Bienvenidos a mi página de resúmenes

Noche de juegos

Game night (2018) USA *

Duración: 98 min.

Música: Cliff Martínez

Fotografía: Barry Peterson

Guion: Marc Pérez

Dirección: John Francis Daley y Jonathan Goldstein

Intérpretes: Jason Bateman (Max Davis), Rachel McAdams (Annie Davis), Kyle Chandler (Brooks Davis), Sharon Horgan (Sarah Darcy), Jesse Plemons (Gary), Billy Magnussen (Ryan Huddle), Kylie Bunbury (Michelle), Lamorne Morris (Kevin Sterling)

Max y Annie se conocen durante una partida de Trivial en un bar, siendo cada uno miembro de uno de los dos equipos finalistas, saltando de inmediato la chispa entre ellos, al responder a la vez a una de las preguntas.

Y esa misma noche, ya, de regreso, en el metro se besan apasionadamente.

A partir de ese momento organizan partidas constantes con sus amigos formando un gran equipo en todo tipo de juegos de mesa, por ser ambos muy competitivos.

Max, incluso le pide la mano durante uno de esos juegos de mímica, participando de hecho también, aun vestidos de novios, en un juego.

Pero después de un tiempo casados les preocupa que Annie no consigue quedarse embarazada, por lo que acuden a ver a la doctora Chin, que les dice que, aunque la cantidad de espermatozoides de él es buena, la movilidad de estos es inferior a la media, indicándoles la doctora que pueden influir problemas psicológicos, como la ansiedad o el estrés, apuntando Annie que puede deberse a que es muy competitivo, estando más nervioso porque está a punto de llegar su hermano, con el que le molestaba especialmente perder, ya que su hermano tiene más éxito y es más guapo.

La doctora les pregunta si Brooks está soltero y si se tomaría un café con ella.

Cuando regresan a su casa ven a su vecino, Gary con su perro en la puerta, pidiéndole Max a ella que no le comente lo de la noche de juegos, negando ellos que vayan a tenerla cuando les pregunta por ello, pese a que llevan tres bolsas grandes de snacks.

Mientras preparan la cena escuchan un ruido tras la ventana y se asustan, viendo cómo de pronto aparece una mano tras la persiana, viendo que se trata de Madison y Ryan, dos de los amigos invitados, seguidos por otra de las ventanas por Kevin y Michelle, que tratan así de evitar que les vea "Robocop", después de haber aparcado lejos, pues la amiga de ellos era Debbie y Gary solo su marido pesado al que tenían que aguantar.

Madison es la conquista de Rayan de esa semana, perdiendo siempre en los juegos por coger a chicas de tan poco talento como él.

Por su parte, Michelle y Kevin se casaron a los 19 años y siempre han estado juntos.

Todos esperan con expectación a Brooks, el hermano de Max que es capitalista de riesgo y con un gran éxito en los negocios.

Y además no le gusta pasar desapercibido, pues, nada más empezar escuchan un claxon, aparcando un impresionante Stingray justo delante, llamando así la atención de Gary, que sale a la puerta mientras Brooks dice que espera que no hayan comenzado sin él, con una caja de cervezas en la mano.

Max se ve humillado una vez más, pues Brooks llegó con el coche de sus sueños, diciendo además que su casa le recuerda la de sus padres y le hace pensar en tiempos más simples.

Luego, mientras juegan, cuenta una anécdota vergonzosa de Max cuando era adolescente y trató de hacerse una autofelación valiéndose de los pulpos del coche de su padre y se quedó enganchado, siendo encontrado así por su madre, haciendo que Max, humillado, no se concentre y pierda.

Brooks propone repetir la experiencia en una semana en la casa que ha alquilado, asegurándoles que será una noche de juegos inolvidable.

Cuando se van, Annie se enfada por la actitud de Brooks, pues están en juego sus espermatozoides por el estrés, estando Max resignado, pues, le dice, nunca le ha ganado a nada, y ella sugiere solucionar ese tema dándole una buena paliza.

Una semana más tarde

Cuando salen hacia casa de Brooks les espera, como siempre, Gary, al que le cuentan que solo van a cenar mientras esconden unos juegos.

