Bienvenidos a mi página de resúmenes

Nacida para el mal

Born to be bad (1950) * USA

Duración: 94 min.

Música: Frederick Hollander

Fotografía: Nicholas Musuraca

Guion: Edith Sommer (Adaptación: Charles Schnee / Diálogos adicionales: Robert Soderberg, George Oppenheimer) (Novela: Anne Parrish)

Dirección: Nicholas Ray

Intérpretes: Joan Fontaine (Christabel Caine), Robert Ryan (Nick Bradley), Zachary Scott (Curtis Carey), Joan Leslie (Donna Foster), Mel Ferrer (Gabriel Broome / "'Gobby"), Harold Vermilyea (John Caine), Virginia Farmer (Tía Clara Caine).

Clara Caine habla con Donna Foster sobre su sobrina Christabel, preguntándole si no le importa que vaya al día siguiente, pues va a estudiar empresariales para poder ayudar a su tío John, del que Donna ha sido secretaria los últimos años.

Le dice que le gustaría tenerla con ella, pero en Santa Clara la joven no tendrá muchas oportunidades y es una joven muy vital, asegurándole Donna que se ocupará de ella.

Donna está muy atareada preparando una fiesta, ayudada por Gobby, un amigo pintor, que utiliza además su apartamento como galería.

Mientras lo prepara todo, tropieza con una maleta, encontrando en la salita a una mujer que se presenta como Christabel Caine, que no debería llegar hasta el día siguiente.

Al darse cuenta del error dice que se marchará, pero Donna la invita a quedarse.

Poco después llega Curtis Carey, el novio de Donna para recogerla, pidiéndole esta que consiga una entrada más para el estreno de teatro de esa noche para Christabel, aunque es demasiado tarde y no la consigue.

Mientras los demás van al teatro, Christabel se queda dormida, despertándole una llamada de su tía Clara, aunque nota interferencias, viendo que hay un hombre en la cocina, al que le pregunta qué hace allí, diciéndole que es el portero.

Llegan entonces los del teatro, explicándole Donna que el hombre es Nick Bradley, un escritor al que descubrió Donna, con la que habla sobre su manuscrito.

Curtis se encarga de presentarla en sociedad tras ver que ella le conoce y sabe que no es solo dinero lo que tiene, sino que también realiza obras de caridad y fundaciones.

También está en la fiesta John, el tío de Christabel, extrañado de que llegara un día antes, afirmando ella que quería ir a la fiesta.

En ella Gobby trata de conseguir que Curtis le financie una exposición de sus cuadros, que trata de vender también a algunos de los asistentes.

Por su parte Nick habla con el tío John, para interesarse por el libro, diciéndole John que Donna le ha dicho que es muy bueno y si es así se lo publicarán.

Nick habla también con ella durante la fiesta y le dice que está más bella despierta que dormida, pues cuando llegó a casa de Donna la encontró durmiendo.

Le dice que Donna le comentó que va a estudiar empresariales, asegurándole que cuando empiece, él estará dispuesto a llevarle los libros, diciendo que comenzará trabajando en el archivo, para luego ocupar el puesto de Donna.

Nick trata de llevarla fuera, pero Christabel se escapa al ver a Curtis y se va con él mientras Nick piensa que si sabe jugar sus cartas lo tiene ganado.

Unos días más tarde visita el apartamento de Nick, que la invita a cenar y le recrimina que no quisiera ir antes, diciendo ella que ha estado muy ocupada acompañando a Donna y a Curtis y le dice que ha dejado de estudiar, pues no cree que vaya a sustituir a Donna.

Nick le pide que le cuente su historia. Le cuenta que cuando se quedó sin padres se fue a vivir con su tía pobre en vez de su tío John, que tenía dinero porque la tía la necesitaba.

Tras ello Nick la besa, dejándole ella que lo haga.

Poco después Christabel posa para Gobby, tal como le sugirió este la primera vez que la vio, sabiendo que su tío tenía dinero, aunque ahora se queja, al pensar que Nick nunca tendrá dinero para comprar sus pinturas.

Gobby Le dice que con él no hace falta disimular, pues sabe cómo es y sabe que dejó las clases sin decírselo a su tío.

Mientras está en el estudio, recibe una llamada de Curtis para pedirle consejo.

