Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Perros de paja
Perros de paja

Straw dogs (1971) * G.B. / USA

          También conocida como:
                    - "Los perros de paja" (Hispanoamérica)

Duración: 113 Min.

Música: Jerry Fielding

Fotografía: John Coquillon

Guion: David Zelag Goodman y Sam Peckinpah (N.: Gordon M. Williams)

Dirección: Sam Peckinpah

Intérpretes: Dustin Hoffman (David Sumner), Susan George (Amy Sumner), Peter Vaughan (Tom Hedden), T. P. McKenna (Mayor John Scott), Del Henney (Charlie Venner), Jim Norton (Chris Cawsey), Donald Webster (Phil Riddaway), Ken Hutchison (Norman Scutt), Len Jones (Bobby Hedden), Sally Thomsett (Janice Hedden), Robert Keegan (Harry Ware), Peter Arne (John Niles), Colin Welland (Reverendo Barney Hood).

La llegada del estadounidense David Sumner y Amy a Wakely, el pequeño pueblo británico de esta, no pasa desapercibida.

Mientras hacen la compra son observados por los lugareños que observan con curiosidad al hombre y con envidia y deseo a ella, que vuelve a reencontrarse con Charlie Venner, su antiguo novio, que le recuerda que en el pasado la pretendió.

Mientras hablan, David va a comprar tabaco a la taberna, donde es testigo de cómo Tom Hedden, un anciano que no acepta que ya llegó la hora del cierre del pub, provocando algunos destrozos en el local hasta lograr beber, debiendo intervenir el Mayor Scott para imponer su autoridad y lograr que se marche.

Charlie les pregunta por las obras de su garaje, decidiendo Amy contratarle a él y a su primo para ayudar a Scutt y a Cawsey.

De regreso a casa, la granja Trenchers, que está apartada del pueblo y que perteneció al padre de Amy, ve cómo la observa el encargado de la obra, Norman Scutt, ante el que Amy exhibe su amor por David besándolo apasionadamente en el coche.

Sale entonces de la casa Chris Cawsey, al que contrataron para acabar con las ratas y le pregunta a Scutt si va a intentar algo con ella, diciendo él que tuvo bastante con 10 meses en prisión, aunque le pregunta a Cawsey si tienen algo de valor, mostrándole lo único que le gustó, unas bragas que le robó a Amy, que dice están perfumadas, aunque Scutt dice que él quiere lo que está dentro de ellas.

David la ve tonteando con ellos y le dice que se comporta como si tuviera 14 años.

Janice y su hermano Bertie se dedican a espiar los movimientos de la pareja, pues Janice se siente fascinada por el americano, que le parece más fino que los del pueblo.

Ven cómo él salta a la comba mientras espera que ella haga un movimiento en el ajedrez y cómo se disponen a hacer el amor, observando cómo David crea un anticlímax, al quitarse el reloj o dedicarse a poner el despertador, aunque cuando finalmente hacen el amor los muchachos los observan con envidia.

Entretanto, en el pub, uno de los trabajadores que están acondicionando el garaje, Cawsey muestra unas bragas de Amy que robó de su casa y que Scutt se esconde.

Al día siguiente acaban discutiendo, pidiendo él que le deje trabajar y haga algo en la casa si no quiere aburrirse.

Se va al pueblo y cuando regresa ve cómo todos los obreros se la comen con los ojos cuando, al bajar del coche observa su media rota y deja que se vean sus bragas.

David le recrimina que no le permita hacer el trabajo para el que le dieron la beca, aunque ella le dice que ha ido allí para esconderse, respondiendo Dave que fue porque ella le dijo que allí serían más felices.

Tras reconciliarse ella anuncia que se va a dar un baño, recordándole él que debe cerrar las cortinas, aunque, sin recato alguno, ella se quita la parte de arriba y deja que los obreros la vean desnuda.

Al final de la jornada los obreros observan a David y se burlan de él al observar que es incapaz de conducir el coche inglés, viendo cuando lo consigue, que ellos, con su camión no le permiten adelantarlo, dejándolo pasar finalmente cuando viene otro coche enfrente, estando a punto de sufrir un accidente.

Janice se acerca constantemente a Henry Niles, un deficiente al que acaricio, siendo abofeteado por su hermano John, que le tiene apercibido para que no se acerque a las mujeres, sin tener en cuenta que no fue él quien lo hizo, sino Janice.

David se toma un whisky en la taberna, siendo observado por todos, dándole la bienvenida a la comunidad el Mayor Scott.

Cuando llega a su casa encuentra allí al Reverendo Hood y a su mujer, que fueron también a darles la bienvenida y a invitarlos a una fiesta en la sala de la parroquia.

David les explica que tiene una beca para estudiar las estructuras de los interiores estelares y sobre la radiación, poniendo en cuestión la religión, ya que, le dice, es por el reino de Dios por el que más sangre se ha derramado.

Cuando se marchan, Amy le echa en cara su comportamiento con el reverendo.

