Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Piratas

Pirates (1986) * Francia / Túnez

Duración: 117 min.

Música: Philippe Sarde

Fotografía: Witold Sobocinski

Guión: Gérard Branch, Roman Polanski

Dirección: Roman Polanski

Intérpretes: Walter Matthau (Capitán Thomas Bartholomew Red), Cris Campion (Jean-Baptiste / Renacuajo), Damien Thomas (Don Alfonso de la Torré), Ferdy Mayne (Capitán Linares), David Kelly (Cirujano), Charlotte Lewis (María-Dolores de la Jenya), Roger Ashton-Griffiths (Moonhead), Olu Jacobs (Boomako.

Tras sobrevivir durante más de cuatro años en una isla desierta después de un naufragio, el capitán Red y su primer oficial, Renacuajo se hacen a la mar en una balsa, donde, tras días a la deriva están al borde de la deshidratación, lo que hace que el capitán pierda la cabeza y trate de comerse a su ayudante.

Pero la suerte hace que aparezca un galeón español, el Neptuno al que logran subir, aunque al hacerlo pierde su arcón con todo el dinero acumulado durante años.

Reducidos a esclavos, Red se entera de que el barco transporta un trono de oro de un rey azteca que desde ese momento pasa a ser el objeto de su codicia, consiguiendo hacer que sus compañeros se amotinen tras colocar una rata en la comida, aunque será sofocado de inmediato y él y Renacuajo obligados a comerse la rata.

Entretanto muerte el Capitán del Barco haciéndose cargo del mando el despiadado Don Alfonso, que ordena que los ahorquen, pese a lo cual consiguen librarse de las ataduras y, ante el desconcierto de los soldados provocar un motín, en el que, tras hacerse con las armas consiguen el mando del barco para el Capitán Red, teniendo que actuar Renacuajo para evitar que violen a la bella María Dolores, sobrina del gobernador de Maracaibo que viajaba en el barco y de la que esperan conseguir un rescate vendiéndosela al "Holandés" dedicado a la compra de botines y que vive en la isla en que se refugian.

En la bodega del Holandés encierran a Don Alfonso y varios de sus colaboradores, consiguiendo huir escondidos dentro de unos barriles de ron, haciéndose tras ello con el mando del barco tras convencer a los bucaneros de que Red murió.

Este, perdido su tesoro, compra otro barco, con el que viajará hasta Maracaibo, donde esperan poder obtener el trono azteca en pago del rescate de María Dolores.

Amenazan con violar a María Dolores ante su tío para que les ceda el trono, aunque no cederá hasta que le hagan daño a él.

Llama entonces a Don Alfonso ante el que afirma que sabe que el capitán Red abordará el barco al amanecer, por lo que ha decidido trasladarlo a otro lugar.

Y mientras da estas instrucciones, escondidos bajo su cama Renacuajo y María Dolores se besan apasionadamente.

Con el beneplácito del gobernador serán el propio Red y Renacuajo quienes, disfrazados, se lleven el trono del Neptuno, si bien acabarán tropezando con una gruesa cadena perdiendo su barca y siendo nuevamente apresados.

Los visitará en su celda María Dolores para despedirse y contarle que su tío la ha prometido a Don Alfonso, nombrado capitán del Neptuno, anunciándoles que al día siguiente serán ajusticiados, como lo fueron ya algunos de los amotinados.

No será así. Esa noche los hombres del Capitán Red liderados por el fiel Boomako, que fue testigo del arresto, llegan hasta la isla y tras distraer a la guardia con varios presos consiguen liberar a Red y a Renacuajo, logrando llegar hasta su barco, con el que perseguirán al Neptuno.

Lo abordarán de madrugada, produciéndose un fuerte enfrentamiento mientras Red trata de escapar con el trono, que es el objeto de su codicia.

Conseguirá huir con él y con Renacuajo en una lancha dejando atrás a sus hombres, volviendo a estar de nuevo a la deriva, aunque con el trono de oro.

Calificación: 2