Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Memento

Memento (2000) * USA

          También conocida como:
                    - "Memento, recuerdos de un crimen" (Argentina - Chile - Uruguay)
                    - "Amnesia" (México - Perú)

Duración: 116 min.

Música: David Julyan

Fotografía: Wally Pfister

Guión: Christopher Nolan

Dirección: Christopher Nolan

Intérpretes: Guy Pearce (Leonard Shelby), Carrie-Anne Moss (Natalie), Joe Pantoliano (Teddy), Mark Boone Jr. (Burt), Russ Fega (Camarero), Jorja Fox (Mujer de Leonard), Stephen Tobolowsky (Sammy), Harriet Samson Harris (Sra. Jankis), Callum Keith Rennie (Dodd), Larry Holden (Jimmy Grantz).

El resumen se ha creado siguiendo el orden de la película, que está narrada en orden inverso a los acontecimientos que cuenta, aunque con escenas intercaladas - estas en blanco y negro - que siguen el orden cronológico normal, hasta confluir.

Para conocer los acontecimientos en su orden cronológico normal, habría de comenzarse con los párrafos que figuran en cursiva, en el orden en que figuran, y colocar el resto de los bloques en orden inverso.


Un hombre observa la fotografía de una Polaroid de un hombre muerto, luego, mientras la agita comienzan a desaparecer los colores, para volver a entrar en la cámara. Luego un casquillo vuela desde el suelo hacia una pistola que, también ha vuelto desde el suelo a las manos del hombre que hizo la fotografía, y que dispara a su víctima en la cabeza.

Vemos cómo el hombre despierta en la habitación de un motel sin recordar nada.

El asesino, Leonard, es recogido en la recepción del motel por Teddy, el hombre al que poco después asesinará. Juntos van hasta un almacén abandonado.

Fuera del almacén hay una camioneta abandonada y dentro algunas balas. Entran en el almacén y Leonard se saca una fotografía de Teddy en la que ha escrito: "No te creas sus mentiras, es él. Mátalo".

Piensa entonces que por fin lo ha encontrado y saca su pistola, diciéndole que le pida perdón a su mujer.

Teddy le dice que ni siquiera sabe quién es, ante lo que él dice que es Leonard Shelby, de san Francisco. Teddy le dice que ese era antes de convertirse en lo que ahora es, y que él puede explicarle todo. Pero Lenny entonces le dispara.

De nuevo en la habitación del motel, asegura tener el mismo problema que Sammy Jankins, y que necesita anotarse algunas cosas en la piel para no olvidarlas.

Tras cargar su pistola se dirige a la recepción, donde habla con Burt, el recepcionista al que le explica que tiene un problema de memoria, pero que recuerda todo lo ocurrido hasta que recibió un golpe que le afectó el lóbulo temporal, momento desde el que su cerebro es incapaz de almacenar nuevos recuerdos.

Mientras habla con el recepcionista llega Teddy buscándolo.

De nuevo en su habitación, explica que para funcionar lleva escritas numerosas notas que guarda en 6 sitios diferentes, llevando algunas de ellas escritas de forma permanente en su cuerpo, como una que pone: "Recuerda a Sammy Jankins".

Tras recoger un sobre en un bar regresa a su habitación del motel, observando que en el interior del mismo hay una copia del permiso de conducir de Teddy, que realmente se llama John Edward Gammell, al que llama por teléfono.

Lee algunos de sus tatuajes. En su brazo lleva escritos los "hechos": varón, blanco, traficante de nombre John G., y una matrícula de coche que coincide con la de Teddy, por lo que llega a la conclusión de que es el asesino, anotando en su foto. "Es él". Luego lee el tatuaje que tiene cerca del cuello y atravesando todo su torso y donde escribió: "John G. violó y asesinó a mi mujer". Y añade en la foto "mátale".

Le llaman por teléfono y le habla de Jankins, que escribía notas, pero sin un método y por ello no le funcionaba, pues carecía de disciplina y de alicientes para vivir.

Va a ver a Natalie a un bar. En su foto dice que ella también perdió a un ser querido y lo ayudará por compasión, diciéndole ella que consiguió gracias a un amigo de tráfico la copia del permiso de tráfico de John G, aunque le dice que incluso aunque consiga vengar a su mujer, ni siquiera se acordará de que lo ha hecho.

Ella le entrega además la dirección del almacén solitario.

Recuerda que él era agente de seguros y que le asignaron el caso de Jankins, un contable de 50 años que sufrió un accidente de tráfico, lo que le llevó a padecer una amnesia anterógrada, la misma enfermedad que él padece, y el cual no era capaz de retener nada, más de dos minutos, si bien comenzó a sospechar de él porque cuando lo iba a ver le parecía que lo reconocía, por lo que pidió más pruebas.

