Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Nader y Simin, una separación

Jodaeiye Nader az Simin (2011) Irán / Francia

          También conocida como:
                    - "Una separación" (México / Perú)
                    - "La separación" (Argentina)

Duración: 123 min.

Música: Sattar Oraki

Fotografía: Mahmuoud Kalari

Guión y Dirección: Asghar Farhadi

Intérpretes: Peyman Moaadi (Nader), Leila Hatami (Simin), Sareh Bayat (Razieh), Shahab Hosseini (Hodjat), Sarina Farhadi (Termeh), Merila Zare'i (Ghahraii), Ali-Asghar Shahbazi (Padre de Nader), Babak Karimi (Interrogador), Kimia Hosseini (Somayeh), Shirin Yazdanbakhsh (Madre de Simin), Sahabanu Zolghadr (Azam).

Nader y Simin comparecen ante el juez que debe decidir sobre la solicitud de divorcio de ella tras catorce años de matrimonio, ante la negativa de él a abandonar el país para trabajar en otro lugar para no abandonar a su padre, enfermo de alzhéimer.

Al no haber acuerdo, pues Nader no desea dejar de ver a Termeh, su hija de 11 años, el juez no les concede el divorcio.

Ante ello, Simin decide irse a vivir a casa de sus padres, pese a que Termeh prefiere quedarse en su casa con su padre y con el abuelo del que Nader no puede hacerse cargo por su trabajo en el banco, contratando a Razieh, una mujer muy religiosa y que vive en un barrio pobre, para realizar dicha tarea.

Razieh acude a trabajar con su hija, pero tras el primer día decide que el trabajo es demasiado duro para ella, pues está embarazada y tiene que cambiar y lavar al anciano, que se hace sus necesidades encima, lo que le lleva a llamar antes a las autoridades religiosas para que le confirmen que puede desnudar al anciano sin pecar, pero le pide que contrate a su marido, un zapatero desempleado.

Pero cuando este es encarcelado por causa de sus deudas, le sustituye nuevamente Razieh, a la que, durante una distracción se le escapa el anciano, al que encontrará junto al quiosco, ya que el hombre tiene la obsesión de bajar a comprar el periódico.

Al día siguiente, cuando Nader llega a su casa con Termeh, un poco antes de lo habitual se encuentra con que no está Razieh, descubriendo a su padre sin sentido tirado en su dormitorio y con uno de sus brazos atado a la cama, por lo que cuando regresa Razieh la despide acusándola además de haberle robado dinero.

Pero ella, indignada por la acusación regresa para que le pague por su trabajo de ese día, siendo de nuevo expulsada de la casa.

Y por la noche Simin va a ve a Nader para preguntarle qué le hizo a Razieh, pues la llamó la cuñada de la muchacha, para decirle que debido a que él le pegó se encuentra ingresada, por lo que acuden al hospital donde les informan que abortó

Nader trata de explicarle a Houjat, marido de Razieh lo ocurrido, y este, que ignoraba que su mujer estaba trabajando, pues no le había dado permiso, lo agrede.

Tras ello van al juzgado, pues denunciaron a Nader por asesinato, ya que la mujer afirma que abortó debido a que él la empujó y cayó por las escaleras, a lo que él replica que no la empujó, afirmando además que desconocía el embarazo de Razieh.

Pese a todo es enviado a prisión bajo fianza, y Simin se lleva a su suegro a su casa, pagando finalmente la fianza de su marido.

Este debe reconocer ante Termeh que sí sabía que estaba embarazada pero que lo negó temiendo que lo enviaran a la cárcel.

A lo largo del juicio Hojat muestra en varias ocasiones su carácter violento, lo que lleva a Nader a pensar que tal vez fue este quien provocó el aborto, por lo que habla con la hija de Razieh que le revela que el día del accidente su madre salió para ir al médico.

Temiendo que el juicio se alargue y acabe mal Simin le propone a Nader que llegue a un acuerdo económico con la familia de Razieh, y, aunque él no está dispuesto a admitir su culpa, finalmente accede por el bien de su hija a zanjar el asunto.

Entretanto Razieh va a ver a Simin y le dice que aunque Nader la empujó, el bebé ya no se movía, pensando que tal vez abortó a causa del golpe que le dio un coche cuando fue a recoger al anciano el día que se escapó al quiosco, siendo esa la razón por la que se ausentó, pues fue al ginecólogo, pidiéndole que no paguen, pues teme que eso será peor.

Pese a ello acuden a casa de Houjat y Razieh para cerrar el acuerdo, que se hará en presencia de todos los acreedores, aunque antes de entregar el dinero Nader le pide a Razieh que jure sobre el Corán que él provocó el aborto.

Como ella no se decide a hacerlo, Houjat va a buscarla a la cocina y ella le dice que no puede hacer el juramento, contándole lo que le ocurrió, pese a lo cual Houjat le pide que jure, pues todos los esperan y necesitan el dinero, pero ella se niega, por lo que Houjat abatido y enfadado abandona su casa tras golpearla a ella, rompiendo además el cristal del coche de Nader tras recriminarles Razieh que hubieran ido pese a la petición de ella de que no lo hicieran.

Nader y Simin volverán a encontrarse, ambos vestidos de luto, al igual que Termeh, ante el tribunal que debe decidir, esta vez de forma definitiva, su divorcio.

Tras ello el juez consulta a Termeh si prefiere quedarse con su madre o con su padre, y ella le dice que ya lo ha decidido, aunque prefiere decírselo al juez a solas mientras ellos esperan fuera a que tome la decisión.

Calificación: 3