Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Mi noche con Maud

Ma nuit chez Maud (1969) * Francia

Duración: 110 Min.

Música: W. Amadeus Mozart

Fotografía: Néstor Almendros

Guión y Dirección: Eric Rohmer

Intérpretes: Jean-Louis Trintignant (Jean-Louis), Françoise Fabian (Maud), Marie-Christine Barrault (Françoise), Antoine Vitez (Vidal), Léonide Kogan (Violinista), Guy Léger (Predicador), Anne Dubot (Rubia).

Tras algunos años en Sudamérica y Canada, Jean-Louis, ingeniero de Michelín se va a vivir a Clermont-Ferrand.

Convencido católico, se fija durante la misa, en una joven rubia, que decide, será su mujer.

Se encuentra casualmente con Vidal, un antiguo amigo que es profesor y al que no había visto desde 14 años antes, con el que bebe y charla sobre Pascal, yendo a un concierto, o incluso a la Misa de Gallo, pese a que Vidal es comunista, acudiendo al día siguiente a casa de Maud, una pediatra amiga de Vidal, que es divorciada y tiene una hija.

Pasan la noche discutiendo de nuevo las teorías de Pascal y sobre la contradicción entre la moral católica y las aventuras amorosas que Jean-Louis tiene.

Durante el trascurso de la tarde empieza a nevar y Maud le pide a Jean-Louis que no conduzca, ya que un amigo suyo se mató de esa manera y quedó traumatizada. Pero Vidal dice que debe marcharse, pues se dejó la ventana abierta.

Maud le cuenta entonces que se separó de su marido debido a que no lo aguantaba, dándose además la circunstancia de que cada uno de ellos tenía un amante, siendo el de ella el que murió tras derrapar su coche en el hielo.

En cambio su marido tenía como amante a una mujer tan católica como el propio Jean-Louis, pese a lo cual no fue fiel a su forma de pensar.

Cuando tras la charla él decide irse a dormir ella le dice que debe hacerlo con ella, puesto que no dispone de otra habitación.

Él se sienta en el sillón a dormir para evitar tentaciones dado que ella duerme desnuda. Más tarde accederá a acostarse en la cama, aunque encima de la colcha hasta que el frío le obliga a meterse debajo. Ella entonces lo abraza, pero él la rechaza, pese a lo cual acepta su ofrecimiento para salir esa tarde con Vidal y otra amiga.

Tras marcharse de casa de Maud ve por la calle a la chica rubia de la iglesia, Françoise, y se dirige a ella, quedando en verse el domingo en la iglesia y salir luego a tomar algo.

Por la tarde sale con Maud, Vidal y la amiga de este y van a la montaña, disfrutando de la nieve, besándose finalmente Jean-Louis y Maud, con la que luego va a cenar a u casa y ella le cuenta que se irá pronto a Toulouse, por lo que probablemente no se volverán a ver.

Al salir de su casa vuelve a encontrarse con Françoise y la acompañará hasta su casa para que no tenga que ir en bicicleta por la nieve, debiendo pasar la noche en su apartamento debido a que su coche se queda atascado. Y esa misma noche le dirá que desea casarse con ella pese a que apenas la conoce.

Comienzan a salir y Françoise le cuenta que no es tan perfecta como parece, pues tuvo un amante casado, aunque prefiere no hablar de ello, lo que él respeta.

Cinco años más tarde, ya casado con Françoise y con un hijo, se encuentran con Maud en la playa y comprueba que su mujer y Maud también se conocían.

Habla con Maud y ella le cuenta que también se volvió a casar, aunque no está contenta.

Tras ello le cuenta a Françoise que el día que la conoció salía de casa de Maud. Y al contarlo y al ir a decir que no pasó nada, comprende que Françoise fue la amante del marido de Maud, y, para no incomodarla miente y le cuenta que ella fue su última aventura. Ella le dice que es mejor no remover el pasado - aunque no podrá evitar pensar qué pudo ser su vida si en vez de su cómoda vida de católico casado y sin sobresaltos hubiera optado por la más imprevisible Maud.

Calificación: 3