombre que fue a buscarla al avión y que le dice que ya le transmitieron sus quejas y le pide disculpas.

Ella le pregunta qué se celebra, diciendo él que la fundación de una sociedad filantrópica que va a construir 2.000 viviendas para la gente del vertedero.

Nadie lo sabía, pero estaba acudiendo al nacimiento del cartel de Medellín y la coronación de Pablo como su rey y que todo estaba a punto de cambiar tanto en Colombia como en su vida.

Barrio de Moravia. Medellín

Pablo lleva a Virginia y a otros periodistas hasta el vertedero, donde centenares de personas rebuscan, tratando de encontrar algo que vender o comer y desde allí le muestra las 600 primeras casas, que están ya terminando, llamándose allí todos los niños Pablo, en su honor.

Virginia graba un reportaje con él, al que presenta como el Robin Hood paisa, al ser el promotor de la iniciativa "Medellín sin tugurios", reconociendo Virginia que en ese momento decidió que no le importaba cómo conseguía el dinero, solo cómo lo utilizaba.

La invita a un lujoso restaurante, observando cómo la admiran todos, contándole ella que su marido es cirujano plástico y que, aunque está separada, no quiere concederle el divorcio, a lo que Pablo le asegura que eso se puede arreglar, pues no le gusta estar con mujeres casadas, asegurándole que la próxima vez que se vean estará divorciada.

En efecto unos días más tarde avisan a Virginia poco antes de iniciar su programa, de que ha llamado su abogado para decir que su marido firmó el divorcio.

Lo cierto es que lo hizo después de que varios matones de Escobar irrumpieran en su quirófano mientras operaba, y lo sacaran violentamente.

Para celebrar su libertad, Pablo la lleva a una isla paradisiaca, ignorando ella que el viaje era un pretexto para asistir a un congreso de narcotraficantes, en la que Pablo la exhibía como un trofeo, siendo la única periodista con acceso a esa cumbre en la que los narcos se repartieron los Estados Unidos: Florida para el cartel de Medellín, Nueva York para el de Cali.

Florida. USA. 1982

Unos policías transmiten por radio que están en un atasco en la Autopista 75.

El atasco lo ha provocado un enorme camón atravesado en medio de esta cerca de la salida de Tampa, viendo los policías cómo un bimotor planea sobre sus cabezas y utiliza la autopista como pista de aterrizaje, acercándose decenas de personas hasta el mismo para cargar con enormes fardos de cocaína.

A estos los llamaban los Santos, pues lograban el milagro de la multiplicación, ya que, si un kilo de coca vale en su origen en Colombia 7.000 dólares, en Estados Unidos, tras cortarla y añadirle lactosa, se convierte en 3 kilos, que allí valen 50.000.

Reagan da un mensaje de alarma al ver cómo entra la coca en su país, siendo recibido el Agente Shepard en la Casa Blanca, donde le presentan a Velarde, un representante del gobierno colombiano.

Están alarmados porque la coca no es ya la droga de la jet set y alcanza a las clases medias al entrar sin control procedente en un 80% de Colombia, por lo que intentan reactivar un antiguo tratado bilateral de extradición, en virtud del cual les entregarán a los narcos para que los juzguen allí, pues en Colombia sobornan a los jueces o los matan, encargándole a él que supervise el proceso.

Alarmados, los abogados señalan que se podría apelar por inconstitucional, pero Escobar cree que es mejor acabar con el tratado desde las instituciones sobornando a ambos bandos, pues cree que la política y la democracia son cuestión de dinero y ellos lo tienen.

Pagarán a los candidatos de ambos bandos para asegurarse de ganar, y sus aviones llevaban a los candidatos a sus actos por el día y volaban a Estados Unidos por la noche.

Exigen que den competencia al Tribunal Supremo para cuestionar la constitucionalidad del Tratado de Extradición y donan a cambio 25 millones de pesos.

Su mujer lo cuestiona. Dice que les va bien así y tienen suficiente, pero él quiere llegar al Congreso, pues quiere respeto además de dinero y que su hijo esté orgulloso de él.

Le pregunta a Victoria si quiere ser primera dama, diciendo que quiere ser la única dama, pidiéndole que corte con Virginia, prometiéndole él que ya se acabó.

Pero no es cierto. Seguirá acostándose con ella, pudiendo ver la propia Victoria, cómo ella está presente también en los mítines de Pablo en Medellín.

El recuento de votos confirma su elección como congresista.

Cámara de Representantes. Bogotá. 20 de julio de 1982

Se le deniega la entrada el primer día que asiste al Congreso por no llevar corbata, ofreciéndosele decenas de ellas por los que le rodean, cogiendo una cualquiera.

