Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Marsella
Marsella

España (2013) *

Duración: 98 Min.

Música: Juan Pablo Compaired

Fotografía: Aitor Mantxola

Guión: Belén Macías, Aitor Gabilondo y Verónica Fernández

Dirección: Belén Macías

Intérpretes: María León (Sara), Goya Toledo (Virginia), Noa Fontanals (Claire), Eduard Fernández (Jesús), Àlex Monner (Nacho), Óscar Zafra (Alberto), Ruth Gabriel (Chus), Manuel Morón (Armando), Blanca Apilánez (Susana), Juan Blanco (Pablo).

Una mujer hace girar una veleta que ha clavado en la arena de la playa.

Una niña juega en la piscina de un chalet con sus amigas.

La niña, Claire, llega acompañada de una trabajadora social al despacho de Chus, donde, junto a esta la espera Sara, la mujer de la veleta que saluda a la niña cariñosamente y les cuenta a la trabajadora social y a Chus, su abogada y ya amiga que van a salir de viaje hacia Marsella para que la niña conozca a su padre.

Chus las lleva a su casa, llorando la niña que mira las fotos que tiene en el móvil de Virginia y Alberto.

Una vez que llegan a casa, Sara ve a Claire asomada a la ventana y corre a cerrarla pese a las protestas de la niña de que hace calor.

Van luego hasta la panadería en que trabaja Sara, donde son recibidas con mucha alegría por los compañeros de Claire, entre los que está Pablo, al que le pregunta por el coche, llevándola él hasta la parte posterior de la panadería donde le muestra un Volvo que la deja boquiabierta, aunque a continuación Pablo le recuerda que le debe dinero y que lo necesita, diciéndole que los tipos que le dejaron el coche necesitan que les lleve un paquete a cambio, rechazando Sara la propuesta de plano.

Por la noche, en su casa ni Sara ni Claire pueden dormir debido al calor y la música del bar de abajo, recordando la niña el día de su cumpleaños cuando se divertía con sus amigas en la piscina y llegó una llamada, observando cómo Virginia rompió a llorar al escuchar a su interlocutor.

Tratando de encontrar un sitio mejor para dormir Claire va hasta la habitación de Sara y se acuesta en su cama.

Al día siguiente Sara coloca su equipaje en el maletero del Volvo antes de salir, tratando Pablo de tranquilizarla asegurándole que con la niña no las parará nadie, acudiendo también Chus a despedirlas y obligando a Claire a ir en el asiento trasero, aunque poco después de marcharse Sara le dice que puede ir en el del copiloto.

La niña mira la foto de su padre y le pregunta a Sara si tiene novio, respondiendo esta negativamente, por lo que la niña le pregunta por qué no, respondiendo ella que porque no, diciendo la niña que su madre dice que esa no es una buena respuesta a lo que Sara le replica que su madre es ella.

La niña recuerda entonces el momento en que tuvo que despedirse de sus padres adoptivos.

La primera parada la harán en el pueblo en que vive Armando, el padre de Sara, que tiene un taller de forja, siendo el saludo de este decirle que no tiene dinero, a lo que Sara le replica que solo ha ido a verlo, contándole él que ahora está trabajando con él su hermano.

Cuando sube a la casa ve a Claire mirando por la ventana y se la vuelve a cerrar, preguntándole la niña qué hacen allí a lo que Sara le dice que quería que conociera a su abuelo y a su tío, preguntándole la niña por su madre, contándole Sara que se fue cuando ella era pequeña y se las tuvo que apañar ella sola.

Le pregunta entonces por qué la abandonó, respondiendo ella que no la abandonó, sino que le quitaron su custodia porque no estaba preparada para ser madre.

Claire recuerda lo dura que fue su despedida de Virginia.

La comida es tensa entre su padre y su hermano, que critica abiertamente a su ex mujer, y que pone en duda que Sara pueda aguantar mucho tiempo sin beber.

Poco después, Sara baja al taller donde su padre trabaja y este le cuenta que su madre murió dos años atrás, aunque no pudo decírselo porque no dio con ella, diciéndole que ella nunca le perdonó que echara de casa a su hija.

Le cuenta también que sabían de ella, de sus borracheras y de su encarcelamiento por su prima Eva.

Al día siguiente se despiden del abuelo y del tío, llevando con ellas una veleta que le regala su padre.

Durante su siguiente parada, que hace para tomar un bocadillo, la niña le pregunta por su padre, contándole Sara que se marchó antes de que ella naciera.

