Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Ninotchka

Ninotchka (1939) * USA

Duración: 110 min.

Música: Werner R. Heymann

Fotografía: William H. Daniels

Guión: Charles Brackett, Billy Wilder, Walter Reisch (Historia: Melchior Lengyel)

Dirección: Ernst Lubitsch

Intérpretes: Greta Garbo (Nina Ivanovna Yakushova / "Ninotchka"), Melvyn Douglas (Conde Léon d'Algout), Ina Claire (Gran Duquesa Swana), Sig Ruman (Iranoff), Felix Bressart (Buljanoff), Alexander Granach (Kopalski), Bela Lugosi (Comisario Razinin), Rolfe Sedan (Director Hotel), Gregory Gaye (Conde Alexis Rakonin), Edwin Maxwell (Mercier).

Tres miembros de la Junta de Comercio Ruso, Buljanoff, Iranoff y Kopalski llegan a París con la misión de vender las joyas de la Gran Duquesa Swana y así conseguir dinero para su país, instalándose en el gran hotel Clarence, donde alquilan la cámara real, con la excusa de que es la única habitación con una caja fuerte grande.

Pero en el hotel trabaja como camarero un antiguo conde ruso amigo de la Gran Duquesa, que la avisa de que sus joyas están en París, por lo que esta interpone una demanda a través de Léon d'Algout, que a la vez embauca a los rusos con comida y mujeres, haciendo que estos envíen un telegrama a Rusia sugiriendo repartir las joyas al 50%.

Eso supone su cese y el envío de la camarada Yakhusowa. La cual, una vez en París, coincide por casualidad con Léon d'Algout que, comienza a flirtear con ella, llegando a acompañarla hasta la Torre Eiffel, tras comprar un libro sobre la misma. Tras ello la invita a su casa donde ella trata de estudiar la decadente burguesía occidental, aunque finalmente cae en los brazos de Léon hasta que les interrumpe el teléfono, enterándose así de que sus compatriotas están negociando a sus espaldas, por lo que decide dar por rota su relación.

Pero Léon no quiere perderla, por lo que la sigue hasta el bar de obreros al que ella acude a comer y donde trata de volver a seducirla y hacerla reír contándole diversos chistes que no consiguen resultados, aunque finalmente reirá con ganas cuando él se cae de la silla.

Entretanto comienzan las negociaciones, que llevarán a un juicio que se demorará 15 días, aunque para entonces ha cambiado la actitud de Ninotchka, más alegre, y que se atreve a cometer la frivolidad de comprar un sobrero que al llegar a Francia le pareció horroroso y vuelve a ver a d'Algout ya sin ninguna reserva.

Acuden a la ópera y tras ello a un elegante café donde coinciden con la Gran Duquesa, que se sorprende al ver la elegancia de la bolchevique, dándose cuenta de que Léon se ha enamorado de ella.

Ninotchka disfruta esa noche de su primer champán, acabando borrachos ella y Léon en la suite de su hotel donde sacará las joyas para divertirse.

La despierta al día siguiente al mediodía la Gran Duquesa que aprovechando la borrachera y la complicidad del camarero se hizo con las joyas, proponiendo un trato a Ninotchka. Ella le devolverá todas las joyas y renunciará legalmente a ellas, si Ninotchka accede a coger el primer avión de la tarde hacia Moscú.

Cuando León acude a ver a Swana para confesarle que está enamorado de Ninotchka, esta le manifiesta que esta ya no está en París.

León intenta todo por encontrarla, incluso trata de obtener un visado que le deniegan.

Ya en Rusia, un año más tarde Ninotchka se reúne con sus amigos y recuerdan los momentos pasados en París. Recibe además una carta de León, pero censurada.

Una nueva misión de venta de pieles en Constantinopla requiere de su presencia, cuando tras seis semanas allí sus amigos no consiguieron vender ninguna, además de haber montado diversos escándalos debido a sus borracheras.

Cuando llega a Constantinopla comprueba que sus camaradas han montado un restaurante de comida rusa, y descubre que León la está esperando, pues, al no poder entrar en Rusia decidió sacarla a ella, que no podrá resistirse por más tiempo a sus sentimientos.

Calificación: 4