Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Palm Springs
Palm Springs

Palm Springs (2020) * USA / Hong Kong

Duración: 90 min.

Música: Matthew Compton

Fotografía: Quyen "Q" TranQuyen "Q" Tran

Guion: Andy Siara

Dirección: Max Barbakow

Intérpretes: Andy Samberg (Nyles), Cristin Milioti (Sarah Wilder), J. K. Simmons (Roy Schlieffen), Meredith Hagner (Misty), Camila Mendes (Tala Anne Wilder), Tyler Hoechlin (Abraham / "Abe"), Chris Pang (Trevor), Peter Gallagher (Howard), Jacqueline Obradors (Pia Wilder), June Squibb (Nana Schlieffen), Dale Dickey (Darla).

9 de noviembre.

Una cabra observa en el desierto cercano a Palm Springs cómo la tierra se resquebraja a sus pies debido a un terremoto.

Al despertarse, Nyles observa a Misty, su novia, dándose crema en las piernas.

Ella acepta hacer el amor, pero él comienza a sudar y como no quiere que se le estropee el maquillaje no le deja terminar, aunque permite que la mire y se masturbe, aunque no consigue terminar ya que ella empieza a angustiarse al no encontrar su anillo.

Le pide luego que no saque sus trapos sucios durante la boda, pues ese día no son ellos los protagonistas, sino Tala y Abe.

Tras ello Nyles se baña en la piscina con Jerry, el padrino.

Acude en bañador y con una camisa hawaiana a la ceremonia, destacando entre el resto de invitados por su aspecto y su actitud, al abrir una cerveza en el momento del "Sí".

Luego Misty habla ante todos, emocionada por su amiga, dando paso a Sarah, la hermana de Tala, que estaba borracha y no tenía nada preparado, por lo que sale Nyles al rescate, para bochorno de su novia y asombro de todos los invitados por su aspecto, aunque logra ganárselos alabando a Tala por sus obras benéficas, contándoles que además donó médula ósea a su hermano Nico para salvarle.

Sarah parece ser la única de la fiesta que no baila, dirigiéndose Nyles a ella, que ve cómo parece conocer cada movimiento de los que bailan e incluso puede anticiparse, consiguiendo así llamar su atención, quedándose sorprendida al ver que conoce su perfume, Explosión de orquídeas, viendo que la camarera le lleva dos copas que puede compartir con ella.

La invita a ir solos a algún sitio para evitar la canción de sus padres, preguntándole ella qué opinaría Misty de que se fueran juntos, diciéndole que no cree que le importara, mostrándole que está acostándose con Trevor.

Para tratar de consolarle, ella le dice que toda su familia se avergüenza de ella porque es una golfa y bebe demasiado.

La situación hace que ella acabe atraída por él, por lo que se alejan hacia el desierto con la intención de hacer el amor, aunque cuando él se dispone a desnudarse recibe una flecha en su espalda, mirándola Sarah aterrorizada.

Él comienza a huir, perseguido por otro hombre que le va lanzando flechas, alcanzándole también en una pierna, mientras Nyles le dice a su perseguidor, Roy, que es un enfermo.

Cuando logra despistarle y le indica que volverá y le encontrará, se introduce en una cueva, perseguido por Nyles, que se arrastra, viendo que detrás, se acerca Sarah, a la que le pide que se aleje, antes de desaparecer él en la cueva absorbido por una luz.

Nyles se despierta observando a Misty dándose crema en las piernas exactamente igual que el día anterior, respondiendo lo mismo cuando él le dice lo mismo.

Vuelve a la piscina con Jerry, aunque ese día algo cambia. Aparece de pronto Sarah, muy enfadada y le pregunta qué le hizo y empieza a tirarle latas, que él debe esquivar, lanzándose finalmente ella a la piscina para preguntarle qué está pasando.

Le cuenta que el día anterior lo siguió hasta la cueva, y aunque él le pidió que se marchara y no lo siguiera, ella lo siguió y fue también absorbida por la misma luz.

Se despertó y le extrañó verse como el día anterior y escuchar los mismos comentarios, viendo en el teléfono que es 9 de noviembre, por lo que salta de la cama y ve que están los preparativos exactamente igual que el día anterior.

