Bienvenidos a mi página de resúmenes

Moonlight

Moonlight (2016) * USA

          También conocida como:
                    - "Luz de luna" (Hispanoamérica)

Duración: 111 min.

Música: Nicholas Brittel

Fotografía: James Laxton

Guion: Barry Jenkins (Historia: Tarell Alvin McCraney)

Dirección: Barry Jenkins

Intérpretes: Trevante Rhodes (Chiron adulto / "Black"), Ashton Sanders (Chiron adolescente), Alex R. Hibbert (Chiron niño / "Little"), Mahershala Ali (Juan), André Holland (Kevin adulto), Jharrel Jerome (Kevin adolescente), Jaden Piner (Kevin niño), Naomie Harris (Paula), Janelle Monáe (Teresa).

Juan, un traficante llega en su coche al barrio de Miami que controla, saludando al camello encargado de la zona, que ve cómo tiene que espantar a un yonqui que le ruega que le pase algo, debiendo decirle que no da nada gratis.

Juan le pregunta si el negocio va bien y le dice que pasarán cuentas el fin de semana.

Mientras se aleja cruza corriendo por delante de él un grupo de niños que persiguen a otro que consigue colarse en una casa abandonada que tenía la puerta abierta y donde se encierra, aunque los otros le siguen lanzando piedras a la ventana desde abajo.

Cuando sus perseguidores se marchan llama alguien a la puerta, aunque no le abre, viendo cómo el extraño arranca un panel de madera de la ventana, apareciendo Juan, que le pregunta qué hace allí, y al ver que el muchacho está asustado y no dice nada, lo invita a comer.

I. Little

Juan lleva al muchacho a comer a un restaurante, viendo que pese a su gesto, el muchacho no dice nada, ni su nombre ni dónde vive, pese a que le dice que tiene que llevarlo a su casa, pues no puede andar solo por ese barrio.

Como no dice nada lo lleva hasta su casa, donde, le dice, estará a salvo, aunque solo hasta que conozca a su chica, pues ella seguro que sí le hará hablar.

Sale en efecto la novia, y luego le dan de cenar, aunque el muchacho sigue sin decir nada decide llevarlo a su casa, donde, le dice, estará a salvo, aunque solo hasta que conozca a su chica, pues ella seguro que sí le hará hablar.

Pronto le presentará a Teresa, su novia, y le dan de cenar, aunque el muchacho sigue sin decir nada, por lo que ríen, ya que, aunque no habla, no para de comer.

Finalmente les dice que se llama Chiron, pero que le llaman Little y que vive en el barrio de Liberty City con su madre

Teresa le pregunta si quiere que le lleven a su casa cuando acabe de comer, pero él les dice que no, diciéndole ella que puede quedarse si quiere, accediendo el muchacho.

A la mañana siguiente Juan lo lleva a su casa, apareciendo su madre enfadada y preguntándole por qué no volvió a casa por la noche, contándole Juan que lo encontró en un cobijo de yonquis donde se escondió porque lo perseguían otros chavales y no le dijo dónde vivía hasta esa mañana, y por eso no pudo llevarlo antes.

Paula, su madre, le dice que normalmente se sabe cuidar solito, no dejando que choque su puño con Juan cuando este se despide de él.

Cuando entran, Paula le dice que con él le ha tocado la lotería, aunque luego le dice que no pasa, nada, pero no le deja ver la tele por estar castigado.

Chiron ve cómo juegan al fútbol con una pelota echa de trapo los chicos del barrio, pero él no se integra entre ellos.

Solo uno de sus vecinos, Kevin, le sigue y le dice que es muy raro y le pregunta por qué deja que se metan con él, preguntando él qué puede hacer, diciéndole Kevin que demostrarles que no es un blandengue.

Chiron se defiende diciendo que no lo es, a lo que Kevin le responde que no sirve de nada si los demás no lo saben, y lo empuja para provocarlo, consiguiendo que responda y se pelee con él.

Cuando Juan regresa a su casa encuentra sentado en la puerta a Chiron, y lo lleva a la playa y le enseña a nadar.

Sentados luego en la arena, Juan le cuenta que encontrará negros en todas partes, porque fueron los primeros habitantes de la tierra, y que él llegó desde Cuba y era un chico salvaje como él que andaba haciendo tonterías descalzo, recordando que una vez lo paró una mujer muy vieja que le dijo que corriendo así atrapaba toda la luz de la luna y a la luz de esta los negros parecen azules y desde entonces le llamó Azul.

Juan le aconseja que decida por sí mismo quién va a ser sin dejar que lo decidan otros.

Luego lo lleva luego hasta su casa y le regala un billete.

Cuando el niño llama a la puerta la madre abre y lo mete dentro sin dar tiempo a Juan ni siquiera para saludarle, corriendo luego hasta la mesa, donde estaba con un hombre y recoge algo, encerrándose tras ello con el hombre en su habitación.

Después de la clase, Chiron va al baño, viendo cómo el resto de chicos se muestran sus penes y hablan sobre ellos y los comparan con cosas que les recuerdan, permitiendo Kevin que participe como los demás.

