Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

¿Qué he hecho yo para merecer esto?
¿Qué he hecho yo para merecer esto?

España (1984)*

Duración: 101 min.

Música: Bernardo Bonezzi

Fotografía: Ángel Luis Fernández

Guión y Dirección: Pedro Almodóvar

Intérpretes: Carmen Maura (Gloria), Ángel de Andrés López (Antonio), Chus Lampreave (Blasa), Verónica Forqué (Cristal), Juan Martínez (Tony), Gonzalo Suárez (Lucas Villalba), Kiti Manver (Juani), Luis Hostalot (Polo), Amparo Soler Leal (Patricia), Emilio Gutiérrez Caba (Pedro), Javier Gurruchaga (Dentista), Sonia Hohmann (Vanessa), Miguel ángel Herranz (Miguel), Katia Loritz (Ingrid Muller)

Una mujer atraviesa una plaza donde trabaja un equipo de rodaje, siguiéndola el microfonista hasta que entra en un local con carteles en japonés.

Poco después Gloria, la mujer, limpia dentro del edificio, un gimnasio donde un grupo de personas realiza prácticas de Kendo, valiéndose del sable de bambú, tratando ella de imitar sus movimientos con el mocho.

Acabado el entrenamiento, Gloria ve a uno de los luchadores, Polo, que se dispone a ducharse, desnudo, y el cual, al reparar en su presencia la llama, haciendo el amor con ella bajo la ducha y pese a estar vestida.

Poco después comienza a manejar el sable y simula golpear a alguien con él.

Un taxista canta mientras conduce, una canción alemana, diciéndole al pasajero que recoge, y que reconoce la canción, que estuvo saliendo con Ingrid Müller, una alemana que formaba parte del grupo, ya que estuvo un tiempo viviendo en aquel país, y que está escribiendo un libro con las cartas de Hitler que ha escrito él gracias a su habilidad para imitar cualquier letra.

Ya en casa Gloria pone la lavadora, oliendo antes la lejía, cuando aparece su hijo mayor, Tony, que le hace una pregunta sobre sus deberes diciéndole ella que es analfabeta y que se lo pregunte a su padre.

Fuera, en el salón, Tony encuentra a su abuela pintando figuritas de escayola, asegurando que ella lo ayudará con los deberes, preguntándole el muchacho por varios autores extranjeros, debiendo ella responder si eran románticos o realistas, diciéndole ella todo al revés.

El pasajero del taxi va casualmente al mismo portal y al mismo piso en que vive Antonio, por lo que suben juntos, encontrándose en el portal con Juani, una vecina, y con su hija Vanessa, que están esperando el ascensor, comentándole el taxista a su acompañante que la madre y la hija son gafes, pues cada vez que las ve pasa algo.

Como el ascensor no sube por el exceso de peso, Juani le pide a Vanessa que suba andando, provocando el enfado de la niña que empieza a mirar el ascensor hasta conseguir que este se pare y se quede colgado.

Una vez en su casa Antonio se queja porque el pollo se le quemó un poco a su mujer y porque además no tiene vino ni cerveza.

La madre de Antonio se queja del frío de Madrid y le pide a su hijo que le guarde los pellejos y los huesos para el postre.

Gloria le echa en cara a su suegra que tome tantas madalenas pese a su diabetes, diciendo ella que se le había olvidado que tiene azúcar, aunque cuando su hijo se queja le dice que no le chille, pues le sube el azúcar.

Tony entretanto en la calle se reúne con un camello, que le ofrece droga, aunque él se niega a tomarla, consiguiendo convencerle al final su amigo, al decirle que si tiene edad para traficar, la tiene para fumar.

En casa la abuela le dice a Antonio que ha salido a su padre en los pies, pues el olor es tan insoportable como el de aquel.

Él le pide una botella de agua de Vichy, negándose su madre a dársela, por lo que él le quita los huesos del pollo, pidiéndole tras ello que si no quiere dársela que se la venda, accediendo solo entonces su madre a llevársela.

Antonio pide postre y Gloria le dice que tampoco tienen, pues ha pagado la letra del piso y necesita dinero para el dentista de Miguel, para el autobús y para el gas, pues si no pagan se lo cortan.