Y fuera pasa lo mismo, por lo que le pregunta a su padre si es todo real, pues le asegura que ese día ya ha pasado, por lo que le preguntan si volvió a las drogas.

Fue entonces cuando le vio a él en la piscina, donde está ahora.

Al ver su reacción, Tala sale preguntándose qué hace, con tan mala suerte que tropieza y se cae, rompiéndose varios dientes de delante, toda una tragedia, ya que se casa, diciendo su padre que la llevará al dentista y se los pegará.

Vuelve a salir con Nyles, que le dice que intentó pararle, pero como le siguió, hoy es hoy, ayer es hoy mañana también será hoy, pues viven en un bucle temporal infinito.

Ella le pregunta cómo puede pararlo, diciéndole él que eso jamás pasará, aunque trata de calmarla diciéndole que al día siguiente los dientes de su hermana estarán bien.

Ella le pregunta por la cueva, y como no consigue que le responda, se va sola al desierto para tratar de encontrarla, aunque él finalmente le indica dónde está, y que se abre cuando, cada mañana hay un pequeño terremoto, pero advirtiéndole que no encontrará la respuesta y que, cuando entras el día comienza de nuevo, al igual que si se queda dormida, aunque ella prefiere entrar para que acabe ese día.

En efecto se despierta oyendo lo mismo que los dos días anteriores, aunque esa mañana se marcha en su coche y llega a Texas y no va a la boda y se va a su casa, y, aunque trata de evitarlo, se queda dormida.

Despierta en su cama y esta vez corre a la habitación de Nyles y Misty le pregunta a él al verla si la está engañando, diciéndole él que es ella la que le está engañando.

Se lo lleva en el coche y él le dice que ignora lo que sucede, pero que hace tiempo dejó de intentar encontrarle el sentido a todo, y aceptar que nada importa, no quedándoles otra opción que vivir, pues no ha descubierto que haya ninguna forma de morir, pues ya intentó suicidarse varias veces, pero sin resultado, aunque ella le dice que saldrá.

Ella aprieta el acelerador y él no intenta detenerla, por el contrario se quita el cinturón y coloca su trabajo en el salpicadero, preparándose para una muerte rápida, pues, le dice, no pueden morir, pero el dolor es real y lo peor es morir en Cuidados Intensivos.

Ella se lanza contra un camión.

Pero al día siguiente vuelve a comenzar todo, no entendiendo ella que, pese a haberse ido a Austin, a su casa, volviera a despertar allí.

Él le dice que una vez se fue hasta Guinea tras haber fumado un montón de cristal y le detuvieron al bajar del avión, se desmayó, y se despertó allí, de nuevo.

Reta en el bar en que están a Darla, una clienta con la que juega a los dardos.

Le cuenta a Sarah que puede conservar el dinero.

Le pregunta por el tipo que trató de cazarle, contándole que se trata de Roy, un primo del padre de Abe que estaba invitado a la boda.

Una noche salió de fiesta con él, cuando todavía no dominaba todo.

Roy le dijo que Trevor, el maestro de ceremonias tenía cocaína. Él se dirigió a él mientras daba su discurso y se lo quitó delante de todos, yendo juntos al baño y bailando luego tras el colocón, para acabar tumbados en el desierto mientras Roy aseguraba que era la mejor noche de su vida y que ojalá pudiera vivir allí para siempre, decidiendo él hacer sus sueños realidad llevándolo hasta la cueva.

Por suerte él vive en Irvine y despierta allí cada día y solo va de vez en cuando, aunque no controla su ira y trata de vengarse.

Ya le disparó sus flechas en otras ocasiones y, en otra ocasión, le quemó, o echó gasolina en la piscina y le prendió fuego.

Es entonces cuando decidió no volver a llevar a nadie a esa vida.

Sarah le pregunta por su vida sexual, diciéndole que es muy trabajoso y él trata de vivir con el menor esfuerzo posible, aunque le confiesa que se acostó con la camarera, con Darla y con Jerry y que incluso lo intentó con Tala, pero que con ella no lo hizo.

