Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Mi panadería en Brooklyn
Mi panadería en Brooklyn

My bakery in Brooklyn (2016) * España / USA

Duración: 100 min.

Música: Lucio Godoy

Fotografía: Miguel P. Gilaberte

Guión: Gustavo Ron, Francisco Zegers

Dirección: Gustavo Ron

Intérpretes: Aimee Teegarden (Vivien), Krysta Rodriguez (Chloe), Griffin Newman (Ian), Ernie Sabella (Dave), Blanca Suárez (Daniella), Ward Horton (Paul), Letty Serra (Sandra Auty), Aitor Luna (Fernando), Enrique Arce (Dimitry), Anthony Chisholm (Nathan), Linda Lavin (Isabelle).

Entre Myrtle Avenue y Adelphi Street está Isabelle's, una panadería y pastelería que funciona desde 1913 y de la que salen corriendo varias personas mientras dentro Chloe y su prima Vivien se están tirando pasteles por encima.

Vivien asegura pese a ello que se quieren como hermanas y son inseparables desde que murieron sus padres.

Dos semanas antes

Vivien llega con su bicicleta a la pastelería, donde le espera su tía con unos cannoli y diciéndole que tiene ya todo listo para la fiesta.

Ella le cuenta que ha vendido toda su colección excepto una pulsera que lleva para ella, y eso significa que por fin tiene el dinero para poder viajar a Europa.

En un plató de televisión Fernando Mendilíbar graba "La cocina feliz" y señala que quiere demostrar a los espectadores que comer bien les puede hacer más felices, siendo su mano derecha Chloe, que es quien prepara los menús, pues él solo presenta, no logrando que la sustituyan para ir pronto a la fiesta de jubilación de su tío.

En efecto en la pastelería se concentran familiares, amigos y clientes para homenajear a Dave, que se retira tras décadas cuidando el césped de un estadio de béisbol.

Vivien habla entretanto con Nathan, un limpiabotas ciego pero muy clarividente que enseguida adivina que lleva en su bolsillo los billetes para viajar a Europa.

En la pastelería comienzan a comer la tarta, siendo la anfitriona, la tía Isabelle la primera en probarla, aunque entonces empieza a tener problemas para poder respirar, por lo que sale a la calle donde se topa con Vivien que llega en ese momento y la auxilia, y en cuyos brazos muere, llamando enseguida a Chloe, que ahora sí, abandona el programa.

Pero la funeraria parece una fiesta más que un duelo, pues muchos de los invitados habían bebido mucho y siguen con sus gorros y guirnaldas riendo y bromeando, asegurando que su tía consiguió su propósito de que su funeral fuera una fiesta.

Les cuentan que tras dedicar toda su vida al azúcar murió por una subida de glucosa.

Vivian sale a un bar cercano para tomar un café, entablando conversación con ella un desconocido que la hace reír en esos tristes momentos, Paul, que le explica que trabaja en un banco debiendo acudir a los tanatorios en los casos de clientes con deudas.

Unos días después

Leen el testamento en que Isabelle deja su piso a su hermano Dave, y la boulangerie a sus sobrinas Chloe y Vivien, aunque su propio asesor les informa que su tía dejó a deber 600.000 dólares debido a que era una pésima administradora, y por ello el banco se quedó ya con la casa, y pretende hacer lo mismo con el negocio, recomendándoles que lo pongan en marcha para evitar que se lo quede el banco.

Vivien llama a su nuevo amigo, Paul para pedirle asesoramiento, diciéndole este que es difícil que no pierda el negocio, si bien con la casa puede conseguir 3 meses de prórroga si demuestra que no tiene dónde vivir, encontrándose de pronto ambos frente Isabelle's.

Es el encargado del desahucio y les dice que les puede dar una hora para que recojan algunos recuerdos, señalando ella que necesitan más tiempo, pues su tío Dave vive allí, por lo que, tal como le dijo antes debe darles 3 meses, señalando él que lo hará si Vivien acepta ir a cenar con él, algo a lo que esta no parece dispuesta.

