Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Me casé con un boludo
Me casé con un boludo

Argentina (2016) *

Duración: 110 min.

Música: Darío Eskenazi

Fotografía: Julián Apezteguía

Guion: Pablo Solarz

Dirección: Juan Taratuto

Intérpretes: Valeria Bertuccelli (Florencia Córmik), Adrián Suar (Armando Comesaña / "Fabián Brando"), Norman Briski (Groisman), Gerardo Romano (Leika), Alan Sabbagh (Gonzalo), Marina Bellati (Cecilia), María Alche (Pichu), Analía Couceyro (Karla), Diego Benedetto (Diego), Marcelo Subiotto (Moreno).

Fabián Brando habla para un programa de radio desde su coche, recordando el presentador que es uno de los pocos actores argentinos que ha trabajado con los mejores actores del mundo, mostrando él una evidente falsa modestia, aunque de pronto se pone a hablar en francés como si se le hubiera escapado.

Su representante le espera para hablar de su siguiente proyecto, una película de José Leika, y que coprotagonizará la novia de este, a la que nadie conoce, por lo que es reacio a aceptar el papel, pidiéndole su representante, Groisman que sea más humilde, pues parece que nunca nadie está a su altura, señalando él que aceptará, aunque le pide a Groisman que les saque más dinero y consiga que su nombre vaya por encima del de la coprotagonista y más grande.

Poco después se inicia el rodaje, mostrándose al principio distante con la actriz, la cual se muestra insegura, por lo que le pregunta cómo vio la escena, respondiendo él de forma casi automática, pues a él solo le importa cómo estuvo él, y les pregunta a todos.

Cuando reanudan el rodaje hay una escena en que la actriz, Florencia Córmik se bloquea, no es capaz de llorar y deben cortar.

Fabián sí trata entonces de ayudarla, diciéndole que si no puede llorar que no lo haga, debiendo reprenderle el director por llevarle la contraria.

Cuando repiten y ella vuelve a fallar el director la llama boba, reprendiéndole Fabián por ese modo de tratarla, recordando él cada vez que habla cada una de las películas internacionales en que trabajó, con Polanski, con Coppola o con Alan Parker.

Al final de la jornada, Fabián llama a su agente de prensa, quejándose de que no ha salido ninguna información suya en toda la semana.

Mientras descansa en su caravana, llama Florencia a esta para darle las gracias por su defensa y consejos, entregándole un papel.

Cuando terminan la grabación y se dispone a marcharse ve a Florencia caminando bajo la lluvia, ofreciéndose Fabián a llevarla.

Se muestra muy dolida con el director, por su forma de tratarla y por haberla dejado allí bajo la lluvia, pidiéndole que la lleve a casa de su hermana, que vive en una granja.

Espera mientras le pregunta a su hermana si le deja quedarse allí, mostrándose su hermana reticente, aunque la deja quedarse allí, no pareciendo gustarle Fabián, que recuerda se hizo famoso durante la dictadura, diciéndole Florencia que no puede tener eso en cuenta, pues entonces tenía solo 6 años.

El rodaje continúa y el director está cada vez más enfadado tras 45 tomas sin que ella consiga hacerlo bien, y ante el trato que recibe se pone a llorar, quedándose Fabián con ella para consolarla, aunque de pronto se da cuenta de que no tiene su teléfono y la deja para ir a buscarlo.

Se acerca de nuevo a ella mientras comen y le habla de su experiencia en el Actor's Studio, donde estudió con Brad Pitt.

Siguiendo los consejos de él, en la siguiente toma, en vez de llorar lo besa, dándola finalmente el director por buena, aunque tras ello dan por finalizado el rodaje por ese día, marchándose de nuevo José sin esperarla.

Cuando lo reanudan Fabián tiene un fallo, señalando que se le olvidó el guion, pidiéndole a Florencia que le ayude a repasarlo durante unos momentos, saliendo para ello fuera del plató y yendo hasta la caravana de él, diciéndole Fabián una vez allí que se olvida de la letra porque se ha enamorado de ella, quejándose de que él la maltrate.

