Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Nomadland
Nomadland

Nomadland (2020) * USA

Duración: 108 min.

Música: Ludovico Einaudi

Fotografía: Joshua James Richards

Guion: Chloé Zhao (Libro: Jessica Bruder)

Dirección: Chloé Zhao

Intérpretes: Frances McDormand (Fern), David Strathairn (David), Linda May (Linda May), Charlene Swankie (Swankie), Bob Wells (Bob Wells), Derek Endres (Derek), Melissa Smith (Dolly).

El 31 de enero de 2011, debido a una caída de la demanda de pladur US Gypsum cerró su planta de Empire, Nevada, después de 88 años.

En julio, el código postal del pueblo, el 89405, se dejó de usar.

Fern vive en su furgoneta, "Vanguardia" cargada en la que lleva las cosas imprescindibles, dejando las demás en un trastero.

Viaja con su vehículo, parando de cuando en cuando para hacer sus necesidades hasta llegar al CamperForce de Amazon, un centro logístico de temporada donde trabajará durante la campaña de invierno, reservando la compañía para sus trabajadores un aparcamiento en un camping para autocaravanas.

Allí coincide con Linda May, que es la encargada, trabando amistad con otros trabajadores en el comedor y en el tiempo libre.

Coincide en una tienda con Brandy y sus hijas, antiguas conocidas, diciéndole la primera que si quiere puede dormir en su casa, aunque lo rechaza, diciéndole luego la hija, Karie Lynn, que fue alumna suya, que su madre le dice que no tiene donde vivir, diciéndole ella que sí tiene dónde vivir, que lo que no tiene es una casa.

Linda May le cuenta que antes de mudarse a la furgoneta buscaba trabajo y echaba solicitudes, pero en 2008 era muy difícil y acabó deprimida e incluso pensó en suicidarse comprando alcohol. Luego encendería el hornillo y bebería hasta quedar inconsciente y si se despertaba, encendería un cigarrillo y volaría todo, aunque al ver a sus dos perros pensó que no podía hacerles eso ni así misma.

Vio entonces en Internet que tenía una pensión de 550 dólares después de haber trabajo desde los 12 años y cuidado a dos hijas, por lo que, tras ver un anuncio de caravanas pensó que podía vivir en una caravana, viajar y no tener que trabajar el resto de su vida.

Bob Wells, que todos dicen, es como papá Noel, convoca una RTR (Reunión de Transportistas Rodantes), un campamento para nómadas principiantes en Quartzsite, Arizona, en medio del desierto, en terreno público y le pide a Fern que vaya.

Acabada la campaña de Navidad, Fern trata de encontrar otro trabajo por la zona, aunque, le indican está complicado y le recomiendan que se traslade hacia el sur con su furgoneta, pues tendrá mejor tiempo.

Va no obstante a la oficina de empleo y cuenta que su marido trabajaba en la mina de USG en Empire y ella en recursos humanos en la misma, habiendo sido aquel su último trabajo a jornada completa, habiendo trabajado luego a media jornada como cajera o como profesora sustituta en el colegio durante 5 años.

Le dicen que es un mal momento y quizá debiera plantearse la jubilación anticipada, aunque ella dice no cree que pudiera sobrevivir con la pensión.

Aparca junto a una gasolinera donde le dejan acampar, aunque le recomiendan que vaya a un albergue cercano, pues bajarán mucho las temperaturas, aunque ella asegura que estará bien, aunque debe cubrirse con muchas mantas para soportar el frío.

Eso le lleva a viajar, en efecto hacia regiones más cálidas y acude a la RTR, donde vuelve a ver a Linda May y escucha hablar a Bob Wells, que aboga por cuidarse entre ellos y salvarse.

Allí confraternizan con otros nómadas que cuentan sus experiencias y dan consejos, tras una comida compartida.

Conoce también a un veterano de Vietnam con Estrés post traumático, que no soporta las aglomeraciones ni los ruidos fuertes ni fuegos artificiales y allí puede vivir tranquilo.

