Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Pelo malo
Pelo malo

Venezuela / Perú / Argentina / Alemania (2013) *

Duración: 93 min.

Música: Camilo Froideval

Fotografía: Micaela Cajahuaringa

Guión y Dirección: Mariana Rondón

Intérpretes: Samuel Lange (Junior), Samantha Castillo (Marta), Nelly Ramos (Carmen), Beto Benites (Esteban), María Emilia Sulbarán (la niña), Marta Estrada (Perla), Julio Méndez (Mario).

Junior, un niño de 9 años tiene vacaciones, y, no teniendo donde dejarlo, su madre lo lleva con ella cuando va a trabajar a la casa donde limpia.

El niño se para ayudarla, encargándole ella que se ocupe del jacuzzi, teniendo cuidado de no mojarse la ropa, aunque al ver que es muy difícil no hacerlo se la quita y decide limpiarlo desde dentro, aprovechando entonces para disfrutar del baño, siendo descubierto por la dueña de la casa que la despide.

De regreso a su casa en el autobús, Junior comienza a tararear una canción y su madre lo deja solo y se cambia de asiento.

Ya en su casa, un pequeño apartamento situado en una enorme colmena, observa con su vecina las casas de enfrente, jugando a encontrar, en una especia de "veo, veo" entre ese nido de balcones algo que les llame la atención.

En el baño trata de alisarse su pelo rizado, sin demasiado éxito, exigiéndole su madre de inmediato que salga del baño tras adivinar que está de nuevo con su cabello.

Al día siguiente lo dejará en casa de su vecina mientras ella sale para buscar trabajo, jugando de nuevo con la hija de esta, que le enseña el vestido que alquilaron para hacerse la foto del colegio.

Entretanto Marta acude a una entrevista de trabajo en un concesionario, donde le informan que deberá trabajar sin contrato y por el salario mínimo, por lo que no tendrá derecho a prestaciones, para enterarse más tarde que no le están ofreciendo un puesto de vigilante, que es el que ella desea, ya que tiene dicha titulación, sino de limpiadora, trabajo que debe finalmente aceptar.

Junior acude entre tanto con su vecina hasta el fotógrafo, donde le explicarán cómo debe ir peinada para la foto del colegio, aunque ella desea posar como una miss con su vestido alquilado, diciéndole el fotógrafo que la fotografía que desean en el colegio es de tipo carnet y que si desea una de cuerpo entero tendrá que pagar más.

No obstante le dice que él le pondrá una corona como si fuese Miss Venezuela el día que vaya a hacerse la foto, poniéndole una gorra a Junior y diciéndole que él parecerá un coronel, quitándose este la foto con rabia y afirmando que él quiere hacerse la foto como si fuera un cantante con el pelo liso.

Marta va a su antiguo trabajo, donde trabajaba como vigilante, pero el encargado no acude.

De regreso a su casa, y tras comprar fósforos ve a un grupo de chicos bailando en la calle y se queda absorto mirándolos y comienza él mismo a bailar aunque con movimientos muy suaves, como de bailarín, siendo visto así por su madre.

Por la noche, y desde la cama observa a su madre poniéndose un vestido sexy contemplándose con él en el espejo.

Luego la ve beber y fumar, escuchando poco después el golpe de algo al caerse, por lo que se levanta para enterarse de qué ocurrió, observando que está borracha.

Le pregunta entonces por qué baila de ese modo, a lo que él le responde que porque le da la gana, comenzando ella a bailar con él improvisando una canción con esa frase de "porque me da la gana", acabando por ponerse un poco violenta, asustándose Junior por su actitud.

Cuando despierta por la mañana observa desde su ventana a Mario, el chico que le vende los fósforos abajo.

Marta acude a Perla, su vecina, de nuevo para que le cuide a sus hijos, aunque esta se niega a cuidárselos si no le paga, por lo que debe acudir a casa de Carmen, su suegra, a la que le pide que se los cuide mientras ella trata de hablar nuevamente con su jefe para que le devuelva su trabajo.

Carmen trata cariñosamente a Junior, pero del bebé dice que todavía no es persona y no le gusta, lamentando que muriera su hijo tan pronto, afirmando que el bebé no se parece a él.

Mientras Junior está en el servicio utilizando el secador de su abuela, esta le muestra a Marta una libreta donde tiene anotado todo lo que le debe, diciéndole que ella se puede ocupar de Junior y criárselo, aunque a cambio de quedárselo ella.