Ese día Ryan acude con una nueva conquista, Sarah, de su empresa, que es menos espectacular que las chicas a las que suele llevar, pero que es más inteligente.

Cuando llegan a la espectacular casa de Max, este desprecia sus juegos y los tira al suelo, asegurando que su juego será tan épico, que no necesitan ni tablero ni fichas, explicándoles que el juego consiste en que en menos de una hora secuestrarán a alguno de ellos y tendrán que encontrarlo antes de que lo maten, siendo el premio para quien gane, su Stingray.

Comienzan la noche jugando a "yo nunca…", y cuando Ryan dice que nunca se ha acostado con un famoso, Michelle bebe, preguntándole Kevin cómo sucedió, si dice que nunca lo ha hecho con otro, pues están juntos desde el instituto, diciendo ella que bebió porque tenía sed, aunque él no lo cree.

Fuera, entretanto, esperan dos tipos en un coche que se ponen en contacto con alguien a quien le dicen que le avisarán cuando lo tengan.

Entra un hombre que afirma ser agente del F.B.I., que les dice que hay una peligrosa banda de secuestradores por el barrio y cree que uno de ellos será su próxima víctima y les entrega un dossier con las pistas para encontrar a los secuestradores.

Irrumpen entonces los dos tipos del coche abriendo violentamente, y cuando el "Agente Henderson" les pregunta quiénes son recibe un puñetazo de uno de ellos, diciéndoles Brooks que no es necesaria tanta violencia, siendo él el siguiente en ser golpeado, lo que divierte a su hermano, aunque Brooks se defiende bien, enzarzándose con ellos en una violenta pelea, que, todos creen muy lograda, consiguiendo Brooks casi acabar con ellos, e incluso se saca un arma que lleva en el tobillo, pero no consigue usarla, continuando la pelea en la cocina, donde se tiran todo tipo de utensilios, mientras sus invitados comen queso sin inmutarse, viendo cómo se lo llevan atado y amordazado.

Kevin, de hecho, solo está preocupado por cuándo le engañó Michelle, que le confiesa que sucedió durante el periodo en que decidieron darse un tiempo antes de casarse.

No hacen demasiado caso del agente del F.B.I., aún en el suelo, preocupados todos ellos por ganar y llevarse el premio, por lo que leen la primera pista, que ven es un acertijo sobre algo que muerde sin sangrar.

Max cree que Brooks trata de humillarle, por lo que deciden hacer trampas.

También Sarah piensa en hacerlas, llamando a la compañía de la tarjeta de crédito de Brooks para que le den sus últimos cargos y saber en qué empresa contrató el juego para presentarse allí y sobornarlos para que les den la última pista.

Solo Kevin y Michelle adivinan que hablan de una grapadora y encuentran una pista dentro de esta y que les lleva al ordenador de Brooks.

Entretanto, Max y Annie utilizan la Tablet de Brooks para localizar su móvil y Ryan y Sarah salen hacia la tienda donde contrató el juego, aunque antes de marcharse, Ryan encierra a Kevin y a Michelle en la habitación del ordenador para evitar competencia.

Gracias a la señal del móvil, Max y Annie llegan hasta un barrio en las afueras, y llaman al teléfono, viendo que se deshicieron de él lanzándolo a un contenedor, aunque ven en un pub que hay al otro lado de la carretera a uno de los secuestradores, por lo que deciden ir hasta el pub dispuestos a ganar el juego.

Una vez dentro, Max le pregunta al barman si ha visto a alguien parecido a él, respondiéndole que no, aunque están seguros de que es un actor y deciden ponerlo a prueba pidiéndole algo que solo un barman real sabría poner.

Se abre entonces una puerta y tras ella ven a Brooks atado a una silla y con la cabeza cubierta por una bolsa, mostrando Annie que cogió la pistola de Brooks, por lo que, blandiendo el arma y como si estuviera en Pulp Fiction asegura que si a alguien se le ocurre moverse le dará un tiro, actuando con gran convicción, siendo obedecida por los dos secuestradores y por el camarero.

Entretanto Kevin y Michelle apilan cosas para poder salir por la claraboya, siguiendo Kevin obsesionado con la traición de su novia y tratando de adivinar con quién se acostó, y acaba cayéndose desde lo alto, aunque por el golpe consigue abrir la puerta.

