Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Monuments men

The monuments men (2014) * USA / Alemania

          También conocida como:
                    - "Operación munumento" (Hispanoamérica)

Duración: 118 min.

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Phedon Papamichael

Guión: George Clooney, Grant Heslov (N.: Robert M. Edsel y Bret Witter)

Dirección: George Clooney

Intérpretes: George Clooney (Frank Stokes), Matt Damon (James Granger), Bill Murray (Richard Campbell), John Goodman (Walter Garfield), Jean Dujardin (Jean Claude Clermont), Bob Balaban (Preston Savitz), Hugh Bonneville (Donald Jeffries), Cate Blanchett (Claire Simone).

Gante, Bélgica. Ante la inminente llegada de los alemanes por el este, un grupo de sacerdotes desmonta un retablo y se lo llevan para evitar su expolio.

Marzo de 1943 a París, Francia. Göring, acompañado por Stahl llega al museo Jeu de Paume donde se almacenan las obras de arte confiscadas a los judíos en que elige los cuadros que desea llevarse a Alemania, escupiendo la secretaria del museo en la copa con la que Stahl bebe champán.

Agosto de 1943 en Milán, Italia un grupo de personas trata de evitar que acabe destruida la última cena de Da Vinci.

Frank Stokes, historiador de arte explica ante Roosevelt y otros altos cargos, mediante fotografías el gran problema que se plantea con la guerra al estar a punto de destruirse buena parte de la historia de la humanidad y de sus cimientos.

Le replican que se pierden cientos de vidas cada día, y él dice que se están perdiendo los cimientos de la sociedad, proponiendo que se reúna a un grupo de expertos en arte que ayuden a identificar y preservar las grandes obras, encargándose él de reclutarlos.

El primero en ser contactado es James Granger en marzo de 1944 en Nueva York. A este le explica que el presidente le ha propuesto crear un grupo de 7 expertos en arte que instruyan al ejército sobre lo que pueden y no pueden volar.

Aceptado el cargo por este ambos acuden a buscar a Richard Campbell, que trabajaba como ingeniero, a Donald Jeffries, que tuvo problemas de alcoholismo y que estuvo a punto de ser encarcelado, lo que logró evitar su padre, contactando además con Jean Claude Clermont, francés, con Preston Savitz y con el escultor Walter Garfield.

Les empiezan a entrenar como a cualquier otro soldado explicándoles que Hitler estudió Bellas Artes y que los alemanes tienen previsto crear el museo del Führer.

Tienen noticias de que las obras no llegaron aun a Alemania y su misión será llegar a Normandía, donde están ya los aliados desembarcando.

Jeffries tiene la misión de contactar con un amigo suyo que dirige los museos nacionales en París, esperando que tenga alguna información que pueda ayudarles.

Llegan en julio de 1944 a Normandía, aunque el coronel al mando de las tropas les dice que no está dispuesto a arriesgar la vida de sus soldados para salvar un campanario.

En París, y al regresar a su casa, Clair se encuentra la puerta abierta, comprobando que en el interior la espera Stahl, que le comunica que su hermano Pierre murió cuando trataba de robar un camión cargado con obras de arte que iban a Alemania, preguntándole a ella por qué sabía él de la existencia de ese camión, asegurándole que, aunque les es muy útil dados sus conocimientos y contactos, si descubre que les traiciona, la entregará a la SS.

Granger llega finalmente a Deauville, donde es recibido por miembros de la resistencia.

Los hombres de Stokes deben tratar de llegar a Lisieux, careciendo de medio de transporte para ir, cuando Stokes ve a Sam, que ya les transportó antes, y al que reclutan además por su capacidad de hablar alemán ya que vivió allí.

Gracias a ello llega a su destino, donde los soldados americanos interceptaron un convoy con 12 cajas llenas de importantes obras de arte.

Y aunque los prisioneros alemanes se niegan a hablar Sam Epstein los escucha, enterándose de ese modo de que había 5 camiones iguales con destino a Siegen.