A punto de viajar a Estados Unidos, Virginia observa cómo Escobar esconde un montón de dinero en su maleta, pidiendo ella que no la ponga en peligro.

Pablo la tranquiliza y le dice que no tiene nada que ver con sus negocios, que es un regalo para ella, pidiéndole que lo declare todo al llegar a la aduana, pues en Estados Unidos vigilan la salida, pero no la entrada de dinero, siendo tal la cantidad que decide sacar la ropa de la maleta, pues no le cabe todo lo que desea meter.

Pablo le explica a su hijo Juan Pablo que ellos trabajan con la coca, pero no la toman y si alguien se la ofrece debe decir que no, tal como dice Nancy Reagan.

Nueva York. Séptima Avenida. 1983

Shepard aborda a Virginia en su hotel, afirmando ella sentirse decepcionada tras ver que no le interesa ella, sino Pablo, respondiéndole a Shepard a sus preguntas que Escobar es un representante electo del gobierno y la DEA no tiene potestad sobre él y les acusa de que les importa más que el dinero salga de su país, que la droga, pues con la mafia italiana no actúan porque su dinero no sale del país y se niega a seguir hablando, aunque le asegura a Shepard que habría aceptado su copa aún sin la placa.

Cuando regresa a Medellín le cuentan que el Congreso estudia revocar el nombramiento de Escobar a petición del Ministro de Justicia.

Escobar le responde en el Congreso que ni él mismo cree en la justicia que representa y pretende que otro país la aplique, por lo que cree, debería ser él quien dimita.

Le dice además que le acusa sin pruebas de que su dinero procede del narcotráfico, y le pide que sea él quien explique el origen del dinero que sirvió para financiar su campaña, asegurando disponer de pruebas sólidas contra él.

Victoria le pide que dimita antes de que le echen, a lo que él se niega nuevamente.

Ella le cuenta entonces que está embarazada y no quiere que su hijo sufra.

Recibe entonces una llamada en que le advierten de que "El Espectador" publicó en portada los pecados de juventud de Pablo, respaldando las acusaciones del Ministro, incluyendo su implicación en el asesinato de dos policías en Leticia, ya que el hombre encargado de limpiar su expediente se dedicó a malgastar su dinero y no cumplió su objetivo, haciendo Escobar que acaben con él, para lo que atan un perro a su espalda al que golpean, haciendo que este muerda al gatillero en el cuello hasta acabar con él.

Pablo ordena retirar cada ejemplar, pagando 500 pesos por cada uno.

Decide tras ello acabar con el Ministro desoyendo a algunos colaboradores que le dicen que no se puede hacer eso.

Pablo les pide que pongan cada uno 10 millones de pesos para gastos, asegurándose así que estarán todos comprometidos, aunque el responsable de Cali le dice que allí no mezclan la sangre con los negocios, pues complica las cosas, por lo que se reúnen para deliberar mientras Pablo se da un baño, y cuando uno de sus guardaespaldas le pregunta si los otros están decidiendo él le responde: "eso creen".

Un día, mientras cenan, él le entrega una caja a Virginia, observando cuando la abre que no hay en ella una joya, sino una pistola con la culata de nácar, regalo que ella rechaza y que él pide que coja, pues, le asegura, las cosas se van a torcer mucho y que si la atrapan la violarán soldados que llevarán de la selva y la destrozarán y la dejarán desangrarse, y por eso es mejor que coja la pistola, diciéndole que si van tres hombres dispare al que esté más cerca, pero si son más es mejor que se mate ella.

Escuela de sicarios de la Motocicleta. Rancho Sabaneta

Los narcos daban a los jóvenes de las comunas la educación que el estado no podía darles y no les importaba morir si a cambio podían dejarle 20.000 pesos a su madre, pues era más de lo que ganarían en toda su vida.

En Sabaneta se entrenan para disparar a objetivos móviles desde su motocicleta y se preparan para matar, pero también para morir.

Una motocicleta con dos de ellos se acerca al coche del ministro de Justicia con el que acaban de un disparo por detrás.

Virginia debe interrumpir su programa para dar paso a la noticia del asesinato de Lara Bonilla, algo que el presidente califica de crimen contra la humanidad y declara el estado de sitio y promete activar el tratado de extradición.

Victoria, ya en avanzado estado de gestación escucha la noticia y llora.

Panamá. 29 de mayo de 1984

El cartel se reúne con una delegación del gobierno encabezada por el expresidente Michelsen, aunque indican, no debe trascender el conocimiento del gobierno.