Y, de pronto, al abrir el armario, encuentra colgado al gato, por lo que, horrorizada, decide cerrar con llave todas las puertas y ventanas.

Ella piensa que debió ser Scutt para demostrarles que podía entrar en su dormitorio, aunque David se muestra reacio a acusarle, diciendo que pudo ser cualquiera, diciendo ella que lo mejor sería marcharse pese a que él le recuerda que pagaron un año entero, quejándose de que sea incapaz de decirles nada a los obreros.

Ante la presión de ella David decide ir a hablar con ellos, aunque lo que hace es ofrecerles cigarrillos y les pide que lleven adentro una trampa gigante que compraron y que hace que cuelguen sobre la chimenea.

Sale entonces Amy, que les ofrece una cerveza y que lleva en la misma bandeja el cuenco de la leche del gato para ver cómo reaccionan.

No observan reacción alguna. Por el contrario, invitan a David a salir de caza con ellos al día siguiente.

Amy no entiende que no les diga nada y que además les permita que no trabajen al día siguiente yéndose con ellos de caza, observando además cómo ellos se ríen fuera, aunque no escucha de que se ríen de que sigan buscando al gato.

Enfadada, le borra parte de su trabajo de la pizarra.

Al día siguiente sale en efecto de caza con sus empleados, que le asignan un puesto y le dicen que ellos irán levantando los patos hacia allí y le piden que se quede lo más quieto posible, pero que si los necesita le llamen, advirtiéndole que a lo mejor tardan.

Los patos pasan, en efecto junto a ellos, pero es demasiado torpe.

Entretanto, Amy escucha que llaman a su puerta y cuando abre ve que se trata de Charlie, al que, aunque con reticencias deja pasar y le ofrece una copa, preguntándole ella qué opina de los gatos, decidiendo Charlie besarla, y, aunque ella pide que la deje, su resistencia no es demasiada.

Pero en un arranque de dignidad lo abofetea y le pide que se vaya, golpeándola él a su vez, volviendo ella a abofetearlo, ante lo que Charlie la arrastra del pelo y la vuelve a abofetear, tras lo que le rompe el albornoz y la tira sobre el sofá.

Ella trata de resistirse, aunque él amenaza con abofetearla, tras lo que rompe su camiseta y la besa, consiguiendo que ella deje de resistirse, viendo cómo él le arranca las bragas, dejando que él la penetre, ya sin resistencia.

Entretanto David consigue finalmente acertar a un ave, aunque cuando va a buscarlo se da cuenta de que no es un pato, lo que le hace sentirse mal y lo deja.

En su casa, y tras hacer el amor con Charlie, este observa cómo Norman le apunta con su escopeta de caza, por lo que la obliga a voltearse, aunque ella acaba viéndolo, no pudiendo evitar ser violada por él.

Tras comprender que le tomaron el pelo, David decide regresar a la casa andando, encontrando a Amy en la cama y le dice que despedirá a Scutt y a Venner por haberle tomado el pelo en el pantano, y se queja de que hayan llegado a ese estado porque él no les dijera nada del gato y le acusa de ser un cobarde que se dedica a esconderse en su estudio y le dice que ella también quería esconderse con él, pero no puede ya.

Al día siguiente, en efecto les dice que quedan despedidos porque no quiere tenerles allí, habiendo apuntado las horas que han perdido y pagándoles por las demás.

Por la noche acuden a la fiesta de la parroquia, en la que también están sus obreros.

Allí, mientras el reverendo hace un truco de magia, Janice, que se siente desairada al ver que David apenas le hace caso, le pide a Henry Niles que la acompañe afuera.

Amy, que no puede olvidar lo ocurrido, se muestra muy alterada, por lo que él decide marcharse.

El hermano de Janice, al ver que su hermana no regresa le cuenta a su padre, Tom Hedden que Henry se la llevó y que la estaba manoseando, por lo que Tom recrimina a John que no vigilara a su hermano.

Entretanto, Janice le pregunta a Henry si besó alguna vez a una chica, diciendo él que no, preguntándole ella si le gustaría besarla y haciéndolo, apartándola Henry asustado, aunque ella insiste, toma su mano, la acerca a su pecho y vuelve a besarlo.

Escucha cómo su hermano la llama y le dice a Henry que tiene que marcharse, aunque temiendo las represalias Henry la retiene, apretando su cuello sin darse cuenta de que lo ha hecho demasiado fuerte, hasta que se da cuenta de que ha muerto.

La niebla impide a David ver a Henry, que huía y choca contra su coche, decidiendo él auxiliarlo y llevarlo a su casa pese a la negativa de Amy a que lo haga, decidiendo llamar al médico, para que lo atienda, aunque, al que no encuentra en su casa, por lo que decide llamar al bar, donde Hedden, Venner y sus amigos están bebiendo.

Al enterarse de que tiene a Niles en la granja, deciden ir hacia esta cargados de botellas.