Una noche, Claire observa cómo salen decenas de vehículos del museo, por lo que corre en su bicicleta hasta el mismo, encontrándolo vacío, tras lo que acude a la estación donde comprueba que las han cargado en un tren al mando de Stahl, al que le hace ver que lo ha visto, disparándole este, aunque debido a la distancia no la alcanza.

El grupo de especialistas en arte llega a Saint Lo, y tras a comprobar que es espolio es sistemático y que en su retirada se van llevando las obras de arte decide dividir al grupo enviando a Savitz y Campbell a Gante. Garfield y Jean Claude a Aquisgrán, ya cerca de Alemania, mientras que Jeffries se dirigirá a Brujas

Stokes arregla una radio estropeada para que el grupo pueda mantenerse en contacto, arengándolos tras conseguirlo diciéndoles que encontrarán grandes resistencias y que no están destinados a conseguir la gloria, sino a preservar la historia de la humanidad, brindando Jean Claude por la posibilidad de luchar de ese modo por su país y la cultura.

Granger es finalmente, una vez liberado París, enviado allí en una avioneta, poniéndose en contacto con su amigo René, que le explica que los nazis se llevaron todas las colecciones particulares por interés del propio Göring.

Para tratar de averiguar su destino acude a prisión para hablar con Claire Simone, que no parece dispuesta a hablar demasiado con él, ya que teme que su interés esté motivado por el deseo de recuperar las obras para llevárselas a su país, aunque sí le cuenta que Göring estuvo al menos 20 veces en su museo.

Le cuenta que la encarcelaron acusándola de haber colaborado con los alemanes en el robo de las obras de arte, prometiendo él ayudarle a salir, sin que ella crea que haya más que un interés particular y no en ayudar a los franceses.

En Gante Savitz se entera de cómo los alemanes se llevaron su retablo matando a los sacerdotes encargados de su custodia.

Sale fuera del templo viéndose encañonado por un soldado alemán, viéndose sorprendido tras ello también Campbell cuando sale, el cual, para evitar que por culpa de los nervios les disparen decide sentarse, compartiendo su tabaco con el soldado, que se irá sin causar mayores problemas.

Garfield y Jean Claude evalúan el expolio, explicándoles un sacerdote que escuchó a los soldados que iban a Merkers, cuando son atacados por un francotirador, por lo que Garfield debe distraerlo mientras Jean Claude se interna en el edificio y lo sorprende, comprobando que se trata de un niño, acordando ambos no contárselo a nadie.

Por su parte Jeffries se entrevista con el oficial al mando de las tropas que rodean Brujas, para pedirles ayuda, pues teme que los alemanes puedan llevarse las obras de la ciudad, y en especial la escultura de La Virgen y el Niño, de Miguel Ángel, ante lo que le dicen que han pactado con el alcalde de la ciudad que no combatirán en la misma, sino que dejarán a los alemanes replegarse y lucharán fuera para evitar que la ciudad sea destruida, negándose por ello a entregarle dos escoltas, por lo que decide colarse en la ciudad por su cuenta, llegando hasta la iglesia en que está la escultura y donde sorprende a los religiosos a los que explica su misión.

Dedica tras ello unos momentos para escribir una carta a su padre contándole lo orgulloso que se siente del trabajo que está realizando, llegando mientras lo hacen un grupo de alemanes que simulan llevar a un enfermo y sorprenden a los religiosos obligándolos a entregarles la escultura.

Jeffries tratará de defenderlo sacando su arma, aunque es sorprendido por el oficial al mando del grupo de los nazis, al que logra herir, pero que acaba con él.

Stokes se asegura de que envíen con sus pertenencias la carta que escribió a su padre en la que le manifestaba su esperanza de conseguir que vuelva a sentirse orgulloso de él.

Liberada Claire, acude con Granger a un almacén repleto de obras de arte, muebles y enseres incautados a los judíos, tomando uno de ellos que lleva el nombre de sus dueños en la parte posterior y que lleva a la familia a la que pertenecían, encontrando su piso vacío, aunque cuelga el cuadro en el lugar donde siempre estuvo.