La besa y ella simula no querer hacerlo, aunque finalmente se lanza a besarlo también, aunque no quiere ir más allá.

Y cuando salen de la caravana ven que los espera José, que les pregunta qué pasa entre ellos, negando Fabián que pase nada, aunque Florencia le desmiente reconociendo que no repasaron el guion y dice que le está pasando algo que no puede manejar, diciéndoles José que no va a volver a hacerles ni una toma más, tras lo que le dice a Florencia que es una pésima actriz y peor persona.

Cuando se marchan ella le cuenta a Fabián que José llevaba 8 años diciendo que se iba a separar, pero no terminaba de hacerlo, diciéndole Fabián que no se separarán nunca, aunque ella está angustiada y llora tras haber perdido su trabajo en la película.

Fabián piensa que es tan importante que podrán hacer que cambien de director y consuela así a Florencia, mostrándole su casa, tras lo que llama a Groisman para pedirle que consiga cambiar al director.

Pero su peso no es el que creía tener y finalmente debe ceder, aunque para salvar su honor impone algunas condiciones.

Pero Flor se muestra más desinhibida gracias a unas pastillas que le dio Fabián, y no desea volver a rodar, pues dice, va a tener fama de acostarse con todos, director, actor o quien sea, aunque finalmente cae sin sentido por el efecto de las pastillas.

Al día siguiente regresan al rodaje, siendo esperados por una nube de periodistas ante los que Fabián confirma su enamoramiento, mostrándose muy natural ante las cámaras, al contrario que Flor, que ella se muestra agobiada.

Él presume de que nunca quiso casarse y de ser conocido como el soltero de oro, pero les va a dar una exclusiva. Ahora sí quiere casarse, pues la ama y le pregunta ante todos los periodistas si quiere casarse con él, aceptando ella hacerlo pese al pudor que siente al tener a todos los medios delante.

Algún tiempo después se celebra, en efecto, la boda, pasando una estupenda luna de miel.

Fabián, siempre pendiente de su imagen habla con un periodista y le da la primicia de que llevan un mes que no se cuidan y pueden tener hijos.

Pero Fabián, además de su egolatría es un tipo muy inmaduro que se pasa la mayor parte de su tiempo libre jugando a videojuegos con sus amigos.

Eso no le agrada a Flor, como tampoco encontrarse de pronto con que su marido ha pactado con un fotógrafo unas fotos robadas sin contar con ella.

Empieza a darse cuenta de su superficialidad y de su adoración por el mismo, que empieza a preocuparse al ver que está empezando a perder masa muscular.

Pero es feliz y cuando se reúne con sus amigas les dice que pasaron una gran luna de miel y que él está siempre haciendo algo, estando encantada.

Acuden al estreno de "Tres días, tres meses", la película que rodaron juntos, entre una gran expectación, observando Flor a su marido durante la proyección, observando cómo se gusta, acabando la proyección con una ovación.

Habla luego ante los asistentes, alabando también a su mujer, tras lo cual celebran una fiesta en su casa.

Pero ella ya no está bien. Se lleva a sus amigos a la cocina, preocupándose ellos, y preguntándole si es que la maltrata, se droga o la engaña, diciendo ella a todo que no, que lo que sucede es que es un boludo, no sabiendo que Fabián la está escuchando escondido.

Les cuenta que cuando se conocieron era libre, divertido y un gran compañero y comprometido y al ver la película comprendió que se enamoró del personaje.

Recuerda ahora que ya la primera noche de su luna de miel vio que era totalmente diferente, pues es egocéntrico, machista, homófobo, y se pasa la vida hablando de sí mismo, contando anécdotas que nunca vivió y que leyó en un libro.