Poco después llega Nick a buscarla, aunque ella dice que no puede salir con él porque prometió a Gobby que se quedaría, aunque antes hablan, diciéndole ella que no le gustó nada su libro, diciéndole él que si alguna vez dijera algo sincero estaría encantado, aunque piensa que antes se quedará muda.

Él le dice que si quiere dejarle para siempre es mejor despedirse con un beso, dándole uno que no presagia una despedida, y tras el cual él le dice que cenarán a las 7 en su casa, y le muestra que sabe que no ha leído su libro.

Va con Curtis a una joyería. Este la llamó para pedirle consejo sobre una joya muy especial que quiere comprarle a Donna, proponiéndose comprarle joyas muy especiales, aunque Christabel le sugiere que le compre algo más sencillo, un camafeo, que asegura que es lo que ella elegiría para demostrarle que le quiere no por su dinero, sino por verdadero amor.

Pero a pesar de su consejo Curtis decide comprarle un colgante muy caro, y le propone regalarle a ella el camafeo, que Christabel rechaza.

La gargantilla de zafiros es su regalo de compromiso, y a Donna le encanta, algo que Curtis hace notar a Christabel, diciéndole que estaba equivocada, contándole a Donna que Christabel pensaba que le gustaría algo más sencillo, aunque él supuso que preferiría los zafiros, haciendo que ella se sienta mal por parecer preferir lo más caro.

John Caine recibe a Nick para decirle que han decidido aceptar su libro, con algunos retoques.

Nick le propone a Donna salir a celebrarlo, diciendo ella que no puede, mostrándose preocupada, preguntándole, si él fuera Curtis si sabría distinguir si ella se va a casar con ella por amor o por dinero, asegurándole que a él no le cabe ninguna duda, aunque ha detectado que algo ha parecido cambiar en su relación con Curtis, diciéndole Donna que ella no puede luchar contra las dudas de Curtis, y este debe tener fe en ella.

Tras la charla salen hacia la galería Osborne, donde Gobby expone su obra.

También acuden a la misma Christabel y Curtis, que muestra, en efecto sus dudas sobre los verdaderos sentimientos de Donna, diciéndole Christabel que puede despejarlas pidiéndole a Donna que firme un acuerdo prematrimonial renunciando a todo derecho sobre sus bienes, y le demostrará así su amor.

Ante el cuadro que Gobby pintó de ella, Nick dice que parece un cruce entre Lucrecia Borgia y la Virgen María y le dice que a partir de ese momento deberá buscarse otras escusas para faltar a sus citas, pidiéndole ella que la invite a cenar.

Cuando se van Curtis expresa sus dudas de que Nick sea el hombre adecuado para Christabel, diciéndole Donna que parece que se siente responsable de ella, diciéndole que así es en cierto modo, y que además le parece que a Christabel le entristece que pueda comprar su cuadro un desconocido, pensando él en regalárselo.

Cuando Donna le dice que puede hacer lo que crea con su dinero, él le reprocha que siempre acabe hablando de dinero, y le dice que le parece que tiene algo contra ella, al contrario que Christabel, que siempre le está diciendo que lo quiere mucho, preguntando ella si era necesario que se lo dijera, echándole en cara que no confíe en ella.

Interrumpe su charla Gobby, que va a decirle a Curtis que hay un hombre interesado en el cuadro de Christabel.

Esta y Nick observan las estrellas desde el coche, antes de dejarla en su casa, lamentando él que se aleje cuando hay otras personas con ellos y le propone que se case con él, pidiéndole ella algo más de tiempo, dándole él dos días.

Cuando sube a casa ve a Donna haciendo el equipaje, diciéndole que se va de viaje a Londres, preguntándole si con Curtis, mostrándose mal al enterarse, diciéndole que se marchará al día siguiente por la tarde, extrañándole que se vayan antes del baile, a lo que Donna le responde que no irá ella.

Christabel siente alivio al escucharla, pero se acerca simulando a Donna y le dice que es terrible, señalando Donna que es terrible para todos menos para ella, pues el día que llegó allí cayó sobre su maleta y no consiguió aún levantarse.

Christabel dice que ha hecho todo lo que ha podido por ella, incluso hablar con Curtis, señalando que lo sabe y que este le ha hecho la prueba del amor pidiéndole que renuncie a todo su dinero, algo que sabe le sugirió ella.

