Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

España (2016) *

Duración: 98 min.

Música: Simon Smith

Fotografía: Pau Castejón Úbeda

Guión: Carlos Montero, Breixo Corral (Novela: Laura Norton)

Dirección: María Ripoll

Intérpretes: Verónica Echegui (Sara), Álex García (Aarón), Alba Galocha (Lucía), David Verdaguer (Roberto), Jordi Sánchez (Arturo), James Williams (Eric), Elvira Mínguez (Úrsula), Cecilia Freire (Inma), César Maroto (Ismael).

Sara tiene una tienda donde vende todo tipo de artículos fabricados con plumas, como broches, tocados, pajaritas y otro tipo de complementos, aunque lo que ella creía sería un éxito, es un rotundo fracaso, pues apenas entra nadie, y los pocos que lo hacen no compran nada, y no paran de llegarle facturas, creyendo que algo horrible debió hacer en otra vida para que todo le esté saliendo tan mal.

Recuerda que ya cuando tenía 16 años las cosas empezaron a salir mal, pues se presentó para realizar la coreografía de la función de fin de curso porque estaba enamorada de Aarón, que actuaba en la misma con su grupo de música, haciendo que al final de su actuación hubiera una lluvia de plumas.

Recuerda que las canciones eran penosas, pero que su sonrisa le encantaba.

A él le encantó el detalle de las plumas y le preguntó de dónde las había sacado, aunque no podía contarle que tenía planeado ya todo su futuro, que estudiaría Bellas Artes y reabriría la tienda de su abuela, mientras él seguiría escribiendo canciones de amor de las que ella sería siempre la protagonista, y tendrían dos hijos.

Pero mientras pensaba todo esto con los ojos cerrados esperando el beso de Aarón, otra chica se lo llevó.

De hecho no volvió a verlo, y como entonces no existía ni Fabebook ni Instagram perdieron todo contacto.

Desde ese momento ella trató de olvidarlo y se empleó para ello a fondo, saliendo con diversos chicos como Juan, Adrián, El Potas, Jorge, Tomás, Jacobo e incluso su amiga Inma, antes de llegar al que sería el definitivo, Roberto, con el que pudo cumplir sus sueños y hacer todo aquello que se había imaginado.

Pero un día, y mientras hacen el amor, él de pronto le cuenta que se va a ir a París, ya que allí no consigue encontrar trabajo de arquitecto, que ha tomado esa decisión y lo tiene muy claro, por lo que no quiere escucharla para que no lo convenza de no hacerlo.

Él le dice que será solo un tiempo y que se les pasará volando.

Y pasó el año, pero no tan rápido, quedando su vida estancada y la tienda vacía.

Y entonces, y mientras a ella le va todo mal, su hermana Lucía, de 19 años anuncia en casa de sus padres que se va a casar.

Pero la noticia no parece importarles demasiado, pues su padre tiene una noticia más impactante: su madre lleva dos años acostándose con otro hombre, aunque su mujer trata de minimizar el asunto diciéndole que le está robando el protagonismo a su hija, y en lo único que están de acuerdo es en que no quieren que se case, por lo que Lucía decide hacer las maletas y marcharse, aunque una vez fuera le dice a Sara que se va con ella a su casa, que le recuerda que en realidad es la de su abuela.

Y mientras hablan sale también Arturo, su padre, que les dice que se va con ellas, pues no puede seguir con su madre, recordándole que en realidad vive en su casa y lleva 3 meses sin pagarle el alquiler.

Habla con Roberto por Skype, contándole este que va a ir a Madrid, aunque a ella en ese momento no le hace demasiada ilusión, ya que no podrán estar solos en la casa.

Pero inmediatamente comienza a hacer planes, hasta que él le dice que tiene que contarle algo sobre ambos, negándose a decírselo si no es en persona.

Inmediatamente Sara comienza a darle vueltas a la cabeza, llegando a la conclusión de que le va a pedir que se casen.

Feliz, corre a contárselo a su hermana, aunque entonces tiene la oportunidad de conocer al novio de esta, que comprueba no es otro que Aarón.

