Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Naves misteriosas

Silent running (1971) * USA

Duración: 90 min.

Música: Joan Baez, Peter Schickele

Fotografía: Charles F. Wheeler

Guión: Steven Bochco, Michael Cimino, Deric Washburn

Dirección: Douglas Trumbull

Intérpretes: Bruce Dern (Freeman Lowell), Cliff Potts (John Keenan), Ron Rifkin (Marty Barker), Jesse Vint (Andy Wolf), Mark Persons (Drone 1 /Dewey), Cheryl Sparks (Drone 2 / Huey), Steven Brown (Drone 3 / Louie), Larry Wisenhunt (Drone).

Siglo XXII. El gran progreso tecnológico existente en la tierra ha llevado a la erradicación de las enfermedades y el desempleo, pero el cambio ha supuesto también la desaparición de los últimos vestigios de vida vegetal sobre el planeta.

Tratando de preservar una muestra que pueda servir para poder volver a repoblar el planeta cuando cambien las condiciones, una enorme nave es enviada al espacio, con la misión de orbitar alrededor de Saturno hasta que reciban la llamada de la Tierra para regresar y repoblarla.

Pero en vez de esa orden, la que reciben es la contraria, que les indica que deben destruir la nave y regresar. Orden que es acogida con alborozo por la mayor parte de la tripulación, deseosos de regresar a su planeta en el que no echan de menos las plantas.

Pero Freeman Lowell, el botánico encargado del cuidado del vivero espacial, decide arriesgarlo todo para salvar las plantas y los animales y acaba con sus tres compañeros, preservando así la riqueza ecológica de la nave.

Perdido el control de la misma, la nave entra en la zona oscura de Saturno, perdiendo todo contacto con el resto de naves.

Freeman se dedicará, como hasta entonces en cuerpo y alma al cuidado de la flora y de la fauna, ayudado por dos robots a los que da el nombre de Duhey y Huey, a los que programa para que le ayuden en ese cuidado, y para que le acompañen, diseñando para ello diversos programas de entretenimiento, como juegos de cartas, etc.

Pero de pronto se encuentra con que las plantas comienzan a morir sin encontrar una explicación. La hallará el día que la nave es localizada y le hablan del sol. Entonces se da cuenta de que las flores están muriendo por falta de luz solar, por lo que trata de resolver el problema con lámparas.

La misión de rescate se aproxima y Lowell decide sacrificar su vida por las plantas. Ha enseñado a su robot a cuidar de las mismas, y podrá seguir haciéndolo durante una eternidad, por lo que separa el módulo donde están las plantas de la nave, en la que se lanza al espacio destruyéndola con él dentro.

Calificación: 3