Cuenta que trabajó con actores y directores que nadie sabe quiénes son y pasa el día jugando con sus amigos a videojuegos

Se pone triste por la pérdida de masa muscular, y es un pelotudo irrecuperable

Les dice que le dirá lo que piensa al día siguiente, aunque le da pena, porque le cogió cariño y a pesar de todo no es un mal tipo, pero insiste en que es un boludo.

Al día siguiente acude a la universidad donde Moreno, el guionista de la película acabó sus clases, y tras alabar su trabajo acaba confesándole lo que le pasa, que su mujer no se enamoró de él sino del personaje que escribió Moreno y él sigue enamorado de ella, asegurando que si la pierde se quita la vida por lo que necesita que le ayude a ser como su personaje.

Moreno le explica que se trata de un tipo que no necesita nada porque tiene las herramientas para generar lo que quiere, da sin pedir nada a cambio, ama sin poseer, sabe escuchar y que abandonó el ego. Algo que espera que le ayude.

Pero Fabián espera algo más, le pide que le escriba una guía del personaje para saber cómo actuar, asegurando que le pagará.

Moreno le dice que escribirá algo si se le ocurre y se lo enviará por mail.

Ella les dice a sus amigos que ya tuvo demasiada paciencia, pues nadie aguantaría a un tipo así tanto como ella, diciéndole su amigo Diego que no puede ser que siempre se enganche de tipos raros, piensan que debe ser ella, no creyendo que sea tan terrible, decidiendo ella invitarlos a cenar para que puedan comprobar que no exagera.

Esa noche acuden en efecto a casa de su amiga, comprobando que Fabián les ha comprado un regalo a cada uno, aunque no deja que lo abran hasta que se vayan.

Se sorprenden gratamente al ver que Fabián los conoce y sabe a qué se dedica cada uno de ellos, brindando por su amistad.

Flor trata de provocarle para que muestre su verdadera personalidad haciendo que sus amigos le pregunten por su trabajo en La Misión con De Niro, aunque él le quita importancia diciendo que fueron pequeñas colaboraciones y desvía la conversación interesándose por el trabajo de Diego como fotógrafo y por su exposición y le pregunta por su madre y le dice que la cuide y aproveche que la tiene.

Flor hace que le pregunten también por Clint Eastwood, diciendo él que solo se sacó una foto con él durante un festival en que coincidió con él y le quita importancia y dice que no quiere estar hablando de sí mismo, pues quienes lo hacen son gente muy aburrida.

Y cuando terminan de cenar quita la mesa, ya que dice son sus invitados y los atiende él sin permitir que le ayuden, escuchando cómo una de sus amigas le dice a Flor que es un hombre perfecto y que si no lo quiere ella se quedará con él.

Cuando se van le dice a Flor que la vio rara durante la cena y le pregunta si es porque a ella no le hizo ningún regalo a ella, y le entrega a ella un anillo, aunque luego se va para seguir quitando la mesa.

Al día siguiente Flor lo ve en la calle hablando con unos pordioseros que llevan un carro de la compra cargado de cosas que van recogiendo, entregándoles él alguno de sus electrodomésticos, que les explica deben devolver luego a Groisman, tras lo que pide a los tres pequeños que lo abracen, pareciendo que le tienen un gran cariño, y le cuentan que están trabajando en el teatro haciendo la obra "La paloma", luego, mientras se marchan simula llorar como si le dieran mucha lástima.

Luego le cuenta a Flor que les ayuda entregándoles una vez al año cosas que reúne.

Va luego a un teatro y habla con un amigo actor y ensayan qué harán ante ella.

Luego en casa le cuenta a Flor que ha empezado a ir a terapia porque no se encuentra bien. Vivía su vida de una forma que no le gustaba, sintiéndose "egoico", e incluso tiró los juegos de la consola a la basura, habiendo pensado además en dejar su identidad como Fabián Brando, nombre que le puso Groisman y que le llevó a creerse el Brando argentino, para volver a ser Armando Comesaña.