Otra mujer cuenta que convenció a su abuelo y a sus padres para viajar por el país en una autocaravana, pero entonces les diagnosticaron cáncer a ambos y murieron con tres semanas de diferencia y tras ver los videos de Wells sobre la vida en furgoneta se compró una.

Otra de las asistentes cuenta que trabajaba en grandes empresas y uno de sus amigos tuvo un fallo hepático una semana antes de su jubilación y los de recursos humanos le llamaron en esa situación para hablarle de su jubilación y murió sin poder sacar el velero que se había comprado, de la puerta de su casa y le dijo antes de morir que no perdiera el tiempo, por ello se jubiló en cuanto pudo.

Wells le dice que ha ido al lugar indicado para conectar con la naturaleza y encontrar una tribu después de perder su trabajo y a su marido.

Aconsejan cosas tan cotidianas como el ocuparse de sus excrementos.

Algunos venden o se intercambian cosas, según lo que necesiten, e incluso organizan un baile country, donde un hombre la saca a bailar.

Terminada la reunión, las autocaravanas reinician sus caminos, viéndolos Fern partir.

Ella consigue un trabajo en el yacimiento T- Rock de Quartzsite

Allí conoce a Derek y otros muchachos que también se dedican a viajar y le regala su mechero, además de darle un cigarrillo.

Debe pedir ayuda a Swankie para que la lleve hasta el pueblo cuando pincha una rueda, regañándole la mujer, pues no puede estar en medio de la nada sin rueda de repuesto, pues le puede costar la vida y le aconseja que contrate un dispositivo de ayuda por satélite.

Swankie le pide a cambio que la ayude a parchear todos los desconchones de la furgoneta, ya que tiene un brazo inmovilizado y le regala la pintura que le sobra para que arregle la suya.

Le dice que quiere librarse de muchas de las cosas que lleva, y puso un anuncio para que quien quiera de los que tienen autocaravanas se las lleven, cogiendo Fern una silla.

Swankie de pronto empieza a sentirse mal y le cuenta que le quitaron un tumor de un pulmón y le dieron 7 u 8 meses de vida, pues se le extendió al cerebro y su objetivo es llegar de nuevo a Alaska, de donde guarda buenos recuerdos.

Le cuenta que tiene un libro del Dr. Kevorkian, al que llaman Dr. Muerte, "El último recurso", sobre las formas de poner fin a la vida de necesitarlo, pues no quiere volver a un hospital.

Le cuenta que ha vivido experiencias únicas, vio arces salvajes, pelícanos junto a su kayak o cientos de golondrinas volando y los polluelos saliendo del cascarón, formando estos, al caer al agua un paisaje impresionante.

Dice que cuando muera a lo mejor sus amigos se reúnen en torno a una hoguera y lanzan una piedra dentro para recordarla mientras observan un impresionante atardecer.

Pasan en efecto otros nómadas para recoger lo que desea regalar.

Por la noche, en la soledad, Fern revisa las fotografías, recordando su vida.

Mientras le corta el pelo a Swankie recuerda los últimos momentos de su marido, en que tuvieron que darle morfina para el dolor y recuerda que le daban ganas de apretar la vía un ratito más para dejarlo ir sin tanto dolor, lamentando no haberlo hecho, aunque Swankie le dice que a lo mejor él no quería que lo hiciera y prefería seguir junto a ella todo el tiempo posible, y está convencida de que lo cuidó bien.

Sale por fin la mujer con su furgoneta y con el remolque hacia Alaska.

Ella se baña desnuda dejándose llevar por la corriente y empieza a fijarse más en la naturaleza, pudiendo ver un bisonte de cerca.

Consigue un trabajo en el camping Cedar Pass Campground en el Parque Nacional Badlands en Dakota del Sur, donde vuelve a coincidir con David, al que conoció en Arizona durante la RTR y al que le cambió el abrelatas por un paño.

Trabaja de nuevo con Linda May en la limpieza y recepción y visita con ella la zona, aprovechando que Dave es el guía, pues trabaja en el centro de atención al visitante.

Luego van las dos amigas con Dave a un bar y Linda May les cuenta que tiene un terreno en Arizona donde espera construir la "nave tierra", una casa completamente independiente con neumáticos, botellas y latas que no perjudicará a la tierra y será autosuficiente y que podrán disfrutar sus nietos y varias generaciones más.

