Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Money monster
Money monster

Money monster (2016) * USA

          También conocida como:
                    - "El maestro del dinero" (Hispanoamérica)

Duración: 100 min.

Música: Dominic Lewis

Fotografía: Matthew Libatique

Guion: Alan DiFiore, Jim Kouf, Jamie Linden (Historia: Alan DiFiore, Jim Kouf)

Dirección: Jodie Foster

Intérpretes: George Clooney (Lee Gates), Julia Roberts (Patty Fenn), Jack O'Connell (Kyle Budwell), Dominic West (Walt Camby), Caitriona Balfe (Diane Lester), Giancarlo Esposito (Capitán Marcus Powell), Christopher Denham (Ron Sprecher), Lenny Venito (Lenny), Chris Bauer (Teniente Nelson), Dennis Boutsikaris (Avery Goodloe), Emily Meade (Molly), Condola Rashad (Bree).

Lee Gates es el presentador del programa sobre finanzas "Money Monster", donde trata de hacer de la economía un espectáculo, para lo cual se sirve de disfraces, bailes y alguna que otra palabrota, todo para atraer espectadores a los que trata de explicarles que el dinero no está ya en el banco, sino en la red y que hay que ser muy rápido, antes de que un pinchazo, como el ocurrido el día anterior con las acciones de Ibis Clear Capital, cuya cotización en bolsa se desplomó debido a un fallo del algoritmo encargado de manejar su cartera de inversiones que se volvió loco.

Todos los programas de economía hablaron de un tropiezo, pero que supuso la pérdida de 800 millones, no pudiendo en el programa dar con su director ejecutivo Walt Camby.

Gates asegura que las acciones se volverán a revalorizar, por lo que anima a los inversores a volver al ring, poniéndose unos guantes de boxeador mientras baila.

Para el siguiente programa esperaban contar con Camby, peroles comunican que este tuvo que ir a Ginebra y está ilocalizable, por lo que en su lugar entrevistarán a Diane Lester, directora de comunicaciones y relaciones públicas de la empresa, la cual le pide a Patty que se ciña al guion, pues su situación es delicada y no ha logrado contactar con su jefe.

Mientras se preparan para saltar a antena llega un repartidor cargado con varias cajas.

Finalmente arranca el programa y tras la cabecera Lee Gates sale bailando con una chistera dorada junto con varias bailarinas.

Tras ello señalan que Ibis Clear Capital bajó un cuarto más y señalan que irán directos a la fuente, esperando entrevistar a Diane Lester.

Patty observa que el repartidor está al alcance de la cámara en el plató, aunque antes de que puedan hacer nada ven cómo tras dejar los paquetes saca una pistola y realiza varios disparos al aire.

Patty ordena entonces apagar las cámaras y dejar de emitir, pero el muchacho encañona a Gates y pide que vuelvan a encender las cámaras o acabará con él, ante lo que Patty ordena que vuelvan a emitir.

Le pide a Lee que escoja una de las cajas y que saque lo que hay dentro, viendo que se trata de un chaleco con explosivos que le pide que se ponga, mientras él les muestra el detonador que tiene en su mano, señalando que si levanta el dedo volarán todos.

Aprovechando la confusión inicial Patty pide que se marchen del plató todos los que no son necesarios.

Lee está muy mal, por lo que Patty le dice por el pinganillo que respire, asegurando él que le está dando un infarto, aunque el asaltante le dice que es solo un ataque de pánico.

Decenas de coches policiales se acercan hasta el lugar de inmediato, cerrando él las puertas para que nadie pueda entrar al plató.

El chico saca tras ello una hoja y se dirige a las cámaras, señalando que los verdaderos criminales se están yendo de rositas. Les roban y nadie les obliga a pagar impuestos y que cuando los pobres se hacen con dinero se lo quitan gracias a programas como ese.

El asaltante les dice que está allí por Ibis, pues Gates dijo que era seguro y por culpa suya perdió su dinero, ya que dijo que invertir en Ibis era más seguro que una cuenta de ahorros, algo que Gates niega que dijera.

Llega entretanto la unidad de operaciones especiales al mando del capitán Marcus Powell, que pide que evacúen el edificio quienes no sean precisos.