Él también la reconoce, diciéndole ella que está igual que siempre.

Al ver que se conocen, su hermana le pregunta si quiso ligarse a su novio, preguntándoselo también Aarón, respondiendo ella que no, porque le gustaba otro chico, siendo el primer nombre que se le ocurre el de Juan, al que él recuerda, el Vizco.

Esa noche Sara no puede dormir mientras escucha a su hermana y a Aarón haciendo el amor salvajemente, por lo que decide llamar a Roberto para decirle que tiene ganas de hacer ciber sexo, algo que hasta entonces se había negado a hacer pese a las peticiones de Roberto.

Este, encantado, le pide que se quite el camisón, desnudándose también él y empezando a masturbarse mientras ella grita compitiendo con su hermana, aunque ella realmente no hace nada más que eso, gritar, entrando su padre en la habitación justo en el momento en que él tiene el orgasmo, cayéndosele a Sara el ordenador del susto, pudiendo ver Arturo al novio de su hija desnudo.

Al día siguiente descubre a su padre contándole a Aarón lo de la infidelidad de su mujer, viendo cómo este le pregunta a su vez a su padre qué camiseta le sienta mejor para ir a ver a su representante, pudiendo ella admirar así su torso.

Al regresar ve que están metiendo cajas en su casa, descubriendo que es su madre que ha ido a llevar las cosas de su padre, y que le presenta a Ismael su amante.

Su amiga Imma le cuenta que va a participar en la Fashion Week, por lo que le pide ayuda, necesita sus plumas y a Lucía desfilando, aunque Sara le dice que apenas tendrá tiempo, ya que desea aprovechar el tiempo para estar con Roberto, le cuenta además la reaparición de Aarón en su casa, e Inma, que siempre le oyó hablar de él, de pronto comprende que su amigo no es otro que el famoso cantante Aarón Humilde, algo que Sara, que no utiliza las redes sociales desconocía, pidiéndole que toque en el desfile.

Mientras ella trata de diseñar, Aarón graba un videoclip, aceptando tocar en el desfile.

Una noche Lu, su hermana, organiza una despedida de soltera en su casa y Sara no puede dormir, por lo que sale para echarlos, aunque acaba por unirse a la fiesta atraída por Aarón, con el que baila.

Descubre que su padre se unió también a la fiesta y que se ha hecho incluso un piercing, estando junto a dos chicas mientras se fuma un porro, y contándoles a estas la traición de su mujer, pues dice que a su edad o tiene un Ferrari o da pena y él carece del primero. Cuando se retira, en vez de olvidarse de Aarón encuentra su tema en el ordenador. Luego trata de terminar su trabajo, pero se queda dormida y cuando se despierta es ya tarde y debe salir corriendo al aeropuerto para recoger a Roberto.

Cuando se encuentran, ella le asegura que no saldrán de la habitación, aunque entonces Roberto le dice que no viene solo, sino con un amigo, Erik, pidiéndole Roberto que le permita quedarse en su casa, no pudiendo creerse Sara que haya traído a su amigo, que diseña casas hechas con excrementos, en su semana romántica.

Cuando llegan a casa encuentran está inundada y que su hermana no recogió nada, siguiendo en la cama con Aarón, al que Roberto reconoce, diciéndole que le encantan sus letras.

Acuden hasta el baño, desde donde sale el agua, tirando Erik la puerta y encontrando a Arturo dormido en la bañera con el grifo abierto haciendo que el agua se filtrara al piso de abajo donde tiene su taller, viendo que todo su trabajo quedó destrozado.

Todos tratan de ayudarla, aunque es difícil salvar casi nada, llevándosela Roberto a su cuarto para tratar de consolarla mientras dice que va a cerrar la tienda.

Roberto trata de desnudarla mientras ella le dice que ella no lo había planeado así, pues pensaba que todo sería más romántico y que él se daría cuenta de que no puede vivir sin ella, la vería triunfar en el desfile y a decidir volver de París, y es solo una fracasada.

