Bienvenidos a mi página de resúmenes

Mad Max: Furia en la carretera

Mad Max: Fury road (2015) * Australia / USA / Sudáfrica

          También conocida como:
                    - "Mad Max: Furia en el camino" (Hispanoamérica)

Duración: 120 Min.

Música: Junkie XL

Fotografía: John Seale

Guion: Nick Lathouris, Brendan McCarthy, George Miller

Dirección: Gerorge Miller

Intérpretes: Tom Hardy (Max Rockatansky), Charlize Theron (Imperator Furiosa), Nicholas Hoult (Nux), Hugh Keays-Byrne (Immortan Joe), Josh Helman (Slit), Rosie Huntington-Whiteley (Splendid Angharad), Nathan Jones (Rictus Erectus), Zoë Kravitz (Toast), Riley Keough (Capable), Abbey Lee Kershaw (Dag), Courtney Eaton (Cheedo), John Howard (Comehombres), Richard Carter (Bullet Farmer).

Después de un terrible conflicto termonuclear, la tierra se volvió ácida, siendo continuas las guerras por el combustible y por el agua.

En ese mundo, Max Rockatansky, un antiguo policía, se ha convertido en un guerrero de la carretera que trata de hacer justicia para acallar las voces de su hija y de su mujer que resuenan en su cabeza pidiendo ayuda y a las que no pudo salvar y que asegura que su mundo es fuego y sangre.

Max conduce su viejo vehículo policial por el desierto, huyendo de vivos y muertos, siendo su único instinto sobrevivir, cuando empieza a ser perseguido por los luchadores Kamicafres, soldados que muestran en sus cuerpos las secuelas de las radiaciones, pues están pálidos y tienen grandes ampollas, que tras dispararle consiguen detenerle al hacer que vuelque su coche.

Lo llevan hasta su guarida, y tras cortar sus melenas y afeitarle, le tatúan la espalda para ser utilizado como una bolsa de sangre, escribiendo que es 0 Negativo. Alto octanaje. Donante universal.

Pero cuando tratan de marcarlo con un hierro candente que muestra una calavera rodeada de llamas, reacciona violentamente y consigue liberarse y huye, aunque perseguido por decenas de carroñeros

En su huida vuelven a su cabeza las imágenes de su hija, lo que le hace perder por un momento el control, siendo finalmente alcanzado.

Inmortan Joe, es ya un anciano cubierto de furúnculos, por lo que deben cubrir su cuerpo con polvos blancos, y utiliza una armadura transparente a prueba de balas y que le da un aspecto musculoso, respirando a través de una máscara que simula un esqueleto de aspecto feroz al estar hecha con dientes de caballo, el cual, pese a sus problemas de salud gobierna la Ciudadela con la ayuda de los luchadores Kamicafres, que le adoran y están siempre dispuestos a dar su vida por él para poder llegar al Valhalla.

Controla también a todos los desarrapados que habitan la ciudad al tener en sus manos el control del agua y la comida, que les hace llegar en pequeñas dosis, por lo que tiene un control absoluto que le permite ser aclamado y temido.

Dispone además de un grupo de mujeres que producen leche materna.

Inmortan Joe anuncia la partida de un convoy dirigido por Imperator Furiosa, que conduce un enorme camión cisterna, hacia la Ciudad de la Gasolina y el Criadero de Balas, para intercambiar el agua por sus productos, y para celebrarlo deja caer sobre sus súbditos las cataratas de agua que ellos tratan de recoger en sus sucios cuencos, peleándose por ella, aunque él les pide que no se vuelvan adictos al agua, pues de lo contrario sufrirán con su ausencia.

Pero tras unos kilómetros, observan cómo Imperator Furiosa desvía su camino y en vez de dirigirse a la ciudad de la gasolina o al criadero de balas, va hacia el este.

Desde la Ciudadela, Corpus Collossus, hijo mayor de Inmortan Joe, que tiene un cuerpo de niño, pero es adulto y muy inteligente observa el movimiento del convoy dirigiéndose a territorio hostil y avisa a su padre.