Chloe le insiste en que persiga sus sueños y se vaya a Europa, y que ella se hará cargo de la pastelería donde podrá desarrollar sus ideas aunque sea solo tres meses.

Vivien le hace caso y sale cargada con su maleta, mientras que Chloe habla en el plató con la decoradora, Daniella, una italiana a la que le pide ayuda para su boulangerie, para enfado de Fernando que no quiere perderla.

Cuando regresa a la boulangerie encuentra allí a Vivien con delantal, recordándole que debía estar en Europa, diciendo ella que le prometió a Isabelle que cuidaría del negocio y se encargará junto con Dave de la clientela debiendo encargarse ella de la bollería.

La llegada de un cliente que quiere solo medio croissant hace que Chloe empiece a cortar por la mitad todos los bollos, tras lo que empieza una pelea en la que se lanzan pasteles, chocolate líquido, harina y restregándose todo tipo de dulces.

Ian, el torpe empleado del negocio trata de quitarse una cesta en la que se le quedó encajado el pie cuando se le acerca su compañero de habitación, Dimitry, un ruso, que le pide que le devuelva una bolsita de pastillas que se dejó en su baño, pidiéndole Ian que no guarde sus drogas experimentales en su casa.

Cuando llega Paul las encuentra por el suelo en medio de la pelea y les pregunta si están redecorando, señalando que les lleva los papeles para la prórroga, debiendo acceder Vivien a cenar con él.

Debe explicarle la pelea del día anterior diciendo que su prima se volvió loca de pronto, contándole que los padres de ambas murieron en el mismo accidente y quedaron por ello huérfanas el mismo día, siendo ambas acogidas por su tía.

Paul le asegura que hará lo posible por ayudarlas, aunque ella se muestra precavida, pues piensa que él es el enemigo, decidiendo él demostrarle que puede estar a su nivel, para lo que se rocía el sirope de las tortitas por el pelo.

Ian sigue fuera pidiendo al cielo que le envíe un ángel bueno con alas blancas cuando aparece Daniella que le ayuda a quitarse la cesta de los pies y le dice que espera que pueda andar bien, asegurando él que no va a necesitar andar, pues tras conocerla irá flotando como en una nube.

Ella entra en la pastelería donde encuentra a Chloe pringada por los pastelazos, por lo que le pregunta si les han robado, diciéndole que necesita sus ideas refrescantes.

A la mañana siguiente

Ian es abordado por Dimitry que le dice que ha invertido mucho tiempo en sus pastillas, pese a lo cual él le asegura que no se las devolverá.

Cuando Vivien llega a la pastelería por la mañana ve que está todo recogido y que Chloe ha cambiado de aspecto su mitad, señalándole que por fin va a desarrollar sus ideas aprovechando su 50%, incluyendo al tío Dave, al que ha puesto un gorro y un delantal.

Vivien entra en el obrador para hacerse cargo de su parte, aunque ella no sabe cocinar como Chloe, por lo que le pide a Lenny, su proveedor que le dé productos precocinados.

Ian, impresionado por Daniella la sigue hasta el metro, debiendo ocultarse incluso en un congelador para no ser visto, lo que no le sirve de nada, pues cuando ella entra en una antigua mansión que va a reformar sabe que Ian está tras ella.

Los Asado quieren que redecore la mansión, dándole licencia para hacer lo que desee excepto tocar el suelo, que lo quieren tal como está, pese a que ella observa es una moqueta en muy mal estado.

Cuando salen de la casa ella se queja diciéndole que no es normal que alguien a quien acaba de conocer la siga a todas partes.

Vivien sale de nuevo con Paul al que le dice que sus clientes son demasiados mayores y ella no entiende el lenguaje de los jóvenes, diciéndole él que puede adaptarse a todo.