Cuando le explica a Teddy que desea acabar con John G, él le dice que le ayudará.

Poco antes de ir con él se levanta en la cama junto a Natalie, que le dice que irá a pedirle a su amigo de tráfico que le ayude con la matrícula.

Aunque no adquiría nuevos recuerdos podía aprender cosas por repetición, como quien aprende a pedalear.

Leonard acude enfadado a casa de Natalie preguntándole quién es Dodd y en qué lío lo ha metido al hacer que acabe con él, a lo que ella le responde que le ha ayudado para vengarse de lo que Dodd le hizo, mostrándole los signos de violencia en su cara. Él piensa que alguien trata de engañarlo y hacer que mate al tipo equivocado.

Natalie le explica que ella también perdió a su novio, Jimmy, que salió para reunirse con un tal Teddy y no regresó. Ella le pide que se relaje y se acuesta con él.

Tras las pruebas realizadas rechazaron la cobertura de Sammy, al determinar que el problema de Sammy era mental y no físico, y como el seguro no cubría enfermedades mentales, la mujer tuvo que pagar y él obtuvo un ascenso.

Un día lo despierta Teddy llamando a la puerta de su motel, descubriendo que esconde un arma en el cajón de su mesilla y que tiene a un tipo atado y amordazado en el armario, sin saber de quién se trata.

Él propio hombre le dice que se llama Dodd, descubriendo entre sus notas que Natalie le pidió que acabara con él, aunque no sabe qué hacer, pensando en dejarlo así en la habitación, que piensa debe ser del propio Dodd, aunque finalmente deciden sacarlo del motel, llevarlo hasta su coche y dejarlo libre tras alejarse de la ciudad.

Tras ello va a ver a Natalie para exigirle explicaciones.

Debido a su informe los Jankins se arruinaron.

Leonard se ducha en la habitación de un motel duchando cuando ve que hay un hombre al otro lado de la ducha, abalanzándose sobre él, atándolo y amordazándolo, tras golpearlo con una botella, llamando después a Teddy para pedirle ayuda.

La señora Jankins no parecía entender que no se pudiese obligar a alguien a recordar, y que cuanto más presionas a alguien es peor.

Ve cómo lo persigue un tipo, Dodd, que dispara contra él, aunque consigue huir, y tras leer una de sus notas, en la que tiene la dirección del motel en que este se hospeda va hasta el mismo y se cuela en su habitación, cogiendo una botella para defenderse.

Tras colgar a su interlocutor se prepara para escribirse un nuevo tatuaje.

Tras quemar los recuerdo, observa cómo le persigue otro coche, haciéndole parar, y amenazándolo con una pistola, aunque consigue escapar de él.

Mientras prepara su nuevo tatuaje vuelven a llamarlo.

Con la bolsa donde guardaba algunos de los recuerdos de su mujer va a un descampado donde las quema.

Habla por teléfono sobre sus investigaciones, y consulta sus notas. Allí ve que la policía encontró un coche frente a su casa que era robado y no buscaron a un segundo asaltante, pues lo que encontraron encajaba con lo que buscaban.

Otro día se encuentra a una mujer en su baño que le pregunta si disfrutó. Él le pide que se marche, tras lo que recoge una serie de objetos en una bolsa y sale.

La policía llegó a la conclusión de que el asaltante era drogadicto y necesitaba dinero para comprar droga, lo que era absurdo, puesto dejó todo un alijo en su coche, planteándole su interlocutor que tenía la droga porque era un camello.

Tras instalarse en un motel, Leonard llama a una agencia de chicas de compañía, a la que le pide que distribuya diferentes objetos de su esposa por la habitación como si fueran suyas. Luego, tras acostarse y cuando se quede dormido, ella debe ir al baño y dar un portazo para que él se despierte, como hacía su mujer.

La señora Jankins va a hablar con él. Le cuenta cosas sobre su marido, explicándole que le hacía esconder comida, para ver si el hambre le hacía recordar dónde la había puesto, y le pregunta a Leonard si él cree que finge su dolencia y él le dice que cree que Sammy está capacitado para crear nuevos recuerdos.

Un día encuentra a Teddy en su coche que le dice que debe olvidarse de Natalie, pues su novio es un camello y algún día lo utilizará cuando los jefes de su novio vayan a por ella, por lo que le pide que escriba que no debe fiarse de ella.

Le pide también que se marche de la ciudad antes de que alguien se pregunte cómo consiguió tanto dinero y cómo se compró un Jaguar, pidiéndole que se pregunte si cuando trabajaba usaba trajes caros y tenía un coche de lujo.

