Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Madre
Madre

España / Francia (2019) *

Duración: 129 min.

Música: Olivier Arson

Fotografía: Alejandro de Pablo

Guion: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen

Dirección: Rodrigo Sorogoyen

Intérpretes: Marta Nieto (Elena), Jules Porier (Jean), Alex Brendemühl (Joseba), Anne Consigny (Léa), Frédéric Pierrot (Grégory), Guillaume Arnault (Benoît), Lou Lampros (Caroline), Raúl Prieto (Ramón), Blanca Apilánez (Madre de Elena).

Elena recibe una llamada de su hijo Iván, de 6 años, que le dice que está en la playa, aunque está un poco asustado porque está solo, ya que su padre se fue a la caravana a buscar algo.

El niño solo sabe que están en Francia, pero no sabe dónde y le cuenta que la caravana la dejaron en el bosque, y que está un poco lejos de la playa, pues tuvieron que andar un rato para llegar y le dejó su teléfono en el que le queda poca batería y se corta.

Decide llamar a la policía, aunque le piden que pase por la comisaría para denunciar, por lo que, nerviosa y sin saber qué hacer, decide pedirle el coche a su madre para irse a Francia, recibiendo una nueva llamada del niño, muy asustado porque su padre sigue sin aparecer y, además se acerca un hombre al que ve haciendo pis, y que, al verlo le pide que se acerque, aunque él no quiere ir, pidiéndole su madre que salga corriendo y se esconda, diciéndole el niño que se ha escondido debajo de un tronco, pero que el hombre le está buscando y le dice que va a llegar hasta él, y en ese momento se le corta el teléfono.

Presa de los nervios y sin saber qué hacer, Elena sale corriendo.

10 años después

Pasea por la playa de Vieux-Boucau -les-Bains, cuando se cruza con un grupo de chicos que corren con su profesor por la playa y se queda mirándolos.

Elena trabaja en un bar al que van principalmente turistas y vive en un pequeño apartamento donde cada noche debe abrir el sofá.

Cada día sale a pasear por la playa y se fija en los jóvenes que dan clase de surf, fijándose especialmente en uno de ellos al que sigue hasta su casa, mirando a la familia mientras comen en el porche.

Una noche llega Joseba, su novio, al que no esperaba hasta el día siguiente, no habiéndose enterado porque sigue sin encender el teléfono.

Al día siguiente acude al bar donde trabaja el muchacho al que siguió y le pide un café y trata de entablar conversación con ella, preguntándole si se come bien allí y le pregunta si es española, contándole que él estuvo en viaje de estudios en España.

El chico le dice que se llama Jean, y le pregunta por el suyo, contándole tras ello por sus aficiones, contándole que a él le gusta comer, el fútbol y las chicas y le invita a irle a ver a jugar al fútbol a la playa central el sábado a las cinco, aunque ella le dice que no podrá hacerlo, pues trabaja, pidiéndole su número de móvil, diciéndole ella que no tiene, preguntándole el chico por su dirección, ya que ella sabe la suya, pues le siguió, aunque no está molesto, asegurando que hacía mucho tiempo que no le pasaba algo tan guay.

El fin de semana viaja ella al País Vasco para pasarlo con Joseba en una celebración familiar, aunque ella está ausente y acaba retirándose a la cocina, diciéndole su novio que la disculpará y la llevará al autobús de vuelta.

Se baja antes, al llegar a la playa en que el equipo de Jean juega contra el de Biarritz, pudiendo así ver a Jean, pudiendo ver como se cae, sintiéndose avergonzado al observar que la vio, y además indica que le duele el pie por jugar descalzos, aconsejándole ella coger un lápiz con los dedos de los pies para fortalecerlos.

El padre del chico la invita a tomar algo con ellos en la zona de picnic y ella acepta, pudiendo observar cómo una chica lo mira, notando que le gusta, aunque él dice que es solo una puta, pues le dijo que no podía vivir sin él, pero se fue con otro.

Jean le cuenta que son de París y sus padres se compraron una casa allí y le obligan a ir, aunque ha hecho amigos.

Después de un rato se marcha y Jean le pasa un papel con su teléfono.

En la siguiente visita de su novio, acude con él a un restaurante, escuchando cómo un grupo de muchachos murmura tras ellos que se trata de la loca de la playa, la española que perdió a su hijo, decidiendo marcharse del restaurante.

Jean vuelve al día siguiente al restaurante, aunque están muy ocupados y no puede atenderlo, por lo que regresa por la noche, justo cuando acaba su turno, viendo que está también Joseba, al que se lo presenta, diciéndole que es su novio.