Y ella le dice que tampoco lo tendrá, ya que perdió su oportunidad, diciéndole él que piensa lo mismo y que no deben complicarlo, mostrando ella que no cree en el amor, que es miedo a la soledad.

Ella se plantea que quizá para los demás sigue la vida y ellos tienen que ganarse el salir de allí, quizá realizando un gran acto de generosidad.

Acuden a la boda y Sarah interrumpe la ceremonia y la cuenta algo a Tala al oído mientras la abraza, tras lo que se marcha, dejando a su hermana llorando.

Él le pregunta qué le contó, diciéndole ella que cosas de hermanas.

Pero su acto no sirve de nada y al día siguiente al despertarse va a buscarlo.

Tras hacer rabiar a Misty diciendo todo lo que ya sabe que ella va a decir, lleva a Sarah a una casa donde suele bañarse cada día porque sabe que la familia que vive allí está de viaje.

Van luego a practicar tiro, siendo la diana una foto del tipo que abandonó a la mujer del dueño del campo de tiro.

Al día siguiente ella se despierta animada. Practica baile con Nyles y se bañan en la piscina del día anterior.

Nyles se levanta muy contento al día siguiente y van en el coche cantando, cayendo ella, que iba de pie y con el cuerpo fuera debido a un frenazo, aunque se despierta tras el accidente en un nuevo día.

Deciden robar una avioneta y experimentan la muerte al caer en picado.

Otro día sorprenden a los clientes del bar, Darla y los demás, realizando ante ellos el baile que habían estado ensayando.

Cada mañana despiertan con una sonrisa, sabiendo que pasarán el día juntos.

Se gastan bromas, como cuando ella le hace un tatuaje, que le dice es de una cara, pero es un pene.

Otro día, durante la ceremonia Nyles saca una bomba de dentro de la tarta y la lanza con su arco a lo alto, haciendo que explote en el aire, señalando que los salvó, apareciendo Sarah, que le dice que frustró su plan y luchan entre ellos.

Otro día le sorprende con una celebración del millonésimo cumpleaños en el bar.

Un día se van al desierto con una tienda de campaña y encienden fuego, confesándole ella que estuvo casada dos años, pese a que ya en el momento de dar el sí sabía que no iba a funcionar. Pese a ello se mudó a Austin.

Él asegura no recordar ya nada de su pasado. Tomaron setas y les parece ver dinosaurios, mientras se cogen de la mano.

Se van luego a dormir juntos a la tienda de campaña, donde ella le pide que lo hagan de una vez, tras lo que hacen el amor, observándole ella mientras duerme.

Se despiertan como cada día, pero con una sonrisa amplia, aunque se quedan un poco más en la cama pensando en lo vivido la noche anterior.

Sale entonces de la ducha Abe, que pasó la noche anterior a la boda con Sarah y le pide que se marche para que no los vean.

Salen de nuevo, como otros días, en el coche, aunque ella parece distraída y no parece tan feliz como él por lo sucedido y dice que no puede seguir despertándose así.

Ven entonces que les persigue la policía desde hace un rato.

Tira una lata y ve que no le dicen nada, y solo cuando pisa a fondo el acelerador le dan el alto, mostrándose Sarah muy satisfecha, pues, le dice, nunca la han detenido y es una experiencia que tiene ganas de vivir.

Pero Nyles piensa que puede tratarse de Roy, pese a lo cual ella sale del coche pidiendo socorro y diciendo que Nyles está intentando matarla.

Le piden que salga con las manos en alto, viendo que es, en efecto Roy, que está dispuesto a acabar con él, apuntándole con su arma, aunque entonces Sarah lo salva atropellando a Roy con el coche policial.

Llega entonces otro policía, este de verdad, que les apunta con su Taser, provocándolo Sarah hasta que consigue que le dispare, aunque logra esquivarlo y el disparo acaba en Nyles, mientras ella sigue provocando al policía, mientras Roy, en el suelo le pregunta a Nyles, a su lado, quién es ella.

