Bienvenidos a mi página de resúmenes

Primavera tardía

Banshun (1949) Japón

Duración: 108 Min.

Música: Senji Ito

Fotografía: Yuharu Atsuta

Guion: Yasujiro Ozu, Kogo Noda (Novela: Kazuo Hirotsu)

Dirección: Yasujiro Ozu

Intérpretes: Chyshu Ryu (Shukichi Somiya), Setsuko Hara (Noriko Somiya), Yumeji Tsukioka (Aya Kitagawa), Haruko Sugimura (Masa Taguchi), Masao Mishima (Jo Onodera), Hohi Aoki (Katsuyoshi Taguchi), Jun Usami (Shuichi Hattori), Kuniko Miyake (Akiko Miwa), Yoshiko Tsubouchi (Kiku Onodera), Y?ko Katsuragi (Misako).

Noriko es una joven que vive en Kamura ocupándose de su padre, que es viudo, el profesor Shukichi Somiya.

Noriko participa junto con su tía Masa y otras mujeres en la ceremonia del té antes de regresar a su casa, donde su padre se encuentra trabajando con su ayudante, Hattori, con el que se lleva muy bien y con el que bromea.

Al día siguiente, y aprovechando que su padre tiene que ir a Tokio para entregar un trabajo, Noriko le acompaña, ya que ella tiene que ir a hacerse unos análisis al hospital, y aprovechará para hacer algunas compras.

Se encuentra en la ciudad con el profesor Jo Onodera, amigo de la familia y miembro del Ministerio de Educación, el cual la invita a ver con él una exposición de arte, yendo tras ello a un bar al que Onodera suele ir con su padre.

Allí, Noriko le pregunta si es cierto que volvió a casarse, algo que a Noriko le parece de mal gusto e incluso sucio, algo que el hombre no se toma mal e incluso se ríe, haciéndolo también luego con su amigo Shukichi, ya en su casa, al haber accedido ir a visitarlo a su casa, llevándole a su padre los guantes que no encontraba, porque se le olvidaron en el bar.

Noriko se muestra muy contenta, pues sus análisis indican que mejoró, recordándole su padre a Onodera que los trabajos forzados durante la guerra le pasaron factura, pues ella siempre estuvo buscando comida para toda la familia.

Le dice a su amigo que quizá ya es la hora de casarla.

Noriko tiene mucha confianza con Hattori y sale a pasear con él en su bicicleta junto a la playa, que está a 15 minutos de su casa.

Una vez en la playa dejan sus bicicletas y se adentran en esta para sentarse un rato en la arena a descansar mientras bromean.

Masa habla con su hermano, preocupada por el futuro de Noriko, ya con edad de casarse, sugiriéndole a su hermano que lo haga con Hattori, diciéndole Shukichi que Noriko se lleva muy bien con él, pero solo de manera informal, pese a lo cual Masa le dice que le pregunte a su hija por esa posibilidad.

Cuando Noriko regresa de su paseo, le cuenta a su padre su paseo por la playa con Hattori, y más tarde, durante la cena, él le pregunta qué opina de Hattori, a lo que le responde que es un chico agradable, preguntándole su padre si cree que sería un buen marido, asegurando ella que sí, porque es un hombre muy agradable.

Le pregunta si le gustaría un marido como Hattori para ella, que no puede reprimir la risa, pues, le dice, Hattori ya está prometido con una chica que ella conoce y está muy ilusionado.

De hecho, Noriko vuelve a salir con Hattori a una tetería y le pregunta qué le gustaría como regalo de boda, diciéndole él que ya lo pensará y se lo dirá, invitándola además a ir con él a un concierto, para el que tiene ya dos entradas pues las compró pensando en ella, que le dice que prefiere no ir para no crear conflictos con su novia.

Debido a ello, Hattori acude solo al concierto de violín.

Aya, la mejor amiga de Noriko acude a visitarla a su casa, encontrando a su padre solo, por lo que, mientras espera a su amiga habla con él, que le pregunta por su oficio como estenógrafa, diciéndole ella estar contenta, pues gana bastante dinero.

Shukichi le pregunta si sus padres siguen insistiendo en que se case, diciéndole ella que con una vez basta, y asegurando que no desea volver a ver a su antiguo marido y que volvería a escaparse si tuviera que estar con él.