Por su parte, Ryan y Sarah llegan a la empresa que organizó el juego, estando feliz Ryan de haber invitado a Sarah y no a las chicas tontas de siempre con las que solo le interesa acostarse, diciendo ella que para ella también es una experiencia nueva, pues suele salir con tipos interesantes.

Cuando entran ven que la recepcionista está muerta con un tiro en la cabeza, aunque enseguida descubren que solo estaba dormida, aunque con el maquillaje de su último juego de misterio, donde ella era el cadáver.

Le piden la última pista del juego de Brooks, diciendo ella que eso arruinaría el juego y no puede hacerlo, ante lo que Ryan le ofrece dinero. 15 dólares, que poco a poco sube a 17, debiendo reconocer ante la alucinada Sarah que es todo lo que tiene, debiendo ella poner otros 100 para que les dé la última pista.

Al salir, Kevin y Michelle ven al agente Henderson que acaba de despertar y le preguntan por la pista, llegando en ese momento dos tipos enmascarados, los verdaderos secuestradores del juego, preguntando ellos si repiten la acción, aclarando Henderson que le han atacado realmente, por lo que deben llamar a la central, donde, en ese momento, la recepcionista les entrega la última pista del juego, que indica que deben mirar en el bolsillo de la solapa, pensando Sarah que debe ser la solapa de un libro.

Se enteran así de golpe que Brooks fue secuestrado de verdad por gente muy peligrosa.

Los únicos que lo ignoran son Max y Annie, que en ese momento baila en el bar, feliz, tomándoselo todo como una broma mientras tienen a los secuestradores en el suelo y Max busca en sus bolsillos las llaves del cuarto donde retienen a Brooks, haciéndose un selfie con este, aún amordazado, para mostrarle su inteligencia para ganar.

Pero cuando le quitan la mordaza les cuenta que el secuestro es real. Que no es capitalista de riesgo, sino traficante y vendió el huevo del Búlgaro y si no se lo devuelve lo matará.

Ven cómo los secuestradores tratan de entrar, aunque ellos creen que sigue formando parte del juego y dispara incrédula la pistola, viendo que en efecto es real y la suelta asustada, disparándose al caer e hiriendo en el brazo de Max, comprendiendo, solo entonces, que es cierto lo que cuentan y deben huir.

Golpean con el coche a uno de los secuestradores, que les disparan mientras huyen, contándoles Brooks que les mintió, que se dedica a comprar y vender cosas ilegales en el mercado negro y que un traficante de drogas y armas, el Búlgaro, le encargó hacerse con un huevo de Fabergé, y lo consiguió, pero apareció entonces otro tipo dispuesto a pagar el doble por el mismo y se lo vendió y ahora el Búlgaro desea acabar con él.

Ven entonces cómo les persigue una furgoneta, sugiriendo Annie ir a la policía, aunque Brooks les dice que no pueden hacerlo, pues el Búlgaro tiene muchos topos.

La furgoneta les va empujando hacia el carril contrario para tratar de que tengan un accidente e incluso les disparan, por lo que, sabiendo que no pararán hasta que le tengan, y para no exponerlos a más peligros, Brooks se lanza del coche en marcha, debiendo ellos continuar su huida pues les disparan y además Max necesita que le saquen la bala, aunque no pueden ir a ningún hospital, pues hablarían con la policía, por lo que le dice a Annie que tendrá que sacársela ella.

Trata de sacarle la bala desinfectándole la herida con Chardonais, al no haber encontrado alcohol etílico, aunque ya iniciada la operación, y cuando le ha abierto la herida para sacarla se da cuenta de que tiene una herida en el lado contrario, comprendiendo que no hay nada que sacar, pues la bala entró y salió.

En su casa, ya con sus amigos, planean qué hacer, concluyendo que deben contactar con el comprador del huevo, del que solo saben su alias, "Marlon Freeman".

Creen que podrán obtener información en casa de Gary, su vecino, van hasta su casa, pretextando que quieren invitarlo a una de sus noches de juegos.