Cuando llega por la tarde a su casa ve que no está la televisión.

Se prepara luego un baño para lo que calienta agua al fuego, echando mucho jabón.

Por la noche, mientras controla su territorio, Juan observa cómo unos clientes consumen en un coche en esa misma calle, lo que puede atraer a la policía, por lo que acude a llamarles la atención, descubriendo que quien está en el coche es la madre de Chiron junto con otro hombre.

Hace salir a la madre del chico para regañarle porque drogada no podrá criar a su hijo, aunque ella a su vez le recrimina a él que le dé lecciones cuando es él quien le vende el crack, y le pide que no le diga que podría comprarlo en cualquier otro sitio, pues se lo compra a él.

Pero luego cuando llega a casa y su hijo la mira, ella estalla con rabia pidiéndole que no lo haga.

Juan se despierta al día siguiente por la llamada insistente de alguien a su puerta, por lo que sale con su pistola hasta que ve que es Chiron, callado como siempre, por lo que Teresa le dice que ella tampoco le hablará

El chico permanece callado ante Juan, que le cuenta que la noche anterior vio a su madre, hablando entonces el niño para decir que la odia.

Juan le dice que él también odiaba a la suya, pero ahora la echa de menos.

Teresa les pone un zumo y entonces el niño les pregunta qué es un marica, diciéndole Juan que es una palabra que se utiliza para hacer daño a los gays, tras lo que le pregunta si él es marica, diciéndole Juan que puede ser gay, pero que no debe dejar que nadie lo llame marica.

Él pregunta cómo puede saber si lo es, diciéndole Juan y Teresa que cuando llegue el momento lo sabrá

Le pregunta luego a Juan si vende droga, debiendo reconocer este que sí, tras lo que le pregunta si su madre se droga, debiendo decirle que sí, tras lo que se marcha.

Años más tarde, en el instituto, el profesor le llama la atención por estar distraído, siendo objeto de las bromas de Terrel, que dice que esta en "esos días" y lo amenaza y a la salida le dice que va a por él.

Se queda por ello dentro esperando a que se vayan Terrel y sus amigos, apareciendo Kevin, que le dice que le han castigado al ser sorprendido con una chica.

II. Chiron

Cuando llega a su casa, su madre, muy drogada, le dice que esa noche no puede quedarse, pues espera a alguien, por lo que debe buscarse otro sitio para dormir.

Va a casa de Teresa y cena allí, diciéndole ella que no agache la cabeza, pues allí solo quiere amor y orgullo.

Por la noche se imagina a Kevin haciendo el amor con la chica como le contó.

Camino del instituto sale su madre a su encuentro y le pregunta por qué no fue a su casa la noche anterior, asegurándole que la tenía preocupada.

Le pregunta por Teresa, a la que dice, no volvió a ver desde el entierro, para decirle a continuación que le abra la puerta, pues se dejó la llave en casa, aunque entonces ve que está abierta. Le dice luego que necesita dinero y le pregunta si su mamá de mentira, Teresa, no le ha dado nada, debiendo finalmente darle su dinero.

Un día, a la salida del instituto, es abordado por Terrel y otro amigo que le preguntan si va a casa de Teresa y le preguntan si se acuesta con ella ahora que está viuda, y vuelven a amenazarlo.

Una noche coge al tren y se acerca a la playa donde Juan le enseñó a nadar.

Coge el tren y va hasta la playa, donde se sienta.

Poco después aparece Kevin, que lo llama siempre Black, y que le dice que va allí a fumar, pasándole su porro, tras lo que hablan, reconociendo Chiron que a veces llora tanto que tiene la sensación de que va a convertirse en gotas y que a veces le gustaría hacer cosas que no tienen sentido.

De pronto Kevin lo acerca y se besan y luego Kevin lo masturba

Lo lleva luego en el coche de vuelta a su barrio y al llegar a su casa Kevin le pregunta si no lo había hecho nunca, debiendo reconocer Chiron que no.

Al día siguiente, en el comedor, Chiron ve a Kevin, pero cuando se va a acercar para sentarse con él, ve cómo se le adelanta Terrel, que le recuerda a Kevin los viejos tiempos del colegio y aquellos juegos en los que se retaban, de modo que él le señalaba a una persona y Kevin debía pegarle, y si lo hacía le tocaba luego al otro.

Y ese día, a la salida Terrel le recuerda el juego y a quien le señala a Kevin es a Chiron, al que Kevin debe golpear, y aunque le pide que no se levante tras el primer golpe, Chiron lo hace, estando obligado a volver a golpearlo, para luego, y ya en el suelo, volver a ser pateado por todos hasta que sale a auxiliarlo el guardia de seguridad.

Tras curarlo, la trabajadora social trata de convencerlo para que denuncie, pues si no lo hace no podrán impedir que vuelva a ocurrir.

