Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Monster's ball

Monster's ball (2002) * USA

          También conocida como:
                    - "Cambio de vida" (Argentina)
                    - "El pasado nos condena" (Resto de Hispanoamérica)

Duración: 111 min.

Música: Asche & Spencer

Fotografía: Roberto Schaefer

Guión: Milo Addica, Will Rockos

Dirección: Marc Forster

Intérpretes: Billy Bob Thornton (Hank Grotowski), Halle Berry (Leticia Musgrove), Heath Ledger (Sonny Grotowski), Peter Boyle (Buck Grotowski), Sean Combs (Lawrence Musgrove), Mos Def (Ryrus Cooper), Coronji Calhoun (Tyrell Musgrove), Charles Cowan, Jr. (Willie Cooper), Amber Rules (Vera).

Hank Grotowski es un racista empleado de prisiones que trabaja en el corredor de la muerte de la prisión federal del estado de Georgia, y un hombre de recta moral que le lleva a ser muy intransigente con su hijo Sonny, también empleado de prisiones, como lo fue antes su abuelo, al que trata de inculcarle sus mismos valores que este no comparte, siendo amigo de sus vecinos negros para indignación de su abuelo.

Hank, viudo mantiene, como Sonny, relaciones sexuales esporádicas con una prostituta.

Hank y Sonny acompañan la noche anterior a su ejecución a Lawrence Musgrove, un convicto por asesinato, que hace un retrato de ellos. Al día siguiente Sonny vomita al acompañarlo a la silla eléctrica provocando la indignación y una paliza de su padre, que, avergonzado de él le pide que se vaya de su casa a lo que Sonny reacciona violentamente contra él, para, tras hacerle confesar que siempre le odió, suicidarse.

Leticia, esposa del ajusticiado pasó once años visitando a su marido en prisión y cuidando de su hijo Tyrell, un muchacho obeso que heredó la habilidad de su padre para dibujar, mientras malvive en un piso de alquiler que mantiene con diversos trabajos esporádicos.

En el último de ellos, como camarera del restaurante al que acude habitualmente Hank a comer helado tiene la ocasión de atender a un Hank tan amargado como ella tras la muerte de su hijo y que, atormentado por ello quema su traje y dimite de su puesto.

Para el intransigente Buck la actuación de su hijo Hank es como una traición a él y a sus principios y siente que le está fallando a él como antes le fallaron su esposa y su nieto, que por su debilidad se suicidaron.

Pero Hank no quiere oír más a su padre y decide comprar una gasolinera.

Debido al mal estado del viejo coche de su marido, Leticia pierde alguno de sus trabajos, debiendo un día regresar a su casa caminando en medio de la lluvia junto con Tyrell, que es atropellado por un coche que se da a la fuga.

De regreso a su casa Hank se detiene a auxiliarlos y los lleva al hospital, donde nada pueden hacer ya por el muchacho, procediendo tras ello a acompañar a la mujer a su casa.

La llevará otro día hasta su trabajo, acompañándola en otra ocasión hasta su casa, donde ella le invita a pasar y le enseña los retratos de su marido, pidiéndole tras ello que la ayude a olvidar su dolor durante unos instantes, haciendo intensamente el amor.

Tras ello Hank decide acabar con su pasado y comienza a relacionarse con sus vecinos negros, cediendo el coche de su hijo a Leticia, y poniendo su nombre a la gasolinera.

La relación entre ambos empieza a consolidarse hasta que un día ella acude a casa de Hank para hacerle un regalo y tiene ocasión de conocer a Buck, que le dice que también él se follaba a las negras, y que su hijo también se siente más hombre haciéndolo.

Indignada y humillada, Leticia rompe su relación con Hank pese a que este, finalmente harto decide internar a su padre en un asilo.

Leticia acudirá de nuevo a él tras ser expulsada de su casa por falta de pago. Él la acogerá en su casa y reiniciarán una relación que les dé fuerza a ambos para seguir adelante.

Y pronto ella descubrirá que tiene más enlaces de los esperados en Hank, cuando, al subir al antiguo cuarto de Sonny descubre los retratos que Lawrence realizó de Hank y de Sonny durante su última noche y que le regaló a este.

Calificación: 3