Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
My sassy girl
My sassy girl

Yeopgijeogin geunye (2001) * Corea del Sur

Duración: 135 Min.

Música: Kim Hyun-seok, Johann Pachelbel

Fotografía: Kim Sung-bok

Guion: Kwak Jae-young (Novela: Kim Ho-sik)

Dirección: Kwak Jae-young

Intérpretes: Cha Tae-hyun (Gyeon-woo), Jun Ji-hyun (La Chica), Song Wok-suk (Madre de Gyueo-woo), Kim In-mun (Padre), Han Jin-hie (Padre de La Chica), Hyun Sook-hee (Madre), Yang Geum-seok (Tía de Gyeon-woo), Yoo Soon-cheol (Anciano).

Gyeon-woo espera bajo un árbol. Cuenta que dos años atrás él y la chica a la que espera, enterraron allí una cápsula del tiempo y prometieron volver a aquel lugar dos años más tarde, pero, llegado el momento, ella no aparece.

Cuenta que sus padres querían una hija y por ello lo criaron como tal, no dándose cuenta de que no lo era hasta los 7 años. Iba por ello a los baños de chicas, y pensaba que a medida que fuera creciendo, su pene iría haciéndose más pequeño lo contrario de lo que ocurrió.

Primer tiempo

Ante sus amigos, y mientras beben, presume de ser ya un hombre tras haber pasado por el ejército, donde fue oficinista.

Y cada vez que ve a una chica que cree es su tipo tiene necesidad de intentar conocerla.

Su madre le llama y le pide que vaya a ver a su tía, pues un año atrás perdió a su hijo y le gusta verlo, y además quiere presentarle a una chica, aunque él dice que no le gusta que le frote la cara.

Cuando se dispone a regresar a su casa en el metro observa a una chica que se balancea en el andén y a la que salva de ser atropellada, observando luego en el vagón que apenas se puede sujetar. Las chicas borrachas le dan asco, pero esta es de su tipo.

Y observa también que, pese a su borrachera, la chica golpea a otro chico por no levantarse y ceder su asiento a un hombre mayor.

Observa que está a punto de vomitar, lo cual le da un tremendo asco, viendo cómo finalmente lo hace sobre la peluca del hombre al que le consiguió el asiento y luego, cuando se la quita, directamente sobre su cabeza, para caer luego al suelo, tras llamarlo cariño, y, aunque él insiste en que no la conoce, se ve obligado a limpiarle la cabeza al hombre con su camisa, al tomarlo este por su novio, debiendo además cargar con ella, hasta dejarla en un banco, aunque luego, arrepentido, regresa, y la lleva a un motel, donde dice que están comprometidos, consiguiendo una llave, pero para el cuarto piso, hasta el que debe subir cargando con él.

Decide ducharse, y mientras lo hace suena el teléfono de ella, por lo que debe salir desnudo de la ducha, contándole al interlocutor que están en el motel UK-su.

Al verse sorprendido, aún desnudo, por los policías, creen que está haciéndole algo a la chica, por lo que le piden que levante las manos, y como por pudor trata de taparse, lo inutilizan con un gas y lo encarcelan junto a un grupo de delincuentes ensangrentados, que le preguntan si está allí por haber violado a una chica.

Cuando le liberan y llega a su casa, su madre le pregunta si fue a Bupyung, diciendo él que sí, golpeándolo su madre con el palo de la aspiradora, pues sabe que le está mintiendo, ya que habló con la tía, preguntándole también dónde está su jersey.

Huye mientras le explica que estuvo en Bupyung, pero no viendo a la tía.

Cuenta que estudia ingeniería, aunque desde pequeño fue mal estudiante, discutiendo por ello con sus padres, que le castigaban, no teniendo claras sus metas.

Le despierta el teléfono, preguntándole la chica quién es, y que le pregunta qué hacía desnudo en un motel con ella, pidiéndole que vaya a la estación de Bupyung.

Va a tomar un café, preguntándole ella qué ocurrió la noche anterior.

Él le cuenta que estaba borracha y por ello la salvó y luego vomitó, y se duchó en el motel para quitarse el vómito y el sudor tras haber cargado con ella.

Le dice que cuando no está borracha es su tipo, respondiéndole ella que no están destinados a estar juntos.