Cuando van a salir para reanudar su viaje, y al dar marcha atrás chocan contra un camión, golpeándose la niña en la cabeza, bajándose de inmediato el conductor del camión y su acompañante para interesarse por ellas, llegando en dos guardias civiles justo en el momento en que Claire se desmaya debido al golpe y cae al suelo.

Trasladada por una ambulancia hasta el hospital, el médico que la atiende le pregunta por las enfermedades, medicamentos y alergias de la niña sin que esta sea capaz de responder ninguna pregunta, ya que lo ignora, diciéndole la niña que llame a Virginia que sabe todas las respuestas a lo que Sara se niega.

Mientras la atienden Sara llama a Pablo para contarle lo ocurrido, aunque a aquel solo parece importarle que cumpla con su encargo.

Tras reanudar el viaje paran para pasar la noche en un hostal, encontrándose allí de nuevo con el camionero y a su ayudante, que se interesan por el estado de la niña, contándole ellos que van a llevar los muebles de una mudanza a Nimes y aunque Sara no parece querer conversación con ellos el muchacho se presenta como Nacho, y les cuenta que el conductor es Jesús, su tío.

Por la noche, tras recibir un mensaje, y mientras Claire duerme, Sara sale y acude hasta un motel donde deben recoger la mercancía del maletero.

Pero durante su ausencia Claire se despierta y siente miedo, por lo que se acuesta con sus peluches.

Sara espera inútilmente que alguien acuda a buscar la bolsa, y como no lo hacen regresa al hostal, encontrándose al llegar a Jesús en la habitación con la niña, explicándole que oyó a la niña llorar desde su habitación y la encontró muy asustada.

Al día siguiente y mientras desayunan entra Jesús, al que vuelve a darle las gracias, diciéndole que debe ser buen padre, diciendo él que solo puede tener a sus hijos cada 15 días, y que el resto del tiempo viven con su madre.

Y mientras habla con él ve cómo Claire sale corriendo y grita "mamá" a una mujer que llega en ese momento, y a la que abraza, contándole Virginia cuando sale del bar que está allí porque Claire la llamó la noche anterior asustada.

Sara le dice que lamenta que haya ido para nada, aunque la invita a tomar algo, ofreciéndose aquella para lo que deseen, pues está de vacaciones.

Claire le pide entonces a Sara que deje que Virginia vaya con ellas, asegurando Virginia que no va dejar que la niña se vaya con ella sola porque no se va a quedar tranquila ya que no se fía de ella porque no está preparada para cuidarla.

Mientras ellas hablan Claire va a despedirse de Jesús y de Nacho, a los que le cuenta que tiene dos madres, la de verdad y la que le sacó del centro donde estaba.

Sara pide un coñac en un momento en que Virginia se acerca a Claire para pedirle que recoja sus cosas para irse a casa, diciendo entonces la niña que no quiere volver a casa porque quiere ir a conocer a su padre, asegurándole Virginia que organizarán otro viaje con Alberto, diciéndole la niña que se va a quedar allí para ir a ver a su padre, pidiéndole que vaya con ellas.

Sara pide al camarero que le retire el coñac y tras colocar las maletas en el coche le pide a Claire que suba.

Se acerca también Virginia, que le hace ver que la niña no puede ir en el asiento de delante, y cuando la niña se pasa al de detrás sube ella al asiento del copiloto y le dice que Claire quiere que vaya y que va a ir, a lo que Sara se niega, rogándole la niña que deje que vaya con ellas, acabando Sara por admitirla ante su insistencia, aunque advirtiéndole que irá solo hasta llegar a Marsella.

Mientras conduce recibe una llamada de Pablo al que le pide que le solucione el asunto, ya que la noche anterior no compareció nadie.

En su siguiente parada, Virginia le pregunta por sus planes respecto de la niña, y en concreto por el colegio al que la llevará, contestándole que a uno de su barrio, diciéndole Virginia que ellos le estaban dando una educación bilingüe, y que habla francés y está empezando con el inglés para reconocer tras ello que a veces piensa que si ella se muriera se le acabarían los problemas, a lo que Sara le responde que no tiene ninguna intención de morirse.

Su siguiente parada es para comer, diciéndoles Sara que pasarán la noche en la Junquera porque tiene que ver a unas personas.