Comienzan a jugar a Jenga y Max pretexta tener que ir al baño para acceder a su ordenador, en una habitación repleta de fotos y dibujos de Debbie, su exmujer, por lo que le es fácil adivinar el Password del ordenador: Debbie.

Puede ver así que tras el seudónimo de Marlon Freeman, se esconde Donald Anderton, aunque no se da cuenta de que mientras él toma notas, su brazo comienza a sangrar y caen gotas sobre la alfombra de su vecino y más tarde sobre el perrito blanco de este, y comienza a lamer la sangre cayéndole además sangre encima.

Tratando de reparar el desaguisado, coge un trapo que hay sobre la mesa y una botella de agua, tirando sin querer al hacerlo una figurita que representaba a la pareja, y que se rompe, viendo además que al frotar al perro con el trapo húmedo expande la mancha,

Descubriendo entonces que el trapo que estaba utilizando es una camiseta con la cara de Debbie impresa, viendo además cómo el perro empieza a sacudirse el agua lanzando manchas de sangre por todas partes, a todos sus cuadros y fotos.

Viendo que no podrá, aunque lo desee, solucionarlo, sale y dice que es muy tarde, y deben irse, tirando las piezas del Jenga al sacar la de más abajo.

Ya en el coche recibe una llamada en que le dicen que tienen a su hermano, diciéndoles Max que sabe dónde está el huevo y que lo recuperarán, quedando a medianoche en el puente este, asegurándoles el que llama que si llegan tarde, morirá.

Max les pide que se marchen, pues es él quien debe hacerlo, pero sus amigos les dicen que van a su casa no porque les encanten los juegos, sino por ellos, pues es lo mejor de la semana, y, aunque le dicen a Sarah que ella sí puede marcharse, pues ni siquiera los conoce, esta dice que se sentiría mal si leyera al día siguiente que les ocurrió algo.

Se cuelan en la mansión de Anderton, donde no ven a nadie hasta que al sótano, donde descubren a un montón de gente apostando sobre dos hombres que se pelean, el juego del club de la lucha con el que siempre soñó Ryan y al que juegan los ricos.

Ellos deciden aprovechar que todos están entretenidos para buscar el huevo.

Kevin y Michelle van al dormitorio, donde ella finalmente accede, ante la insistencia de él, a contarle su aventura, que ocurrió 10 años antes.

Ella echaba gasolina y se fijó en un tipo que estaba haciendo lo mismo en el surtidor de al lado, y descubrió que era Denzel Washington, con el que bromeó, decidiendo invitarlo a tomar algo, a lo que el actor accedió.

Se emborracharon y bailaron y acabaron en su casa, asegurando que eso le sirvió para darse cuenta de que la única persona con quien quería estar era él, que no se cree la historia, por lo que ella le muestra una fotografía con él, aunque Kevin se da cuenta enseguida de que el tipo de la foto se parece, pero no es Denzel, reconociendo ella que no llegó a preguntárselo, pues lo dio por hecho.

Él parece más tranquilo tras ver que no era el verdadero Denzel.

Por su parte, Max y Annie, también hablan mientras buscan, acerca de su deseo de tener un hijo, dándose cuenta ella de que Max no tiene tantas ganas como ella, pues cree que eso hará que no tengan tanta libertad para sus juegos y concluye ella que él lo que quiere es ser Brooks.

Sarah y Ryan continúan en la sala donde se celebra el club de la lucha observan que el huevo está dentro de una caja fuerte abierta, decidiendo Ryan cogerlo aprovechando que todos están pendientes de la pelea.

Consigue cogerlo, en efecto sin que nadie se percate, hasta que, justo cuando lo tiene en sus manos cae a sus pies uno de los luchadores, preguntándole el dueño de la casa, al verlo, quién es él y qué hace con su huevo, diciendo que está admirándolo.

El dueño pregunta si alguien lo conoce y envía al ganador de la lucha, contra él, que pide a todos que se queden quietos, con el huevo en la mano, tras lo que sale corriendo, perseguido por el luchador.