Van luego a un restaurante, donde ella le obliga a pedir golbangee, una sopa de mariscos con verdura, escuchando cómo, tras ellos, dos hombres tratan de llevarse a un motel a dos muchachas, preguntándoles ella cuánto les darán, por lo que va a su mesa y les echa en cara que quieran prostituirse y les pide el carnet, yéndose ellas entre la bronca de los hombres por meterse donde no debe.

La chica bebe demasiado y llora al hacerlo, cediéndole él su pañuelo.

Le cuenta que el día anterior terminó con su novio, viendo cómo de pronto, deja caer su cabeza sobre la mesa, debiendo llevarla nuevamente por ello al motel del día anterior.

Sale a comprar algo para curarla, y ella vuelve a vomitar.

La observa luego mientras duerme, besándola, y señalando querer curar su dolor.

Cuando se despierta observa que ella está en el suelo, habiendo visto que tiene 24 años, uno menos que él, por lo que le pide que no vuelva a faltarle al respeto.

Señala que, pese a haberse conocido solo tres días antes, durmieron ya dos veces juntos en un motel, habiendo comenzado así su relación.

Dormita en clase, cuando de pronto ve que entra ella, y, aunque él trata de disimular para que no lo vea, ella se sienta a su lado y le pide que se vaya con ella durante el descanso, pero él asegura que no puede perderse esa clase.

Cuando se marcha ella, rodean todos a Gyeon-woo para preguntarle por esa chica tan guapa, diciendo él que lo es, pero que no se comporta bien.

Y cuando el profesor regresa tras el descanso pregunta por él y le pide que se marche, asegurándole que no le apuntará como ausente, pidiéndole antes de marcharse, que lo críen juntos, ante las risas de toda la clase.

Ella le cuenta que le contó que iba a abortar y que él era el padre.

Lo lleva a un parque, y, tras disfrutar de las atracciones ella le dice que quiere ser guionista.

Desde ese día, ella se pasaba el tiempo escribiendo sinopsis para que él las leyera y no le dejaba que se perdiera nada, lo cual era muy estresante.

Se la imagina a ella como protagonista de sus guiones de acción. Una heroína que lo salva a él, aunque él le reprocha que no se besen al final, diciendo ella que es una película de acción, no un melodrama, aunque él dice que a los coreanos les gustan los melodramas, ante lo que ella le dice que cambiará el final.

La pareja, feliz, se ve sorprendida por un chaparrón y ella acaba muriendo, pero su última voluntad es que la entierren junto a su amado, aunque sea vivo. Y cuando sucede, lo lanzan a él a la tumba y lo golpean con la pala cuando trata de salir, acabando sus días junto a ella.

Hablan luego cerca del mar, preguntándole ella a Gyeon-woo qué profundidad cree que tiene, y para averiguarlo lo empuja a él al agua, vestido como está, pidiendo él socorro y asegurando que no sabe nadar, viendo cómo se lanza ella hacia él para rescatarlo.

Mientras toma algo en el bar con sus amigos, y ya borracho, ve a una chica muy atrayente y les dice a sus amigos que a partir de ese momento esa chica va a ser su novia, por lo que sale corriendo tras ella y la piropea, observando, cuando se vuelve que es ella, por lo que se asusta y corre de vuelta al bar, y, cuando ella lo llama por teléfono simula que lo tiene apagado.

1 hora antes

Ella lo llamó diciéndole que quería conocer a sus amigos, enfadándose cuando se negó.

Coincidieron, aunque sin saberlo, en el metro.

Ella se bajó antes para entregarle a una mujer que se dejaba un paquete. En esa misma estación, y un poco más tarde él la ayudó a cargar con el paquete al salir.

Tras perder el metro y no poder coger otro, ella sale y coge un taxi, aunque el taxista, se distrae al mirar a una chica y choca contra un camión que estaba desatascando las alcantarillas, acabando toda la porquería sobre el coche.

Tuvo que bajarse por ello, pasando en ese momento por delante del bar, donde estaba él, que al verla de espaldas se sintió atraído por ella y la persiguió sin saber quién era.

Él piensa que debe vengarse de ella y piensa esperar en la estación de Bupyung, de modo que ella tenga que llevarle a él cargado.