Ella accede gustosa a acompañarle al terapeuta, aunque una vez allí su compañero parece haber olvidado el guion que prepararon y se centra en Flor, insistiendo en que hable ella, no dejando que él dé su discurso preparado.

Ella, que se negaba a hablar, de pronto comienza a contarle sus traumas juveniles, cuando se creía fea, pese a que los demás no lo creían, no dejando el terapeuta que deje de hablar y llorar, acabándose la sesión antes de que él pueda hablar.

A la salida ella le da las gracias y van a jugar al ping pong y luego sale ella al karaoke y lo saca a él aunque se hace de rogar, cantando Melancolía de Camilo de Sesto, y acabando abrazados, para regresar luego en un autobús pese a la vergüenza que le da.

Cuando vuelve a hablar con sus amigos les cuenta que se apresuró y que ahora quiere pedirle perdón por haber pensado tan mal de él.

Pero no ha cambiado en realidad. A escondidas lleva la consola a casa de uno de sus amigos y juegan allí mientras se supone que está en terapia.

Flor, que fue a hacerse una prueba de cámara le espera a la salida de este en el portal del terapeuta, aunque pasa el tiempo y no termina de salir, por lo que le pregunta al portero, que le dice que el piso 15 está vacío y no hay ningún terapeuta.

Regresa por ello a casa y ve en el ordenador el correo de su marido, habiendo un montón de mensajes de Moreno donde le explica cómo debe actuar su personaje, con consejos diversos, proponiéndole temas para la cena, o le habla de la terapia.

Cuando llega Fabián simula estar dormida y lo golpea, aunque lo hace como si estuviera dormida y no fuera consciente de ello.

Al día siguiente es ella quien va a hablar con Moreno y a pedirle explicaciones, sobre todo por haber expuesto sus sentimientos a un falso terapeuta, aunque él le dice que la escuchó cuando ella lo insultó ante sus amigos, por lo que llegó hecho un trapo y decidió ayudarle, haciéndole ver que estaba enamorado de verdad del personaje y temiendo perderla quiso ser ese personaje, y le dice que en definitiva todos actúan, y le pregunta si no estaba bien así, diciendo ella que sí pero que todo era una mentira.

Él le dice que todos fingen, y ella pude probar también a decirle algo que le guste.

Cuando regresa a casa tiene ganas de ahogarlo, aunque le dice que se muestra enamoradísima y encantada con todo lo que hace.

Pero de pronto finge llorar y él le pregunta si pasó algo, diciendo ella que debe estar ovulando, tratando ella de consolarlo.

Luego habla con sus amigos y les cuenta todo y que ahora están actuando los dos, pues ella empezó a hacerlo para vengarse y siguen así, aunque sus amigos reconocen que también actúan un poco con sus parejas para no matarse, haciendo que se sienta más confundida.

Acuden juntos a una fiesta, mostrándose Flor excesiva, más amable que nunca, poniendo en compromiso a amigos superficiales, con los que insiste en quedar y verse de verdad y no de boquilla, haciendo que él se siente incómodo.

Luego van a cenar y él le dice que fue la estrella de la fiesta, diciéndole ella que está feliz, y diciéndole él que le gustaría hablar de un tema, diciéndole, para su sorpresa que está enamorado y que quiere tener un hijo con ella.

Ella se muestra sorprendida y acepta la propuesta mientras llora.

Hacen el amor al regresar a casa, diciendo ella que es feliz, aunque lo simula.

Pero de pronto, a la mañana siguiente se levanta sin ver y asustándose por no saber qué le está pasando.

Fabián la lleva al hospital, pero el doctor no encuentra que tenga nada importante, diciéndole que en un par de días estará bien, preguntándole si padece alguna situación de estrés, recomendándole ver a un psiquiatra.

Ya en casa él trata de mimarla y animarla diciéndole que es algo pasajero, pero ella le dice que ya se ha cansado de actuar y quiere ser ella misma.

Él le dice que tiene todo su apoyo si prefiere no seguir como actriz, pero ella le dice que no quiere actuar más en la vida.