Este atraviesa un enorme invernadero donde crece la comida con la que domina a sus súbditos para llegar a lo que parece una caja fuerte, tras cuya puerta hay una enorme cámara donde retenía a sus cinco esposas, las mujeres más sanas y con las que esperaba perpetuar su imperio haciéndolas madres y a las que mantenía allí también a salvo entre otros de su hijo Rictus Erectus.

Ve que ya no están allí, encontrando en su lugar escritos que dicen: "Nuestros hijos no serán señores de la guerra" o "¿Quién mató al mundo?". Solo queda allí una anciana que le dice que nadie puede ser dueño de un ser humano.

Muy enfadado, al ver que Furiosa se llevó a sus mejores reproductoras, Inmortan Joe lanzará a todo un ejército para recuperarlas.

Entre los guerreros se encuentra Nux, que está muy débil, pero que no quiere desaprovechar la oportunidad de ganarse el derecho a entrar en el Valhalla, por lo que no permite que le sustituya en la conducción Slit, su lancero, llevando con él a Max, su bolsa de sangre para nutrirse y aguantar la batalla.

Atan a Max en la parte delantera de su vehículo como si de un mascarón de proa se tratase, partiendo todos los guerreros hacia Furiosa, mientras envían bengalas a la Ciudad de la Gasolina y el Criadero de balas para que se unan a ellos.

Con vehículos más ligeros que el camión, consiguen llegar a la altura de Furiosa, comenzando las escaramuzas entre ellos, consiguiendo deshacerse de algunos de sus perseguidores, dirigiéndose con el camión hasta una tormenta de arena.

Logra así despistar a sus enemigos, algunos de los cuales desaparecen por causa de la tormenta. Pero Nux consigue ir tras ella, colocando ahora a Max en la parte trasera para hacer contrapeso, y trata de destruir el camión aún a costa de sacrificar su vida, para lo que se coloca frente al camión y suelta gasolina, tras lo que enciende una bengala, aunque en el último momento Max consigue desatarse y arrancársela, evitando la explosión y el choque, aunque vuelcan en medio de la tormenta.

Cuando desaparece esta, Max despierta y ve que se encuentra sujeto a Nux por una cadena, por lo que intenta volarle el brazo de un disparo, aunque el arma no funciona.

Escucha un motor en la lejanía, por lo que decide acercarse hasta el lugar de donde proviene el ruido cargando con Nux y con la puerta del coche, llegando así hasta el camión, que quedó atascado en la arena.

Observa que se trata de seis mujeres. Furiosa y las cinco esposas de Inmortan Joe, que han aprovechado el parón para deshacerse de sus cinturones de castidad y que, pese a ver que Max va armado aseguran que no volverán.

Max les pide agua, llevándole la manguera Angharad, ya en un estado de gestación muy avanzado, y le pide luego a Dag que le corte la cadena, aprovechando el momento Furiosa para atacarlo, viendo que estaba apuntándoles con un arma que no funciona, luchando él con eficacia pese a estar cargado con la puerta del coche, que acaba utilizando como escudo.

Nux vuelve en sí y se enfrenta a Max y a Furiosa, consiguiendo dominarlo Max tras quitarle el arma.

Nux cree que será su aliado y se pone muy contento por haber logrado atraparlas vivas, pero Max solo desea escapar, por lo que sube él solo al camión y se marcha para ver cómo solo unos metros más adelante se para de nuevo el vehículo, llegando enseguida Furiosa y las mujeres, informándole la conductora que tuvo un corte de encendido cuya secuencia programó ella, por lo que es la única que puede conducirlo.

Max accede a que suba, aunque ella sola, diciendo Furiosa que no lo hará sin ellas, decidiendo él esperar a que cambie de opinión hasta que Furiosa le hace ver que, aunque sin querer, hirió a una de las esposas de Inmortan Joe, que estará muy enfadado y calcula que les sacan solo 5 minutos, ante lo que accede a que suban, no viendo cómo Nux se cuela también en el camión.

Max les quita todas las armas que llevaban e, observando tras reanudar la huida que entre los perseguidores están ahora los de la ciudad de la gasolina, barracudas, llameadores y el mismo "Comehombres".