Debido a la borrachera se queda dormido en el metro, por lo que le roban todo y cuando despierta ya el metro está en la central y lo están limpiando.

Se duerme en un banco y una persona lo toma por un mendigo y le echa una moneda en el vaso, estando a punto de atragantarse cuando se despierta y bebe, aunque la moneda le sirve para poder llamar para que vayan a buscarlo a la estación de Inchon.

Vuelve a dormirse tras ello en el banco, aunque acaba en el suelo, despertándole las patadas de un grupo de hombres que, tras una pelea y llenos de vendas están junto a él en una celda y que le obligan, para reírse de él a hacer ejercicios.

Aparece entonces la chica, que le saca de la cárcel, aunque nada más hacerlo, le abofetea y le deja casi como a sus compañeros de celda por su comportamiento del día anterior y por haber intentado ligar con ella al confundirla con otra.

Un día recibe un correo electrónico en que ella le advierte que en dos días será su cumpleaños y espera tener algo bonito.

Él piensa en un regalo imaginativo. La llevará de noche al parque de atracciones, donde, con ayuda de sus amigos, hará que las farolas se enciendan a su paso hasta llegar a un lugar donde sonará la canción de cumpleaños y todas las luces se encenderán y habrá fuegos artificiales y logrará así enamorarla

Pero las cosas no salen como había planeado, pues, para empezar deben colarse en el parque saltando la valla, y al hacerlo son sorprendidos por un soldado que los detiene y los lleva a un almacén.

Les pregunta qué relación tienen, diciendo él que solo son amigos, por lo que el soldado dice que entonces ella puede ser su gatita, haciendo que ella se enfade.

Él recuerda que también tuvo una novia que le visitaba cada semana hasta que acabó enamorándose del sargento y que además, mientras hacía el servicio militar, se escapó su perra, por lo que ha decidido desertar para acabar con las dos "perras", aunque poco después amenaza con suicidarse por lo desgraciado que es, pensando en que si lo hace ella no volverá a sentirse bien, aunque la chica le dice que el dolor se va más rápido de lo que imagina, pues ella pasó por esa situación.

Él parece quedar convencido, pero entonces piensa en que si le pillan irá a prisión.

Gyeon-woo pide que la deje ir a ella o, si no, a él, diciendo el soldado que la dejará ir a ella, pues las cejas de él le recuerdan a su sargento y actúa como él, por lo que morirán juntos, y le pide a ella que lo olvide y busque a un buen tipo, aunque ella le dice que irán juntos los tres.

Pero la manda salir y le dice a Gyeon-woo que se alegra de no tener que morir solo.

Fuera hay un elevado número de soldados esperándolos para detener al desertor.

Gyeon-woo le dice al soldado que hay una salida secreta que conoce, logrando, en efecto salir desapercibidos, aunque al hacer ruido son descubiertos y perseguidos, disparando el soldado al aire y diciendo luego mientras apunta a Gyeon-woo que si se acercan lo matará y les pide que lleven a su novia en una hora, o, de lo contrario lo matará y luego se suicidará.

Hay varios francotiradores y uno intenta acabar con él, corriendo entonces ella hacia el soldado pidiendo que no disparen y le dice que en realidad no quiere a su novia, pues si la quisiera de verdad dejaría que fuera feliz y que se casase con quien eligiese aunque a él no le guste, y le dice que necesita seguir viviendo para aprender lo que es realmente amor, por lo que le pide que regrese a la base como un hombre.

El soldado le dice a Gyeon-woo que es la chica más adorable que conoce y le pide que no la deje marchar o saldrá él con ella.

Finalmente lo deja libre, corriendo él a abrazar a la chica, momento en que se encienden las luces y suenan los fuegos artificiales, dándoles el soldado, ya preso, las gracias, pues es su cumpleaños, y dice que vivirá hasta que aprenda lo que es el amor.

Pero ella no está contenta y le reprocha a Gyeon-woo que dijera que eran solo amigos, diciendo él que lo dijo para salvarla, aunque ella le golpea de nuevo y le recuerda que pidió que si no la dejaba a ella que lo dejara a él salir, asegurando él que no lo hubiera hecho, aunque ella vuelve a golpearle y le dice que espera que le vaya bien, solito.