Patty pide que pongan el video del día mencionado por el asaltante, pudiendo así observar que Gates dijo que Camby, y su compañía son los primeros en saber aprovechar el potencial de las operaciones bursátiles de alta frecuencia y no ha parado de subir desde que empezó a cotizar en bolsa 11 meses antes y ahora que se ponen a la venta sus acciones asegura que cree que no hay mejor inversión, ni bonos, ni planes de pensiones ni cuentas de ahorro y que nada es tan de fiar como Walt Camby.

Le pregunta cuánto invirtió señalando el joven que 60.000 dólares, preguntándole Lee si hace eso solo por 60.000, diciéndole que hará que le lleven 60.000 dólares para compensarle, señalando el asaltante que eso no le compensaría, preguntándole Lee qué cifra lo haría, señalando este que 800 millones, el dinero que se perdió, ya que él no es el único que ve su programa y no quiere que le callen con dinero, asegurándole que entró sabiendo que no iba a salir de allí.

El capitán Powell pregunta por el negociador y llama a Patty a la que le pide que distraigan al asaltante mientras determinan el plan a llevar, pidiéndole Patty a Lee que lo haga mientras el asaltante se encarga de cerrar todas las puertas.

Lee asegura que el propio Camby es el primero que lamenta lo ocurrido, insistiendo en que fue tan solo un tropiezo y que se recuperarán, viendo el asaltante que está leyendo el guion que les pasó Diane Lester, acusándolo de leer un guion sin preocuparse realmente de investigar, y diciendo que después de perder 800 millones nadie les ha explicado cómo ocurrió.

Lee le dice que no dirige él Ibis, que él solo presenta un programa, señalando el muchacho que esa noche no va a poder pasarle el muerto a otro.

En la policía ya saben para entonces que el muchacho se llama Kyle Budwell y que carece de antecedentes, habiendo enviado agentes a su domicilio, aunque el negociador, el teniente Nelson está convencido de que es un solitario.

Llaman a Patty y le pide que conecten el teléfono al plató para que hable el negociador, aunque Kyle le dice que no quiere hablar con ningún policía, disparando al aire, lo que hace que Lee pida que corten la llamada, asegurando Kyle que ha ido allí para hablar solo con dos personas, Gates y Camby.

Lee le dice que esperaban a Camby, pero no ha aparecido, pero hablará a través de su representante, aunque entonces Patty se da cuenta de que ya no tienen disponible a Diane Lester.

Esta ha vuelto a las oficinas de la compañía, preguntándole a su secretaria a qué hora aterriza, asegurando esta que ni siquiera sabe a qué hora salió, no teniendo manera de dar con él, pues su avió ha estado en Ginebra, Hong Kong y en Sao Paulo 4 días antes.

En plató Lee trata de ganar tiempo, empezando por preguntarle su nombre, diciendo este el verdadero, Kyle.

Patty informa a Lee que Ibis les está rehuyendo. Por otra parte, tras averiguar el domicilio del muchacho pide que envíen a alguien allí.

Consigue que acepte que le pongan un micro para que se le escuche mejor mientras le dicen que han enviado a uno de sus hombres, Ron Sprecher a Ibis, aunque cuando tratan de buscarle este está aprovechando la erección que le proporcionó una crema que Lee le pidió que probara, haciendo el amor con una chica, siendo las dos únicas personas que no han sido evacuadas ni se han enterado de lo que está ocurriendo.

La noticia recorre el mundo, viéndose en Seúl, Reikiavik y Johannesburgo.

Los policías descubren que la dirección que tenían es antigua, que ahora vive una familia que compró la casa por 60.000 dólares que Kyle heredó tras la muerte de su madre.

Con los planos del edificio ven que tienen varias vías de acceso, por una pasarela o por los conductos de ventilación, habiendo visto también el modo de evacuar al resto del personal por una trampilla, tras lo que podrán acabar con el asaltante.

