Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Nuestro último verano en Escocia
Nuestro último verano en Escocia

What We did on our holiday (2014) * Gran Bretaña

Duración: 95 min.

Música: Alex Heffes

Fotografía: Martin Hawkins

Guión y Dirección: Andy Hamilton y Guy Jenkin

Intérpretes: Rosamund Pike (Abi McLeod), David Tennant (Doug McLeod), Billy Connolly (Gordie McLeod), Ben Miller (Gavin McLeod), Emilia Jones (Lottie McLeod), Amelia Bullmore (Margaret McLeod), Bobby Smalldridge (Mickey McLeod), Harriet Turnball (Jess Mcleod), Celia Imrie (Agnes Chisholm), Annette Crosbie (Doreen), Lewis Davie (Kenneth McLeod).

Doug McLeod insta a sus hijos a darse prisa, pues deben partir de inmediato de viaje, viendo cuando trata de ayudar a Jess la pequeña con su bolsa que esta pesa enormemente debido a que lleva en ella a Eric un pedrusco pesado con el que habla y que es su amigo, llevando además a Norman, un pedazo de hormigón, asegurando que no puede dormir sin Norman al que pone cada noche a los pies de su cama para que las piedras malas no puedan pasar.

Entretanto el niño, Mickey, de 6 años termina de ver una película de vikingos en la que el cadáver del protagonista es quemado en una nave a su muerte para que pueda descansar eternamente en el mar.

Terminada la película, Mickey recoge sus juguetes, un par de guerreros vikingos y una espada, estando toda su habitación decorada con motivos vikingos.

Entretanto en un lago escocés el anciano Gordie McLeod, padre de Doug pesca apaciblemente en un lago sin hacer caso de su móvil.

Doug trata de hacerle comprender a Jess que no pueden llevar a Eric y a Norman a Escocia, amenazando entonces ella con dejar de respirar, por lo que debe retractarse, y cuando le pregunta a Abi, su mujer si ha consultado con alguien la obsesión de Jess por las piedras, pues cree que es anormal, Abi le responde preguntándose a quién se parecerá comportándose de forma anormal.

Sale entonces Lottie, la hija mayor, de 10 años, que les dice que necesita un listado de las mentiras que van a decir para que no se le olvide ninguna, diciéndole ellos que todo será muy simple, pues van a visitar al abuelo por su cumpleaños y no conviene alterarle porque ha estado un poco enfermo.

Y cuando el matrimonio comienza a discutir por un tema trivial, al no saber dónde dejaron las llaves, su hija les pide que no empiecen a discutir.

Finalmente deben pedirle las llaves a su vecina, que parece recelosa hasta que Abi le dice que puede dárselas, estando asombrada la vecina, Lucy, de que vayan a viajar juntos y en coche hasta Escocia.

Cuando finalmente inician el viaje Abi le advierte a Doug que es imposible llegar a las Tierras Altas en un día, diciendo él que prometió que estarían allí esa noche, comenzando una nueva discusión, pidiéndoles nuevamente Lottie que no lo hagan, a lo que su padre responde que solo están hablando, diciendo la niña que así empiezan siempre y acaban discutiendo, añadiendo Jess que entonces aparece la policía, ante lo que su madre se defiende diciendo que aquello fue por un malentendido.

Mickey recuerda que fue divertido porque el policía le dejó jugar con su porra eléctrica, diciendo su madre que ese fue otro malentendido, preguntándole Jess a su padre si le gustó la descarga, a lo que este responde que no.

Paran en un área de servicio y Jess le pregunta a su madre si van a pasar las vacaciones juntos, a lo que esta responde afirmativamente, aunque le dice que no cuando le pregunta si volverá su padre a casa.

Este trata de explicarle lo mismo a Mickey, diciéndole que a veces las parejas se dan cuenta de que ya no se quieren tanto como antes y deben hacer algo, aunque no tan drástico como el padre de un amigo que atropelló a su mujer.

Abi trata de explicarles también a las niñas que a veces un adulto comete un error con alguien del trabajo y entonces se enfadan y contratan a un abogado y al coger una rabieta le dice a su abogado que diga que no a todo aunque sepa que se equivoca, por lo que se siguen discutiendo cada vez más hasta acusarse de todo entre ellos.

Entretanto, en Escocia, el anciano ve desde su barca cómo llegan su hijo Gavin y Margaret, la mujer de este para llevarle sus pastillas contra la enfermedad.