Christabel le dice que no se va a defender y acepta lo que le diga, porque, le dice, ha sido muy buena con ella.

Donna le dice que sabe que así se lo venderá a Curtis, al que le contará que pese a que se portó muy bien con ella, ella la maltrató.

Le dice que dio orden de alquilar el apartamento, aunque sabe que no tendrá problemas, pues sabrá cuidar de ella misma.

Cuando sale del cuarto de Donna, Christabel sonríe feliz de haber logrado su objetivo.

No es a Curtis, sino a su tío John a quien le cuenta lo que Donna le dijo, aunque su tío cree que se lo ha contado por si Donna le hubiera dicho algo y porque se siente culpable, preguntándose el tío qué ocurrió, pues Donna, estaba muy enamorada de Curtis.

Christabel le pregunta si le gustaría que trabajara para él mientras Donna está fuera, a lo que su tío le responde que no, y que ya que ha dejado los estudios y no está preparada para trabajar debería regresar con su tía Clara a Santa Flora.

Ella le dice que le gusta estar allí, donde tiene sus amigos, aunque él le dice que Nick se irá a Boston, por lo que puede irse esa misma noche, aunque ella le pide que le permita esperarse al día siguiente, ya que esa noche es el baile y es su primera fiesta y probablemente la última, permitiéndoselo su tío.

Esa noche acude con Gobby a la fiesta, y al llegar saluda a su tío John, que está reunido con Curtis, y al que John le explica que su sobrina se marchará al día siguiente a Santa Flora, lo que deja sorprendido a Curtis, al que Christabel le cuenta que como Donna alquiló el apartamento se ha quedado en la calle.

Curtis le dice que la echará de menos, diciéndole ella que creía que también él la culparía de su situación con Donna, igual que lo pensaba esta.

Curtis la lleva al jardín para hablar con ella, que le dice, que a lo mejor sí es culpable por haber querido protegerle y que fuera feliz, aunque fuera a costa de su propia felicidad, pues siempre tuvo que luchar contra sus sentimientos por él.

Le dice tras ello que debe irse para hacer el equipaje, asegurando que nadie se muere por un desengaño amoroso, acabando por hacer que Curtis la bese, sintiéndose feliz por su triunfo.

Pero cuando llega a casa algo cambia su gesto de felicidad, pues encuentra a Nick dormido en su sofá, contándole este que su avión salió, pero no se fue.

Él la besa y le dice que al día siguiente habrá otro avión en el que estarán los dos, diciéndole que ella no podrá estar porque va a casarse con Curtis.

Él le dice que era lo que se proponía y le da la enhorabuena, tras lo que le dice que por él solo siente una atracción sexual, asegurándole que aunque esté con Curtis se acordará de él y le dice que le desea que sea feliz, aunque sabe que no lo será

Cuando ve que se marcha, corre tras él, que le dice que se decida ya.

Suena entonces el teléfono, escuchando Nick que se trata de Curtis, al que Christabel le dice que estaba allí sentada pensando en él, decidiendo Nick al escucharla, marcharse.

Poco tiempo después se celebra, en efecto, la boda.

Como consecuencia de su nuevo estatus debe participar en diversos comités, invitando en algunas ocasiones a su tía Clara.

Su tío John le confiesa que, aunque se sintió contrariado con la ruptura de Curtis con Donna, sigue apoyándola.

Le pregunta también por el libro de Nick, que el tío John le dice va bien y que él pronto regresará para la publicación.

Cuando se quedan solos, Curtis le recuerda que hacen 6 meses de casados y como regalo le entrega el camafeo que ella eligió en su día para Donna, y que ella rechaza, pues le dice, quiere algo que sea solo suyo y no le recuerde el pasado, señalando él que tanto su tía Clara como él pensaron que le gustaría, diciendo ella que a su tía Clara le preocupa que pueda seguir siendo sencilla y humilde, aunque él dice que le dio algunos trucos.

Pero cuando él empieza a ponerse apasionado, ella dice que se le olvidó dar las buenas noches a su tía Clara, yendo al cuarto donde esta descansa, diciéndole que la echará de menos, pues no se atreve a tenerla allí demasiado tiempo abusando de la generosidad de Curtis, decidiendo su tía que se irá al día siguiente.