Les ponen las esposas y él le dice que debe tener en cuenta que el dolor sí es real, diciendo ella que nada importa, asegurando él que el dolor sí importa y lo que hacen a otras personas y asustar a la gente no es divertido aunque se reinicien, pues ellos si recuerdan y deben afrontar lo que hicieron.

Ella le dice que le ha hecho un favor, pues él nunca se enfrentaría a él.

Nyles le dice que ella actúa como una cría y por eso entró aquella noche pese a la advertencia de él, y se quedó atrapada allí, diciéndole ella que le siguió porque le gustaba y alguien intentaba hacerle daño, pero que, de haber sabido que iba a quedarse atrapada con un niñato pretencioso para el resto de la eternidad, se habría mantenido lejos de él y jamás se le habría ocurrido acostarse con él, que le dice entonces que se han acostado miles de veces.

Ella le dice que va a salir de ese día y hace que la atropelle un camión.

Cuando se despierta al día siguiente, Tala le dice a Nyles que Sarah no está en su cama y que nadie la ha visto, observando que no está en su habitación y que no durmió allí.

Tampoco está al día siguiente, por lo que la va a buscar al desierto y a partir de ese día no la encuentra ningún día.

Pero un día, mientras Abe, y el padrino y sus amigos hacen un receso para tomar cocaína en una habitación, Nyles se da cuenta de que la almohada huele a Explosión de orquídeas, y cuando le cuentan que durmió allí Abe la noche anterior, se da cuenta de que durmieron juntos e irrumpe en la boda contándoselo a Tala y dándole la almohada para que la huela.

Luego les dice a todos que, pese a que es muy buena persona, Sarah nunca está a la altura para ellos.

Abe se lanza a por él y se pelean, clavándole a Abe un tenedor en la cara.

Debe reconocer ante Jerry que está enamorado de Sarah.

Al día siguiente decide ir hasta la casa de Roy al que le dice que ha ido a entregarse y le pide que le torture y que se rinde.

Roy no quiere tenerle allí, en su vida familiar, mostrándole que tiene una estupenda vida con sus gemelos y su hermosa mujer, y lo hace pasar por un viejo amigo.

Se siente extrañado de no haberle visto en un tiempo, recordando él que la última vez que lo vio acabó en el hospital y las enfermeras no le dejaban dormir para evitar que entrara en coma, diciendo que no hay nada peor que morir lentamente en la UCI.

Reconoce que tenía mucha ira acumulada y estaba muy enfadado porque por culpa de él no podrá ver crecer a sus hijos.

Pero la visita al hospital le abrió los ojos, y reconoce que siempre fue un buen día, pues su mujer está en la plenitud de su feminidad y disfruta de sus hijos, diciéndole que él debe encontrar a su Irvine.

Le habla de Sarah, y le dice que al menos se tienen el uno a al otro, pues lo peor es pasar por todo eso solo y le dice que cree que es mejor que no vuelvan a verse.

Él le pide que vuelva a matarle de nuevo por evitar el tráfico, clavándole una flecha.

Sarah se despierta y le dice a Abe mientras se ducha que son una mierda de personas y que se merecen lo que les ocurra, reconociendo él que lo que hicieron fue estúpido.

Empieza a hacer un curso de Física Cuántica online y a estudiar en libros, saliendo cada mañana para hacerlo y comienza a hacer experimentos en la cueva.

Para probar sus experimentos, un día se lleva a una cabra a la cueva y la hace explotar una vez dentro.

Y después de mucho tiempo, un día Sarah lo despierta como hacía antes.

Él le pide perdón por haberle mentido y no haberle contado lo de su pasado, y le pregunta si cree que podrían empezar de nuevo, porque lo que tenían era algo bueno.

Ella le explica que encontró una salida.

Le dice que están atrapados en una caja de energía y que saldrán si escapan de la caja en los 3,2 segundos que le supone el viaje a través del bucle, explotando.

Lo que no saben es si se romperá el bucle y despertarán al día siguiente de la boda o si habrán pasado 20 años o estar muertos.

Le dice que logró probarlo con la cabra de Spuds, que la llevó hasta la cueva y no regresó.

Le propone pasar ese día sin hacer locuras y por la noche lo harán.

