Bienvenidos a mi página de resúmenes

Princesa (Hang Gong-ju)

Hang Gong-ju (2013) * Corea del Sur

Duración: 112 Min.

Música: Kim Tae-seong

Fotografía: Hong Jae-Sik

Guion y Dirección: Lee Su-jin

Intérpretes: Chun Woo-hee (Han Gong-ju), Jung In-sun (Eun-hee), Kim So-young (Hwa-ok), Lee Young-lan (Señora Cho), Kwon Beom-taek (Policía), Jo Dae-hee (Lee Nan-do), Choi Yong-jun (Dong-yoon), Kim Hyun-joon (Min-ho), Yoo Seung-mok (Han Myung-seok), Sung Yeo-jin (Madre de Gong-ju), Son Seul-gi (Min-suh).

Han Gong-ju comparece ante los profesores de su colegio, algunos de los cuales miran en sus móviles un video.

Ella dice que la música es para ella como una religión que le ayuda a olvidar la soledad, la tristeza y el miedo, lo que le ayuda mucho, aunque no en el mundo real, diciéndoles a los profesores que no ha hecho nada malo.

Pese a ello le indican que debe abandonar el colegio, encargándosele las gestiones al profesor Lee Nan-do, que le dice que aún no saben a dónde la enviarán.

Acuden de hecho a varios colegios, aunque no consiguen que la admitan, por lo que decide probar en Incheon, de donde es él y en cuyo colegio consigue que la admitan.

Trata de convencerla de que tiene suerte de poder cambiar de colegio a mitad de curso, diciéndole que, de momento, y hasta que el consejo le consiga otro sitio, podrá quedarse en su casa y con su madre.

Le dice que sabe que no ha hecho nada, pero que el tribunal debe decidir qué está bien y qué no, y cree que es mejor que no hable de ello y que no trascienda a la prensa.

Le deja además un teléfono nuevo, pero le dice que coja solo sus llamadas y que pronto todo volverá a la normalidad, pidiéndole que no haga una tontería como Hwa-ok.

Nan-do acude a la tienda de su madre para pedirle que admita a la muchacha en su casa, aunque se muestra muy reacia, admitiéndola por una semana, mientras arreglan su situación, pasando a ocupar la habitación de él.

Le pregunta si cerca hay alguna piscina, pues desea aprender a nadar.

Gong-ju escucha al profesor discutiendo con su madre, pues esta le indica que quiere casarse con el comisario de policía, algo que él no entiende.

Aprovechando el teléfono que le entregó el profesor trata de llamar a alguien, aunque no se lo cogen, por lo que ella dice "traidora".

Acude a su nueva clase y se presenta ante sus nuevas compañeras.

Se cambia en el baño y acude a una consulta, donde, tras rellenar un formulario es vista por un doctor, que ve que tiene una infección, por lo que le mandan algo para curarse, recomendándole que use condón.

Acude luego a un cibercafé, donde trata de encontrar a alguien, aunque sin éxito.

Regresa a la tienda de la señora Cho, viendo esta cómo Gong-ju atiende con diligencia la caja mientras ella va a atender una llamada, sintiéndose halagada al ver que la clienta a la que atendió toma a la muchacha por hija suya.

Luego en casa le pregunta por qué la esconden, pero no se lo cuenta, aunque le pregunta si quiere vivir allí, diciendo ella que sí, contándole la señora Cho que podrá quedarse, pues le pagarán por la comida y el alojamiento.

Vuelve a preguntarle si hizo algo malo, diciendo ella que no, por lo que la señora Cho, dice, le dará un voto de confianza.

A solas, recuerda el interrogatorio de la policía, cuando le mostraban el listado de todas las llamadas que hizo y que le hicieron todos sus amigos, mientras fuera veía cómo otros policías se llevaban a un grupo de alumnos de su clase.

Recuerda que el policía le pedía que contara lo ocurrido, pues murió una persona, mientras otro agente se quejaba de la reputación de su pueblo por culpa de dos guarras.

Recuerda que poco antes de aquello trabajaba a tiempo parcial en una tienda, y cómo el dueño de este le propuso trabajar durante sus vacaciones de verano también en el turno de mañana, sintiéndose contenta por poder hacerlo.

Un día, mientras atendía la tienda, vio cómo el hijo del dueño y compañero de clase, Dong-yoon cogía un montón de latas y comida que guardó en su mochila y que luego entregó a otros compañeros, observando también cómo lo maltratan.

