Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

No habrá paz para los malvados

España (2011) *

Duración: 109 min.

Música: Mario de Benito

Fotografía: Unax Mendía

Guión: Enrique Urbizu y Michel Gaztambide

Dirección: Enrique Urbizu

Intérpretes: José Coronado (Santos Trinidad), Rodolfo Sancho (Rodolfo), Juanjo Artero (Leiva), Helena Miquel (Jueza Chacón), Pedro María Sánchez (Ontiveros), Nadia Casado (Celia), Younes Bachir (Rachid).

Un domingo, el inspector de policía Santos Trinidad, de camino a casa tras haber bebido más de la cuenta, se para en un club cuyas puertas ve abiertas.

Y aunque tanto la camarera como el encargado le dicen que está cerrado él insiste en que le pongan una copa, alegando su condición de policía, a lo que el dueño accede, pese a lo cual en un rapto de enfado acaba con los dos hombres y con la camarera.

Decidido a borrar todo rastro de su locura, recorre todo el local, pese a lo cual consigue escapar un hombre, quedándose con la grabación de las cámaras de seguridad, tras cuyo examen identifica al huido, un árabe cuya caza será su máximo objetivo decidido a no dejar ningún cabo suelto que pueda incriminarle.

Entretanto el asesinato de los colombianos es investigado por la Juez Chacón, que con la ayuda de Leiva, un policía judicial tratará de determinar la autoría de las muertes, aunque cruzándose en su camino y siempre por delante de ellos estará Santos.

La llave de la habitación de un hotel le llevará hasta allí, investigando también el coche del garaje, y aunque es grabado por las cámaras del hotel, no se deja ver.

Trata también de contactar con Rachid, un árabe que colabora con la policía, aunque no consigue dar con él.

Siguiendo sus pasos va a otro club nocturno propiedad de un antiguo colaborador del colombiano muerto y desde allí seguirá al árabe, cruzándose con Leiva que va a entrevistar al colombiano.

La persecución del árabe le lleva hasta un piso, cuyo dueño es el padre de una muchacha casada con el Ceutí, un líder islamista radical. Estos le dicen que el matrimonio no está en España pero le dan una dirección que lo lleva hasta una academia de idiomas en Lavapiés, donde ve una foto en la que aparece Rachid con el muchacho que busca, y, cuando finalmente da con Rachid, este le lleva hasta una casa en el campo donde se reunían antes.

Entretanto la juez Chacón llega a un punto en que descubre la relación existente entre los colombianos y los árabes, y que ya fue investigado por narcóticos para pasar a la brigada antiterrorista, dado que estaba implicado el Ceutí, aunque se paralizó la investigación.

Además sus pesquisas le llevan a Santos, con el que se cruzan constantemente en sus investigaciones, aunque el examen del arma de este no les permite relacionarlo con el asesinato de los colombianos.

Santos sigue al hombre con el que desea acabar y está a punto de hacerlo cuando es atacado por otro árabe.

Logran así burlar a la policía mientras preparan una serie de bombas que introducen en extintores que colocarán en el Centro Comercial Plenilunio.

Mientras todo está dispuesto para hacer volar el centro comercial, Santos se persona en la casa de campo a donde sabe que acabarán yendo los islamistas.

Los sorprenderá allí cuando regresan de colocar los extintores y acabarán en un tiroteo cruzado en que Santos consigue matar a los islamistas antes de que estos consigan detonar las bombas, cayendo tras ello el propio Santos, tras haber conseguido, sin saberlo, librar al país de una matanza por librarse él de de las pruebas incriminatorias de su delito.

Unos minutos después, y siempre por detrás de Santos llegan hasta el lugar la juez Chacón con su cuerpo policial, ya demasiado tarde.

Calificación: 3