Los esfuerzos de todos no sirven de nada, pues el desfile será en 3 días y no podrá conseguir las plumas hasta dentro de una semana.

Aarón le propone conseguir plumas de flamencos, para lo que deberán ir al zoo y recoger las que vayan a tirar, algo que a ella le parece buena idea, pese a que Roberto, siempre más sensato, no le agrada, viendo que esta vez Sara no trata de convencerlo como siempre.

Se van todos menos Roberto al zoo y esperan al cierre, escondiéndose hasta que nadie les vea, aunque por error Aarón tira la bolsa a la jaula de los lobos, lanzándoles a los animales el bocadillo de Erik para entretenerlos mientras trata de recuperarla, estando a punto de ser alcanzado por los lobos, uno de los cuales llega a morder su pantalón mientras trata de salir de la jaula, pese a lo cual consigue escapar.

Decidida a que nadie vuelva a ponerse en peligro por ella se dispone a entrar ella a buscar las plumas, aunque Erik le quita la cizalla y va él hacia los guacamayos.

Ella va hacia las cigüeñas, llegando hasta el nido, aunque se asusta cuando llega una cabra, pese a lo cual consigue varias plumas, si bien debido al ruido que hizo al caer son sorprendidos.

Mientras esperan a ser recibidos por el director del zoo, Aarón le cuenta que sus padres murieron, pero que si hay algo por lo que merece la pena luchar es por vivir esos momentos.

Cuando pasan al despacho del encargado del zoo observan que este es Ismael, el novio de su madre, dispuesto a llamar a la policía hasta que Sara le dice que a su madre no le hará ninguna gracia si los detienen, consiguiendo que los deje salir y entregándoles además un montón de plumas.

Se siente muy feliz con lo conseguido, aunque enfadada con Roberto, que no fue capaz de ayudarla como los demás, aunque entonces aparece este cargado también con plumas contándole que viene de Segovia, donde habló con una cazadores amigos de sus padres, ya que pensaba que lo del zoo no les saldría, y al verlo se enamora de nuevo de él por haber hecho eso por ella, por lo que van hasta el baño dispuesta a hacer el amor con él en la ducha, aunque al ir a hacerlo observa que él se ha depilado el culo, algo que le parece muy raro, preguntándole si es que se ha liado con Erik, aunque le dice que lo hizo porque estaba harto de que le llamaran kiwi en el gimnasio.

Pero entonces él le dice que tiene que contarle algo, siendo la noticia que se va a ir a China, donde le salió un contrato por 5 años para la construcción de un barrio en Hong Kong, lo que es un paso muy importante para su carrera.

Ella se siente fatal ante ese nuevo abandono que le cuenta a Aarón y a Lucía, preguntando cómo llevar una relación a distancia, pidiéndole delante que si desea romper lo haga delante de ellos, asegurando él que no quiere romper con ella, aunque tampoco quiere tener que decidir entre China y su relación, preguntándose ella si lo que quiere es que vaya con él a China y renuncie a todo, señalando él que no, pudiendo ver todos mientras se aleja su culo depilado.

Sara ve desde su balcón a Aarón en el contiguo con su guitarra y le pregunta qué tal está, respondiendo ella que no lo sabe, pues no sabe siquiera si lo ha dejado ella o él, preguntándole él si lo quiere, a lo que le responde que sí, y por eso le duele tanto, preguntándole Aarón si no será el orgullo lo que realmente le duele.

Cuando Inma va a buscarla para ir al desfile la encuentra dormida.

Una vez en este, coloca sus complementos con plumas a las chicas, llegando también Aarón, al que Imma le coloca unas alas creadas por Sara, pidiéndole perdón a esta por haberse puesto a opinar sobre su relación, lo que le encanta a Sara que observa que Aarón, además de unas bonitas espaldas es maduro y sensible.

El desfile con las piezas de Inma, comienza con Aarón cantando, seguido por Lucía y por el resto de las modelos, todas con sus complementos plumíferos, aunque cuando ponen los ventiladores, las plumas de todos los complementos comienzan a volar por todo el escenario.