Paul trata de contarle algo, aunque Vivien le asegura que no quiere saber nada sobre él y les irá mejor, aunque él le dice que le apetece contarle sus secretos.

Cuando regresan encuentran a Chloe discutiendo con Fernando al que le dice que si al menos fuera capaz de reconocer que todas las ideas que le han hecho triunfar eran suyas se plantearía ayudarle, aunque él dice que no son tan importantes las ideas como el modo de venderlas, pidiéndole que sea más humilde mientras mete en su boca un pastel, ante lo que él reacciona besándola apasionadamente.

Esa misma tarde

Paul busca información sobre Vivien acudiendo a Nathan con un zapato que cogió en la panadería y dándole una buena propina, señalando Nathan que por ese precio puede contarle tres cosas: que ha dedicado toda su vida a cuidar de su gente y no puede soportar que nada les ocurra, odia que la gente llegue tarde y que tiene un amor muy profundo por el chocolate, gustándole hundir su dedo en la Nutella.

Antes de irse, Ian le deja a Vivien un video de amigas de su tía explicándole el modo de hacer la bollería, tratando ella de aprender.

Fuera, y tras el mostrador Chloe y Fernando se besan apasionadamente, cubriendo ella el pecho de él con mantequilla y mermelada.

Ve entonces a Vivien en la cocina y le dice que si echa harina para que no se pegue la masa estropea el sabor, mostrándole cómo hacerlo golpeándolo y despacio, pues cuanto más tiempo le dedique más sabor tendrá, preguntándole ella por qué le ayuda y le dice que le pone muy nerviosa ver que el pan se hace mal y que no quiere ayudarle porque ha tomado la decisión equivocada, riéndose de Fernando al verlo embadurnado.

Por su parte Dimitry entabla amistad con Dave, como experto en "hierba", asegurando que cada día se siente más inútil, pues está perdiendo la vista. Estaba leyendo "Crimen y castigo" y ya no podrá conocer el final.

Ian estudia el término "conquistador" que le dijo Daniella de su país, viendo que bajo dicha denominación aparecen Napoleón y Hitler, cogiendo las pastillas de Dimitry.

Paul introduce su dedo en la Nutella como le dijo Nathan que hacía ella, asegurando Vivien que ella nunca lo haría, que tal vez lo hiciera su tía que de hecho murió por culpa del chocolate, enterándose de que el zapato que cogió no era de ella, sino de su tía.

Fernando regresa y le dice a Chloe que el trato es que él le ayudará a vender más, pero ella debe volver, señalando ella que no es así, que él le debe ayudar a vender más y ella seguirá estudiando para encontrar más recetas, lo que él acepta.

Ian vuelve a sorprender a Daniella a la que le dice que cree que no es seguro que trabaje para los Asado, pues cree que son unos delincuentes que se ocultan bajo ese nombre, aunque ella no le cree.

Le pide que le explique el concepto de conquistador, diciéndole ella que debe simplemente hacer lo contrario de lo que suele hacer habitualmente, haciéndole ver él que ha empezado por deshacerse de su cara dejando las gafas.

Paul va a ver a su jefe para plantearle una solución relativa a la boulangerie, un plan de amortizaciones basado en el negocio que evite tener que echarles, lo que supondría publicidad para el banco, aunque su jefe le dice que debe hacer justo lo contrario, ahogarlos, pues quiere ese local en el mercado en el mes siguiente.

Por su parte Fernando decide grabar en la boulangerie su programa, preparando una de las famosas tostas mediterráneas para tratar de darle publicidad.

Paul invita a cenar a Vivien para esa noche, aprovechando su visita para quitarle una de sus botas, con la que vuelve a ver a Nathan al que le pide que le rebele tres secretos.

Dimitry va a ver a Dave al que le lee "Crimen y castigo" aunque le cuesta leerlo en inglés.

Por la tarde Paul recoge a Vivien para ir a cenar, aunque esta le hace vestir más informal colocándole un palestino, metiendo sus pantalones en las botas y despeinándolo.