Dada su posición, Christabel participa activamente en la organizan del baile anual de caridad con las damas más importantes de la ciudad, encargando la decoración a su amigo Gobby.

Se reúne tras ello con Curtis y su tío John que le lleva el libro de Nick y les dice que ya regresó del este, sugiriéndole a su sobrina ir de vacaciones al lago con su marido, el cual le dice luego que la echa de menos, pues siempre está atareada con sus comités.

Avisan entonces al tío John de que tiene una llamada de Donna, diciéndole a Christabel que volvió a trabajar con él un par de semanas atrás.

Cuando sube a cambiarse para la cena escucha cómo su tío le pide a Donna que organice entrevistas con la prensa y un coctel para la crítica y que reserve billetes de avión para el este.

Donna le pregunta cómo está Curtis, respondiéndole su tío con un "bien", aunque Nick, que está con ella le dice que no cree que nadie está bien con un anzuelo en el paladar, y cuando Donna le dice que espera que sea feliz, Nick le dice que espera que no lo sea.

Un día, mientras ultima los preparativos para el baile llega Gobby tarde y resacoso, contándole que el día anterior tuvieron una larga fiesta de despedida con Nick, al que invitó a la fiesta, diciéndole Nick que iría para ver cómo el pez mordía el anzuelo.

Recibe una llamada desde Santa Flora de su tío John, que le dice que su tía Clara está muy enferma y cree que debería ir, aunque ella le dice que no podrá, por la fiesta.

Y, en efecto, esa noche se celebra la fiesta con ella como anfitriona, viendo Curtis cómo busca por todos los rincones a alguien, hasta que él la saca a bailar y le pide que deje de buscar, aunque ella dice que estaba buscando a Gobby.

Lo ve entonces, y al ir a saludarlo observa que está con Nick, al que saludan, pidiendo permiso este a Curtis para bailar con ella, que le dice que le gustaría que no se fuera tan pronto, diciéndole que se irá a Boston para promocionar su libro.

Sale tras ello con él al jardín para poder hablar a solas. Allí le dice que le alegra volver a verlo, aunque él dice que le resulta doloroso.

Ella le dice que no es feliz aunque lo parezca, pues está muy confusa y lo abraza, diciéndole que le echaba de menos y que necesita volver a verlo, aunque él le dice que no entra por las puertas de atrás ni sale con mujeres casadas, tras lo que se despide, diciéndole que la quiere mucho y ojalá le gustase.

Curtis ve regresar a Nick y decide ir a buscar a su esposa.

Cuando baja hacia el jardín ve cómo ella corre hacia él llamándolo Nick al pensar que se trataba de él, diciéndole Curtis que siente decepcionarla, tras lo que le pide que atienda a los invitados, bailando con ella cuando llegan arriba como si nada pasara.

Acabada la fiesta Curtis aparece con un café en el dormitorio, diciéndole ella que sólo quiere dormir, pues está agotada, aunque él le dice que quiere hablar, aunque le aclara que no solo de Nick, pues no le gusta cómo está yendo su relación, pues cree que ella ha organizado su vida para que no la vea nunca y quiere saber por qué.

Ella le dice que tiene muchos comités y juntas debido a su posición, asegurando él que también tiene esas obligaciones y puede dejarlas si quiere, proponiendo ella irse el martes.

Él le recuerda que Nick se va el lunes, diciendo ella que es vergonzoso que piense eso de ella, aunque Curtis le pregunta qué significa Nick para ella, a lo que le responde que es solo un amigo de los dos.

Curtis le dice que siempre ha confiado en ella y espera poder seguir haciéndolo.

Vuelve a pedirle que se vaya con él ya, incluso a esas horas, ante lo que ella le dice que en efecto, deben hacerlo y le pregunta si hace el equipaje, tras lo que se abrazan.

Llegan a una cabaña del Lago Ridge.

Tras pasear a caballo con uno de sus asistentes, Curtis regresa a su cabaña, y al buscar a Christabel, solo encuentra una nota de ella en que le explica que telefoneó su tío John para decirle que la tía Clara estaba muy mal, por lo que decidió partir a Santa Flora, aunque regresará por la noche si es posible y le dice que le telefoneará y le pide que no llame él para no molestar a su tía.