Mientras él sigue tratando de quitarse la máscara que le pusieron, notan que algo lastra su marcha, pensando que es el tanque trasero, yendo Max para comprobar que fue desconectado, sin saber que lo hizo Nux, que aprovecha mientras él lo conecta para llegar hasta la cabina.

Cuando Max regresa a la cabina, ya sin la máscara ve que las chicas lograron retener a Nux, con el que Furiosa se dispone a acabar, impidiéndoselo las otras mujeres, que le recuerdan que acordaron no matar por matar, expulsándolo del camión.

Ven que por el otro lado se les acercan desde el Criadero de balas

Se acercan a un cañón, donde les espera una banda motorizada con la que Furiosa hizo un trato. Ella les entregará gasolina y ellos les protegerán, pero las mujeres deben ocultarse, pues tiene que parecer que va sola, pidiéndole a Max que conduzca él.

Baja ella para decirles que tiene sus 11.000 litros de gasolina, quejándose ellos de que la persiguen demasiados vehículos, aunque cumplirán su trato y tratarán de detenerlos provocando una explosión que cierra el paso a sus perseguidores.

Furiosa, que aún ignora el nombre de Max le grita "imbécil", y este arranca, como acordaron, subiendo ella en marcha, mientras les persiguen los motoristas para exigir su pago.

Mientras los guerreros tratan de desescombrar la entrada, Nux se dirige a Inmortan Joe para decirle que él estuvo ya en el camión y le ayudará a acabar con Furiosa, logrando su vehículo sortear, por su potencia, los escombros y perseguirlos.

Huyen mientras los motoristas les lanzan granadas saltando sobre ellos, aunque van deshaciéndose de ellos cuando el tanque auxiliar se suelta y explota.

Alcanzados por Inmortan Joe, aunque no se atreven a disparar, pues asoma Espléndida Angharad y le muestra su vientre, que Inmortan Joe indica, es de su propiedad.

Nux se ofrece a saltar al camión y clavarle algo que mantenga a Furiosa con vida para él, aunque él le pide que le meta una bala en la cabeza.

Salta en efecto al camión, pero por culpa de una cadena tropieza y pierde el arma.

Rictus, con una lanza, consigue bloquearle el volante y arrancárselo.

Entretanto, Angharad cae accidentalmente del camión siendo atropellada por el coche de Inmortan Joe, que vuelca

El resto de las mujeres le piden a Max que vuelva a por ella, aunque él se niega, pues dice, le pasaron por encima, por lo que deciden seguir adelante pese a que no saben dónde está el Paraje Verde.

Durante una de las paradas, Cheedo, otra de las mujeres escapa y dice que está segura de que Inmortan Joe las perdonará, debiendo retenerla las otras chicas.

Cuando continúan su camino, la pelirroja Capable, va hacia la parte de atrás para vigilar a sus perseguidores, encontrando allí a Nux, que llora desconsolado, pues Joe lo vio fracasar y lo llamó mediocre, viendo además cómo su bolsa de sangre conducía el camión que acabó con su esposa, estando desolado, pues se le cerraron las puertas del Valhalla, donde dice, están los inmortales y los Mcníficos de todos los tiempos.

Ella trata de consolarle, pues dice, creía estar llamado a hacer algo grande.

Acaban internándose en un barrizal, donde se quedan atascados, acercándoseles los perseguidores a toda velocidad.

Max decide colocar minas mientras tratan de sacar el camión, para retrasar a sus perseguidores, consiguiendo, en efecto que las primeras unidades del convoy salten por los aires, antes de quedar los demás, también paralizados, lo que hace que se queje Comehombres de la misión, que se debe al empeño de Inmortan Joe de tener un heredero saludable, habiéndoles costado ya la persecución 30.000 unidades de gasolina , 19 botes de nitro, 12 motos de combate y 7 vehículos.

Además, Splendid Angharad está muy mal. Sacan a su bebé, pero muerto. Hubiera sobrevivido de nacer un mes más tarde, enojándose sobremanera Inmortan Joe y Rictus, al ver que ha perdido a un hermano que hubiera nacido sano.