Es sorprendido allí por Claire que le dice que la familia no va a volver, diciéndole él que su misión es encontrar obras de arte y devolverlas y que ese es un buen lugar para comenzar.

Diciembre de 1944. Batalla de las Ardenas. Savitz y Campbell se encuentran entre los soldados que participan en la batalla y reciben paquetes de su casa, el primero con comida de calidad y el segundo con un mensaje grabado y para el que necesitará un fonógrafo.

Poco después Campbell acude a la ducha escuchándose en todo el campamento un mensaje de felicitación de la Navidad de la hija y los nietos de este, cantando su hija un villancico, que escuchan también Stokes y Sam, que llegaron al campamento llevando a un soldado enfermo al que se encontraron por el camino.

Poco después hablan Stokes y Granger, que le manifiesta a aquel las reticencias de Claire, pensando que los americanos harán lo mismo que los rusos, que se quedan con el arte confiscado como reparación de guerra.

Él le cuenta a Granger que recibió una carta del padre de Jeffries, agradecido por haber ayudado a su hijo a recuperar su dignidad.

Tratando de conseguir la colaboración de Claire, Granger le muestra a esta el Decreto Nerón que establece que si Hitler o Alemania caen, todo el arte y documentos confiscados deben ser destruidos, pese a lo cual Claire se niega a colaborar.

En Remagen, Alemania, se reúnen todos los compañeros encargados de la defensa del arte, decidiendo dividirse enviado a Jean Claude y a Garfield a Merkers, yendo Stokes a Siegen, quedando en reunirse en Nuremberg.

Al día siguiente, Campbell tiene un gran dolor de muelas y va con Savitz al dentista, que les pregunta por su profesión, contándoles cuando le dicen que son artistas que tiene un sobrino que vive cerca y que estudió arte en París y quizá pueda ayudarles.

Acuden a su hermosa casa de campo, donde ahora vive como un pacífico civil con su familia, Stahl, cuya casa tiene numerosas pinturas, que él afirma son copias, si bien Savitz dice que tras un Cezanne se muestra que pertenece a la colección Rothschild, diciendo él que fue un regalo, ante lo que le pregunta por el Renoir, para a continuación gritar ¡Heil, Hitler!, a lo que los hijos de Stahl se cuadran y gritan ¡Heil, Hitler!, tras lo que lo detienen.

Garfield y Jean Claude acuden a reunirse con sus compañeros cuando se detienen al ver un caballo de carreras que Jean Claude se acerca a admirar, fumando tranquilamente un cigarrillo, cuando Garfield descubre un grupo de soldados escondidos tras un seto, por lo que llama a su compañero, que escucha entonces el ruido de la gente escondida tras los arbustos y corre hacia el coche, al que llega en el momento en que se rompen las hostilidades entre dos grupos, encontrándose en medio de un fuego cruzado, siendo Jean Claude herido gravemente, sin que Garfield consiga encontrar a nadie que pueda ayudarles, por lo que su compañero fallece.

Sus compañeros lamentan las muertes ocurridas, comprobando que son soldados como cualquier otro, estudiando la documentación incautada en casa de Stahl, estudiando un mapa en que se señalan las ciudades que ellos investigaron, Siegen y Merkers, donde no encontraron nada, dándose cuenta Sam que Saltz no es Saltzburgo, sino sal, recordando que hay una mina de sal en Merkers, dándose cuenta de que en todos los puntos señalados hay minas, siendo la de Siegen de cobre.

Acuden a la primera de las minas, en Siegen encontrando, tras una pared tapiada 16.000 piezas de arte.

Llaman tras ello a Granger para que se una a ellos y les ayude, encontrándose este el día antes de partir a Claire en una cafetería, observando que sonríe al leer en el periódico la noticia de la detención de Stahl y que devolvieron las obras encontradas, por lo que ha variado tanto su actitud que incluso invita a Granger a cenar esa noche a su casa para despedirse cuando le dice que tiene que marcharse al día siguiente.