Él reconoce que fastidió el cumpleaños, pero está orgulloso de estar con ella y de que todo saliera tal como lo había planeado.

Segundo tiempo

Gyeon-woo indica que le gusta mucho que siempre sonríe y se esfuerza por parecer alegre aunque cree que por dentro está llena de dolor.

Quedan en un bar, mostrándole ella su nuevo guion, esta vez para una película de artes marciales protagonizada por una cazadora de recompensas que lucha contra el villano al que vence fácilmente, convirtiéndose en reina.

Le cuenta que cree que los ovnis son máquinas del tiempo en que la gente viaja al pasado y que algún día conocerá a alguien del futuro.

Él lleva el guion a Shin Cine, aunque este al leerlo vomita, aunque les vuelve a llamar.

La pareja hace muchos juegos.

Juegan un día en el metro a que, si los pasajeros cruzan una línea que hay frente a ellos con el pie derecho, él la abofeteará a ella y si es con el izquierdo será al revés.

Gyeon-woo es el primero en ganar, por lo que le da un pequeño golpe en la frente, pero cuando gana ella le da una fuerte bofetada. Y, de pronto pasan un montón de soldados, todos con el pie izquierdo, por lo que Gyeon-woo recibe una auténtica paliza.

Juegan al pádel, pero la pelota le golpea siempre que va hacia él.

Un día, mientras pasean por el parque, a ella le rozan los zapatos y le dice que deben intercambiárselos, debiendo caminar él con los zapatos de tacón para que no se enfade.

Le cuenta entonces que los días que tiene examen no se pone braguitas y que ese día tuvo examen, retándolo a que la siga, haciendo el ridículo al seguirla.

Empieza a llover con fuerza y deben correr hasta la casa de ella, que dice que le bajará un paraguas, y aunque él prefiere no esperar se da cuenta de que se llevó una caja de ella, por lo que regresa para entregársela, conociendo así a sus padres.

El padre le pregunta si es el novio de su hija y le pide que no salgan hasta tan tarde.

Cuando se marcha, tras caer el padre borracho, escucha por la ventana cómo la madre regaña a su hija por no llevar los zapatos y por seguir saliendo con él, ya que, asegura, es tonto y no tiene futuro, aunque ella lo defiende y sale de casa enfadada.

Después de aquello no supo nada de ella durante mucho tiempo.

Pero de repente lo llamó un día tan alegre como si nada hubiera pasado, diciéndole que quedaban pocos días para sus primeros 100 días juntos.

La llamada la recibe estando en la biblioteca, y todos los presentes están pendientes de su conversación, oyéndole contestar, a la pregunta de ella de cuándo cree que una chica está más atractiva, que, cuando está desnuda, aunque luego rectifica y le dice que cuando la ve tocando el piano, preguntándole ella qué canción, y él le tararea el Canon de Pachelbel, diciéndole ella que para ella un chico cuando está más atractivo es cuando aparece llevando una rosa y le pide que ese día lleve el uniforme del colegio y le dé una rosa durante la clase.

Ese día, Gyeon-woo se cuela en el colegio femenino simulando ser repartidor de comida china, para ir luego hasta el repleto salón de actos donde ella interpreta el Canon de Pachelbel, acercándose él para entregarle la rosa, siendo aplaudido por todas.

Se ponen luego sus antiguos uniformes y van a beber y a fumar, simulando ser estudiantes, acabando luego bailando en la discoteca alocadamente y llamando la atención de todos.

Después de su visita al club, empezaron a hacer una fiesta con uniforme escolar cada mes.

Pero ella volvió a emborracharse y tuvo que cargar nuevamente con ella, llevándola en un taxi hasta su casa, donde el padre lo invita a beber y le pregunta qué piensa hacer cuando se gradúe, asegurando él que no lo sabe.

El padre le pide que le muestre lo que lleva en los bolsillos, dándose cuenta de que lleva un preservativo que le regalaron en la calle para prevenir el SIDA, preguntándole el hombre qué siente por su hija a lo que le responde que de momento son solo amigos, pero que si llegan a intimar más se lo hará saber.

A partir de aquel día ella no lo volvió a llamar y así es como se separaron.