Entretanto Max y Furiosa tratan de salir del lodazal, lográndolo gracias a la puerta del coche, que colocan bajo las ruedas, aunque enseguida vuelven a quedar encallados, ofreciéndose Nux para ayudarlos como conductor, y ocurriéndosele impulsar el camión gracias a una cadena con la que rodearán un viejo árbol.

Se les acerca el vehículo del criadero de balas, adaptado para esa superficie, por lo que deberán abatirlo, no atreviéndose Max a disparar, haciéndolo Furiosa, que acierta en la luz del coche perseguidor, dejando ciego a su conductor.

Aunque a ciegas, les disparan, poniendo en riesgo sus vidas mientras el camión comienza a avanzar lentamente, aunque, debido a su peso, el árbol comienza a ceder, aunque antes de que caiga del todo consiguen salir del lodazal.

Pero los motores están demasiado calientes. Max les pide que avancen medio kilómetro y si, para cuando se enfríen los motores no ha vuelto, que se marchen sin él, dirigiéndose él en la oscuridad hacia sus enemigos para contraatacar.

Desde el camión ven una fuerte explosión, apareciendo Max poco después llevándole a Nux el volante del vehículo enemigo, que coloca en el camón, y un cargamento de armas y municiones, de las que ya estaban escasos.

Continúan su avance por el terreno desértico, preguntándole Max a Furiosa cómo sabe que ese sitio existe, diciendo que ella nació allí, pero la robaron de niña. Le dice también que ha hecho eso muchas veces, pero nunca en un camión de guerra, diciéndole que las mujeres buscan la esperanza y ella, la redención.

Por la mañana pasan junto a una vieja torre de extracción, encima de la cual hay una mujer desnuda, la Valkiria, que grita pidiendo ayuda, pensando Max que es una trampa.

Pero Furiosa sale para comprobarlo y le grita diciendo que ella es una Vulvalini, como ellas, hija de Mary Jabassa.

Aparecen entonces un grupo de mujeres en motos, a las que se presenta, reconociéndola ellas como una de su clan y le preguntan por su madre, que les dice, murió al tercer día.

Les cuenta que viene de la Ciudadela, observando curiosas las Vulvalini a las mujeres que la acompañan, sorprendidas por la suavidad de su piel y por conservar sus dientes.

Furiosa les dice que está deseando que esas mujeres conozcan su hogar, diciéndoles las mujeres que si vienen del Oeste debieron pasar por delante del Paraje Verde, que ya no existe como tal, pues el agua estaba podrida y la tierra envenenada y tuvieron que abandonarlo, siendo el lugar, el lodazal por el que pasaron, al que llegaron los cuervos y no podían ya cultivar nada, quedando solo ellas, que vagan cargadas de semillas tratando de encontrar un lugar donde poder plantarlas y afincarse, aunque sin éxito.

Furiosa se arrodilla desesperada y desesperanzada y grita al enterarse de ello.

Tras meditar sobre las opciones que les quedan, Furiosa habla con Max.

Le expone que si dejan atrás el camión y cargan las motos tendrían para conducir durante 160 días y él tendrá la suya propia, pudiendo, si lo desea ir con ellas, aunque él afirma preferir ir por libre, pues considera que la esperanza es lo peor y si no aceptas que todo está roto acabas loco.

Pero tras separarse avanza hacia ellas y les sugiere que lo mejor es regresar a la Ciudadela, ya que allí hay vegetación y agua en abundancia. De hecho, es el único lugar donde el agua, que sacan de la tierra, no está contaminada y la llaman aqua cola.

A Furiosa le parece una locura y una rendición, pero Max le hace ver que en la Ciudadela quedan solo cachorros y soldados enfermos, y a los demás podrán bloquearlos si regresan por el cañón, volándolo tras pasar ellos, con el tanque del camión, y una vez en la ciudadela, cuando vean a Nux, pensarán que va a devolver lo robado.

Les indica además que, si siguen adelante, verán, tras 160 días que lo único que siguen viendo es sal, mientras que volviendo pueden hallar la redención.