Acaba todo siendo un desastre, hablando las críticas de su nulo talento, lo que le lleva a beber y a emborracharse, debiendo reconocer incluso su padre que el desfile fue una mierda, mientras Lucía dice que ella también hizo el ridículo y no se queja.

Aarón le regaña por su egoísmo y su insensibilidad, decidiendo ella vengarse por sus palabras, marchándose con Erik de fiesta, preguntándose Aarón que si se pone así por eso, qué ocurrirá cuando tengan problemas de verdad, mientras beben y se emborrachan juntos.

Aarón le muestra además su peor crítica, que lleva en la cartera y donde califica sus letras de pueriles y desfasadas, ya que recuerdan los 70, diciéndole que lo importante es lo que le sale de dentro y no las críticas.

Sara se lo está pasando muy bien con Aarón, aunque entonces su padre, que parecía que estaba dormido le recuerda que Aarón es su cuñado y el hombre que se va a casar con su hermana, decidiendo ella al escucharlo irse a la cama.

Se despierta a la mañana siguiente con una horrenda resaca, encontrando a Aarón y a su hermana en el baño, indicando este que cuando bebe no hay quien la aguante y viendo cómo ya ha perdonado a Lucía, por lo que se vuelve llorando a la habitación y llama a Roberto.

Quedan en una terraza y una vez allí le dice que se lo pida, no entendiendo él qué desea que le pida, pues se va al día siguiente hacia China y no puede ir con él, pues debe pedir un visado y cerrar la tienda y además una vez en China se verán muy poco, pues él trabajará des sol a sol y no quiere que cambie toda su vida por él.

Pero ella está decidida y comunica a su familia que se va a ir a China, sus padres no le hacen demasiado caso, discutiendo de nuevo entre ellos, mientras que Lucía se siente preocupada por quién le hará el vestido de novia si ella se va.

Pese a todo se va don su enorme maleta a Hong Kong, sintiéndose perdida entre tanta gente hasta que finalmente aparece Roberto que se excusa por el retraso.

Ella tiene mal cuerpo, llevándola él en un autobús, donde ella amenaza con vomitar pidiéndole que pregunte cuánto queda para su parada diciendo él que no lo va a hacer, pues ya está harto de que ella le agobie para hacer lo que ella quiere sin importarle lo que él piensa, recordándole ella que le pidió que le acompañara, diciendo él que lo obligó a pedírselo, tras lo que le indica que si se fue un año a París y se va 5 años a China es porque la está tratando de dejar atrás.

Ella empieza entonces a dar arcadas y se baja del autobús, preguntándole por qué no se lo dijo antes de dejarlo todo, diciendo él que no le salió y que no es fácil dejarla.

Ella se desmaya entonces y acaba en el hospital, donde no entiende nada de lo que le pasa, pensando que le quieren extirpar algo, explicándole Roberto que tiene una obstrucción intestinal y la van a operar.

Cuando despierta, Roberto le dice que la operación fue muy bien, diciendo ella que es verdad, que siempre se las apaña para que se quede con ella un ratito más, debiendo reconocer él que tampoco se portó bien.

Al ver cómo se ha preocupado por ella, piensa que debería seguir luchando por él, aunque luego piensa que en realidad es solo su amigo, y que ella a quien quiere de verdad es Aarón, lo que considera ha sido su revelación china.

Llegan sus padres a visitarla, diciéndoles estos que Roberto lo agilizó todo en la embajada, diciéndole su madre que debe arreglarse con él porque no va a encontrar a nadie igual, diciéndoles ella que fue él quien la dejó, estando dispuesta a marcharse ya pese a que su padre no quiere volver a meterse tan rápidamente en un avión.

Habla con su hermana por Skype, contándole esta que Aarón está muy melancólico y le ha dicho que o se relaja o la deja y le pone su última canción que habla de lo lejos que está su amor y que igual que vino se va, lo que le lleva a pensar que ya no la quiere, viéndolo Sara como una señal más, entendiendo que se lo está diciendo con las canciones al no poder decírselo de otra manera.