Los narcotraficantes hacen una extraordinario oferta al gobierno: repatriarán el 80% de sus fondos en el extranjero para impulsar la economía nacional y pagarán la deuda externa del país, estimada en 12.000 millones de dólares, a cambio de la amnistía y de la garantía de no ser extraditados por ninguna actividad ilícita cometida hasta la fecha.

Michelsen dice que no pueden negociar la extradición sin la participación de sus socios norteamericanos, pero Pablo insiste en que debe revocarse el tratado, pues la otra opción es la guerra, que indica, siempre gana quien tiene más dinero.

Pablo no pudo mantener su palabra con su mujer, y su hija nació fuera de Colombia, tomando represalias contra quienes pensaba que tenían la culpa de su situación, como el redactor jefe del diario que publicó su pasado.

Una noche, tras llegar del trabajo a su casa, Virginia se encuentra allí a Pablo.

Al ver su fría actitud, él le pregunta si se ve con otro y le recuerda que la escucha, diciendo ella que entonces habrá escuchado las amenazas, pues desde el asesinato del Ministro no paran de amenazarla.

Él le dice que lo del Ministro fue culpa de este, como será culpa del gobierno lo que le va a pasar al país, pues los que están en situación de ser extraditados van a lanzar un mensaje al gobierno, a los jueces y a los periodistas.

Ella lamenta que no haga caso a nadie, asegurándole que está perdiendo la cabeza y va derecho al suicidio, recordándole él que ella debe ser su biógrafa, diciéndole ella que si la escribe no quedará nadie para leerla.

Él trata de besarla, pero Virginia lo rechaza.

Un coche fúnebre llega hasta un chalet llevando un ataúd, diciéndoles el dueño que se han equivocado, diciéndoles ellos que no, ya que esa es esa la casa del juez Alarcón y que es un regalo de parte de Pablo Escobar, sufriendo el juez un infarto.

Escobar se indigna al ver un pasquín donde ofrecen por la información para capturarle tan solo 1.000 millones de pesos.

Pablo decide repartir armas en las comunas, ofreciendo 2.000 dólares por cada policía muerto y 5.000 por cada sargento, 10.000 por cada teniente, 20.000 por cada capitán y 50.000 por cada mayor, bastando para cobrar con llevar la placa del agente muerto.

El gobierno contraataca utilizando paramilitares que acuden a las comunas, y acaban con 10 personas por cada policía muerto, pues ven en cada joven un futuro sicario.

Cuartel General del Bloque de Búsqueda. Medellín

El gobierno crea una unidad especial para capturar a Escobar, formando a 500 hombres, todos llegados de Bogotá, ya que no se fían de los hombres de Medellín, llevándose desde allí incluso la comida para evitar ser envenenados.

Pero Shepard y la DEA señalan que el tratado no está funcionando, ya que no les envían a nadie para ser juzgado, por lo que piensa que tendrán que ir ellos a buscarlos allí.

Poseen equipos de rastreo sofisticados aportados por la DEA. Receptores capaces de captar la señal en un radio de 200 metros y salta una alarma cada vez alguien cree ver a Pablo, pero no sirve de nada, pues los jóvenes sicarios llaman asegurando haberlo visto a la vez en cada punto de la ciudad.

Entretanto, los dirigentes de la televisión despiden a Virginia con la excusa de que tienen nuevos socios que exigen cambios, por lo que han decidido sustituirla, amenazando ella con pedirle a Pablo que vuelen el edificio con él y su familia dentro.

Cuando sale, ve fuera a Shepard al que le cuenta que quizá acepte una oferta para una cadena de Florida, pero Shepard, que rechaza sus coqueteos le dice que cuando caiga, la arrastrará con él, y de hecho nadie querrá contratarla ya y tendrá que dedicarse a otra cosa, pidiéndole él ayuda a cambio de protección, aunque ella cree que Pablo la encontraría fuera donde fuera, observando cómo, de hecho, alguien pagó ya la cuenta, y aunque Shepard trata de detenerlos logran escapar.

Pablo le pregunta por el gringo, quejándose ella de que la siga, preguntando él si tiene algo que ocultar, pidiendo ella que no la siga ni la llame, pues le ha arruinado la vida, pues la han despedido y la gente la rehúye y no quieren acercarse a ella, aunque Pablo le dice que sabe que dice eso porque cree que lo escuchan y para simular que han roto, insistiendo ella en que acabaron y que no tiene nada que ver con ese psicópata.