Pero nota a Nyles asustado, aunque él le dice que simplemente no quiere irse y quiere quedarse con ella, confesándole que le quiere.

Ella le dice que no puede saberlo, pues es la única persona atrapada con él y que en el mundo real hay millones de personas, diciéndole que también hay muerte y miserias y angustia emocional, y allí pueden estar juntos.

Pero ella le dice que eso no es real y que lo que hacen allí es insignificante.

Él le dice que tampoco a ella le iba muy bien fuera, y le dice que sabe lo suyo con Abe y si funciona su plan tendrá que lidiar también con ello.

Por ello le dice que necesita recuperar su vida y no desea volver a despertar así.

Pero él dice que no quiere irse de allí y le pide que se quede.

Ella lo abraza, pero le dice adiós.

Él le dice a Misty que deberían dejarlo, pues él no le gusta, diciendo ella que, en efecto, no le gusta, pero que nadie la deja a ella y le dice que le deja ella a él.

Ese día, como tantos días durante años, vuelven a vivir la boda de Tala y Abe.

Sarah esta vez da un discurso emotivo recordando sus experiencias con su hermana, que la cuidaba y le dice que siempre estará aprendiendo de ella y le pide a Abe que no lo joda todo.

Nyles en el bar se muestra ante el camarero y Darla triste y abatido.

Les dice que creía que sabía cómo vivir, pero que no sabía, diciéndole Darla que lo que busca no lo encontrará allí.

Provoca a Ted, el dueño del bar para que le pegue, aprovechando para robarle las llaves de la camioneta, para poder ir con Sarah, aunque pincha una rueda.

Acude a ver a Spuds, que, como siempre está practicando el tiro sobre el tipo con el que se fue su mujer y al que le dice que necesita su ayuda.

Spuds no lo conoce. Pero aprovechando las historias que le ha escuchado contar tantas veces le dice que 30 años atrás conoció a una mujer llamada Tracy Holmes en un bar de Aberdeen y que fue con la que perdió la virginidad y que él es su hijo secreto.

El hombre lo abraza, diciendo que tenía ese presentimiento.

Consigue que le lleve hasta la cueva, donde Sarah va a entrar, cargada de explosivos.

Le dice a Sarah que tenía razón, que estaba asustado, pero que ya no lo está, y que, desde que la vio por primera vez.

Ella le dice que no quiere escuchar sus discursos, pero él le dice que se ha dado cuenta de que es totalmente dependiente, aunque no le importa porque piensa que la vida debe compartirse y necesita que sobreviva.

Que para querer a una persona debe conocerse de ella lo bueno y lo malo y ella le encanta después de conocerla y que es su persona favorita, y que, aunque es muy remota la posibilidad de que la persona que más le ha gustado en su vida fuese alguien a quien conoció en ese bucle, le ha sucedido.

Y que, aunque funcione la explosión es irrelevante para él, siempre y cuando esté con ella, y que si les mata, prefiere morir con ella a vivir sin ella.

Ella le pregunta qué pasará si se hartan, diciéndole él que ya están hartos el uno del otro y es lo mejor.

Ella le dice que puede sobrevivir bien sin él, pero que puede que la vida sea menos mundana si está él.

Entran juntos, diciéndole ella, por si acaso mueren, que quiere que sepa que también le quieren, apretando ella el botón de los explosivos mientras se besan.

Nyles y Sarah están tumbados juntos en la piscina de la casa que está sola, preguntándole ella qué harán ahora, diciendo él que deberá ir a buscar a su perro, al que dejó con los vecinos.

Llegan entonces los dueños de la casa que les preguntan qué hacen allí, diciéndole Nyles a Sarah que volvían el 10 de noviembre, por lo que ríen.

Roy acude a la boda muy enfadado y llama a Nyles parásito de mierda, diciéndole que la noche anterior su novia le contó su teoría y le pregunta si de verdad cree que funcionará, aunque Nyles, ahora vestido con traje, no lo reconoce, comprendiendo el hombre que en efecto el plan funcionó, por lo que sonríe.

Calificación: 2
Te cuento la película