Virginia le pregunta si el padre de la niña sabe que le van a ver, a lo que le responde que sí. Le cuenta que es representante de jabones y que no lo ha visto desde que se quedó embarazada, y que, aunque no se portó bien con ella Claire tiene derecho a conocerlo y quiere que él sepa que es capaz de cuidar de su hija, palabras que hacen que esta se sienta más unida a ella.

Cuando por fin llegan a la Junquera, y entre cientos de camiones Claire ve a Nacho, corriendo a saludarlo, contándoles que han tenido un problema con el radiador del camión y que por eso están todavía allí, esperando a que se lo arreglen, pidiéndoles que se sienten con ellos y ofreciéndoles bebida, sentándose Claire mientras están allí en las rodillas de Sara, que le cuenta a Jesús que van a dormir en el hotel de enfrente, diciendo Jesús que ellos cambiarán el suyo para estar con ellas.

Ya en el hotel, Virginia le pregunta a Claire si fue feliz en su casa pese a sus imposiciones, respondiendo esta afirmativamente.

Llega entonces Sara diciendo que Jesús y Nacho las han invitado a bailar, a lo que Virginia dice que Claire se acuesta a las 11 y que ella no tiene ropa, ofreciéndole Sara la suya y diciéndole que ella le da permiso a la niña para acostarse más tarde.

Virginia le dice que prefiere ir a comprar con Claire, a lo que Sara le dice que no, que Claire se queda con ella, pues deben arreglarse para ir a bailar, prefiriendo Claire dicho plan al de Virginia, ante lo que esta opta por aceptar el ofrecimiento de ropa que le hizo Sara.

Acuden tras ello a la sala donde quedaron con los chicos, bailando Claire con Nacho mientras Sara habla con Jesús, mirando de cuando en cuando si alguien va a recoger su molesta mercancía.

Nacho le pide a Virginia que baile con él, lo que esta rechaza, contándole él que se casa en unos días, aunque su novia no es tan fina como ella, que es una mujer para amar, no para acostarse con ella estando borracho, aunque le asegura que pierde muchos puntos por su manera de moverse, asegurándole que debe saber que nadie es mejor que nadie.

Virginia se dirige entonces a Claire para pedirle que se vaya con ella a dormir, pues es tarde, a lo que Sara le dice que se quede un poco más, que ella la deja.

Virginia sale entonces fuera y ve a dos tipos cogiendo la bolsa del maletero del coche y les llama la atención, preguntándole ellos si hay más bolsas o está todo allí, diciéndole ella que dejen todo o llama a la policía, comenzando a gritar "policía", ante lo que los dos tipos se marchan sin el cargamento, acercándose ella hasta el coche y observando que lo que la bolsa contiene es droga.

Salen entonces todos los que estaban dentro y al enterarse del "intento de robo" se plantean llamar a la policía, a lo que Sara se niega diciendo que no es necesario ya que no se llevaron nada, decidiendo retirarse tras el incidente a sus habitaciones.

Desde el hotel Sara llama a Pablo para explicarle lo ocurrido y para pedirle que envíen de nuevo a los chicos a buscar la droga.

Y aprovechando que Virginia está con la niña ella sale para tomar algo con Jesús, diciéndole Virginia que puede irse tranquila, que no se la va a llevar.

Pero en cuanto Sara sale llama Alberto al que le asegura que le van a devolver a la niña tras lo que ha visto, escuchando Claire su conversación.

Entretanto Sara hace el amor con Jesús en el camión.

A la mañana siguiente, y mientras desayunan aparece un coche de los Mossos d'Esquadra, comprendiendo Sara de inmediato lo ocurrido, afirmando Virginia que Claire no puede estar con ella, diciéndole Sara que se lo podría haber explicado y que es una hija de puta, ante lo que Virginia se defiende diciendo que lo hace por la niña.

Pero los policías examinan el coche sin encontrar ni rastro de la bolsa.

Jesús y Nacho se llevan a la niña con ellos a la piscina mientras las dos mujeres discuten, acusando Sara a Virginia de ser una hija de puta, a lo que ella le replica que lo es ella por haberse llevado a su hija durante 700 kilómetros con un maletero cargado de droga, debiendo responderle Sara que ella no es su madre y que aunque ella no pueda darle todos los caprichos hará todo lo que pueda por ella, respondiéndole Virginia que ella no está preparada para cuidarla y que ella le dio un hogar y una educación, acusándola Sara de ser una amargada que, como es incapaz de tener hijos se los quita a otras personas.