Doug y Abi quedan retenidos en un enorme atasco, pidiéndole ella que le diga a su hermano que no llegarán, aunque él insiste en que lo harán, aunque tarde, pudiendo ver poco después los niños desde el coche cómo sus padres discuten bajo una abundante lluvia, aunque no puedan oír su bronca.

Gavin entretanto trata de organizar con su esposa las mesas de invitados.

Finalmente su hermano debe ceder y reconocer que no podrán llegar ese día, parando a parar la noche en un hotel, preguntándole ella por qué han de pasar por eso, sugiriendo decirle la verdad a su padre, respondiendo él que eso le afectaría demasiado y no le queda mucho, por lo que es mejor dejar que disfrute de su fiesta.

Mientras cenan Doug les recuerda a sus hijos que no deben contarle a nadie que él y su madre viven en casas diferentes.

Entretanto el abuelo sale con Kenneth, su otro nieto a contemplar la puesta de sol y le pide que le toque con el violín algo que le guste de verdad, aunque él sigue ensayando como su padre le dijo, las piezas del examen.

Tras descansar, la familia continúa su viaje, pero siguen tan cansados que se duermen en el coche, incluido Doug, encargado de conducir, por lo que durante un rato es Jess quien lleva el volante.

Llegan finalmente a las Tierras Altas y a la casa del abuelo, tardando este un rato en bajar debido a que está algo indispuesto, siendo recibida su llegada con gran alegría por los recién llegados.

Gavin presume de tener una casa inteligente, gobernada por la ingeniería domótica, aunque sus sobrinos le quitan importancia, pues consideran que su casa no es tan inteligente ya que no sabe dibujar ni dar volteretas, diciendo Gavin que les costó mucho dinero, diciéndole los niños que una casa no es inteligente porque cueste mucho dinero.

El abuelo lleva a Lottie a lo que llama sus dominios, su habitación adonde solo lleva a gente muy especial, donde guarda todos sus recuerdos, recordando que durante un tiempo estuvo en Rhodesia buscando plata.

Gavin se queja ante Margaret de que su hermano no sabe controlar ni a sus hijos ni a su esposa, algo que sucede cuando alguien se casa con una mujer demasiado lista.

Poco después llega Mickey a la habitación de su abuelo al que le pregunta si ya no se hacen fiestas de cumpleaños después de los 75 años, pues escuchó a su padre decir que ese era su último cumpleaños, contándole el anciano a Lottie cuando se va Mickey que tiene cáncer y los tratamientos le hicieron forzar el corazón.

Le dice también, cuando ella se queja de las mentiras de sus padres que a veces, si las intenciones son buenas, está bien mentir.

Fuera, Gavin y Doug comienzan a jugar al fútbol con sus hijos, aunque a estos no muestran el menor entusiasmo, dedicándose Kenneth a mirar su móvil y Mickey a jugar a que es un guerrero vikingo con su abuelo.

Tras el partido Mickey le pregunta a su tío si es rico, pues su casa es enorme, respondiendo él que es solo acomodado y que la casa está a nombre de su empresa, de modo que puede así desgravarse, diciendo que tiene participaciones en un fondo y trabaja con bancos, usando el dinero para hacer dinero, algo que ellos no entienden.

Kenneth les da después un pequeño recital de violín, viendo cómo cuando le aplauden las luces comienzan a encenderse y apagarse.

Kenneth sorprende esa noche a su madre llorando en el baño, contándole ella que no le ocurre nada, que es algo que les ocurre de vez en cuando a las mujeres mayores porque así se desahogan, preguntándole su hijo si es por el incidente, y aunque esta parece no saber a qué se refiere, el niño le recuerda que está en Youtube.

A la mañana siguiente Doug irrumpe en el baño donde está Abi, muy enfadado, pues se ha enterado de que ha solicitado un permiso de traslado, confirmando ella que piensa mudarse a New Castle, comenzando una nueva discusión sin saber que Lottie los escucha.

Mientras, en la cocina, el abuelo le cuenta a Mickey que en el hospital universitario le hicieron pruebas de sangre que determinaron que tenía un 84% de vikingo.

Abi le recuerda a Doug que acordaron no discutir durante ese fin de semana y que podría en todo caso ir a ver a los niños a menudo, pues estarían a solo unas horas de tren. 7 horas de ida y vuelta según calcula él.