También Fernando trata de conquistar a Chloe acudiendo con un ramo de flores e invitándola a un restaurante, aunque ella se niega, diciéndole él que es la única mujer que lo rechaza una vez tras otra, diciéndole que está enfadada, pues se le olvidó dar la dirección de su boulangerie en el programa, asegurando él que lo dirá en el siguiente programa, aceptando ella finalmente su invitación.

Cuando se marchan los operarios de casa de los Asado Ian se cuela en la misma, encontrando a Daniella llorando frente a la chimenea, no entendiendo que llore porque esta funcione, diciendo ella que se está acordando de su abuela que tenía una chimenea igual entre montañas y lagos donde había un bello amanecer, algo que echa de menos cada día, pues el precio a pagar por estar allí viviendo su sueño.

Les dice que desea sorprender a los Asado, pues la gente ponía moqueta para preservar suelos de gran calidad, y cree que si la quita encontrará un suelo bueno, Ian le ayudará.

Paul lleva a Vivien hasta un puesto ambulante donde compran perritos, junto al parque, que ella indica era su sitio preferido de pequeña pues iba con sus padres, habiendo tenido durante un tiempo un sueño recurrente. Se veía paseando por el parque de la mano de un desconocido y a veces aparecían mariachis.

De hecho Paul ha llevado un mariachi, aunque cuando ella dice que se alegra de que no aparezca ya ese sueño, debiendo hacer él que se vayan antes de que los vea ella.

Tras cenar, Fernando se queja ante Chloe de que la gente piense que los latinos están siempre ligando y que les basta con chasquear los dedos para que toque un mariachi, viendo al chascar los dedos cómo el mariachi al que había despedido Paul, que pasaba por allí se pone a tocar, afirmando Chloe que es lo más romántico que han hecho por ella pese a que es pasteloso, besando apasionadamente a Fernando.

Vivien por su parte le dice a Paul que su encuentro ha ido mejor de lo que esperaba y por tanto le dejará que le cuente su sueño, contándole Paul que el verano estuvo en España siguiendo la ruta de Hemingway, habiendo estado en Pamplona, en la selva de Irati, en Madrid y en Valencia.

Ella se entusiasma al escucharlo y le cuenta que su gran sueño es ir a Europa aunque siempre hay razones para no hacerlo, admirando que él lo consiguiera.

Él le dice que así es, pero que una vez allí se acobardó. Estaba en Valencia, en el lugar desde el que Hemingway llamó a su padre para contarle que tenía su primera novela, "Fiesta", con su manuscrito bajo el brazo, pero fue cobarde, pues no se imaginaba viviendo como escritor el resto de su vida y lo enterró en un patio interior bajo un árbol.

Al saber que ha viajado a Europa y ha escrito un libro le pide que la bese y tras hacerlo le dice que es el sabor de los sueños, tras lo que le dice que deben salvar la boulangerie para cumplir lo que le prometió a Isabelle, tras lo que podrán ir juntos a Valencia.

Pero al comentar que tienen dos meses para hacerlo, Paul se queda muy serio.

Ian ayuda a Daniella a despegar la moqueta, pero bajo esta ven que hay un suelo de linóleo, señalando Daniella que espera que deben poner otra moqueta antes de que regresen los Asado y lamentando su metedura de pata por tratar de hacer algo diferente.

Ian toma entonces una de las pastillas de Dimitry, empezando a hablar tras ello en italiano, logrando sorprender así a Daniella, a la que le recita unos versos de Neruda, y tras ello le dice que seguro que si quitan todo el linóleo encontrarán el verdadero suelo.

En la boulangerie, Chloe le explica a Fernando el secreto de un buen pan cuando llegan Paul y Vivien, la cual asegura que no piensa irse y que tendrán que encadenarla, haciendo que Paul les explique que el banco se ha acogido a la ley que prohíbe a la gente vivir en locales públicos y los desalojarán el lunes, pese a que hizo todo lo que pudo por evitarlo.