Tiempo después, acabado su trabajo, Linda May parte, siendo muy emotiva su despedida, señalando que no se verán en un tiempo.

Fern tiene que sacar todo de la furgoneta porque se le llenó hormigas, y Dave trata de ayudarla, cogiendo mal una caja que se le desfonda, rompiendo un plato de los que le compró su padre y que ella guardaba con mucho cariño, pegándolo, de hecho, después.

Cuando Dave enferma, debe cuidarlo ella y llevarlo al hospital, donde le operan por laparoscopia de una diverticulitis.

En el hospital, le pregunta a Fern qué hará ahora, señalando ella que irá a la recogida de la remolacha en Nebraska, diciéndole él que, como todavía queda tiempo para eso puede preguntar en Wall Drug, donde va a trabajar él si hay trabajo para ella, pues tienen además un buen aparcamiento.

Siguen trabajando juntos en el restaurante y luego tienen sus momentos de ocio yendo al zoo y luego comen juntos o salen por la noche a mirar las estrellas, explicándoles un experto cosas sobre ellas y pueden ver Júpiter a través de un telescopio.

Un día aparece en el restaurante un joven, James, que le dice que es el hijo de Dave.

Le escucha contarle a su padre que grabaron un disco en Nashville.

Le dice luego a Fern que es un asco de lugar y no sabe a quién le gusta vivir allí, diciendo ella que conoce sitios peores, señalando él, que una buena forma de conocer los sitios y a las personas es ir Alcohólicos Anónimos.

Dave le muestra fotos de su hijo con Emily, su novia, con la que van a tener un bebé, por lo que va a ser abuelo. James va camino de su casa y le ha pedido que vaya con él, diciéndole ella que debería ir.

Le cuenta que a James no le gustó que no estuviera presente cuando era pequeño e intentó estar presente cuando se hizo mayor pero cada uno iba a lo suyo. Reconoce que se le olvidó ser padre y no se le daba muy bien, pidiéndole Fern que vaya y sea abuelo.

Él le pregunta si quiere ir con él, diciéndole ella que irá a visitarlo.

Se marcha al día siguiente dejándole una piedra con fósiles y una nota en que le indica que si va de visita tiene más como esa.

Terminado su trabajo en el restaurante, va, en efecto a la recogida de la remolacha.

Swankie le envía un video con las golondrinas, como le contó, comprendiendo que lo ha conseguido.

Pero de pronto la furgoneta se estropea y debe llevarla a un taller, donde le presupuestan un arreglo de 2.300 dólares, animándola a venderla, pues por su estado y el kilometraje no le darían más de 5.000, aunque ella señala que ha dedicado mucho tiempo y dinero a construir el interior y es su casa.

No teniendo suficiente dinero para la reparación, recurre a su hermana Dolly, a la que llama para que le envíe un giro, diciéndole que se lo devolverá cuando cobre de Amazon, insistiendo su hermana en que si desea el dinero debe ir a buscarlo y a verla.

Coge un autobús y va a casa de su hermana en California, participando en una barbacoa con amigos de su hermana, contando que fue ella la que le presentó a George, y llevan juntos más de 30 años.

Comentan que, pasado lo peor de la crisis, los precios empiezan a subir y les va bien y lamentan no haber tenido dinero 4 años antes, en 2008 para comprar y vender ahora.

Ella dice que es raro que animen a la gente a invertir todos sus ahorros y endeudarse para comprar una casa que no pueden pagar.

Le dice uno de los invitados que no todos pueden dejarlo todo y echarse a la carretera, preguntándole ella si cree que es eso lo que ha hecho.

Su hermana dice que lo que hace Fern es lo que hicieron los pioneros en Estados Unidos y forma parte de la tradición americana.

Luego le da el dinero que le pidió, que ella asegura le devolverá.

Dolly le pide que se quede allí con ellos, pero ella le dice que no puede hacerlo.