Aya se quedará esa noche a dormir con Noriko, aprovechando para hablar con ella de la última reunión de antiguas alumnas, a la que Noriko no asistió, hablándole Aya de todas sus antiguas compañeras y de cómo les fue en la vida.

Le dice que solo quedan sin casarse otra compañera y ella, asegurando Noriko que ella no se casará, insistiéndole su amiga en que lo haga, diciéndole Aya, en contra de lo que le dijo antes a su padre, que ella piensa que sí volvería a casarse.

En una de sus visitas a casa de su tía, observa que su primo pequeño, Katsuyoshi no sale a jugar al baseball con los demás niños, diciéndole que es debido a que pintó de rojo su bate y no se le secó, jugando Noriko y bromeando con él.

Su tía aprovecha la visita para decirle que es hora de que piense en casarse, pidiéndole ella que lo olvide, diciéndole du tía que tiene un buen candidato para ella, un hombre graduado por la universidad de Tokio que es de buena familia y trabaja en una empresa química, que tiene 34 años y se parece a Gary Cooper, y que si lo desea, puede prepararle un encuentro, insistiendo Noriko en que no quiere casarse todavía, por su padre, que está acostumbrado a que cuide de él y el cual, sin ella, estaría perdido.

Pero su tía le dice que es ley de vida y que debe dejar a su padre al margen y pensar en sí misma, asegurando Noriko que no le importa renunciar al matrimonio para siempre, diciéndole su tía que también ha buscado una mujer viuda para su padre, una mujer a la que vio antes en su casa, y le dice que ya se lo mencionó a su padre, y, aunque no dijo nada, no le pareció descabellado.

Noriko le dice que no se opone si no lo hace su padre.

Cuando regresa, su padre la nota triste y le pregunta si ocurre algo y para qué la quería su tía, aunque ella no dice nada y vuelve a marcharse.

Al día siguiente Hattori va a llevarles la invitación de boda, aunque no encuentra ni a Noriko ni a su padre en casa.

Noriko acude con su padre a una representación de teatro Noh, observando cómo este saluda y sonríe a Miwa, la viuda de que le habló su tía.

Se pone triste y celosa al verlo y decide marcharse y no acompañar a su padre a comer, yendo a casa de su amiga Aya, aunque no le cuenta sus preocupaciones.

Le pregunta si le resultó muy difícil aprender estenografía, diciéndole Aya que nadie trabaja si no hay una razón y vuelve a aconsejarle que se case, enfadándose Noriko y decidiendo marcharse sin quedarse a dormir con ella.

Cuando llega a su casa, su padre le dice que recibió una carta de su tía, que quiere ir a buscarla dos días más tarde para presentarle al candidato a ser su esposo, asegurándole que si no le agrada puede rechazarlo, aunque cree que Satake, el candidato es inteligente y un buen partido, y quiere que le conozca por sí misma, pues cree que no puede estar con él eternamente y tendrá que casarse.

Ella le dice que quiere quedarse allí con él, respondiéndole su padre que no estaría bien, que lo mejor que puede desear un padre para su hija es verla casada y que si no lo hace estará muy preocupado, pues él ya se apañará solo.

Noriko le dice que si se queda solo, sería un completo desastre, diciéndole él que podría ir otra persona a cuidar de él, preguntándole ella si volverá a casarse, a lo que le responde que sí, rompiendo ella a llorar, pues no le parece bien, como no le pareció con el profesor Onodera.

Su padre le insiste en que todos están muy preocupados por ella y le pide que vaya a ver a su pretendiente y que lo haga por él.

En su siguiente encuentro con Masa, esta le pregunta a su hermano cómo reaccionó Noriko, diciéndole el padre que no quiere ni oír hablar del asunto, diciéndole ella que ya pasó una semana desde que les presentó y debe pensar en responder algo, aunque Shukichi le dice que no deben presionarla.

Pero Masa está convencida de que el muchacho le gustó a Noriko le gustó y a él también le gustó la chica y desea casarse con ella y no debe mimarla tanto, pues debe dar una respuesta ese mismo día.