Cruzan poco después la frontera mientras Pablo, agobiado trata de contactar con ella sin conseguirlo, dejándole un mensaje en el que le dice que les han dado dos días para que entreguen la droga o el dinero, amenazándola si no lo hace con confesar todo a la policía para que le quiten a la niña.

Llegan finalmente a la fábrica de jabón donde esperan ver a Jerome, el padre de la niña, contándoles una vez allí que la fábrica fue comprada por una multinacional 8 años antes y que ya entonces no había nadie que se llamara Jerome.

Claire se siente engañada y Sara perdida y sin saber qué hacer, siendo Virginia quien tome la iniciativa consiguiendo hablar con un hombre que conoció a Jerome y que les dice que vive en un pueblo cercano a Marsella, renaciendo en ellas la esperanza.

Aunque cuando todo parece que irá ya bien se acercan dos hombres hasta ellas y las obligan a acompañarlos hasta una tienda de lencería en cuyo sótano son interrogadas por un hombre sobre el paradero de la droga, asegurándole Sara que ellas no la movieron del coche y que pensaba que la habían cogido ellos, ante lo que el hombre que las interroga les asegura que tienen un gran problema mientras saca una pistola, ante lo que Virginia le dice que podrán hacerle un talón por el importe de la deuda, diciéndoles el hombre que este es de 150.000 euros.

La niña se levanta entonces y dice que ella sabe dónde está la bolsa.

Llegan poco después hasta una vieja estación semi abandonada donde quedan con Jesús y Nacho, encontrando la bolsa en el cajón de uno de los muebles que transportaban estos.

Resuelto el asunto, Jesús le exige una explicación, pues los camiones son registrados a menudo y podrían haberlos metido en un gran lío, diciendo entonces la niña que es culpa suya, asegurándole Jesús que no lo es.

Virginia por su parte lleva a Sara aparte y le da una bofetada liberando su tensión.

Siguen tras ello hasta el pueblo donde les dijeron que vivía Jerome, donde les informan al llegar que este murió.

Su viuda les cuenta que murió 9 años antes cuando viajaba a Madrid, imaginándose la mujer lo ocurrido al ver a Claire, que guarda un gran parecido con su hija, aunque lo que no sabe, y se lo cuenta un amigo a ellas es que Jerome estaba viajando a Madrid dispuesto a dejarlo todo para quedarse con Sara.

Mientras ellos hablan las niñas congenian, enseñándole la francesa a Claire fotos de su padre, diciéndoles la viuda que la niña puede ir cuando lo desee a su casa.

La niña le dice a Sara en el cementerio que llegaron muy tarde, a lo que ella le dice que su padre se fue, pero la dejó a ella.

Mientras comen en un restaurante llega Alberto, al que la niña corre a abrazar.

Esa noche, mientras Alberto y Virginia cuidan de la niña, ya acostada, llega Sara, borracha, contándoles que cuando Claire cumplió 4 años le organizó una fiesta en la que se gastó todo lo que tenía, disfrutando mucho la niña, aunque cuando fue a acostarla estaba borracha y se quedó dormida a los pies de la cama.

Les cuenta que cuando se la quitaron sintió el alivio de pensar que por fin alguien iba a darle a su hija lo que se merecía,

Luego, según se iba recuperando se ilusionó pensando en todo lo que harían, sin darse cuenta de que recuperarla sería muy bueno para ella, pero no para la niña.

Le pide entonces a Virginia que la grabe con el móvil para que vea lo mierda de madre que es y así se la darán sin ningún problema.

Les cuenta también que la tiró por la ventana, respondiéndole Virginia que eso no fue así, y que fue un accidente, aunque Sara insiste en que se la lleven, respondiéndole Virginia que no lo harán, pero que la ayudarán porque es la madre de su hija.

Al día siguiente acuden con la niña a la playa.

Sara clava en la arena la veleta que le regaló su padre, acercándose hasta ella Claire para decirle que tiene que pedirle perdón, pues se tiró por la ventana voluntariamente.

Sara le cuenta que su padre hace veletas mágicas, y que la que tiene allí esa su padre se la hizo para que no se perdiera, diciéndole a Claire que cuando no sepa dónde está ella debe girar la veleta y le indicará dónde está.

La niña corre a bañarse siendo observada por sus padres adoptivos, con los que luego juega, mientras unos metros más allá la veleta abandonada gira con el viento.

Calificación: 3