Decide conquistar a otras mujeres, aunque cuando está con una, en una cita a ciegas, recibe una llamada de ella, que le dice que le espera en una cafetería en 45 minutos, aunque él se niega a obedecerle y continúa bebiendo hasta que la chica con la que está le dice que debe ir al servicio, decidiendo aprovechar él también para ir, encontrándose con la sorpresa de que su acompañante está también en el servicio de los hombres y haciendo pis de pie.

Va tras ello al bar en que está la chica, también en una cita a ciegas, diciéndole el hombre que es muy afortunado de ser amigo íntimo de ella, aunque él le duele la palabra amigo.

Ella le pregunta si de verdad estaba con otra chica, debiendo decirle que en realidad no.

Hablan luego en la terraza, preguntándole ella qué le parece, diciendo él que parece buena persona pero que no le parece el hombre del que se separó, preguntándole cómo se dio cuenta, quitándole él la cadena y diciéndole que cuando salga con otros hombres debe olvidarse del pasado, tras adivinar que la cadena se la regaló su exnovio y que no la llevaría si se hubieran separado por algo sin importancia, dado su carácter, y como siempre decía que no podía volver con él se imagina que no está ya en este mundo.

Ella le pregunta por su acompañante y le cuenta que se lo presentó su madre y le insistió y no parece mal tipo, diciéndole Gyeon-woo que a él le da igual, pero que debe ser más obediente con los otros tipos, pues a los hombres les gustan las chicas más femeninas y le pide que no beba tanto para que no se aprovechen de ella ni intente ganar siempre, tras lo que le desea buena suerte.

Cuando regresa del baño, ve que Gyeon-woo se marchó, aunque su acompañante le dice que antes de marcharse le dio 10 reglas para estar con ella: no pedirle que sea más femenina, no dejar que tome más de tres copas o le pegará a alguien. Si le golpea debe simular que le ha dolido y si le ha dolido simular que no.

Que cuando lleven 100 días juntos le regale una rosa durante su clase, y que aprenda a hacer esgrima y squash prepararse para ir a la cárcel varias veces. Si le dice que lo va a matar, que se lo tome en serio y si le duelen los pies deberá cambiarle los zapatos y animarla a escribir.

Tras escucharlo contar todo, ella sale corriendo para buscarlo, aunque pasa de largo del puesto callejero en que él está bebiendo, por lo que va hasta el metro, donde tampoco lo ve.

Él llega poco después y se cruzan en las escaleras, pero no se ven porque él se sienta, decidiendo ella ir hasta la sala de control, desde donde lo llama por el altavoz.

Al escucharla, él corre a buscarla y la ve en el micrófono intentando localizarlo, diciendo que lo ha buscado por todas partes y pidiéndole que vaya hacia las escaleras mecánicas, corriendo él a abrazarla, aunque, fiel a su carácter, ella le pregunta quién le dijo que la abrazara y lo abofetea, aunque luego le dice que debía esquivarlo.

La acompaña hasta su casa e indica que algunas veces cree conocerla, pero otras es una desconocida y se pregunta qué les está pasando y hasta cuando durará su relación.

En la puerta él se acerca a ella y trata de besarla, pero entonces el padre de ella abre con el telefonillo, sin llegar por ello a conseguirlo.

Ella le pide que le escribiera una carta en que exprese sus sentimientos.

Él recuerda en esa carta cuando la conoció y que ahora no puede dejarla.

Van juntos a la montaña y una vez llegan arriba, ella le pide que vaya a una montaña que hay enfrente, pero mucho más lejos, para ver si la escucha desde allí.

A pesar de la dificultad él lo hace, y cuando lo ve allí, ella grita varias veces que lo siente, pero que no puede evitar ser así, y que no puede ser la chica indefensa que quiere.

Más tarde, y bajo un pino, ella le pregunta si le llevó la carta, diciendo él que sí, tras lo cual le dice que enterrarán las cartas, metiéndolas en lo que ella llama una cápsula del tiempo y regresarán allí en dos años a las dos y las leerán.

Esa fue su forma de decirle adiós, pues dos años son mucho tiempo.

Van luego hasta la estación, donde ella le pide que se vaya él antes y se separen allí.