Masa encuentra en el parque, mientras pasean, un monedero, asegurando que se trata de un presagio de que la boda se celebrará.

Noriko le habla a Aya de su pretendiente, contándole que jugaba en el equipo de baseball del colegio cuando era pequeño y que se parece a Gary Cooper, diciéndole su amiga dice que tiene mucha suerte y que no debe ni pensarlo, aunque a Noriko no le gustan los intermediarios, diciéndole su amiga que sin ellos nunca se casaría, pues no se atrevería ni acercarse a un hombre si le gustase, por lo que la anima a casarse y si luego no le gusta, que se divorcie, asegurándole que basta con que sonría a su marido para conquistarlo.

Mientras la esperan, Masa le comenta a su hermano que está segura de que decidirá casarse pese a que sea tímida y un poco anticuada y que lo que menos le gusta de su pretendiente, pues su nombre, Kumataro Satake, le parece demasiado duro, pues le suena demasiado fuerte, como a un hombre muy peludo.

Cuando finalmente llega Noriko, la tía va a preguntarle qué ha decidido, diciéndole que ha decidido dar su consentimiento para casarse con él.

Feliz, Masa le dice a su hermano que se lo comunicará de inmediato a Satake, y que ella se encargará de todo, asegurando que todo es por el monedero que se encontró.

Luego, para tranquilizar a su padre, Noriko le dice que ha aceptado convencida y sin ninguna duda, que no se debe a que se haya resignado.

Antes de la boda decide hacer un viaje con su padre a Kioto, donde se instalarán en casa de los Onodera, de cuya hija, Misako, Noriko es amiga.

Visitan la monumental ciudad, disfrutando mucho, reconociendo por la noche ante su padre que fue muy injusta con Onodera pues su mujer es muy agradable y no hay nada sucio entre ellos, y que, también le pareció de mal gusto que él piense en casarse, aunque su padre no escucha esta parte, ya dormido.

Al día siguiente, Shukichi le cuenta a Onodera que siente un sentimiento ambivalente, pues desea que Noriko sea feliz y se case y a la vez le da pena que se vaya.

Por la noche, cuando su padre le dice que ese será su último viaje juntos, ella le vuelve a decir que quiere quedarse con él, pues es feliz tal como está y cree que el matrimonio no la hará más feliz de lo que es ya, y que no le importa que él se case si lo desea, pero que ella quiere seguir con él, pues su mayor felicidad es estar con él.

Su padre le dice que debe crear su familia y que debe esforzarse por conseguir la felicidad. Sabe que puede tardar algún tiempo en alcanzarla, pero que lo logrará, recordando que su madre no fue feliz cuando se casaron y a veces la veía llorando en silencio, pero hizo un esfuerzo y lo soportó y al final lo consiguió.

Noriko le dice que lo intentará y reconoce que su actitud fue muy egoísta, por lo que le pide perdón por haberle preocupado, asegurándole su padre que será feliz.

Mientras Noriko se prepara para su boda, el profesor habla con Hattori, que le dice que ira de viaje de novios a Yugawara, comentando el profesor que Noriko también lo hará.

Masa y Shukichi admiran a Noriko, bellamente ataviada con el traje tradicional, dándole las gracias ella antes de salir por todo lo vivido en esos años, pidiéndole él que sea feliz, no pudiendo ella reprimir sus lágrimas, como tampoco puede hacerlo Masa.

Los niños del vecindario se arremolinan en su puerta para verla cuando sale hacia el coche que alquilaron para el viaje de novios.

Tras despedirse de ella, Shukichi va con Aya al bar de Tokio al que va de forma habitual, y beben brindando por la felicidad de Noriko.

Aya le pregunta si realmente piensa en volver a casarse, pues a Noriko es lo que más le molestaba, y animándole a que no lo haga, pues no cree que sea necesario.

El profesor le dice que no se casará, pero no podía decírselo a Noriko, pues no se habría casado, dándole Aya un beso por su gesto, y diciéndole que no se sentirá solo, pues ella lo visitará a menudo, pues es maravilloso.

Él le dice que tuvo que hacerlo y le ruega que vaya a visitarlo, como le prometió.

Luego, en su casa, ya solo pela una manzana y siente la soledad.

Calificación: 4