Ron llega a las puertas de Ibis, aunque desde arriba Avery Goodloe da orden a los de seguridad para que no le permitan la entrada, y como siguen sin saber nada de Walt, Diane decide bajar para hablar con Ron y darles algunas respuestas, aunque Avery le dice que si las supieran no habrían perdido ese dinero, y le recuerda que tienen un consejo de administración y un director general aunque ignoren dónde está y que hasta que este no aterrice no son quiénes para hablar.

Los policías ven que el único modo de efectuar un tiro limpio sin ser vistos es desde las pasarelas, por lo que colocarán allí un tirador, aunque antes deberán desactivar la bomba para evitar la explosión.

Observan que el receptor inalámbrico está a un costado de Gates, por lo que si lo destruyen el pulsador no podrá hacer nada, y dado que lo pusieron en una parte no vital de este podrán disparar a Gates y conseguirán que sobreviva.

En plató observan cómo los de seguridad de Ibis impiden la entrada a Ron, viendo también cómo baja Diane para hablar con él asegurando que harán todo lo necesario para que el muchacho deje la pistola y señalando que ellos le compensarán por sus deudas, proponiendo entregarle otros 60.000 dólares, además de los 60.000 prometidos por Gates, aunque él insiste en que solo quiere saber qué pasó, volviendo ella a decir que desconocen la razón por la que el algoritmo se volvió loco y falló el sistema a prueba de fallos.

Arriba Avery habla con Camby y le dice que se les está yendo de las manos por culpa del asaltante, que va a hacer que les sometan a un escrutinio exhaustivo, diciéndole este que saldrán adelante y que no se preocupe, pues Gates es idiota, señalando que se está trabajando a Mambo.

Diane asegura que también les ha afectado a ellos, que han visto cómo se reducía su fondo de pensiones de un día para otro y que sus ahorros también han sufrido, aunque Kyle pregunta si trata de darle lástima cuando lo que busca son detalles específicos, porque fue un fallo imposible de predecir y de solucionar, un "cisne negro".

Lee le dice a Diane que Kyle no quiere propaganda de los logros que esperan conseguir, sino una explicación de los fallos, preguntándole dónde se encuentra el jefe de las personas que elaboraron el algoritmo, señalando ella que no está allí, que es administración, pero que procurarán ponerse en contacto con él, señalando Kyle que no quiere hablar con un trabajador, que quiere explicaciones y que si ella no se las puede dar quiere hablar con Walt Camby, repitiendo ella que está viajando en avión, ante lo que Kyle, indignado dispara a la pantalla.

Patty habla con Diane y le dice que lo que tiene que hacer es hacer preguntas de verdad y conseguir respuestas de verdad, mientras en el plató, Kyle está más indignado que antes, debiendo Gates tratar de calmarle, pidiéndole Patty que negocie con él para tratar de conseguir algo más de tiempo, diciéndole a Kyle que tienen que hacer un trato en que los dos den y reciban algo a cambio, pidiéndole que le deje resolver eso, dándole el muchacho 10 minutos.

Entretanto los policías consiguen entrar y tomar posiciones.

Cuando Diane vuelve a subir Avery le recuerda que le dijo que no podía hacer declaraciones, preguntándole ella quién diseñó el algoritmo, recordándole Avery que ella es solo la encargada de comunicaciones, tras lo que le dice que está despedida, aunque ella le dice que no puede hacerlo, ya que no es su jefe, pidiendo que le den una lista con sus colaboradores en nómina.

Parte tras ello hacia el aeropuerto, ya que le dicen está a punto de llegar Walt.

Patty manda tras ello a Ron a la comisión de valores, aunque duda que pueda llegar en 9 minutos si no es corriendo.

Patty le recuerda a Lee que pueden estar viéndolos decenas de millones de inversores, proponiendo este hacer que suba la cotización de estas haciendo un llamamiento a todos los que los están viendo para que compren acciones de Ibis, aunque no para ganar dinero, sino para salvarle la vida, señalando que cuando comiencen a invertir los algoritmos empezarán a reaccionar y no tendrán límite, afirma, ya que el valor de las acciones depende de la demanda, pudiendo transformar una mala inversión en buena.

Espera conseguir con su llamamiento un milagro, aunque pronto podrá comprobar que no solo sube el valor de las acciones, sino que enseguida empieza a bajar.