Al ver que lo tienen van sus amigos en su ayuda, pasándoselo Ryan a Michelle, como si jugaran a Rugby, pasándosela ella a Kevin, este a Annie y ella a Max, al que alcanzan cayendo el huevo al piso de abajo, con la suerte de que lo puede recoger Sarah, viendo cómo se lanza hacia ella el luchador, al que bloca Ryan, y, pese a que les persiguen, consiguen llegar al coche y huir.

En él, Annie le pregunta a Max si no quiere tener un hijo para seguir haciendo eso.

Sarah le da las gracias a Ryan por salvarla, asegurando él no saber por qué reaccionó así, preguntándole ella que a lo mejor se está pillando, mostrándose él inseguro, aunque ella le dice que era una broma.

A falta de dos minutos para medianoche consiguen encontrar el puente, dando Kevin un frenazo que hace que el huevo se rompa, dándose cuenta de que es falso y que estaba hecho en China, aunque ven que dentro había un papelito, comprendiendo que el Búlgaro no quería el huevo, sino lo que había dentro.

Les dicen por ello a los matones que tienen la lista y que les deben dejar marchar, aunque ellos les piden que se tiren al suelo y llaman a alguien.

Brooks les pregunta para qué fueron, pues le van a matar de todos modos y a él también, diciéndole a Max que es mejor persona que él, que siempre fue un fraude, pues gana porque hace trampas a todo, incluso cuando jugaban de niños a "Hundir la flota", pues le hacía ponerse de espaldas a la televisión para ver el reflejo en televisión y cuando jugaban al Monopoly cogía cinco billetes grandes antes de empezar.

Además, Max hizo una carrera y se casó con una mujer maravillosa, y quería por ello compensarlo habiéndolo preparado todo para que pudiera quedarse con el coche de sus sueños, llevándole la última pista hasta uno de sus bolsillos, descubriendo, que, en efecto tiene las llaves del coche en su bolsillo.

Max le dice que presiente que saldrán con vida de eso, escuchando entonces cómo el matón que hablaba por teléfono recibe, en ese momento, la orden de matarlos a todos.

Pero cuando se dispone a ejecutarlos se escucha una sirena, apareciendo un coche policial a toda velocidad del que baja Gary y los amenaza con una pistola, comenzando tras ello un tiroteo en el que Gary acaba con los matones.

Todos están felices con él, y le preguntan cómo supo que estaban allí, diciendo que vio la sangre y el historial de lo que miró Max en su ordenador y le dicen que les ha salvado la vida, diciendo él que solo cumplió con su deber, aunque justo en ese momento le alcanza la bala de uno de los matones que le disparó antes de caer.

Annie y Max tratan de ayudarle, diciéndole ella que tiene mucho por lo que vivir, diciendo él que no tiene ni mujer ni amigos, diciéndole Annie que los tiene a ellos, aunque él dice que ni siquiera les gusta, pidiéndoles, mientras le sale sangre de la boca, que cuiden de Bastian, aunque ellos le dicen que en cuanto salga del hospital le llevarán a todas las noches de juegos.

Ven entonces que lo que tenía en la boca es una cápsula de sangre, y no sangre real, y se levanta y dice que eso sí que es una noche de juegos y les dice que se lo han tragado, viendo cómo se levantan, de pronto los dos sicarios.

Les dice que cuando vio que dejaron de invitarlo a sus noches de juegos, aprovechó la fiesta en casa de Brooks para organizar su secuestro para mostrar su valía como participante y los matones son delincuentes con los que pactó reducir su pena.

Le preguntan si preparó todo, incluido lo del huevo de Fabergé y el listado, viendo que de eso no sabe nada, aunque al ver el listado observa que se trata de gente que está en el programa de protección de testigos.

Y de pronto suena otro disparo que impacta en el hombro de Gary, apareciendo tras ellos dos hombres armados, preguntando Max si ese es el giro final, aunque se da cuenta de que se trata de sangre real.

Baja un tipo del coche que pregunta quién de ellos es Brooks, viendo que están ante el Búlgaro, que va dispuesto a conseguir su huevo, diciéndole Max que tiene el listado

El Búlgaro le dice que si se lo dan les perdonará, pero Brooks decide tragárselo para ganar tiempo, diciéndole el Búlgaro que no mucho, pues lo abrirán en canal en su avión, llevándoselo sus sicarios, pidiendo Brooks que no les siga, disparando el Búlgaro a las ruedas de sus coches para evitarlo.