Al día siguiente regresa magullado, pero con paso firme al instituto, entra en la clase, ya comenzada, y sin mediar palabra coge su silla y se la parte a Terrel en la espalda, golpeándolo tras ello con los restos, hasta que es retenido entre varios alumnos.

Poco después Chiron es introducido esposado en el coche policial, viendo al entrar en el coche cómo lo mira Kevin con cara de preocupación.

Años más tarde, un Chiron, ahora ya adulto, se despierta tras una pesadilla en la que recordó a su madre gritándole que no la mirara como le sucedió siendo niño.

Cargado de cadenas y con fundas de oro en los dientes, Chiron recorre ahora los barrios bajo su dominio en un coche en cuyo salpicadero destaca una corona, como año antes hacía Juan, teniendo, como aquel, una pistola.

III. Black

Ahora Chiron, al que llaman Black es un tipo musculoso y distribuye y cobra a sus camellos, diciéndole a uno de ellos que no puede estar en la calle si no soporta que le tomen el pelo, tras gastarle una broma.

Recibe llamadas de su madre que no coge en las que le dice que Atlanta no es tan grande y podía visitarla de cuando en cuando.

Pero un día le despierta otra llamada. Se trata de Kevin que le dice pidió su número a Teresa, y al que Chiron le cuenta que vive en Georgia, Atlanta desde entonces.

Kevin le dice que siente mucho lo que sucedió.

Le cuenta tras ello que se hizo cocinero después de pasar por la cárcel, donde le pusieron en la cocina y vio que se le daba bien y le gustaba.

En el restaurante tienen una máquina de discos y un hombre le hizo acordarse de él tras poner una de las canciones, tras lo que le dice que si pasa por allí vaya a verle y le cocinará y le pondrá esa canción.

Al día siguiente cuando se despierta se da cuenta de que ha tenido un orgasmo dormido mientras soñaba con Kevin.

Chiron va a ver a su madre, que ahora está en un centro de desintoxicación, y le pregunta por Teresa y le dice que le va bien.

Él le pregunta cuándo volverá a casa diciendo ella que esa es ahora su casa, y que allí le dejan trabajar y puede ayudar a otra gente y evita meterse en líos.

Le pregunta por su trabajo y le dice que no ha ido a Georgia para verlo a él metido en la misma mierda que ella, aunque él no cree que ella pueda darle lecciones de nada.

Paula reconoce que lo hizo mal, pero que él no tiene por qué ser un desgraciado como ella, y aunque sabe que no le dio amor cuando lo necesitaba y comprende que no tiene por qué quererle, le dice que ella si le quiere a él.

Chiron decide conducir hasta Miami para ver a Kevin.

Entra en el restaurante y cuando su amigo lo reconoce se abrazan y tras ello le dice que sigue igual, sin decir más de tres palabras seguidas y cabeceando.

Le prepara la cena, el especial del chef mientras Chiron mira la máquina de discos.

Ve que el especial del chef es comida cubana y aunque le dice que no bebe, Kevin le lleva una botella para beber vino juntos.

Kevin le cuenta que salió con Samantha y le muestra una fotografía de un niño, Kevin Jr., que tuvo con ella, aunque le dice, ya no siguen juntos.

Chiron le cuenta que trapichea. Cuando sucedió aquello, le mandaron a un centro de menores de Atlanta, donde conoció a un tío que le metió en el negocio. Se le dio bien y ascendió, algo que a Kevin no le parece bien, pues le dice, él no es así, a lo que Chiron le contesta que no lo conoce.

Chiron le pregunta por qué lo llamó, volviendo a contarle lo que ya le dijo por teléfono, que un hombre puso una canción, que pone él ahora y que habla de alguien que se reencuentra después de mucho tiempo y se alegra de ello.

Lo lleva luego hasta su casa en su ostentoso coche, recordando Chiron al llegar a la playa, aquella noche.

Una vez en casa de Kevin Chiron dice que le duele la cabeza porque se bebieron tres botellas de vino pese a que le dijo que no bebía.

Kevin le pregunta quién es, con esas fundas de oro y su coche, reconociendo que llevaba mucho sin verle y no es lo que se esperaba.

Le pregunta si se acuerda de la última vez que lo vio, diciéndole Chiron que ha tratado de no acordarse y de olvidar esa época, pues cuando llegó a Atlanta decidió empezar de cero y hacerse más fuerte.

Kevin le dice que él siempre ha sido un pringado, que ha ido tirando sin hacer nunca nada que hubiera querido hacer, y haciendo lo que querían los demás que hicieran, no habiendo sido nunca él mismo, aunque ahora tiene una vida. Tiene al pequeño Kev y un trabajo, aunque le quedan 18 meses de condicional. Gana un sueldo miserable y lleva zapatos viejos, pero no tiene preocupaciones.

Chiron le confiesa que no ha vuelto a tocar a nadie, ni nadie le ha tocado.

Poco después apoya su cabeza sobre él, su único amor, acariciando Kevin su cabeza.

Recuerda cómo la luna iluminaba su piel en la playa de niño, cuando parecía azul.

Calificación: 3