Los policías vigilan su casa de Kyle, viendo que entra en ella una chica a la que interrogan y que parece ajena a lo que está ocurriendo, señalando que trabaja en un parking subterráneo y mostrándoles su vínculo con Kyle: está embarazada.

Kyle le dice entretanto a Lee que su llamamiento no ha funcionado porque no creen en el como persona, sino como negocio y no les importa su vida porque tampoco él cree en las personas, sino en los negocios.

Patty le informa por el pinganillo de que Kyle tiene una novia embarazada.

Mientras Kyle le pregunta si duele ver que no es un pez gordo como pensaba, Lee le somete a un juego para ver cuál de los dos lo tiene peor, comparando su puntuación.

En cuestión de dinero hay un punto para Lee, luego se plantean la familia, señalando Lee que él estuvo casado tres veces, preguntándole a Kyle si él está casado o tiene novia, simulando haber adivinado que la tiene por su reacción mientras Patty le pide que no rebele su secreto, dándole el punto a Kyle.

Patty insiste en que se calle, aunque en vez de hacerlo cuenta que Patty le está diciendo que se calle, porque ella, al igual que sus tres ex mujeres también se ha hartado de él y sabe que ha aceptado otro trabajo sin decirle nada.

Le pregunta luego si tiene hijos, o hijos en camino, simulando de nuevo haber adivinado que es así, comentando que él tiene una hija, pero ni siquiera sabe si tiene 6 o 7 años, limitando a mandarle cheques.

Le pregunta al ver que tiene más puntos que él si considera que su vida es peor que las de los demás para haber tirado la toalla teniendo trabajo y un bebé en camino.

Kyle le dice que no pueden compararse, pues él gana 14 dólares a la hora, lo que, tras pagar el alquiler y las facturas no le permite hacer nada en Nueva York y aun no nació su hijo, al que, se pregunta, cómo cuidará, señalándole Lee que será el padre que se voló los sesos en televisión, haciendo que Kyle enfurezca y amenace con acabar con él, debiendo intervenir Patty diciéndole que pondrán una pausa.

Llega entonces su novia y Patty informa a Lee que la pondrán en pantalla para que la entreviste, introduciendo una pantalla en la que ve aparecer a Molly, que lejos de tratar de disuadirlo lo insulta por haber perdido todo su dinero, diciéndole que toda su vida ha sido un fracasado y que se cree muy listo porque lee muchos libros, pero no lo es, diciéndole que no sabe hacer nada en casa y ahora ha fabricado una bomba, tras lo que le pide que se vuele la cabeza diciéndole que es un cobarde y que no es un hombre, sino una niñata que se pone a llorar cuando hacen el amor.

Lee trata de calmarlo pidiéndole que se siente y que se tome algo.

En otro punto, Diane habla con uno de los creadores del algoritmo, que vive en Seúl, el cual le dice que a él le contrataron para diseñar un programa asegurándole que fue un error de usuario, no de su programa y que su algoritmo fue diseñado para realizar cientos de operaciones en fracciones de segundo pero no para retener operaciones, siendo matemáticamente imposible que el algoritmo permitiera perder 800 millones en tan corto espacio de tiempo, asegurando que no fue un problema informático, sino que hay huellas humanas.

En ese momento baja del avión su jefe, Walt, que le dice que está orgulloso de ella mientras la besa, dándole una tableta de chocolate de Suiza.

Ella le ayuda con su maletín, aprovechando al llevarlo al maletero para revisar su pasaporte, observando que viene de Johannesburgo, no de Suiza.

En el plató Kile estalla y dice que tiene razón y que en efecto es imbécil y se pregunta qué hacer ahora, observando Lee que dejó el arma, aunque no se atreve a cogerla, advirtiendo de hecho a Kyle que se la dejó, diciéndole que aunque la hubiera cogido no le habría podido disparar, pues no quiere que muera.

Se pregunta si hay alguna razón para que no se meta la pistola en la cabeza y dispare.

Lee le dice que ha metido la pata, pero que necesita un plan y que él le ayudará.

Pero Kyle piensa que si deja que se vaya alguien le matarán, señalando Lee que buscarán otra solución.

Entretanto otro policía consigue llegar hasta el plató para organizar la evacuación.