Marta le dice que solo desea que se lo cuide un día, pues si se lo deja acabarán matándolo pronto, ante lo que su abuela le dice que eso no le ocurrirá con Junior, pues a él no le gustan las armas, solo arreglarse y estar bonito aunque a ella no le guste lo que Marta niega.

Luego Carmen le insiste en que se lo piense, pues ella lo criaría y además le daría dinero por tenerlo.

Finalmente los niños se quedan con la abuela, comentándole Junior a esta que todavía no tiene la foto para el cole y que la quiere de cantante con el pelo liso.

Marta debe marcharse de nuevo sin ser recibida mientras la abuela le alisa el pelo con el secador, contándole que puede si lo desea quedarse con ella, y podrá alisarse el pelo con el secador cuando lo desee, diciéndole Junior que tiene que cuidar de su madre y del bebé.

Poco después le da el biberón al pequeño, llegando en ese momento su madre, por lo que debe mojarse el pelo para que no lo vea con él alisado.

Por la noche Junior le pregunta a su madre si su padre les quería y si era bueno, para afirmar tras ello que él la cuidará hasta que sea vieja mientras ven en la televisión cómo cientos de venezolanos se rapan el pelo en solidaridad con su presidente enfermo.

Lo lleva para que lo examine el médico, enfadándose antes de entrar en la consulta tras ver que estaba en el baño sentado, diciéndole que los niños no se sientan para hacer pis.

El médico lo examina sin encontrarle nada, pese a que, según afirma su madre,tiene una colita, diciéndole el médico que es normal y que unos chicos tienen los huesos de la columna más grandes que otros, tras lo que le pide a la madre que no vuelva a llevarlo si no padece ningún problema.

De vuelta en el autobús Junior tararea la canción que suena ante la mirada desaprobadora de su madre.

Tratando de conseguir hablar con su jefe decide acudir a la fiesta de los vigilantes, ataviada para ello con su uniforme, al que le cosió ella misma el nuevo logotipo, pudiendo así hablar con Esteban, su jefe.

Mientras Junior se baña Marta habla con Esteban al que le pide que le permita regresar al trabajo mientras termina la investigación porque necesita el dinero, diciendo estar dispuesta a hacer lo que sea para conseguirlo.

Él le dice que será muy difícil que vuelva a trabajar, aunque la cita para el día siguiente en la oficina.

Junior acude con su vecina hasta un descampado próximo donde se fija en el muchacho del puesto de abajo mientras juega al baloncesto.

Perla le cuidará al bebé ese día, pero no a Junior, al que llevará a casa de su abuela, diciéndole que le gustaría quedarse con ella, poniéndole esta mientras está allí la canción de "Mi limón, mi limonero", y diciéndole que debe aprenderse la canción, que baila con él, asegurando que ella lo convertirá en un verdadero cantante.

Marta regresa a la empresa, aunque nuevamente en vano, pues nadie la recibe, regresando tras ello a su casa, donde busca a un muchacho del barrio que está arreglando una moto, y con el que hará el amor.

Junior trata de aprenderse la canción mientras su abuela le prepara el traje para la foto.

Al día siguiente sale con su vecina que le pregunta de qué se disfrazará para la foto, insistiendo en que irá de cantante con el pelo liso, a lo que la niña le dice que su madre dice que podría ir de Miss, para decirle poco después, mientras observa de nuevo al muchacho del quiosco jugar al baloncesto, que debería disfrazarse de militar para que su madre le quiera.

De nuevo en el autobús Junior recita la canción en vez de cantarla para no enojar a su madre, que de todos modos se muestra poco feliz cuando le cuenta que su abuela le está preparando el disfraz de cantante para la foto.

Marta regresa al médico al que le pregunta si la cola de su hijo es lo que le hace raro, ya que le cuenta que canta y se peina todo el día, no entendiendo el médico su preocupación, hasta que ella le pregunta directamente si es por eso que es maricón, preguntándose si no será culpa suya por no tocarle, y temiendo lo que sufrirá.

El médico le recomienda que busque un referente masculino para él, que pueda ver que puede existir una relación de amor entre un hombre y una mujer.

Su abuela le prueba el traje que le está preparando, una camisa con chorreras, aunque cuando él ve que esta es demasiado larga se enfada con su abuela, afirmando al ver que es demasiado largo que eso es un vestido y que él es un varón y no desea un vestido, sino un traje de cantante, marchándose enfadado de su casa.