Su mejor amiga, Hwa-ok, le dijo que quería ayudar a Dong-yoon, para evitar que se metieran con él y le pegaran, y para ello se autoinvita a ir a su casa mientras no está su padre, diciéndole que irá con Dong-yoon, aunque pidiéndole Gong-ju que vaya sola.

En su nuevo colegio observa a un grupo de alumnas que forman parte del coro.

Decide apuntarse a clase de natación con los principiantes para aprender a nadar, pero traga demasiada agua, debiendo explicarle el profesor incluso cómo respirar.

Cuando regresa a la tienda está cerrada, viendo a la señora Cho bailando con su novio.

Un día, tras la natación, a la que también van las chicas del coro, al ir a recoger su bañador, escucha a Gong-ju tarareando la canción que ellas interpretaban unos días antes, por lo que se acerca a ella y le pregunta si quiere cantar con ellas, pues tiene una bonita voz, aunque Gong-ju no agradece el cumplido, se niega a hablar con ella más que para pedirle que borre lo que grabó, amenazando con denunciarla si no lo hace.

Pero poco después reflexiona y le pregunta si tiene Internet en su móvil, viajando juntas en el autobús, contándole que va a ver a una traidora.

Poco después llega a una tienda donde encuentra a su madre trabajando como dependienta, preguntándole esta cómo la encontró, pues llevan tres años sin verse y le pregunta si la envió su padre, a lo que le responde que no sabe dónde está.

Su madre le dice, que, pese a todo se alegra de verla, pero que se cambió de número porque se compró un móvil nuevo.

Gong-ju le cuenta que la trasladaron allí y vive en casa de su antiguo profesor, y observa que su madre se quitó las ojeras.

Su madre le dice que no le importa si la decepcionó, pues no tuvo otra salida ni puede ayudarle, pues no le va bien. Le cuenta que volvió a casarse, pero que la crisis les está afectando, por lo que le pide que no vuelva a verla.

Ella le dice que la echaba de menos, diciéndole su madre que ella también, tras lo que le da su nuevo número, aunque le pide que la llame solo si es urgente.

Poco después la muchacha ve cómo aparece un hombre a recogerla, al que la madre le dice que la chica no es nadie.

Observa luego que Eun-hee, la chica que le dejó el móvil sigue allí, diciéndole que la siguió por si se perdía.

Enfadada, regresa a la tienda de su madre y empieza a tirar cosas. El hombre se da cuenta de que es la chica del callejón, y cuando le pregunta por ella, Gong-ju se lanza a su cara y le muerde con fuerza.

Durante su siguiente clase de natación Eun-hee le dice que no tenga miedo y se relaje y le deja un regalo. Una bebida con una nota en que le dice que lo siente.

Recibe una llamada del padre de Dong-yoon, que le dice que quiere verla, pero no le contesta.

Recuerda que estuvo en su casa con Hwa-ok y con Kim Dong-yoon, con una guitarra, llamando Hwa-ok a su amigo niñato, pues ninguna persona adulta se dejaría pegar así, mientras le cura las heridas que le hicieron sus compañeros.

Al día siguiente, Gong-ju entra en la clase de música, coge la guitarra y canta una canción, viéndola allí Eun-hee y sus amigas, que se quedan muy impresionadas por lo bien que lo hacen, por lo que una de ellas la graba, y todas la aplauden al terminar.

La siguen y le preguntan dónde aprendió a tocar, aunque no habla pese a que la alaban, diciéndole una de ellas que tiene una voz muy madura y que quieren aprender.

Al regresar a casa ve cómo unas mujeres arrastran a la señora Cho y la golpean mientras la insultan y la llaman puta, pues, dice una de ellas, sabe que llama a su marido cada noche.

Gong-ju la escucha luego llorando en su habitación y entra para consolarla, y, aunque ve que se hace la dormida, ve que tiene heridas en el cuello.

La señora Cho le dice que se siente avergonzada, pero que cumplirá su palabra, por lo que le pide que deshaga su maleta.

Le dice que están las mujeres asustadas con ella porque puede quitarles a sus maridos.

Que el policía le dijo que quería casarse con ella, pero debe darle algo de celos y tenerlo pendiente.

Le pide tras ello que le haga una foto para que no puedan denunciarla.

Gong-ju ve luego, desde la ventana a la señora Cho con el policía, que trata de calmarla mostrándole los papeles del divorcio.

Consigue ser admitida en el coro, aunque enseguida tiene una discusión con una de sus compañeras a la que le pide que no la grabe.

Eun-hee la trata cariñosamente, aunque ella sigue mostrándose reacia a confiar en ella.