Mickey le cuenta a su abuelo que a veces reza a Odín, y que quitó los cuernos a su gorro vikingo porque históricamente eso es incorrecto que los tuvieran, escuchando entonces desde allí la discusión de sus padres, ante lo que Mickey les dice a su abuelo y a Margaret que no ocurre nada y que no deben pensar que viven en casas diferentes.

Los obreros comienzan a prepara la carpa en el jardín para los invitados, asignando Gavin tareas para cada uno de los adultos, incluido su hijo Kenneth, decidiendo Gordie salir entretanto a pasar el día en la playa con sus nietos, asegurándoles que estará a tiempo para la fiesta, no permitiendo que ningún otro adulto los acompañe.

De camino a la playa paran en la granja de su amiga Doreen, donde los niños pueden ver sus animales, cabras, cerdos y avestruces, viendo que Doreen es una mujer peculiar a la que Gordie debe decirle que no diga palabrotas delante de los niños, asegurando Mickey que sus padres las dicen constantemente, contando una conversación en que su madre le decía a su padre que le dijera a su abogado que se fuera a tomar por "c…"

El abuelo le dice a Lottie que sabe que sus padres están pasando por un momento difícil, preguntándole la niña si sabe que se van a divorciar, descubriendo que ha metido la pata, pues el hombre no lo sabía, explicándole la niña que su padre tuvo un lío con una atleta paralímpica de un solo pie.

Doreen les cuenta sin recato que tiene novia y que es lesbiana antes de marcharse y llegar finalmente a la playa, diciéndoles el abuelo que lleva el móvil apagado y además sin batería para asegurarse de que no les molesten, dejando a Lottie conducir su coche pese a su edad, sin importarle que esta se lleve por delante un cartel.

Disfrutarán poco después de una hoguera en la playa en la que queman entre otras cosas el cartel que derribaron y que indicaba que estaba prohibido encender fuego en la playa, preguntándole al abuelo si los dejaría enterrarlo, a lo que se niega, preguntando Jess si tampoco cuando se muera, diciendo él que si pudiera elegir preferiría que le hicieran un funeral vikingo.

Pero finalmente el abuelo les permite que le cubran de arena, viendo mientras hablan, de pronto que el abuelo dejó de responder, aunque entonces se levanta y los asusta.

Lottie le cuenta al abuelo que sus padres mienten mucho y no puede confiar en ellos, diciéndole el abuelo que todo ser humano es un poco ridículo a su manera, y que no pueden evitar que las personas a las que quieren sean como son, pero que al final ninguna de esas cosas importa.

Mientras los niños juegan con la pelota, Gordie ve cómo otro muchacho con una pelota se acerca a él, reconociendo a su hermano Fraiser, muerto durante la II Guerra Mundial, preguntándole qué hace allí, para luego decir "entiendo" mientras su hermano le dice "¿te vienes a bañar conmigo, nenaza?" antes de alejarse y desvanecerse.

Mickey va a enseñarle un cangrejo, viendo que está nuevamente con los ojos cerrados, y, pensando que está bromeando de nuevo le coloca encima al cangrejo, sin que el anciano se mueva, por lo que llama a Lottie, que en principio se cree también que es una broma, aunque luego comprueba que no respira ni tiene pulso.

Decide que deben avisar a los mayores, aunque Mickey piensa que si lo hacen lo único que harán es discutir y él no quería eso, pese a lo cual Lottie corre hacia la casa, quedándose Mickey y Jess al cuidado del cuerpo del abuelo.

Pero cuando llega a la casa, Lottie lo primero que ve es a su padre discutiendo con Gavin por el montaje de la fiesta que Doug considera excesivo y no es lo que querría su padre, diciéndole Gavin que el abuelo no sabe lo que quiere y él tampoco porque nunca está allí y solo desea homenajear la vida de su padre.

Ve tras ello a su padre discutiendo nuevamente con su madre por las llamadas constantes de su jefe, diciéndole ella que su novio no es su jefe, sino otro hombre.

Al verlos discutiendo, la niña se cuela en la habitación de su abuelo regresando al rato sola a la playa, diciendo que los mayores se siguen peleando y no pueden confiar en que hagan lo que el abuelo quería y que ellos le harán el entierro vikingo.

Fabrican una balsa con un gran palé abandonado en la playa y que moverán con el coche, que Lottie conduce mientras Mickey aprieta el acelerador, acercándola hasta la orilla a la espera de la subida de la marea, subiendo a la balsa las cosas preferidas de su abuelo, como la camiseta de cuando jugó con Escocia y su medallón vikingo.