Tras recoger al bebé en casa de Perla, Junior se queda con su amiga, aunque la madre de esta acaba pidiéndole que se marcha, pues tiene un grupo de mujeres en su casa haciendo una terapia de grupo.

Acude a una sala de Internet donde una mujer con el pelo rizado como él aconseja para alisárselo una mezcla de mayonesa, aguátate y huevo, haciendo que su madre se enfade con él al verlo, amenazando con cortarle el pelo, por lo que se marcja de casa pese a estar medio desnudo.

Acude al quiosco de abajo, donde el muchacho le deja que vea con él el baloncesto, dejándole él una chaqueta.

Por la noche su madre está cariñosa con él, que le pregunta por qué tiene el pelo malo, diciéndole ella que no lo tiene malo, que solo lo tiene crespo.

Al día siguiente acude con él al trabajo, donde pregunta de nuevo por su jefe, diciéndole el vigilante de la entrada que no está, pese a que lo ven dentro y a que llamó antes para preguntar y le dijeron que estaba.

Van tras ello casa de Carmen, enfadándose de nuevo su madre tras ver que él va de pie en mitad del autobús con los ojos cerrados y haciendo equilibrios, por lo que está a punto de caerse, regañándole su madre por tocar a un pasajero, aunque lo hizo para evitar caerse.

Mientras caminan hacia casa de la abuela Junior afirma que no desea ir, pues esta quiere ponerle un vestido y él no quiere que lo haga.

Entra por tanto solo Marta que le pregunta por qué le quiso poner un vestido largo, diciéndole ella que es un traje de cantante, y que prefiere verlo así a que se lo maten como a su hijo, diciéndole Marta que solo quiere quedárselo para convertirlo en un mariquita.

La abuela le pregunta si sabe por qué tiene siempre fósforos y va a la compra, y le asegura que ahora quiere el pelo liso, pero luego querrá otra cosa, insistiéndole de nuevo en que se lo deje, pues el niño es así y no puede cambiarse.

Antes de marcharse le pregunta cuánto le daría, diciéndole ella que lo que le pida

Ya en su casa le pregunta quién atiene en el abasto, respondiéndole este que Mario, y cuando le pregunta cómo es Mario, le dice que tiene los ojos largos como de mentira, afirmando su madre que él no tiene por qué mirarle los ojos a los varones, prohibiéndole volver al abasto.

Su madre se pone su vestido más sexy y se pinta, recibiendo a cenar a Esteban, que les lleva un pez como regalo.

Junior ve cómo Esteban la toca en la cocina, obligándole tras la cena a irse a la cama aunque dejando la puerta de su cuarto abierta, viendo desde su cama a su madre haciendo el amor con su jefe, esperando así que se sienta atraído por la figura masculina tal como el doctor le recomendó, a la vez que consigue que la readmitan.

Junior le pide a su madre que le haga tajadas de plátano fritas, pues desea engordar para la foto, pero como esta no le hace caso se las prepara él., aprovechando que ella está dormida para echarse aceite en la cabeza y alisarse el pelo.

Desafía tras ello a su madre pidiéndole que lo mire con el pelo liso, con el que se va a hacer la foto y con la chaqueta que le dejó Mario, mientras canta, obligándole su madre a quitársela, tirándola por la ventana, tirando él el pez que les regaló el jefe.

Recuperado su trabajo podrá Perla volver a cuidar de sus hijos, yendo Junior con su amiga al fotógrafo, yendo ella con su vestido alquilado, viendo cómo todos los niños del barrio se ríen de él por su peinado, por lo que se siente avergonzado al regresar.

A la vuelta del trabajo su madre le prepara las tajadas que siempre le pedía, preparándole una bolsa con sus cosas mientras tanto, diciéndole que lo va a llevar con su abuela, ante lo que él le pide que no lo lleve con ella, prometiéndole que no volverá a cantar más.

Le pregunta tras ello si podrá quedarse si se corta el pelo, sacando entonces su madre una maquinilla que compró para ello.

Junior coge la maquinilla y le pregunta; "¿y cuando me crezca?", diciéndole ella que no, diciéndole entonces a su madre que no la quiere, y respondiéndole que ella tampoco, tras lo cual comienza a cortarse el pelo con la maquinilla quedando rapado.

Al día siguiente comenzarán las clases con él entre sus compañeros triste, sin cantar el himno como los demás.

Calificación: 3