Al día siguiente Jean la espera fuera del restaurante para acompañarla a casa, preguntándole el muchacho por Joseba, contándole ella que viven juntos.

Él le dice que si necesita hablar de algo está dispuesto, aunque ella le dice que no necesita hablar de nada.

Como el domingo por la tarde el restaurante cierra, Jean la invita a ir a la playa y le promete que la llevará a un sitio que le encantará, llevándola a una bonita playa que está pasado un bosque.

Tras ello lo invita a ir con ella a su casa y comen juntos, contándole que cuando acabe la temporada se irá con Joseba cerca de San Sebastián y no estará por ello ya cuando regrese en noviembre, diciéndole el muchacho que entonces puede ir ella a París, diciendo ella que ya estuvo allí con un ex y le trae malos recuerdos.

Se ponen a ver la televisión y se quedan dormidos uno junto al otro en el sofá, siendo sorprendidos por Joseba, al que no esperaba ya que no abrió el teléfono ni vio su mensaje, algo que le reprocha Joseba, diciéndole que también tiene un e-mail importante.

Lo mira en el restaurante, viendo que quien le escribió es Ramón, su antiguo marido, que le dice que va a estar de viaje por Pirineos y se acercará a verla donde le diga.

Cuando llegan las fiestas del pueblo, Elena va con Joseba a la feria, aunque no le apetece bailar, por lo que lo hace él solo con sus amigos.

Ve allí a también Jean con sus amigos, y les dice que se van a la playa.

Y cuando Joseba decide que es hora de irse, ella le pide que le deje quedarse un rato, algo que a él le sorprende.

Tras quedarse sola se acerca a la playa, donde hay varios grupos de jóvenes que se reúnen en torno a hogueras, invitándola Jean cuando la ve, a quedarse, sin importarle lo que piensen sus amigos, compartiendo bebida y las conversaciones de los adolescentes.

Decide ir al bar para coger una botella de vodka, acompañándola Caroline, que le pregunta por su edad, contándole que tiene 39 años, compartiendo un tequila, aprovechando Elena para decirle que sabe que es la exnovia de Jean, diciéndole Caroline que ella sabe que es la loca de la playa.

Llega también Jean al local, diciéndoles que los demás se fueron ya, por lo que siguen allí los tres poniendo música y bebiendo.

Caroline baila, pero no consigue que Jean se anime a hacerlo con ella, decidiendo finalmente marcharse.

Salen borrachos, decidiendo él darse un baño pese a que ella trata de disuadirlo, pues hace frío, prometiéndole él que solo entrará y saldrá.

Le oye gritar por el frío, aunque de pronto deja de verlo y se asusta, si bien enseguida lo vuelve a ver aparecer y le ayuda a secarse.

Él pone música en su móvil y se recuesta sobre ella, que luego lo acompaña hasta su casa, viendo cómo su padre le recrimina que llegue tan tarde y borracho.

Él va a despedirse y le dice que se lo ha pasado muy bien, diciéndole Elena que ella también, pidiéndole el chico que se case con él.

De regreso, Elena se encuentra con sus compañeros del trabajo, que le piden que se quede con ellos y toma una copa y baila, encontrándose con varios amigos de Jean que bailan con ella, ya muy borracha.

Al verla en ese estado se le acercan un grupo de tres jóvenes, entre los que está Benoît, el hermano de Jean, con los que sigue bailando, y con los que decide seguir la fiesta, ya que sus amigos se marcharon, proporcionándoles ella la bebida.

Sube con ellos al coche para ir a Dax, grabando uno de ellos, Mattieu, la excursión.

Atraviesan un bosque y ella pregunta cuánto falta para Dax y por dónde van, y, ahora más serena, empieza a no sentirse a gusto y les dice que se quiere bajar y piden que paren, diciendo Mattieu que no paren, que está loca, insistiendo ella en que paren, aunque Benoît cogiéndole las manos le dice que les faltan solo diez minutos, y pide también al conductor que no pare, le pide a Mattieu que deje de grabarla, amenazando con tirarse en marcha si no lo hace, tras lo que insiste, ahora gritando, en pedir que paren el coche, diciendo, cuando la acusan de mentirosa, que cambió de opinión, lanzándose hacia el volante, y, consiguiendo así que lo hagan.

Cuando llega a casa, Joseba le pregunta si estuvo con Jean, mintiendo y diciendo que no, ante lo que él le muestra una foto y le dice que es un niño y no es su hijo y le dice que pida la baja en el restaurante y se vaya con él el lunes a España.

Lo hace así. Pide la baja, en efecto, para disgusto de su jefe, que le pide que espere a terminar la temporada, pues les deja tirados.