Una vez allí Claire le pone una corbata, ya que la cena era formal y le saca toda la información de que dispone, informándole que Göring y Stahl enviaban al Führer fotografías de los cuadros que expoliaban, quemando los de los maestros modernos.

Claire guarda una completa relación de todas las obras que pasaron por el Jeu de Paume, de dónde provenían y a quién le pertenecían, comentándole que las obras allí catalogadas están en el castillo bávaro de Neuschwanstein.

Tras entregarle el catálogo con las obras y sus dueños le invita a pasar con ella la noche, aunque él decide marcharse

Estamos ya en abril de 1945, cuando Granger llega a Merkers, donde han encontrado otro gran depósito de obras.

Tratando de encontrar una linterna Sam y Campbell entran en una bodega, encontrándose al encender la luz una gran cantidad de oro, señalándose en las noticias que la cantidad de oro encontrada es de 100 toneladas, todas las reservas alemanas, felicitando a los generales Patton, Bradley y Eisenhower, lamentando los encargados de buscar las obras que los políticos corran a fotografiarse ante el oro y no les importe el arte recuperado.

Sam tiene oportunidad de ver allí por vez primera el autorretrato de Rembrandt del museo de su pueblo que no pudo ver entonces por ser judío.

Mina de Heilbronn, Alemania. Allí llegan demasiado tarde, pues un oficial ordena que quemen todas las obras, no encontrando ninguna completa, pisando Granger una mina durante el recorrido, por lo que crean un contrapeso para evitar que cuando se baje de la mina esta explote.

Lo único que encuentran es varios barriles llenas de pequeñas piezas de oro, que descubren se trata de dientes de judíos.

Cuando llegan al castillo de Neuschwanstein encuentran una gran cantidad de esculturas, que gracias al catálogo de Claire podrán entregar a sus dueños.

Encuentran además otro listado donde se señala que el retablo de Gante se encuentra en la mina de Altaussee.

Salen deprisa hacia esa mina, enterándose por el camino de la rendición de Alemania, y, con ello del fin de la guerra.

Cuando llegan a la mina encuentran que volaron la entrada, habiendo detenido al coronel Wegner, el oficial al mando, que fue quien asesinó a de Jeffries y ordenó que incendiaran la mina de Heilbronn, al que interroga Stokes, aunque se niega a decir nada limitándose a decir que no cometió ningún crimen y que no van a condenarle por quemar obras de arte, recordándole Stokes que sabe que dirigió un campo de concentración y que será condenado a muerte y que nadie se acordará de él.

Llega Savitz corriendo avisando que no fueron los nazis, sino los mineros quien volaron las entradas para evitar que los nazis destruyeran las obras, por lo que podrán rescatarlas abriendo de nuevo las entradas.

Podrán abrirlo en un par de días con la ayuda de los mineros, pero no tienen tanto tiempo pues deben abandonar la zona por orden del alto mando esa misma noche, ya que ese territorio les corresponde a los rusos.

Deciden volar por tanto la entrada, encontrando dentro de esa mina, en efecto, el retablo, dándose cuenta cuando ya se marchan de que falta uno de los paneles, por lo que discuten Savitz y Campbell sobre un mapa planteándose si se dejaron sin explorar alguna de las partes, dándose cuenta Campbell cuando se agacha a coger su pluma de que el panel es la mesa sobre la que están trabajando.

Los rusos se acercan y deben apresurarse, buscando todos a Stokes, que ha desaparecido tratando de ver si puede rescatar algo más, cuando de pronto ve una gran carretilla, y tapada, descubre la Madonna con el niño por la que murió Jeffries con la que corren al camión evitando que caiga en manos rusas, llevándosela junto con otras 3.000 obras.

Savitz y Campbell devolvieron el retablo a Gante, mientras que Granger viajó a París con cientos de esculturas.

Recuerda que recuperaron más de 5 millones de piezas.

Le preguntan por las bajas y si cree que merecieron la pena y si alguien recordará su sacrificio en 30 años.

En 1977 en Brujas, el propio Stokes responde ante la Madonna, junto a su nieto, que sí.

Calificación: 2