Dolly recuerda que se casó con Bo poco después de conocerlo y se fue enseguida de casa y se mudó con él a un sitio en mitad de la nada, e incluso cuando murió Bo se quedó en Empire, algo que no entendió.

Recuerda que de pequeña les parecía excéntrica a todos, pero porque era más valiente y más sincera que cualquiera y era capaz de encontrarla cuando se escondía y le dice que le hubiera encantado tenerla a su lado todos esos años, pues al marcharse le dejó un vacío enorme.

Pese a todo, tras despedirse de su hermana, vuelve a marcharse.

Ve junto al fuego a un muchacho solitario y se acerca a él para llevarle un sándwich, recordando el muchacho, Derek que trabajaba en el yacimiento T- Rock de Quartzsite.

A cambio del sándwich, él le da una cerveza y fuman juntos en torno a un fuego, recordando él que le regaló un mechero, regalándole él ahora otro.

Ella le pregunta dónde están sus padres, diciéndole que en Wisconsin, y le pregunta si cree que no le echarán de menos, preguntándole también si tiene novia, contándole él que hay una chica que vive en una granja en North County y es feliz viviendo allí y él le escribe cartas, aunque no es capaz de escribirle sobre nada que le pueda interesar, sugiriéndole ella que le escriba unos poemas, recitándole ella el que dijo en su boda.

Ve luego en su caravana diapositivas que guarda de cuando era niña.

Camino de la casa del hijo de Dave, Fern visita un bosque de enormes secuoyas y viaja al lado de una hermosa playa.

Cuando llega, Dave le presenta a su nuera Emily y a todos sus hijos, y a su nieto.

La instalan en una bonita habitación con una enorme cama, contándole Dave que ha pensado en quedarse allí.

Ella le dice que es un lugar muy agradable, diciéndole él que puede quedarse, pues tienen una casa de invitados y le gusta tenerla cerca.

Cuidan gallinas, patos y pavos, cenando esa noche, en Acción de Gracias uno, brindando todos por la recién llegada.

Habla con Emily y le cuenta que tenían en Empire una casa de empresa, dando su jardín a un espacio abierto.

Emily le cuenta que Dave la aprecia mucho y habla mucho de ella.

Ella ve a su amigo feliz, tocando el piano a 4 manos con su hijo.

Pero por la noche Fern sale de la casa y se va a dormir a su furgoneta, desacostumbrada a las camas.

Tras pasar allí unos días, reanuda el camino. Parando su furgoneta frente a la playa mientras llueve, observando el oleaje desde el borde de los acantilados.

Vuelve a Amazon para la campaña de invierno, aunque ya no está Linda May.

Camina entre las caravanas con una bengala deseando a todos un Feliz Año Nuevo.

Se reúne con los antiguos campistas en Arizona de nuevo, y, en torno a la hoguera, lanzan cada uno una piedra en honor a Swankie, tras saber que murió.

Le cuenta a Bob Wells que Bo no conoció a sus padres y, como no tuvieron hijos, cuando murió, ella no quiso marcharse, pues sería como si no hubiera existido y a él le encantaba Empire y su trabajo y todos le querían, señalando que, tal como le decía su padre, lo que se recuerda, vive, aunque quizá ha pasado demasiado tiempo recordando.

Bob le dice sentirse identificado, pues pocas veces habla de su hijo, pero ese día cumpliría 33 años y 5 antes se quitó la vida y aún no puede decirlo en voz alta y durante mucho tiempo cada día se preguntaba cómo podía seguir él vivo en esa tierra sin él, hasta que se dio cuenta de que podía honrarlo sirviendo a los demás y así puede sobrellevar el día.

Dice que nunca da un adiós definitivo, siempre dice, "nos vemos en el camino", y está seguro de que volverá a ver a su hijo y ella a Bo y a recordar su vida juntos.

Regresa a Empire, donde se deshace del trastero donde guardaba sus cosas, diciéndole que está segura de que no echará nada de menos.

Visita luego la vieja fábrica, con todo abandonado y lleno de polvo y la casa donde vivió y fue feliz con Bo. La recorre y sale al porche, desde donde puede ver la montaña, antes de regresar a la carretera.

Calificación: 3
Te cuento la película