Todo parece irle ahora bien, y colabora con la señora Cho en la tienda, yendo unos días más tarde su hijo, el profesor Lee a verla, encontrándose con que su madre vive ahora con el policía, algo que le es difícil asumir, por lo que le pregunta al hombre si de verdad ama a su madre, asegurándole que así es, pidiéndole que entonces sean compañeros, pero que no se casen.

Luego, a solas con Gong-ju, le dice que ha ido para contarle que les declararon culpables, pero que sus padres quieren recurrir pese a las pruebas, diciéndole que Dong-yoon negó los hechos y dijo que le obligaron.

Vuelve a su cabeza la violación de que fue objeto.

Eun-hee le muestra el video que en su día grabó Min-suh mientras cantaba y le cuenta que esta envió el video a una agencia y les gustó mucho y quieren conocerla, aunque quieren un video en que salga ella sola.

Gong-ju se enfada y le dice que no puede hacerlo aunque quiera, no entendiendo su compañera que sea tan complicada.

Le pregunta luego a Eun-hee por qué es tan buena con ella, diciéndole ella que no hay una razón, que simplemente le cae bien, tras lo que la abraza pese a sus quejas, indicando que eso hacen las amigas.

Le pide permiso a la señora Cho, que le pide que la llame mamá, para ir a dormir a casa de su amiga.

Observa que esta tiene en su habitación muchas fotos de ella con una perrita, que, le dice, se llamaba Princesa, pero que murió un año antes.

Le pregunta si no tiene curiosidad de saber por qué no vive con su madre y de por qué se fue a vivir allí, aunque Eun-hee le dice que solo le gustaría saber una cosa. Si alguna vez besó a alguien, diciéndole ella que a 43, aunque no eran humanos, sino gorilas, riendo Eun-hee y tratando de besarla como si fuera la 44, a lo que se resiste.

Graban un video con Gong-ju cantando, recibiendo entonces una llamada de su padre.

Va a comer con él a un restaurante, bebiendo el hombre mucho, como siempre.

Le pregunta cómo le va y si vio a su madre, diciendo ella que no, quejándose de que no se interese por saber qué le pasa a su hija.

Le muestra tras ello unos papeles que le pide que firme, aunque le dice que no hace falta que los lea.

Cuando salen del restaurante él está ya muy borracho y protesta por el precio de la comida, diciéndole a su hija antes de marcharse que tenga confianza y que estudie, clamando contra la justicia mientras se aleja.

Al volver a casa escucha a la señora Cho y al policía haciendo el amor, por lo que prefiere marcharse para no molestar, escuchándole a ella diciendo que se va a quedar a la chica.

Se va a nadar, sola en la piscina de noche, contenta hasta que escucha un ruido, viniendo a su mente de nuevo ecos de su pasado.

Recuerda que un día, al llegar a su casa, estaban en esta Hwa-ok y Dong-yoon, como la vez anterior, pero además al menos media docena más de chicos, diciéndole Hwa-ok que quiere ayudar a Dong-yoon.

Los chicos bromean entre ellos y beben, aunque empiezan a meterse con Dong-yoon, al que le preguntan si se acostó con la chica.

Cuando Hwa-ok, demasiado borracha sube a la habitación, Gong-ju les pide a los chicos que se marchen y que no vuelvan a maltratar a Dong-yoon.

Pero el líder de los muchachos, Min-ho, le dice que en el barrio le llaman el Flollafrikis, asegurando que a Dong-yoon le llaman Ojete porque también se lo hacen a él, tras lo que lo golpea, diciéndole a Gong-ju que si no se porta bien le grapará el coño.

Le pregunta luego a Dong-yoon si se acostó con ella, respondiendo este que no, tras lo que le preguntan si lo hizo con Hwa-ok, a lo que les responde que sí, asegurando Min-ho que tiene fama de guarra en el barrio, tras lo que empiezan a clavarle grapas al muchacho por el cuerpo, decidiendo Gong-ju llamar a la policía para denunciar que un grupo de chicos entró en su casa, aunque entonces uno de ellos le quita el teléfono diciendo que es hijo del inspector Kim, que dice, era una broma de su amiga.

Al día siguiente Eun-hee le comunica a Gong-ju que pasó la primera prueba y lo celebran, aunque ella asegura que su sueño es nadar un largo de piscina y bromean diciéndole que le conseguirán a Phelps como entrenador.

Habla por teléfono con el profesor Lee y le cuenta que vio a su padre, preguntándole este si firmó algo, y cuando le dice que sí, le dice el profesor que era una demanda.

Viene de pronto a su cabeza el recuerdo de su amiga Hwa-ok flotando en el río y cómo se le caía a la policía de nuevo al agua mientras intentaban sacarla.

