Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Pink Floyd: El muro

Pink Floyd: The Wall (1982) * Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "Pink Floyd the Wall" (Hispanoamérica)

Duración: 99 min.

Música: Roger Waters

Fotografía: Peter Biziou

Guión: Roger Waters

Dirección: Alan Parker

Intérpretes: Bob Geldof (Floyd Pinkerton "Pink"), Kevin McKeon (Pink Joven), David Bingham (Pink Niño), Christine Hargreaves (Madre de Pink), Eleanor David (Esposa de Pink), Alex McAvoy (Profesor), Bob Hoskins (Manager), Michael Ensign (Manager del hotel), James Laurenson (J.A. Pinkerton), Jenny Wright (Grupy Americana), Margery Mason (Esposa del professor).

Pink es una estrella del rock, que se encierra en la habitación de un hotel en algún lugar de Los Ángeles tras acudir a una fiesta. Enfermo tras demasiadas actuaciones, y drogas y por todos los traumas de su vida sufre un ataque y empieza a romperlo todo en la habitación.

Abandonado por su mujer, que no contesta a sus llamadas en Inglaterra porque se ha hecho amante de un pacifista, se afeita todo el cuerpo, incluidas las cejas y, debido a una sobredosis comienzan a mezclarse en su cabeza todas las cosas que le han llevado a ese estado, desde su triste niñez, falto de un padre que murió en la Segunda Guerra Mundial en una absurda misión en la que murieron la mayoría de los fusileros reales de su compañía.

Él buscaba la figura paterna en otros hombres sin encontrarla, viendo con envidia cómo las familias se reunían tras el fin de la guerra, sin que a él le ocurriera lo mismo.

En su niñez adoptó también un roedor, que murió también debido a que, por una enfermedad no pudo cuidarlo.

Acabó también traumatizado por la férrea educación británica, en un momento en que los profesores maltrataban a los niños y se burlaban de ellos, en su caso por sus primeros pasos en la poesía.

La sobreprotección materna le llevó a buscar en múltiples mujeres una sustituta que le llevó a continuos fracasos sentimentales.

A punto de morir debido a la mezcla de la droga con su asma, sus amigos entran en la destrozada habitación y consiguen evitar su muerte llevándolo al hospital.

Allí continúan sus alucinaciones, viéndose a sí mismo convertido en un dictador fascista que ordena la destrucción de negros, judíos y homosexuales y drogadictos.

Todos sus sentimientos los convirtió en ladrillos con los que fue construyendo un muro que lo aísla de los fracasos, pero que le ha convertido en un hombre con instinto autodestructivo.

Y de pronto, y tras un juicio ficticio contra él termina siendo condenado a derribar el muro y exponerse al mundo exterior. Él también se ha dado cuenta de que necesita derribar el muro que él mismo ha construido y grita basta.

Calificación: 3