Charlie, Norman y Chris entran en la casa y le preguntan dónde está Janice y se disponen a llevarse al deficiente, aunque David les dice que él es responsable de él y que se quedará allí hasta que lleguen el médico y la policía, pues es su casa, por lo que les pide que se marchen.

Amy les advierte que la policía irá enseguida, consiguiendo así que se marchen.

Pero Hedden no está dispuesto a marcharse sin Henry y pide que se lo entregue, golpeando la puerta sin hacer caso de las advertencias de David de denunciarlos a la policía, viendo cómo, de pronto, una piedra rompe uno de los cristales.

Decide cerrar las ventanas, pese a lo cual Cawsey indica que entrará por una de ellas y lo sacará, insistiendo Amy en que les entregue a Niles, diciendo él que si lo hace lo matarán a palos, algo que, Amy dice, no le importa, insistiendo él en que no lo entregará ni tolerará la violencia contra su casa.

Llega entonces el mayor Scott, que le asegura que hablará con ellos y logrará que se marchen, viendo entonces cómo Cawsey les lanza varias ratas por la ventana.

Scott sale y le exige a Hedden que le entregue el arma, habiendo un forcejeo entre ellos hasta que Hedden le dispara y acaba con él.

David trata de llamar para pedir ayuda, aunque se da cuenta de que le cortaron la línea.

Siguen rompiendo los cristales, preguntando Amy cómo evitará que entren, ya que están armados, diciendo que si no les entrega a Niles lo hará ella.

Le pide a ella que encienda todas las luces de modo que él les pueda ver pero que no puedan verle ellos.

Mientras destrozan su invernadero, él enciende el fuego y comienza a calentar aceite

Charlie le pide que les abra y les entregue a Niles, prometiendo que no le harán daño, decidiendo ella hacerlo, asegurándole a David que se irá, abofeteándola él y amenazando con retorcerle el cuello si se mueve, asegurándole que si llegan a entrar los matarán.

Norman intenta abrir una ventana mientras Cawsey trata de distraerlos lanzando otra rata, pero David sorprende a Norman y hace un lazo en sus manos con un alambre que ata a la ventana mientras tiene su garganta atrapada por el cristal, por lo que no puede moverse, pese a lo cual poco después consiguen desatarlo.

Entretanto Niles se abalanza sobre Amy, debiendo acudir David en su ayuda, consiguiendo separarlo y decidiendo encerrarlo en el desván.

Cawsey prende fuego a las cortinas y tratan de entrar por la misma, lanzándoles David el aceite hirviendo a la cara, consiguiendo así deshacerse de ellos.

Intentarán cambiar su estrategia y entrar por arriba, tratando ellos de impedirlo colocando un mueble tras la puerta, mientras algunos tratan de quitar las verjas.

Él decide poner en el tocadiscos música de gaita a todo volumen.

Hedden intenta entrar por una ventana, pero cuando va a disparar desde esa incómoda postura, David golpea su arma y Hedden se dispara en el pie por lo que comienza a desangrarse.

Decidido a vengarlo, Riddaway se cuela por la ventana pese a que David le apunta con el arma de Tom, aunque finalmente lo deja fuera de combate con un golpe de atizador.

Ve que también se coló Riddaway, que se enfrenta a él con sus cuchillos, pese a lo cual David consigue deshacerse de él golpeándolo sin piedad hasta acabar con él.

Pero entonces se ve sorprendido por Charlie, que lo apunta con su escopeta, que, David le dice, sin asustarse, está descargada.

Pero ambos se ven sorprendidos por los gritos de Amy, llamándolos a ambos, que ven, al llegar arriba cómo Norman trata de violarla de nuevo, por lo que lo apartan, aunque él saca su navaja y le pide a Charlie que baje y se ocupe de David mientras él lo hace con Amy, diciéndole que lo llamará cuando acabe.

Pero en vez de ello, Charlie le dispara y acaba con él, comprobando que el arma sí estaba cargada, aprovechando David el momento para abalanzarse sobre él y desarmarlo, iniciando una batalla cuerpo a cuerpo que acaba con ambos rodando por las escaleras., hasta que, al llegar abajo Charlie coge el cepo para personas que Amy compró como adorno y atrapa con él la cabeza de Charlie.

Satisfecho por lo conseguido, David murmura: "perros de paja" tras lo que, para su propia sorpresa comenta: he acabado con todos.

Pero no es así. Riddaway vuelve en sí y lo ataca, pidiéndole David a la paralizada Amy que vaya a buscar la escopeta, aunque ella parece incapaz de reaccionar.

Lo hace finalmente, pidiéndole David que dispare mientras es atacado, haciéndolo ella finalmente, deshaciéndose del último de sus atacantes.

David sube tras ello hasta el desván y recoge a Henry, diciéndole a Amy que va a acompañarlo hasta su casa.

Ya en el coche, Henry le dice que no conoce el camino a su casa, diciéndole David que no se preocupe, luego sonríe y le dice: yo tampoco.

Calificación: 3
Te cuento la película