Escuchan entonces cómo su abuelo se tira un pedo y piensan que está vivo, pero observan que sigue frío, diciendo Mickey que vio en un programa que los muertos lo hacían porque están llenos de gas.

Recogen trozos de cuerda que van encontrando y con la hamaca hacen una especie de bandera vikinga, arrastrando luego, valiéndose de maderas que hacen rodar, el cuerpo del abuelo hasta la balsa, que rocían de gasolina y cuando comienza a subir la marea y la balsa comienza a entrar en el mar le prenden fuego, viendo cómo arde mientras se aleja hacia el interior, afirmando Lottie que estaría orgulloso de ellos.

Finalmente los niños regresan, pidiéndoles su madre vayan a bañarse, hasta que les cuentan que el abuelo ha muerto, decidiendo Gavin llamar a una ambulancia, diciéndoles los niños que el abuelo está mar adentro y ardiendo, y cuando cuentan lo que hicieron Gavin piensa que se trata de una broma del abuelo.

Cuando comprenden que es cierto Gavin, que lleva el vestido típico escocés, y Doug, van hasta la playa, donde Gavin rompe a llorar al ver el coche de su padre cubierto en parte por el agua debido a la subida de la marea.

Ajenos a lo ocurrido, van llegando los invitados al cumpleaños, ensayando su repertorio el grupo de músicos contratados, quedándose Kenneth prendado de la muchacha que toca el violín.

Entre los invitados acude Jimmy Cazzarotto, un viejo gigantesco con un parche en un ojo en el que Mickey reconoce a Odín.

Tras una discusión familiar en la cocina será Margaret la encargada de anunciar a los invitados la muerte de Gordie.

Entretanto tanto los músicos siguen tocando, uniéndose Kenneth al grupo.

Llegan finalmente los policías junto a una mujer de servicios sociales de menores, Agnes Chisholm, que pide una habitación para entrevistas.

En el salón, el viejo Jimmy, que es sordo, insiste en ver por última vez a Gordie, ya que ha venido expresamente para ello desde Nueva Zelanda, y Abi le explica lo ocurrido confidencialmente, aunque debido a su sordera el hombre grita haciendo que todos los invitados se enteren de que los niños quemaron su cuerpo y lo enviaron mar adentro, quedando todos sin palabras, debiendo Gavin tratar de explicarse, aunque solo se le ocurre decir que es que los niños son de ciudad.

La encargada de servicios sociales habla con Jess que le hace un dibujo con lo ocurrido en la playa.

Tras ella entra Mickey que dice que la idea del entierro vikingo fue de Odín.

Cuando sale de la entrevista él y Jess ven videos de Youtube, saliendo en el ordenador uno que Kenneth había estado viendo y en el que sale Margaret, su madre, retransmitiendo las imágenes a las pantallas de todas las habitaciones de la casa, pudiendo ver todos los invitados a Margaret en el supermercado, donde, tras una nimia discusión con otra mujer por otro producto empieza a tirarle productos para luego pegarle con una cesta.

Cuando Lottie es entrevistada por la señora Chisholm, esta le pide que le deje echar un vistazo a su libreta donde apunta todo lo que ocurre.

Los invitados siguen divertidos el video de Margaret cuando esta lanza una enorme calabaza contra la mujer con la que discutió, para a continuación golpear al encargado del establecimiento, siendo Gavin el más asombrado de todos, ya que desconocía los hechos, informándole la policía en ese momento al ver su asombro que los dueños del súper fueron muy comprensivos y no presentaron cargos porque entendieron que había actuado bajo los efectos de los antidepresivos.

Agnes Chisholm sale tras ello y les pide a Doug y a Abi que no vayan a ninguna parte sin notificárselo.

Kenneth, que se ha estado besando con la violinista y no se ha enterado de nada llega justo en el momento más tenso de la reunión, feliz.

En la playa, entretanto, la policía consigue sacar el coche del agua.

A la mañana siguiente todos desayunan en silencio, hasta que baja Kenneth, el único que parece contento y abre la persiana antes de que se lo puedan impedir, descubriendo que fuera hay una legión de reporteros cubriendo tan insólita noticia.

Llega entonces la señora Chisholm, negándose Abi a dejarla entrar mientras Doug trata de mediar para que no se enfade, aunque Abi acaba cerrándole la puerta tras decirle que solo la dejará entrar si le asegura que no se llevarán a sus hijos.