Walt le dice a Diane que deben tomar la iniciativa como dijo ella, y que hará las declaraciones con sus condiciones, señalándole ella que reservó ya el edificio federal, donde nadie sabrá que está y tienen todo tipo de medidas de seguridad.

En plató la policía evacúa a la mayoría de los técnicos, quedando tan solo Lenny, el operador de cámara.

Diane llama a Patty para decirle que Walt va a hacer declaraciones y que van al edificio federal donde estarán en 20 minutos, diciéndole que le concede a ella la exclusiva.

Mientras continúa la evacuación, incluido el personal de realización Powell pregunta qué posibilidades tienen de atinar su disparo, diciéndole que un 80%, y de que Lee salga con vida de otro 80%, lo que escucha una de las reporteras de Patty.

Esta recibe un mensaje de Diane informándole que Walt no estuvo en Ginebra, sino en Sudáfrica, pidiendo ella que traten de averiguar qué hacía allí a través de unos hackers, los cuales, que hablan como Yoda les dicen que les ayudarán.

Kyle se da cuenta demasiado tarde de que se han llevado a todo el equipo, lamentando haberse despistado, lo que supondrá que no podrá salir, informando Bree, la asistente a Patty de las intenciones de los policías de disparar a Lee, lo que ella comunica a este, que tiene el tiempo justo para evitar el disparo, lanzándose sobre Kyle para evitar que quite el dedo del detonador, diciéndole que el disparo fue contra él y le dice que le va a llevar hasta Walt Camby, mientras la policía se lleva a Patty contra su voluntad.

Le pide a Kyle que confíe en él y que le sirva como escudo para que no le disparen.

Salen del plató seguidos por el cámara, Lenny, con el que suben al ascensor mientras Patty se hace con una unidad móvil con conexión vía satélite.

Mientras bajan Lee reconoce que Patty se ha quedado más de lo que debería y que no sabría qué hacer sin ella, aunque si la tuviera enfrente no lo reconocería.

Les informan que están conectados de nuevo, saliendo a la calle rodeados por decenas de policías apuntándoles, seguidos por helicópteros hacia el edificio federal, pidiéndole Patty a Diane que evite que Walt vea los informativos mientras van hacia allí.

Ron sale de la comisión de valores, donde dice no consiguió información sobre el algoritmo, pues sus transacciones están ocultas, pero que el día de la caída el volumen de operaciones de Ibis descendió casi un 90%.

La gente desoye las advertencias policiales y abarrota las calles sin temor a la posible explosión, apoyando a Kyle, al que Lee le pide que no se separe de él, aprovechando Kyle ese momento para confesarle que no lleva explosivos, sino bloques de arcilla, aunque Lee insiste en seguir, ya que los policías no lo saben.

Patty llama a Diane y le pregunta por qué las operaciones de Ibis cayeron un 90%, diciendo ella que eso es imposible, pues sus algoritmos operan constantemente y que habría que desconectar los ordenadores para que sucediera algo así y habrían quedado huellas humanas, preguntándose Patty qué hizo Walt con los 800 millones que retiró.

Diane tiene el móvil de Walt, pero ve que ha borrado todos sus emails, aunque en sus mensajes con Goodloe, su director de operaciones se repite la palabra Mambo.

Combinando en el ordenador esta palabra con Sudáfrica, se dan cuenta de que no hablan del baile, sino de una persona, un líder sindical.

Patty le pide a Ron que le entregue a Lee un auricular, y al lanzárselo Kyle cree que les va a atacar y le dispara, creando una gran confusión, pese a lo cual continúan adelante.

Patty le pide a Diane que retenga a Walt hasta que llegue Lee, informándole de que Mambo es un líder sindical relacionado con una huelga de mineros, aunque cuando va a ver a Walt lo encuentra viendo las noticias, diciéndole a Diane que confiaba en ella y le ha engañado, pese a que confiaba en ella, ya que lo conoce mejor que su mujer, aunque ella le pide que se explique ante las cámaras, diciéndole que ya no tiene escapatoria, pues en la tele informan que está allí, pues le vieron entrar, pese a lo cual él trata de marcharse, evitándolo Kyle con su arma, viéndose ante las cámaras.