En televisión sale en ese momento un anuncio de café, en la que una bella mujer recuerda cómo su marido le preparó por sorpresa una taza, aunque al llevársela a la cama tropezó con un zapato de ella, tirándole el café encima y quemándole la cara, mostrando ahora que el lado derecho de la misma sigue quemado, mientras ella afirma satisfecha que nunca olvidará aquella taza de café.

Llega Tony a casa bajo los efectos de la droga, pero su padre, que no se da cuenta de nada le anima que imite su firma, pues se le da tan bien como a él la imitación de la letra de otras personas, sintiéndose satisfecho de ver lo bien que se le da.

Antonio se prepara para salir a trabajar por la noche, y cuando Gloria entra para pedirle dinero acaban haciendo el amor mientras en el salón la abuela y Tony ven en la televisión una representación de "La bien pagá", tras lo cual la abuela le pide a su nieto que le escriba a Paula imitando la letra de Grace Kelly, aunque poco después el muchacho se encuentra mal y vomita.

Gloria encuentra a su suegra metida en la ducha por lo que le regaña.

Llaman entonces a la puerta, abriendo Cristal, la vecina, que se dedica a la prostitución y que va vestida con ropa sexy de cuero y que les pregunta si tienen un látigo de cuero, aunque lo único que tienen es un tronco que guarda la abuela.

Pero a su cliente, Lucas Villalba, el hombre al que Antonio llevó en el taxi no le apetece realmente que lo azote, y le dice que solo quería vivir una escena de sadismo tópico y elegante como en las películas francesas, pues es escritor y está documentándose para escribir una novela porno.

Mientras Lucas se viste, Cristal le roba uno de sus cheques.

Lucas le pregunta si se lleva bien con sus vecinos, contándole ella que sí, y diciéndole que la mujer está un poco histérica porque se pasa el día limpiando, diciéndole él que le vendría bien que fuera a limpiar a casa de su hermano y a la suya.

Cuando se marcha, Cristal va a ver a Tony para pedirle que falsifique la firma de Lucas en el cheque, diciéndole ella que si lo desea lo iniciará en el sexo, aunque él le dice que no le va, pero que podría hacerlo con su hermano, prometiéndole pasarle una papelina si lo hace.

Llega entonces, este, su hermano pequeño, Miguel, diciendo que llega tarde porque estuvo en casa de Raúl haciendo los deberes, diciéndole su madre que no la engaña y que sabe que lo que ha estado haciendo es acostándose con el padre de Raúl, diciéndole su hijo que puede hacer lo que desee porque es dueño de su cuerpo.

Como no tienen ya nada para cenar ella le ofrece una de sus anfetaminas, diciendo él que no las quiere porque le ponen nervioso como a ella, prefiriendo pedirle una madalena a su abuela, aprovechando Cristal que está allí para invitarlo a cenar con ella, pidiéndole Gloria que le ponga también algo para el bocadillo del día siguiente.

Una vez en su casa se pone un disfraz de novia sexy para atraer al muchacho al que le cuenta que tiene la intención de irse a América.

Gloria entretanto esnifa pegamento en su casa y por la mañana toma una anfetamina antes de ir a pedirle dinero a Antonio para el autobús, diciéndole este que le robaron la noche anterior y no tiene nada, por lo que ella decide coger los clientes que le recomendó Cristal, pese a que a Antonio no le hace gracia que los comparta con esta.

Al salir se encuentra con su vecina Juani que va a llevar al colegio a Vanessa y las acompaña para aprovechar que llevan paraguas, contándole Juani que la niña dice que quiere ser artista y que aun se mea cada noche en la cama, habiéndole dicho en el colegio que solo trata de llamar su atención y que debe llevarla al psiquiatra, lo que a ella le parece una tontería.

Cuando llega a casa de Lucas a limpiar, este le explica que lo tienen todo descuidado porque su mujer y él se dedican a la literatura.