Cree que ha llegado el momento de volver a Madrid y va a decírselo a su padre, al que encuentra en la cama con alguien, que descubre de pronto que es su madre, preguntándoles si vuelven a estar juntos, diciendo su padre que sí y su madre que no y que no se confunda, aunque cuando ella se va siguen haciendo el amor.

Una vez en Madrid, y muy segura de sí misma acude a la presentación del disco de Aarón, viendo cómo sus fans se enfadan al creer que solo quiere colarse, aunque al verla Aarón se acerca a abrazarla, preguntándole por su obstrucción intestinal.

Ella le dice entonces que ha visto todas las señales que le envió, y que ha visto que sus canciones hablan de ella, aunque cada una de sus fans dicen lo mismo, que sus canciones hablan de ellas.

Pero ella le dice que no deben seguir ocultándole y le pide que deje a su hermana y se case con ella, pues se quieren.

Él le dice que no puede decirle eso, diciéndole ella que se atreva, diciéndole él que no puede ir así y romperlo todo y que eso no va a funcionar, diciéndole ella que se ha atrevido y lanzado como él, que no cree haberlo hecho, debiendo marcharse entre el abucheo de las fans.

Tras su fracaso regresa a su casa decidida a contarle a Lu lo sucedido desde que se fue a Hong Kong, viendo mientras lo hace que su hermana estaba en su habitación con Erik, preguntándole por qué le está haciendo eso a Aarón, una persona que le quiere y le escribe canciones, no entendiendo que teniéndolo todo le engañe.

Lu no entiende su reacción, diciéndole Erik que lo que pasa es que Sara está así porque está enamorada de Aarón, diciendo ella que en efecto le gusta y que sabe que se enterará por Instagram o Facebook, ya que lo grabaron decenas de cámaras, de lo ocurrido esa tarde, explicándole que viene de declararse, viendo como Lucía se ríe por su papelón al declararse, viendo cómo Aarón le dijo que no.

Desde su ventana ve a Lucía explicándole a Aarón lo ocurrido, diciéndole que no es necesario montar un drama, despidiéndose de él amigablemente.

Un cartel anuncia la próxima apertura de un café en lo que fue su tienda, donde empiezan a recogerlo todo, viendo mientras lo hacen cómo entra una chica preguntando si es esa la tienda donde venden cosas de plumas, ya que busca una de sus pajaritas, viendo cómo su padre se las enseña y se la regala a la clienta.

Pero tras ella llegan varias más pidiendo también pajaritas de pluma, preguntando ella por qué ahora todos quieren pajaritas de plumas, señalando que se debe a que Aarón dijo en una entrevista que lo único que salvaría de un incendio sería su pajarita de plumas.

Escucha entonces en la calle a Aarón cantando una canción en la que le dice que quiere el beso que nunca le dio y que cada vez que cierra los ojos ahí está, siendo seguido por un montón de gente. Lo siguen y ve que ha montado un concierto en la calle, no habiéndose enterado Sara de nada por no tener Twitter.

Entonces él habla ante todos, diciendo que está enamorado de una persona con la que comenzó una historia de amor 14 años antes en el instituto y quiere continuarla.

Sara trata de disuadirlo diciéndole que no la conoce realmente y no puede montar eso allí, diciendo él que él también está nervioso porque le gusta mucho, diciéndole ella que quiere que sepa que ella no se quiere casar, diciendo él que tampoco quiere hacerlo.

Sara reconoce haber sido gilipollas, pues el karma no existe, pero sí las señales, y mientras se besan empiezan a llover plumas sobre ellos.

Algún tiempo después las dos hermanas brindan ante una nueva tienda, "Ave del paraíso".

Roberto tiene una nueva novia china.

Algún tiempo después Sara se queda embarazada de Aarón, naciendo poco después su hijo casi a la vez que tienen uno también Lu y Erik.

Inma será elegida como diseñadora del año posando con un tocado de Sara.

Ismael, Úrsula y Arturo comparten cama, formando un trío.

Calificación: 1