Fernando trata de consolar a Chloe diciéndole que debe ver el lado positivo, que es que podrá volver al programa y podrá seguir gritándole delante de todos, ante lo que Chloe se enfada también porque piense que siempre el lado positivo es el suyo y lo echa.

Entretanto Ian y Daniella quitan el suelo de linóleo, viendo que debajo de este el suelo es de madera antigua.

Entretanto Ian descubre una trampilla, bajo la cual encuentra tres cadáveres justo antes de que lleguen los Asado que aseguran que no esperaban encontrar a nadie allí a esas horas, pidiéndoles el anciano que se sienten mientras "Marta", al que otro día llamó "Laura" les prepara un té, conminándoles a hacerlo mientras les muestra que en su bastón lleva un estilete.

Entretanto Vivien y Chloe abren una botella de vino de 60 años, quejándose Vivien de que tratando de cumplir su deseo lo destrozara todo sin lograrlo además, diciéndole Chloe que al menos se lo pasaron bien, pues siempre quiso aplastarle una tarta en la cara y está contenta porque consiguió que se pusiera su delantal, dándose cuenta entonces de que se lo dio su tía poco antes de morir y que cuando le dijo que cuidara de eso que era lo más valioso que tenían, ella pensó que se refería a la boulangerie, dándose cuenta ahora de que se refería a la propia Chloe, que se siente feliz de saberlo, ya que su tía siempre estaba alabando a Vivien.

Algo más tarde

En la mansión de los Asado el hombre le pide a Daniella que beba el té, pues asegura que "Greta" es famosa por sus tés en el barrio, aunque para evitar que lo beba Daniella se lo toma Ian, que dice estaba muy fuerte y pregunta qué llevaba, contándole la anciana que arsénico.

Ian les dice entonces que debe irse porque vive enfrente de una comisaría y no quiere que el comisario se asuste al no verlo como cada mañana, saliendo corriendo con Daniella a la calle, señalando el anciano que Ian es un joven muy raro, llamándola en esta ocasión "Katherine", comenzando entonces la cuenta atrás: 5, 4, 3, 2…

Fuera Ian y Daniella están contentos de poder haber podido huir, pero entonces Ian cae al suelo al final de la cuenta atrás, por lo que Daniella grita pidiendo ayuda.

En las oficinas del banco el director de la sucursal tontea con dos chicas cuando descubre que está allí Paul al que le pregunta qué hace allí un domingo, señalando él que estudiando cómo arruinar la vida de la gente, señalándole su jefe que así prosperará.

Una ambulancia llega al lugar donde Ian yace en el suelo.

Cuando se despierta en el hospital lo primero que hace es pronunciar el nombre de "Daniella", señalándole Vivien que está junto a él que se ha ido a descansar después de estar todo un día junto a él, estando también allí Dave y Chloe.

Se pregunta cómo está vivo después de tomar arsénico, indicándole Vivien que afortunadamente tomó antes otra sustancia que neutralizó el efecto del arsénico y que su amigo el policía rastreó su móvil y dio así con los Asado.

Llega entonces Dimitry muy compungido pidiéndole perdón y asegurándole que no volverá a experimentar con pastillas, pero él le abraza y le dice que le quiere y que es su hermano, ante lo que Dimitry señala que está peor de lo que pensaba.

Vivien, Chloe y Daniella acuden a la boulangerie esperando poder quitar el candado, que pusieron los del banco, pero encuentran una gruesa cadena y una puerta de hierro que les ayuda a quitar Lenny con una radial.

Comienzan tras ello a trabajar, Daniella redecorando y las chicas en el obrador.

Al día siguiente cuando llegan Ian, Dimitry y Dave, que lo encuentran todo cambiado, los envían a buscar a gente para que les digan que necesitan su ayuda para que los del banco se encuentren la pastelería llena cuando lleguen.