Pero no lo logran. Aún tienen el Stingray y Max y Michelle irán con él hasta el aeropuerto privado desde el que se dispone a partir en vuelo el avión del Búlgaro y este a rajar a Brooks, pidiendo el delincuente a los pilotos que despeguen.

Pero el coche va a toda velocidad y golpean con él la rueda de delante, haciendo que el morro de este dé contra el suelo impidiéndole despegar.

De él sale el matón del Búlgaro, que es el único que no perdió el conocimiento, y que sale con su arma dispuesto a acabar con la pareja.

Max se esconde tras el coche, hacia el que se dirige el matón, distrayéndolo Annie para evitar que lo vea.

Al ver que está bajo la caja que hay en lo alto de una cinta transportadora, Max le indica a Michelle mediante mímica, como si de uno de sus juegos se tratara, que haga funcionar la cinta y haga caer la caja sobre él, poniéndola ella en marcha, aunque va tan lenta que el matón pude apartarse sin problemas, aunque mientras está distraído mirando la caja, aparece Annie con un extintor y lo golpea, consiguiendo dejarlo fuera de juego y desarmarlo.

Max le pide que llame para pedir ayuda, tratando él de subir a la parte de arriba del avión y caer sobre el Búlgaro.

En el avión, el Búlgaro recupera el conocimiento y se dispone a acabar con Brooks, cuando cae Max desde el techo con su arma y le pide apuntándolo, que tire el cuchillo, haciéndolo este, pero hacia su brazo y se lo clava justo en su herida anterior, haciéndole soltar el arma, tras lo que se lanza sobre él.

Annie, que ve la pelea corre hacia el avión para ayudarle, siendo sorprendida por el matón, que, recuperado el sentido, la apunta con su pistola, aunque justo en ese momento, y debido a la pelea, Max y el Búlgaro ponen en marcha los motores, succionando la turbina al asesino, que muere destrozado.

Dentro del avión, el Búlgaro se hace con la ametralladora, aunque antes de disparar le cae sobre la cabeza el extintor, lanzado por Annie.

Tras desatar a Brooks, Max le dice a su mujer que quiere tener un bebé. Que antes quería la vida de Brooks, pero que ha comprobado que es un fracasado.

Brooks aplaude al escucharles y dice que con eso concluye su noche de juegos, que salió tal como había planeado y aprendieron todas las lecciones que quería enseñarles, aunque enseguida reconoce que era solo una broma.

Tres meses más tarde

Max y Annie acuden de nuevo a casa de Brooks, ahora un modesto apartamento, donde están ya Kevin, Michel, Ryan, Sarah y también Gary.

Brooks les da las gracias por dejarle ser anfitrión, aunque no tenían elección, mostrando Brooks un localizador que le impide salir de casa, y que tendrá que llevar 36 meses.

Max le dice que comprende que haya sido un fastidio para él su nueva situación, pero que habrá ganado a nivel personal, contándole Brooks que cuando echó con las heces la lista, la vendió en el mercado negro por tres millones.

Max le dice que matarán a todos los del listado, aunque Brooks dice que los avisó a todos a cambio de 20.000 dólares cada uno, por lo que cuando le quiten el localizador volverá a comprar la casa que alquiló y se irá a vivir allí con Joanna, la doctora Chin, que también está con ello.

Cuando le toca a Annie dibujar, Max adivina que lo que puso fue un bollo en el horno, comprendiendo que le está diciendo que está embarazada, por lo que se besan, siendo luego abrazados por todos, momento en que dos matones les observan desde fuera, y salen con sus armas hacia la casa.

Vemos el sótano de Gary, donde preparó todo un plan para lograr ser restituido a la noche de juegos, habiendo seguido también a Debbie para ver con quién sale.

Vemos también al falso Denzel Washington Jr., con el que Michelle se acostó, de nuevo en la gasolinera, saludando a otra mujer a la que se presenta como Kenny, saludándolo la mujer ante lo que él ríe, diciendo que normalmente la gente le interrumpe y le dice que sabe quién es, presentándose ella como Debbie, la ex mujer de Gary.

Calificación: 3