Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Nobleza baturra

España (1935)

Duración: 86 Min.

Música: Rafael Martínez, José Rivera

Fotografía: Enrique Gaertner

Guión: Joaquín Dicenta y Florián Rey

Dirección: Florián Rey

Intérpretes: Imperio Argentina, Juan de Orduña, Manuel Luna, Miguel Ligero, José Calle, Carmen de Lucio, Pilar Muñoz, Juan Espantaleón.

El tío Eusebio es, junto con Marcos, uno de los grandes terratenientes de un pueblecito aragonés.

Aunque sus familias siempre fueron amigas, Marcos pide a sus hombres que no permitan que los animales del tío Eusebio pasten en sus tierras como habían hecho hasta entonces, haciendo que disparen contra ellos.

Y cuando el tío Eusebio acude a pedir explicaciones a Marcos, recordándole que existía un pacto no escrito entre el padre de Marcos y él que le permitía atravesar sus tierras, este le señala que respetará el pacto siempre que él respete el suyo, por el que acordó entregarle a Pilar como esposa.

El tío Eusebio que ve con buenos ojos tal relación decide celebrar una fiesta para romper el hielo entre Marcos y Pilar, aunque esta lo rechaza, ante lo que Marcos se muestra como si tuviera algún derecho sobre ella, lo que hace que Sebastián salga en su defensa, peleándose ambos que deben ser separados por el párroco.

Marcos, despechado, decide vengarse preparándole una trampa, y, aprovechando un momento en que pasa mucha gente junto a la casa de Pilar, Marcos salta desde su balcón, haciendo que corra la noticia de que un hombre salió de su habitación de boca en boca antes de la celebración del Rosario de la Aurora, durante el cual surge una pelea entre los que la critican y sus defensores.

Y será Pilar la última en enterarse del asunto del que todos hablan cuando le cantan una coplilla: "dicen que han visto saltar a eso de la medianoche a un hombre por la ventana de María del Pilar".

El propio Sebastián hará caso de los rumores ante la desesperación de Pilar, que siente cómo nadie parece dispuesto a defender su honor, y que ni siquiera su novio la cree.

Pese a todo, y decidido a ayudarla, simula ser un ladrón, para lo que se cuela en la habitación de Pilar, donde roba algunas de sus pertenencias, tras lo que salta por el balcón, dejándose atrapar tras ser visto por numerosas personas, que pensarán que fue Sebastián también quien saltó desde el balcón el primer día, quedando así a salvo el honor de Pilar.

Marcos, que es el único que sabe la verdad, comprende la fuerza del amor de Sebastián, capaz de perder el amor de Pilar por ayudarla, por lo que, tras reflexionar decide abandonar el pueblo dejando una carta para el juez y otra para Sebastián.

Poco después van a verlo Pilar y el padre Juanico, el cual le pregunta a esta si sería capaz de jurar que es inocente ante la Pilarica, a lo que ella responde afirmativamente, indicando Sebastián que para él esa sería suficiente prueba.

Acuden por ello hasta la Basílica del Pilar de Zaragoza, adonde fue ya el padre de Pilar a dar gracias por la resolución del conflicto, y donde son vistos por Marcos, que escondido observa la alegría de todos cuando abren la carta en la que Marcos reconoce que fue él quien se inventó la calumnia, tras lo que les desea que sean felices juntos, regalándole además a Sebastián parte de sus fincas para que no puedan echarle en cara que es pobre.

Calificación: 2