La noticia, en la que señalan que unos niños salvajes quemaron a un antiguo futbolista escocés está en primera plana en todos los diarios, saliendo también la noticia en todas las cadenas de televisión mientras los niños se quejan de que no mencionen que quemaron al abuelo con sus tesoros, y entre ellos su broche vikingo, llamándolos entonces Gavin estúpidos, informando a Doug cuando se queja de ello, de que el broche que han hecho desaparecer valía 15.000 libras, preguntándole entonces Doug si pensaba callarse la información hasta después de repartirse los bienes, diciendo Gavin que era una sorpresa que iba a anunciar durante el cumpleaños.

Mientras discuten son escuchados por la señora Chisholm a la que Lottie abrió para que pudiera llamar por teléfono.

Gavin echa la culpa a los niños de lo ocurrido, señalando Abi que la culpa no es de los niños, sino de Doug, porque cuando Lottie volvió para avisarlos lo vio discutiendo con el estúpido de su hermano. Entra entonces en la discusión Margaret a la que Abi le dice que se vaya a tirar calabazas.

Oyéndoles gritar Lottie les pide que se callen, y que el abuelo quería un funeral vikingo precisamente para evitar eso, las discusiones entre ellos, y les repite lo que le dijo de que al final no importaba cómo fuera cada uno, que Gavin fuera un estirado y su padre un desastre, su madre una bocazas y Margaret algo parecido, porque debían aceptarse como eran.

Tras escuchar a Lottie, Doug le pide perón a Gavin por sus palabras, tratando todos de excusarse, aunque entonces se dan cuenta de que falta Mickey, al que ven en las pantallas de la televisión diciendo a todo el mundo que está harto de estar encerrado y que va a contarlo todo, aunque entonces le interrumpe su padre que sale a buscarlo y le impide seguir hablando.

Mickey le dice que quería explicarlo todo porque lo ocurrido fue culpa suya y esperaba que así pararan los gritos.

Doug repite a la prensa que no hay comentarios, aunque les dice que son una vergüenza para su profesión aprovechándose de un niño, viendo cómo, sin hacer caso a sus críticas insisten en preguntarles por qué dejaron a sus hijos solos con un anciano o si su divorcio está afectando a sus hijos y le preguntan si la infidelidad es la consecuencia del divorcio y si siente que ha fracasado como padre

Sale entonces Abi que le coge de la mano y declara que Doug es un padre muy cariñoso y que son personas normales que tienen muchos defectos pero que hacen todo lo posible por criar lo mejor posible a sus hijos.

Lottie ve entonces cómo la señora Chisholm, tras escucharlo todo se marcha sin decir nada y dejando allí su libreta.

Al día siguiente, y tras haber conseguido sortear a la prensa todos los amigos y familiares acuden a la playa, donde celebran una fiesta de despedida.

Allí Abi le dice que ha decidido renunciar al trabajo en New Castle, diciéndole él a su vez que ha renunciado a su abogado, diciendo ella que también despedirá a la suya para hacerlo todo de forma más humana.

Mickey le dice a Lottie en secreto que no existen pruebas que certifiquen que los vikingos quemaban los cadáveres en el mar, diciéndole su hermana que no vuelva a contar eso a nadie.

Ante los reunidos Doug pronuncia unas palabras de agradecimiento diciendo que tuvo la mejor forma de morir, pues lo hizo en su playa favorita y viendo a sus nietos jugar.

Ante la emoción de este toma la palabra Gavin que afirma que su padre se habría reído de la situación, al ser el único que no va a su fiesta, riéndose asimismo de la publicación de la actuación de Margaret en el supermercado colgada en Youtube, con casi 4 millones y medio de visitas, y que también se habría reído de él.

Les dice que su padre disfrutó de su vida al máximo, y que si algo pueden deducir de la muerte es que esta es un aviso de que deben amar a los que les rodean.

Hace luego que Kenneth toque, pidiéndole que toque algo que le gustase a su abuelo, uniéndose a él la chica de la banda del violín, acabando todos bailando al son de este, acabando la reunión como una fiesta con vistas al mar.

En la playa Doug y Abi se excusa ante sus hijos por su comportamiento, asegurando que aunque vivan separados, tratarán de comportarse como adultos, empujando Abi a Doug al agua, pidiendo este a Lottie que anote en su libreta ese comportamiento inadecuado, asegurando esta que ya ha tirado su libreta, tras lo cual juegan los 5 en el agua.

Calificación: 2