Él le dice que no la entiende y no sabe qué decirle, preguntándole ella si necesita un guionista

Él entiende entonces que lo sabe todo y le pide perdón, diciéndole que lo hizo por amor, diciéndole ella que lo intentó, pero no sabe mentir y prefiere seguir siendo quien es.

Él le pregunta si puede imaginarse lo que fue para él escucharla decir que se había casado con un pelotudo irrecuperable.

Pero ella dice que no puede seguir y decide marcharse, diciéndole él que la ama y que piense que todos actúan un poco en las relaciones para adaptarse, diciendo ella que no quiere adaptarse a nada más, pidiéndole que le abra la puerta, tras lo que se marcha.

Fabián se queda solo dando vueltas por su casa mientras ella regresa a la casa de su hermana.

Allí recibe a sus amigos a los que no les gusta ese lugar con olor a animales y además está muy sucia, llamándolas la hermana burguesas.

Llega entonces Groisman, que le dice que ha ido a verla por un trabajo, aunque ella le dice que se va a ir de viaje.

Pese a todo él le entrega el guion para una película en que sería coprotagonista y que escribieron para ella y Brando, diciendo ella que cuanto más le cuenta menos le gusta, pese a lo cual Groisman le deja el guion en el baño pese a que ella diga que nunca más.

Pero en el fondo algo ha cambiado, pues ahora Fabián habla con un periodista al que le dice que quiere llevar su separación en privado y sin dar ninguna declaración.

Cuando Groisman regresa a casa de Fabián le cuenta que ella dijo que desea retirarse de la actuación y que se va.

Groisman le recuerda que es el cumpleaños de Magdalena Llorente y Brando acude a la fiesta con la única intención de hablar con Flor.

Allí le dice para conseguir que lo escuche que no quiere convencerla ni recuperarla, sino hablar con ella y contarle su verdad.

Reconoce que no fue al Actor's Studio ni conoció a Brad Pitt. Que es actor desde los 6 años y lo único que sabe es repetir textos escritos por otros, y que cuando escuchó lo que dijo de él a sus amigos, no se sintió enfadado, sino avergonzado al sentirse descubierto, pues no es una persona, sino su personaje y que aunque es un boludo los boludos también se enamoran y le asegura que se enamoró de ella desde el primer momento en que la vio, y vio lo pésima actriz que era debido al poco talento que tiene para mentir, tan poco, que por mentir llegó a quedarse ciega.

Se enamoró porque era pésima actriz, pero era honesta, legal y transparente y para él la mejor persona del mundo.

Ella le dice que justamente le iba a contar que le ofrecieron una película y ríe, animándole él a hacerla juntos.

Reconoce luego que era una broma y que se marchará al día siguiente.

Él le pide que no lo haga, pero al ver su determinación le desea lo mejor, despidiéndose con un abrazo.

Al día siguiente él vuelve a llamarla mientras Flor prepara su maleta, pero no se lo coge.

Flor pasa con su maleta la barrera de seguridad en la estación, saltándola Brando para hablar con ella, que le pide que no la toque, diciéndole él que se equivocó y pidiéndole perdón, señalando que no va a permitir que se vaya por su error, que fue un acto de debilidad.

Dice luego que ya devolvió el dinero y los chicos le perdonaron, pidiéndole que lo perdone ella también.

Le cuenta tras ello que fueron los propios chicos, que la extrañan, quienes le pidieron que la fuera a buscar y que la más chiquitita le dijo que cuando hay amor todo se puede lograr, volviendo a pedirle perdón, pidiéndole ella que no la vuelva a dejar jamás, tras lo que se besan mientras se escucha el silbato del tren.

El director dice entonces "Corten", pues es el rodaje de una película, yendo de hecho ambos con abrigo pese a que cuando se despidieron iban en manga corta.

Se quedan luego parados sin saber qué hacer, volviendo a besarse abrazados con pasión, no siendo esta vez por la actuación.

Calificación: 1