Sus amigas del coro tienen una sorpresa para ella. Crearon una página web para ella, donde la ponen cantando, aunque ella pide que la borren, enfadándose una de ellas, pues cree que Gong-ju es una desagradecida, aunque ella insiste en que no quiere que nadie vea su cara.

Todas deciden irse tras el desplante, excepto Eun-hee.

Luego, en clase, Gong-ju escribe una nota de disculpa, aunque no llega a dársela a Eun-hee, pues de pronto llega un grupo de personas preguntando por ella de forma violenta, pidiéndole que firme unos documentos para liberarlos, pues ellos no tienen dinero, y le preguntan cuánto le pagaron, asegurándole que todo fue culpa suya.

Gong-ju huye, aunque la persiguen, por lo que decide encerrarse en una clase abandonada, donde, escondida llora desconsoladamente.

Vuelven de nuevo los recuerdos a ella, cuando al día siguiente de la reunión, se amontonaban los compañeros del colegio en su casa.

Recuerda que le pidió a Dong-yoon que les dijera a todos que debían marcharse, pues ese día llegaría su padre, y a Dong-yoon diciéndole que no se irían hasta que bebiera un brebaje que le habían preparado de droga y alcohol, debiendo ella hacerlo con la esperanza de que se marcharan.

No fue así. Con el salón lleno de chicos turnándose con las dos chicas, van entrando y colocándose un gorro en la cabeza cuando les toca para ocultar su identidad.

Llega entonces el padre de Dong-yoon que los sorprende.

Llegan al colegio el policía que vive con la señora Cho y un inspector que dice es amigo de la directora de su antiguo colegio, y al que esta le pidió que aceptara su caso, lamentando no haberlo estudiado antes, pidiéndole que entretanto permanezca en casa.

La lleva de regreso a casa el policía, al que le pregunta si la señora Cho lo sabe.

Esta le dice que sabe que fueron ellos, pero su pareja le dice que todavía no está el caso cerrado, pues los padres recurrieron y le pregunta si la dejará estar allí, pues todavía no se sabe quién dice la verdad y los padres de los chicos seguirán yendo allí a por ella, y le pregunta por qué cree que su hijo no se lo dijo.

Le cuenta además que el policía encargado del caso le contó que su amiga se suicidó, preguntándose por qué lo hizo, si era inocente.

Gong-ju aparece entonces con su maleta y les cuenta que su amiga Hwa-ok estaba embarazada, recordando que ella fingió no saberlo y no hizo nada por ayudarla.

Les dice tras ello adiós, sin que hagan nada por detenerla.

Sale poco después el policía tras ella, pero solo para pedirle que firme un papel de un conocido, porque, dice a ese chico, Dong-yoon, le obligaron a hacerlo y lo siente muchísimo, diciendo ella que no entiende por qué tiene ella que escapar si se disculpan.

Llama a su padre para preguntarle qué puede hacer, diciéndole él que se encargó de todo, por lo que le pide que sea paciente, no haciéndole más caso.

Llama al profesor Lee, que le dice que las cosas se complicaron, pues a su padre le pagaron por la demanda y los otros debieron enterarse.

Gong-ju le cuenta que está en una sauna y no sabe qué hacer, pues tiene mucho miedo, diciéndole él que la noticia salió en todos los periódicos y en televisión y le dice que estarán en contacto, no ofreciéndole solución alguna.

Lee al día siguiente en el ordenador la noticia de una víctima - Hwa-ok - que se suicidó tras ser víctima del abuso de una banda de violadores y otra donde informan de que docenas de adolescentes violaron a dos niñas, preguntándose por qué.

Mientras va en el tren de regreso a su ciudad ve que tiene un correo de una compañía de búsqueda de talentos que le dice que quieren conocerla.

Ve también un mensaje de sus amigas que le preguntan dónde están y le dicen que no es culpa suya, y le piden que les llame.

Pero las amigas ven en Internet el video de lo ocurrido y se sienten tan horrorizadas que cuando Gong-ju llama a Eun-hee, esta no se atreve a cogérselo.

La niña, sola y sin nadie a quien recurrir avanza con su maleta, que poco después aparece abandonada junto a un puente.

Abajo, en el agua, se ve su sombra. Emerge y nada deprisa.

Eun-hee le preguntó en una ocasión por qué nadaba con tanta fuerza, diciendo ella que por si cambiaba de opinión y decidía empezar de nuevo.

Da de hecho algunas brazadas, pero luego se hunde y es arrastrada por el agua mientras se escucha a sus compañeras gritar el nombre de Han Gong-ju.

Calificación: 4