Se lamenta de que la señora Jankins le consultara a él, que no era médico, y lee entonces su nuevo tatuaje donde ha escrito: no contestes al teléfono y cuelga.

Un día, mientras trata de encontrar un bolígrafo para anotar algo, aparece Natalie, en cuya casa se encuentra, diciéndole que Dodd la ha golpeado tras pedirle el dinero de Jimmy o la droga, amenazándola con matarla si no lo tiene al día siguiente.

Ella le advierte que Dood lo encontrará, pues cuando la golpeaba, le dijo cuál era su coche,

Al salir lo espera Teddy en su coche.

Leonard llama a recepción y pide que no le pasen ninguna llamada.

Natalie entra en su casa, donde está Leonard, al que le explica que ha ido a verla un tal Dodd, que cree que ella se quedó con el dinero de Jimmy, contándole que Jimmy había quedado con Teddy llevándose todo su dinero y que no regresó.

Tras ello le pide que la ayude deshaciéndose de Dodd por ella. Y le asegura que va a utilizarlo, tras lo comienza a insultarlo a él y a meterse con su mujer, diciéndole que sabe que puede decirle lo que quiera, pues no lo recordará, provocando su ira y que él la golpee.

Busca tras ello un bolígrafo para apuntarlo, pero no lo encuentra.

Tras salir, Natalie pasa un par de minutos en el coche y entra de nuevo en la habitación diciéndole que le ha pegado Dodd.

El recepcionista sube para avisarle de que le ha llamado un poli, aunque él insiste en que no quiere recibir llamadas.

Leonard se instala con Natalie en su casa y le cuenta todo lo que ocurrió con su mujer.

Recuerda que un día mientras dormía escuchó unos extraños ruidos, por lo que se levantó, y tras coger su arma irrumpió en el servicio, acabando con el hombre que la estaba violando y torturando, si bien apareció otro hombre y lo golpeó, aunque la policía no le creyó y pensó que solo había un asesino.

Él cree que John G. cogió la pistola del muerto y la sustituyó por la porra con la que le golpeó a él, y al no encontrar otra arma la policía creyó que hubo un solo asaltante.

Natalie le dice que se instale allí y que se sienta cómodo antes de marcharse. Vuelve unos minutos más tarde contándole que la ha visitado un tal Dodd.

Como no coge el teléfono, alguien pasa un sobre bajo su puerta pidiéndole que le coja el teléfono, incluyendo una foto suya señalándose el corazón, con menos tatuajes.

Acude al bar de Natalie, donde esta le sirve una cerveza que le retira cuando va a beber diciendo que está sucia la jarra.

Tras recibir la nota coge el teléfono preocupado y habla con un poli diciéndole que no recuerda si ha hecho algo malo.

En un bolsillo de su chaqueta encuentra un posavasos de Ferdy's, y detrás una nota que pone, pásate luego, firmada por Natalie, por lo que acude al bar y pregunta por ella, que lo recibe de forma hostil preguntándole cómo se atreve a ir allí con esa ropa.

Él le cuenta su problema de memoria y ella le dice que le habló de él Jimmy Grants, su novio. Y le pregunta qué le ha pasado a este, aunque él no lo recuerda.

Le hace escupir en una jarra, en la que también lo hace ella y otro cliente y poco después se la pone, sin que él diga nada, comprobando que es cierta su amnesia.

Le cuenta al agente la historia de la mujer de Jankins y cómo sometió a Sammy a su última prueba, aprovechando que este le pinchaba cada día la insulina.

Un día le pidió que le pusiera la inyección. Retrasó el reloj e hizo que se la volviera a poner hasta tres veces, sin que él dudara nada, falleciendo poco después la mujer de hipoglucemia sin que él entendiera nada, acabando finalmente en una residencia.

Entonces Leonard comprendió que no fingía, y que cuando simulaba reconocerlo era porque aprendió a simular que reconocía a la gente para no parecer un bicho raro.

Mientras se tatúa la matrícula del coche del asesino, aparece Teddy, que vio su coche fuera, y que ignora que lo que se está tatuando la matrícula de su coche.

Teddy le advierte que debe marcharse, pues lo busca un policía que lleva varios días contándole mentiras por teléfono y pasando notas bajo su puerta para burlarse de él, lanzándole el bulo de que John G. es en realidad un traficante que se llama Jimmy Grants y que preparan un golpe en que van a implicarlo.

Teddy le entrega por ello una bolsa con ropa para que se cambie, pero él, tras ver la foto donde escribió que no debe creerse sus mentiras huye por la ventana del servicio.

Encuentra entonces un posavasos en su bolsillo y se dirige a Ferdy's.

Al llegar, Natalie está sacando la basura, y al ver el coche se acerca a la ventanilla y le dice, "hola, Jimmy", comprobando que no es él al verlo.