Perdidas en el desierto, las tropas de Inmortan Joe ven cómo el camión de guerra va en dirección contraria, dándose cuenta de que regresan a la Ciudadela desguarnecida, por lo que reinician de inmediato la marcha tras ellos, alcanzándolos al ser más ligeros, ya que el camión tiene un motor roto y el segundo al límite, tratando Max y Nux de arreglarlo, mientras para retrasar su marcha, les enganchan arpones y arados, saliendo Max a cortar las cadenas con los que los engancharon.

La lucha es cada vez más encarnizada y logran enganchar el cuello de furiosa desde arriba, y acabar con varias de las Vulvalini, que luchan con ellos denodadamente.

Un lancero logra llevarse a Toast, otra de las esposas.

Max recibe un flechazo en su cabeza, pero la para con su mano, y luego está a punto de caer del camión, sujetándolo Furiosa, que logra agarrarlo del pie, aunque también ella está herida.

Rodeados por todas partes, Nux consigue arreglar el motor estropeado y consiguen ir a mayor velocidad, consiguiendo salvar de la muerte a Max lanzándolo hacia el coche de Comehombres, al que utiliza como escudo humano contra los disparos de Inmortan Joe, que acaba con su aliado, provocando luego Max la explosión del coche, para acabar con varios de sus perseguidores.

Atrapado él mismo por uno de los lanceros, consigue deshacerse de él y se lanza sobre al camión donde, con la música, tratan de animar a las tropas, haciéndose con el mando de este.

Entretanto Inmortan Joe se coloca con su coche delante del camión, debiendo Nux sustituir a Furiosa en la conducción, mientras ella sube al coche de Inmortan Joe, y lanza una de sus propias lanzas explosivas contra el cristal.

Sale entonces Rictus Erectus y Cheedo le pide que la recoja, logrando llevársela, e intentando llevarse también a Dag, aunque se lo impiden.

Con rictus sobre el camión, Max avanza hacia él para enfrentarse mientras Cheedo, ya en el coche de Inmortan Joe ayuda a Furiosa a subir al mismo.

Mientras sobre el camión Max se enfrenta a Rictus Erectus, Furiosa debe deshacerse de varios de los soldados que iban con Inmortan Joe, que le impide a Toast ayudarla, apuntándola con su arma.

Cuando finalmente Max consigue acabar con Rictus, Furiosa logra coger la máscara de Inmortan Joe y la engancha a las ruedas de su coche, que se la arranca, y, al no poder respirar, muere, aunque Furiosa pierde también su mano mecánica.

Toast, tras escupir a Inmortan Joe se hace con el mando del volante, mientras Cheedo ayuda a sus compañeras a subir al coche, llevándose también las semillas.

Capable se despide de Nux, que le dice que en el último momento bloqueará el acelerador y se reunirá con ellos.

Rictus recupera el conocimiento y trata de evitar la huida, amenazando con lanzar parte del motor, tras arrancarlo, decidiendo Nux, al llegar al final del cañón desviar el camión, que vuelca, evitando que los demás puedan seguirles.

Los supervivientes continúan su camino, con Furiosa muy malherida, colapsándose sus pulmones cada vez que respira, debiendo Max abrirle un agujero para que mejore, pidiendo a las demás que la mantengan consciente y se pincha su brazo para transfundirle parte de su sangre y evitar que muera, diciéndole, mientras lo hace, que su nombre es Max.

Consiguen llegar a la Ciudadela, haciendo sonar en esta los tambores de honores al reconocer el coche de Inmortan Joe.

Quien sale del camión es Max, que les muestra el cuerpo de Inmortan Joe, que lanza al suelo, lanzándose la multitud sobre él destrozándolo y comiéndolo.

Corpus Collossus ve que llevan a las esposas de sus padres, y cuando todos ven a Furiosa la aclaman y piden que suban, permitiendo el hijo de Inmortan Joe que lo hagan.

Lo primero que harán es abrir las compuertas del agua para que todos puedan disfrutar de ella sin cortapisas.

Mientras sube, Furiosa, ahora nueva líder de la Ciudadela, ve desde arriba a Max alejándose entre la multitud, dispuesto a seguir su propio camino.

Calificación: 3