Poco a poco la pastelería se va llenando con los vecinos a los que invitan a consumir los productos fabricados, estando entre ellos Nathan, al que Vivien pide perdón por no haberle comunicado que no se iba a Europa, diciéndole este que es él quien debe disculparse por algo que ocurrió unos días antes.

Llega también Fernando asegurando que quiere ayudar, enviándole ella al obrador.

Cuando llegan los encargados del banco con su presidente al frente, acompañados por las cámaras de televisión los voluntarios comienzan a encadenarse, plantándoles ellas cara diciéndoles que son ellos los que han fracasado no sabiéndoles ayudar, aunque el director les dice que son dignas herederas de la mujer cuyo legado les llevó hasta allí, tras lo que les pide a ellas en voz baja que se callen y abran el paquete, donde hay una placa en que se señala que se trata de un lugar histórico donde Mae Capone - la esposa de Al Capone - solía comprar sus cannoli y donde solía pasar las tardes, algo que las pilla por sorpresa y las deja sin palabras.

Les dicen que debido a ello no tendrán que cerrar sus puertas.

Firman con el director del banco que les dice que no es gracias a él, sino a su ex empleado que convenció al alcalde de la ciudad tras buscar la única fórmula que podría salvar su negocio, el convertirlo en un lugar de interés cultural, aunque él cree que ese lugar sigue estando condenado, aunque se deja tentar por sus cannoli.

Unos días más tarde llega Vivien a la pastelería con su maleta, al haber llegado el momento de realizar su aplazado viaje a Europa, asegurando no haber podido contactar con Paul, que no contesta al teléfono, señalando Chloe que es el típico hombre que hace lo contrario que se espera que haga.

Chloe le dice que vaya tranquila, pues ella se queda con las personas con quienes quiere estar, Dave, Ian, e incluso su "humilde" amigo, Fernando.

Desde dentro la ven coger el taxi que la llevará al aeropuerto.

Ian le pide ayuda a Dave, pese a que este dice que ya ha sumido que es inútil y que no ayudar a la gente le ayuda a vivir más cómodo, pero en efecto le ayudará, llevando Ian a Daniella hasta el estadio de béisbol, donde le dice que ya sabe que dar su vida por ella no fue un acto de conquistador, por lo que va a hacer otra cosa, confesándole que no es realmente un conquistador y que la ha llevado allí para demostrarle quién es realmente, haciéndole ver en la enorme pantalla del estadio las fotos del amanecer en los Apeninos, su hogar, asegurando que es lo más bonito que nadie hizo por ella aparte de jugarse la vida, tras lo que lo besa.

Los contemplan desde las gradas Dave y Dimitry, el cual le ofrece una de sus pastillas al primero diciéndole que nada tiene que perder, tras lo que Dimitry le lee el final de "Crimen y castigo", esta vez en ruso, hablando tras ello Dave en ese idioma, comenzando Dimitry tras ello a leerle de nuevo el libro en ruso.

Londres, Lisboa, Pamplona, Madrid, y finalmente Valencia

En esta última etapa de su viaje Vivien acude al palacio de correos, el lugar desde donde Hemingway llamó a su padre, escuchando a sus espaldas mientras contempla el árbol que hay dentro la voz de Paul diciéndole que quizá se esté preguntando si habrá realmente un libro allí enterrado o es algo que planeó tras hablar con Nathan.

Ella le pregunta por qué lo hizo, pues si le hubiese preguntado, ella se lo hubiera contado todo, respondiéndole que porque es un cobarde, diciéndole ella que un cobarde no salvaría a una chica en apuros y luego desaparecería antes de que pudiesen agradecérselo, aprovechando para darle las gracias en ese momento.

Él le señala un punto bajo el árbol y le dice que si cava allí verá que lo que le dijo aquella noche era cierto, diciendo ella que no necesita cavar, pues le cree y además tiene su propia manera de averiguar la verdad, que es besándolo.

Calificación: 1