Patty es informada que los hackers islandeses enviaron gracias a su programa de reconocimiento facial los cientos de lugares donde Camby estuvo, pidiendo Patty limitarse al examen de los lugares donde estuvo en las últimas 48 horas.

Entretanto la policía deja marchar a Diane pese a las protestas de Walt que dice que ella tiene la culpa de todo, entregándole ella a la policía el móvil de Camby.

Finalmente Lee se dispone a entrevistarlo, viendo cómo este insiste en la teoría del tropiezo informático, ante lo que Lee responde que no fue un fallo sino un fraude. Que sacó el dinero de su fondo de inversión y lo invirtió en las minas de platino de Sudáfrica, insistiendo en que fue un fallo de los algoritmos los que controlan las transacciones.

Ponen un video con las noticias de las huelgas en las minas de platino de las afueras de Johannesburgo que duran ya varias semanas, diciendo Gates que él compró y pago dos semanas de huelga haciendo que cayeran las acciones de la compañía minera que pudo comprar baratas, haciendo tras ello que acabara la huelga para vender caro.

Walt le dice que hace acusaciones sin ninguna base real.

Lee le dice que si hubo un tropiezo, pero no del sistema informático, sino del líder sindical Moshe Mambo, pues trató de sobornar justo al tío que no se dejaba sobornar, él hizo que las acciones de la compañía minera bajaran y que su inversión fallara.

Camby asegura que no sabe nada sobre huelgas de trabajadores sudafricanos y que jamás oyó hablar de Mambo, preguntándole por qué discutieron entonces esa misma mañana, pinchando entonces Patty un video en que aparece el propio Walt hablando con Mambo a las 8 de esa misma mañana.

Y le dice que no es la primera vez que lo hace, pero sí la primera que no le sale bien.

Tras ello Kyle le pide a Lee que se quite el chaleco y se lo ponga a Walt, lo que Lee hace, aunque advirtiendo a Walt que no le dé la espalda a nadie.

Kyle le pide tras ello que admita que es un ladrón y un canalla, aunque Walt dice que no ha robado a nadie y que no ha infringido ninguna ley, que son negocios y se hacen así y que si no lo hacen ellos lo harán los chinos o los rusos, diciéndole a Kyle que le ataca porque ha perdido su dinero, pero que cuando había ganancias acaparó cada dólar presumiendo ante sus amigos de ser un genio, aunque le dice que no lo es, que es solo un accionista.

Kyle le pide que reconozca que es un ladrón, señalando Walt que si le da tiempo recuperará su dinero.

Cuando amenaza con soltar el botón del detonador Walt reconoce finalmente que hizo mal, ante millones de espectadores en todos los rincones del mundo, asegurando Kyle que eso era lo único que quería oír. Mira luego hacia arriba y ve a los policías que le apuntan, quitando su dedo del botón y deshaciéndose del detonador, momento en que una bala atraviesa su corazón antes de que puedan comprobar que el chaleco no hizo explosión, pidiendo Lee insistentemente una ambulancia, aunque es ya muy tarde.

Gates se dirige tras ello a Walt y le da un puñetazo.

Una vez fuera, Lenny, el cámara, es entrevistado, y cuando le preguntan por qué no dejó su trabajo, señala que estaba trabajando y que no para hasta que se lo diga su directora.

Lee ve la entrevista a Lenny desde la sala de espera del hospital, al que se acerca Patty, a la que le cuenta que Ron está en la UCI en reanimación, pero que se pondrá bien.

Le lleva comida china que toman mientras escuchan las noticias en las que hablan de Kyle, el muchacho de 24 años que informan conducía un camión de reparto en Qeens.

Informan también que la comisión del mercado de valores abrió una investigación a Ibis Clear Capital por posible corrupción de la ley de corrupción en el extranjero, lo que puede conllevar importantes sanciones.

Ponen también numerosos montajes bromeando sobre Walt y su miedo en las redes, diciéndole Patty que a ver si encuentra algo con gancho para la semana siguiente, tras lo que ambos sonríen dándole él un beso de agradecimiento en la cabeza.

Calificación: 2