Su interlocutor le explica por teléfono que Jimmy Grants trafica con drogas en el bar en que trabaja su novia, pidiéndole que salga, pues le espera en el vestíbulo, descubriendo al salir, que el agente Gammell, con quien ha estado hablando es Teddy. Le hace una foto, y al ir a escribir su nombre le pide que escriba solo Teddy, pues en realidad es un topo.

Le da una dirección del sitio al que debe ir, y le dice, " haz que suplique, subiendo tras ello Leonard a una camioneta con la que va hasta el almacén donde acabó con Teddy.

Mientras inspecciona el lugar, acordándose de su novia, llega un Jaguar, del que sale un tipo con ropa elegante preguntando por Teddy, que se sorprende al ver allí al "chico de la memoria", el cual lo golpea, y le pide que se quite la ropa, mientras Jimmy le advierte que a sus socios no les gusta que los cabreen tipos como él..

Cuando le pide que se quite los pantalones, Jimmy le dice que lleva 200 "de los grandes" en su coche, ofreciéndole el dinero y el coche, a lo que este se niega, pues no desea su dinero, sino recuperar su vida, tras lo que lo estrangula y le hace una foto.

Observa la foto del hombre al que ha matado y se pone su ropa, oyendo cómo dice mientras lo traslada que pronuncia el nombre de Sammy.

Ve cómo llega entonces Teddy y le pide que lo ayude, pues hay un hombre malherido dentro y no sabe cómo ha ocurrido. Teddy le dice que le ayudará, pues es policía.

Le pregunta qué hacían los dos allí, sin que Leonard lo recuerde. Teddy examina al hombre viendo que está muerto. En ese momento Leonard lo golpea fuertemente en la cabeza, ante lo que Teddy dice "Lenny, esas cosas matan", viendo que lo reconoce, por lo que le quita la pistola viendo que es policía, asegurándole este que es él quien le ha ayudado a encontrar a su John G., llamándose el muerto James Grants

Le pregunta para qué traía los 200 billetes, y Teddy le dice que era para adquirir un montón de anfetaminas que él le dijo que le iba a vender.

Le pregunta también por qué Grants lo conocía, y le dice que del Discount Inn, su motel, desde donde aquel distribuía la droga, avisándolo Burt si había intrusos.

Teddy le dice además que se miente a sí mismo para ser feliz, pues su mujer, que sobrevivió al asalto no se creía su enfermedad. Piensa que se ha repetido una y otra vez la historia de Sammy para aprendérsela y creerla por repetición, siendo la historia de Sammy la suya, ya que Sammy era solo un timador que ni siquiera estaba casado, siendo realmente su mujer la que tenía diabetes y poniéndole él la insulina.

Leonard le dice que Jimmy no era el hombre, pero Teddy le dice que ya tiene su venganza y que debe disfrutarla, a lo que él dice que no puede hacerlo si no encuentra al verdadero John G., asegurándole Teddy que al verdadero John G. lo encontró más de un año antes y que está ya muerto.

Teddy le explica que él fue el policía encargado del caso de su mujer y que él lo creyó y le ayudó a encontrar a John G. y que lo mató, aunque, al no recrdarlo le ayudó a encontrarlo otra vez, mostrándole una foto, la que le pasó antes por debajo de su puerta en el motel, en la que aparece feliz tras matar al asesino.

Pero piensa que no quiere creer la verdad y se la inventa, pues aunque él le dio el informe policial completo, él mismo debió arrancar varias páginas para crear un puzle que jamás podrá resolver, aunque le pide que se anime, pues hay muchos más John G., y que él mismo es uno de esos John G.

Tras la conversación le quita las llaves de su coche y se las tira, subiendo de nuevo a su camioneta mientras saca las balas de la pistola de Teddy, repitiéndose que él no es un asesino y preguntándose si podrá olvidar todo lo que le ha dicho.

Escribe en la foto de Teddy "no te creas sus mentiras", tras lo que quema la foto de Jimmy y la suya de cuando mató a John G. para olvidar que lo hizo, y como ahora sabe que Teddy es otro John G. copia la matrícula de su coche para tatuársela.

Se pregunta si se miente a sí mismo para ser feliz, y dice: "en tu caso, Teddy, sí lo haré".

Tras ello abandona su furgoneta y se queda con el Jaguar de Jimmy, con el que se marcha, llevándose su dinero, mientras Gammell busca las llaves de su coche.

Mientras conduce dice que tiene que creer en un mundo que existe fuera de su cabeza y que sus actos tienen aun algún significado, pues necesita recuerdos.

Se para frente a una tienda de tatuajes para que le tatúen la matrícula.

Calificación: 3