Pero en realidad está con Nick en su sofá, quejándose de lo rápido que pasó el día, diciéndole que nunca ha sido tan feliz.

Nick le pregunta si ya no está tan confusa y ha decidido apostar por lo que desea, pidiéndole ella que le prometa que siempre será así, señalándole él que irá con ella hasta el lago para hablar con Curtis, aunque ella le dice que es mejor que hable ella a solas, diciéndole Nick que le acompañará, pues no desea que Curtis piensa que lo hace a escondidas.

Ella le propone hacerlo de otro modo, esperar a que él solicite el divorcio.

Nick le dice que creía que había acabado con él, señalando ella que terminará, pero no desea herir a Curtis más de lo imprescindible, y entre tanto tendrán muchos días como ese, aunque él le recuerda que le dijo que no jugaba a eso y que si fuera honesta decidiría entre el amor o el dinero, pero ella quiere tenerlo todo y le reprocha que haya estado cinco horas con él mintiendo a cada segundo, a lo que ella le responde que no le ha mentido, que le quiere de verdad, a lo que Nick le replica que solo quiere a una persona en el mundo, a Christabel, tras lo que la echa, aunque dice que al hacerlo volverá con Curtis, algo que lamenta por él.

Llega a su casa y le pide al mayordomo que llame a Curtis para decirle que llegará a la cabaña en media hora, diciéndole el mayordomo que Curtis llamó ya y le dijo que volvía.

Corre a su habitación para buscar un vestido más normal para cambiarse y ducharse antes de que llegue su marido.

Poco después llega en efecto este, acompañado por el tío John.

Ella escucha a su marido desde arriba y baja, no viendo a su tío, contándole a Curtis que pasó por allí de regreso y entró a cambiarse, preguntándole por qué no está en el lago, a lo que su marido le replica con la pregunta de por qué se fue ella.

Vuelve a decirle que tuvo que ir a Santa Flora y se marchó antes de que llegara él porque estaba muy preocupada por su tía Clara.

Él le dice que al pagar la cabaña, se encontró con una conferencia telefónica en la factura al hotel en que se aloja Nick, tras lo que vuelve a preguntarle dónde estuvo, insistiendo ella que en Santa Flora, y que llamó a Nick para devolverle una llamada que este le había hecho para darles las gracias por el baile y para despedirse.

Curtis le pregunta por su tía, respondiéndole Christabel que ya está bien, que le calentó un caldo y le leyó más de una hora.

Sale entonces por detrás su tío John, que le dice que la tía Clara murió a las tres de la tarde y estuvieron tratando de localizarla todo el día, porque ella deseaba verla,

Christabel trata de buscar una excusa para su tío, pero no se le ocurre.

Curtis le dice entonces que estará fuera una semana y espera que no esté allí cuando regrese.

Al aterrizar la avioneta de Curtis en el aeródromo se encuentra a Donna esperándolo.

Curtis le recuerda que cuando se casó con Christabel renunció a todo lo que le interesaba, al tenis, al golf, a sus amigos e incluso a su trabajo, pues su vida giraba en torno a su deseo por Christabel, lamentando haber abandonado su afición a volar, pues es de los que necesita alejarse de las cosas para verlas claras, y desde el avión vio las cosas de abajo en su dimensión real.

Donna le besa y él le pide que intente perdonarle, lamentando haber estado a punto de perder lo único de su vida que merece la pena, tras lo que vuelven a besarse.

Por su parte Christabel se marcha con la maleta con que llegó y le cuenta a Gobby, que está con ella que no quiere nada de Curtis, pues le recordaría tiempos más felices, aunque ve cómo el mayordomo le saca un montón de abrigos de piel, preguntando Gobby si eso no se lo recordará, diciendo ella que tendrá que ser muy fuerte.

Ella pide luego su cuadro, diciéndole Gobby que es suyo, que se lo regaló Curtis por sacarla de casa, y le dice que si puede meterse en algún escándalo más se lo agradecería, pues podría venderlo más caro, tras lo que le pide la llave de la casa.

Cuando ella se aleja el mayordomo sale con el retrato, que Gobby le reclama, pidiéndole el mayordomo a su vez la llave de la casa.

Algún tiempo después Gobby cambia el precio del cuadro que tiene en el escaparate y en vez de 250, lo vende por 500 dólares.

Calificación: 3