Lo hace así, diciendo que la verá dentro de dos años, despidiéndose, aunque una vez se pone el tren en marcha él piensa que no puede irse así y se baja, haciendo ella justo lo contrario, subiendo al tren, por lo que, de todos modos se separaron.

Tiempo extra

Tras aquello, él no podía soportar la soledad y comenzó a escribir su historia por Internet

Y entonces cambió de idea y decidió cambiar por ella y por su futuro y ser mejor.

Comienza a jugar al squash, pero la pelota le da siempre en la cara. También va a aprender a pelear y a nadar y poco a poco fue mejorando.

Le envía sus historias a Shin Cine, al que va a ver más tarde, diciéndole que es el autor de "Mi chica descarada", proponiéndole el cineasta hacer una película.

Feliz por ello, deseaba contárselo a ella, pero debía esperar al día de su encuentro.

Pero ella no apareció.

Desentierra la cápsula donde guardaron las cartas y la abre, viendo que hay dentro un sapo, preguntándose cómo llegó hasta allí, tras lo que lee la carta.

En ella le cuenta que fue feliz mientas estuvo con él.

Que la persona a la que amaba falleció y justo cuando hacía un año de aquello, lo conoció a él, por lo que intentó encontrar en él lo perdido, por lo que, le dice, lo siente.

Le cuenta que también lo conoció en el metro, como a él, pues a ella le sangraba la nariz y él le prestó su pañuelo.

Hacía todo lo que quería, igual que él, como llevarle la rosa y planearon bajo aquel árbol su futuro, hasta que de repente falleció.

Visitaba a la madre de su novio a menudol y ella quería presentarle a un buen hombre.

Recuerda que el día que lo conoció, fue a ese árbol y le pidió a su novio que la dejara libre y se planteó luego que quizá se lo había presentado él, aunque cuanto más lo quería más culpable se sentía y pensaba que crecían los celos de él.

Quiere por ello que pasen esos dos años para tratar de olvidarlo, pero que si no aparece, será porque le haya faltado el coraje.

Gyeon-woo fue muchas veces a aquel lugar después de aquello.

Un día, un anciano está sentado bajo el árbol, cuando llega ella, que le pregunta si va allí a menudo, diciendo él que sí, pues guarda una secreto, diciendo ella que también tiene uno.

Le cuenta al viejo que tres años antes su novio y ella enterraron unas cartas allí, pero que no pudo ir pues dos años no fueron suficientes, ya que no había decidido nada, pues pensaba que si estaban destinados a estar juntos se encontrarían en algún lugar

El viejo le dice que el amor es construirse un puente de posibilidades para la persona amada, y le cuenta que leyó sus cartas, y que ese árbol no es igual que antes, pues un año atrás le cayó un rayo y lo partió en dos, pero que un joven sintió lástima por él y plantó otro árbol muy parecido, pues no quería que nadie se enterara.

Ya a solas, ella lee la carta de él, bajando luego hasta el lago, al que lanza su cadena.

Llama luego a su teléfono, pero le dicen que está apagado o fuera de cobertura.

Un día, al subir al metro, llega corriendo él, pero no puede entrar, pues se le cierran las puertas. Él la ve, pero ella a él no, y aunque corre desesperado no puede hacer nada.

Algún tiempo después ella vuelve a ver a la madre de su novio a la que le cuenta que estuvo año y medio en Inglaterra para poder olvidarse de él y que está mejor.

Llega entonces Gyeon-woo, al que la mujer saluda cariñosamente, pues es su sobrino.

Le cuenta entonces a ella que cuando estaba tan mal, ella intentó presentarle varias veces a su sobrino, pero que él siempre la evitaba pese a que iba mucho por Bupyung.

Ella llora al verlo. La mujer le dice que salga con él, pues le hará bien, ya que él quiere ir a Inglaterra, y, como ella ya estuvo, puede darle consejos, diciendo él que ya no tiene que ir.

Al verlos mirarse se pregunta si ya se conocían, diciéndole ella que conoció a un hombre del futuro, e insiste del futuro de él, tras lo que se dan la mano bajo la mesa.

Vestidos nuevamente con su traje de colegiales vuelven a salir a beber, mostrando sus carnets para no tener problemas, construyendo un puente de posibilidades.

Calificación: 3
Te cuento la película