Pablo tenía amantes adolescentes de las comunas, entregadas por sus familias por unos miles de pesos, aunque no era fácil que lo mantuvieran en secreto y cuando hablaban, el Bloque de Búsqueda actuaba, estando de hecho sus helicópteros a punto de acabar con él, que tuvo que salir desnudo corriendo mientras sus hombres soltaban palomas para evitar la visión desde el helicóptero.

Monje, encargado de las finanzas del cártel, manifiesta su inquietud al ver que las rutas de Miami empiezan a estar mal y comienzan los de Cali a adueñarse de su territorio, indicando que no pueden financiar la guerra si el negocio no funciona.

Pero Monje es abatido, cayendo con él el área financiera del cártel, y poco después, con la de Garza, el ala más dura, al perder sus hombres más fuertes, ya solo podía huir.

1989

Pablo llama a una emisora e indica que lleva años buscando la paz, pero solo encuentra violencia, por lo que ha decidido declarar la guerra total contra el gobierno y el aparato político. Y que ya no usarán plomo, sino dinamita.

Virginia acude a una entrevista en una televisión en Miami, aunque sin resultados.

Aeropuerto Internacional de Miami

Allí es interceptada por dos agentes de la CIA, llegando en ese momento un aviso de cierre del aeropuerto en Bogotá tras explotar un avión de Avianca en pleno vuelo.

Tras las primeras bombas, el país pide mano dura contra Pablo. Pero tras una docena de bombas piden que le den lo que quiera.

Embajada de Estados Unidos en Bogotá

Un colaborador de Shepard ve el listado de las 107 víctimas del vuelo de Avianca, y entre ellos una persona de su promoción. Un matrimonio americano.

Con esa información Shepard va a ver al embajador y le dice que como había dos americanos en el avión, hay una directiva que autoriza la intervención en suelo extranjero para garantizar la seguridad de los ciudadanos americanos.

Pero no será preciso. Pablo ha llegado a un acuerdo con los negociadores. Ha accedido a entregarse a cambio de revocar el tratado de extradición.

Prisión La Catedral. Medellín. 19 de junio de 1991

Se presenta la prisión a los medios como un lugar un tanto inhóspito.

Pero Pablo puso una condición más para entregarse. Él aportaba la prisión. Cedió el terreno a través de un testaferro para que la construyeran en él, habiendo un anexo totalmente de lujo que es donde realmente él estará alojado, asegurando necesitar un lugar seguro para reorganizar su negocio.

Allí se reúne con sus colaboradores y pide que todo el que mueva algo de droga pague un 20%, y si no aceptan sus condiciones morirán.

Santoro le advierte que eso no gustará, pues los de Cali solo piden un 5%.

Futbolistas de la liga profesional colombiana subían hasta la prisión para jugar con los narcos y el partido no terminaba hasta que el patrón ganaba.

Les esperaba tras ello una fiesta para la que llegan prostitutas, "trabajadoras sociales", que se cruzaban el domingo en su autobús, con los coches de los familiares de los presos, que dedicaban ese día a la familia.

Manuela, su hija, le cuenta que su madre no para de llorar y que le dice que no puede salir de allí, asegurándole él que puede entrar y salir cuando quiera y trata de demostrárselo, diciendo que la va a llevar a comprar un helado de fresa.

Los vigilantes le van abriendo las puertas, pero cuando llega afuera y pide las llaves de un coche, los vigilantes y soldados le apuntan, comprobando que no puede hacer lo que desea y llora de rabia.

A Virginia le vetan los medios y cancelan sus contratos publicitarios, viéndose obligada a vender su casa para pagar deudas y a alquilar un apartamento en El Nogal, donde vivía una primera dama, esperando que sus guardaespaldas cuidaran también de ella.

Le instalan un nuevo número de teléfono, pero nada más instalarlo suena, por lo que no logra librarse de las amenazas.

Acude a la prisión / mansión de Pablo y le pregunta si en lo que a él respecta puede estar tranquila, diciéndole Pablo que nadie mataría a su biógrafa.

Ella le cuenta que vive aterrorizada y que su teléfono no para de sonar con amenazas y le pide que diga a todos que ya no están juntos, quejándose de estar arruinada y de que no la contratan por su culpa, por lo que le pide 80.000 dólares para irse a Europa.

Él le dice que no tiene su dinero y que además es su biógrafa y debe quedarse.

Ella pasa entonces a la amenaza. Le dice que vio cosas mientras estaba con él, para de inmediato negar que vaya a hacerlo, diciéndole que está desesperada.

Él le dice que la protegerá para que tenga una vida larga, pero que será una vida de mierda porque nadie se atreverá a acercarse a ella por temor a que los mate.