Baja como cada día a la playa, viendo que están los amigos de Jean, pero no él, por lo que decide volver a encender su teléfono y lo llama desde el baño para que no la vea Joseba, interesándose por él, que le cuenta que sus padres no lo dejan salir por lo del día anterior.

Elena se ofrece a hablar con sus padres, aunque él le dice que no, que será peor, diciéndole que lo llamará luego.

Ve en el bar a Léa, la madre de Jean, que le dice que quiere tomar un café con ella, respondiendo a sus preguntas diciéndole que lleva 10 años viviendo allí, preguntándole Léa qué lleva a una española a vivir allí 10 años.

Le dice tras ello que la ha visto con su hijo y que tiene muy buena mano con los niños y le pregunta si no quiere tener hijos, decidiendo ella dar por terminada la conversación.

Finalmente responde al correo de Ramón y acude a verlo.

Le dice que se va a ir a ver cerca de San Sebastián, con su novio, contándole él que sale con una chica y tiene un hijo con ella, aunque ella le dice que no entiende que alguien pueda enamorarse de un inútil incapaz de cuidar de su familia y que perdió lo único bueno que tuvo en su vida y le dice que si vuelve a acercarse a ella llamará a la policía.

Cuando llegan a casa escucha el teléfono, viendo que tiene 7 llamadas perdidas de Jean y varios SMS, por lo que dice que debe salir, preguntándole Joseba, al que le dice que va a dar una vuelta, preguntándole él si es Ramón, diciendo ella que no, y ofreciéndose a que mire el teléfono, aunque él no lo coge.

Va hasta el chalet de Jean, con el que trata de hablar por teléfono entretanto sin resultado, por lo que llama al telefonillo, diciéndole que se vayan, pues están cenando.

Ella les dice que les gustaría hablar con ellos, aunque no la atienden, por lo que continúa llamando, sin que nadie se mueva, como si no lo oyeran, y cuando Jean protesta su madre le da una bofetada, ante lo que Jean sale corriendo para abrirle, siendo retenido por su padre y por Benoît.

Pero los evita saltando desde el balcón, aunque vuelven a detenerlo, pidiéndole la madre que se marche, pues es solo un niño.

Pero en vez de hacerlo se cuela en la casa por la parte de abajo y acaba en el comedor de la familia afirmando que solo quiere saber que Jean está bien, amenazándola el padre con llamar a la policía, aunque ella insiste en preguntarle si está bien, contando él que le pegaron.

Ella les dice que no le ha hecho nada malo a Jean, decidiendo actuar Bennoît, echarla de la casa por la fuerza, llamándola zorra.

Actúa tan violentamente, que acaba en urgencias, pues le hicieron daño en una mano, contando a Joseba que se cayó, no entendiendo ella que mintiera, diciendo él que es por no tener tantos líos, tras lo que le recrimina que se colara en su casa, recordándole que es un crío y pidiéndole que le deje en paz.

Acaba con la mano vendada y tomando analgésicos, por lo que se despierta tarde, teniendo él todo casi preparado para marcharse.

Ella dice que le gustaría despedirse, prestándole él su móvil, pues el de ella lo guardó.

Tras cargar el coche escucha su móvil, decidiendo deshacer la caja en que suena.

Jean le cuenta que se ha escapado. Que iba con sus padres de regreso a París y cuando pararon en la gasolinera se bajó del coche y echó a correr, no sabiendo dónde está y le pide que vaya a buscarlo.

Joseba dice que debe llamar a la policía o a la familia, aunque ella le dice que va a ir a buscarlo, viendo él de pronto un punto que conoce, en el bosque donde estuvo con ella el día anterior.

Joseba le dice que es un menor desaparecido, y que deben llamar a los padres, diciéndole Jean que lo haga.

Elena le pide las llaves del coche, advirtiéndole Joseba que cuando regrese él ya no estará, pese a lo que ella insiste.

Acaba encontrándolo en el lugar donde le dijo que lo esperara.

Ella le pregunta si llamó a sus padres para decirles que está bien, diciendo él que les dejó un mensaje y que solo quería verla una vez más para despedirse.

Se adentran en el bosque con el coche y se paran alejados de cualquier curioso, escuchando una canción que pone él en el móvil.

Jean le pregunta si irá a París, diciendo ella que no cree que sea buena idea, aunque él le dice que necesita verla.

Le pregunta si es así con él porque le recuerda a su hijo, tras lo que la abraza y le dice que no quiere que le deje solo, besándola.

Poco después él regresa con sus padres, a los que les dice que está bien y que no volverá a hacerlo, tras lo que se marchan.

Elena regresa a su apartamento, donde encuentra las cajas con sus cosas y decide llamar a Ramón y hablar con él.

Calificación: 3
Te cuento la película