Pablo recibe a Santoro y a Hermosilla y se queja de que no le están pagando la cantidad acordada, cuando él fue quien les confió la ruta Fany, pues le dan solo 50.000 dólares en vez de los 250.000 acordados y además tontean con los de Cali, diciendo ellos que el negocio cambió y tuvieron varias incautaciones.

Pero Escobar no quiere negociar, sino exigir su dinero y dar una lección, por lo que acaba con ellos de forma salvaje, con una motosierra.

Los asesinatos de la Catedral fueron conocidos por los medios y se acusó al gobierno de complicidad, por lo que deciden trasladar a Pablo a una prisión militar.

21 de julio de 1992

Las fuerzas armadas entran en prisión y aunque la verja estaba electrificada, el interruptor estaba en la habitación de Pablo, no encontrando ya los militares a nadie.

Los suyos comienzan a darles la espalda después de lo de Santoro y Hermosilla, pues si a esos hombres de su confianza les hizo eso temen lo que les pueda pasar a ellos y se pasan a los de Cali, y otros muchos de sus antiguos socios se pasan al gobierno a cambio de la limpieza de sus expedientes.

Prisión de Itagüí, Medellín

Docenas de narcos deseosos de hacerle frente son liberados y estos junto con miembros de cárteles rivales y grupos paramilitares junto con las fuerzas militares apoyadas por la DEA y la CIA crean una partida de caza.

Empiezan a caer sus colaboradores, sus abogados y sicarios. Contables y familiares aparecen muertos por todo Medellín, amontonándose sus cadáveres junto con carteles en que se indica que murieron por colaborar con Pablo Escobar.

Cae todo el que tuvo algún contacto con él.

Virginia trata de vender unas joyas cuando de pronto ve cómo se acercan unos hombres que empiezan a golpear el cristal de la joyería y disparan, aunque afortunadamente el cristal blindado resiste.

Manuela, la hija de Escobar se prepara para bailar en la función escolar, pero Victoria le dice a Pablo que no podrá hacerlo, pues los padres votaron en contra por temor a que sus enemigos vuelen la escuela, decidiendo Pablo que ella y los niños salgan del país.

Virginia va por fin a hablar con Shepard al que recomienda que no permita que salga su familia, pues si esta se va, será libre para destruirlo todo, y son su punto débil.

Pero Pablo ha hecho un trato con la fiscalía. Cuando su familia esté fuera, se entregará.

Aeropuerto de El Dorado. Bogotá

La familia de Escobar llega a Bogotá desde Colonia, al denegar el gobierno alemán la petición de asilo, trasladándolos a un edificio de apartamentos acordonado por la policía.

2 de diciembre de 1992

Desde un apartamento contiguo, los miembros de la DEA escuchan la llamada de Pablo a su esposa, que le cuenta que los han tratado bien.

Un furgón recorre las calles de Los Olivos, donde creen se esconde, tratando de rastrear su llamada, que realiza desde un teléfono militar, aunque sospechando que le escuchan los amenaza a ellos y su familia, pidiéndole Victoria que no vuelva a llamar.

Pero vuelve hacerlo, cogiendo el teléfono en esta ocasión Manuela, a la que le asegura que podrá actuar y que irá a verla.

La furgoneta capta la señal y salen de inmediato decenas de coches policiales y militares, perfilándose cada vez mejor la señal, hasta un punto en que consiguen ver a Pablo hablando, por una ventana, mientras le dice a Juan Pablo, su hijo que tome unas notas para la prensa, cargando contra el fiscal por no haber cumplido con su palabra debido a la presión de sus enemigos pese a que había aceptado entregarse en cuanto ellos estuvieran en el extranjero, pero no cumplieron su parte.

Mientras habla, docenas de militares rodean el cuchitril en que se esconde, mientras recuerda a su hijo que debe hacerse respetar, y que si no le respetan, al menos que le teman, mientras los soldados de élite apuntan directamente contra su puerta.

Él escucha ruidos cuando colocan un detonador en su puerta y se prepara para huir por la ventana con el Pelado, aún descalzo, y cuando la puerta revienta, comienza un tiroteo, acabando los cuerpos de Escobar y su sicario en el tejado, hasta que desde las azoteas cercanas se grita "Viva Colombia", ante lo que en la sede de la DEA se felicitan por el éxito.

En televisión se hacen eco de la noticia y Shepard le pide a Virginia que se prepare.

Más tarde, le pregunta si todavía le ama, diciendo ella que ama a Pablo, pero odia a Escobar.

Le pregunta si estaría dispuesta a testificar ante un juez federal, diciendo ella que le pidió que contara su historia, pero que no dijo ante quién.

Calificación: 3