Su mujer, Patricia se despierta debido al ruido que hace Gloria, ignorando que su marido la había contratado, explicándole este que los dos son escritores y necesitan tiempo tanto él como ella, a la que le dice que necesita tiempo para terminar la comedia que lleva 10 años escribiendo, preguntando ella cómo la pagarán, pues no deben tocar el dinero que ha guardado para su operación de cirugía estética, asegurándole él que no necesita ninguna operación.

Luego llama a su hermano Pedro para decirle que le consiguió una asistenta, encontrándolo muy deprimido y afectado porque le ha dejado su novia.

Patricia descubre entonces que a su marido la editorial le rechazó su última obra.

Tony, que dijo que le picaba todo el cuerpo y decidió no ir al colegio, acompaña a su abuela a la compra, yendo antes al bar, donde se encuentran con el chico que le suministra a Tony la droga que él vende, y que le presta 5 duros a la abuela para jugar en la tragaperras, consiguiendo que le toque e invitando a los dos chicos a coñac, yendo luego Tony con su abuela a ingresar en el banco el dinero que ha conseguido con la venta de droga.

Mientras recogen ramas en el descampado cercano a su casa encuentran un lagarto al que deciden llevar a su casa y llamarlo Dinero.

Una vez en casa Tony mezcla la droga con las pastillas de su madre y los litines de la abuela para sacar más dinero.

Cuando Gloria descubre el lagarto se asusta, mostrándose muy nerviosa al no encontrar sus Minilips, que su hijo le devuelve.

Acude tras ello con su hijo Miguel al dentista para arreglarle la dentadura, encontrándose allí con una vecina del pueblo.

Una vez en la consulta, el dentista afirma que le gustan mucho los niños, mirando lascivamente a Miguel, afirmando que siempre quiso adoptar uno, pero que los trámites eran demasiado engorrosos, proponiéndole el doctor adoptarlo, aceptando el chico quedarse tras ver que tiene video y estereofónico y que está dispuesto a ponerle un estudio para pintar y un profesor de pintura, afirmando el doctor que lo matriculará en la Escuela de Bellas Artes, aunque el chico le dice que no le gusta que le controlen.

Y gracias al dinero que le dan Gloria se compra un moldeador para el pelo.

Cuando llega a su casa, encuentra a Cristal esperándola, proponiéndole ganarse un dinero fácil, bastando con que se siente junto a su cama y la mire mientras se acuesta con un cliente que es exhibicionista.

Gloria y Cristal se sientan para observar cómo el cliente se desnuda ante ellas pese a ser muy delgado y no tener un gran tipo, afirmando que todo lo de su cuerpo parece muy delgado, pero que con los brazos o el torso o las piernas no se folla, y que lo que él tiene grande es la polla, por lo que debe acostarse con prostitutas que tienen la vagina más dada de sí, pues el resto de las mujeres le tienen miedo.

Entretanto llega a su casa Lucas para llevarle a Gloria el reloj que se dejó olvidado en su casa, llegando entonces Antonio, con el que dice desea hablar.

Al lado, y mientras Cristal hace el amor con su cliente Gloria está sentada a su lado, preocupándose al escuchar su puerta, por lo que urge a Cristal a terminar, simulando esta haber llegado al orgasmo para poder terminar.

Lucas habla con Antonio, al que le cuenta que ha estado escribiendo las memorias de un dictador, que perfectamente podrían ser las de Hitler, y al escuchar lo que hizo con las supuestas cartas de este, se le ocurrió que podría hacer lo mismo con su libro, haciéndolo pasar por las memorias de este, valiéndose de su habilidad para imitar su letra, a lo que Antonio se niega rotundamente diciéndole que lo que le propone es un delito, pues las cartas que él escribió existían realmente aunque se perdieron.

De vuelta a su casa Antonio regaña a Gloria por ir con Cristal, asegurando estar cansado de que trabaje fuera de casa, preguntándose ella cómo pagarían todo si no lo hiciera, diciendo él que solo piensa en lujos, preguntándose ella qué lujos se permite más allá de pagar las letras del piso y comer, a lo que Antonio le replica que hay cosas más importantes que el dinero, como la decencia, y que si él no fuera decente podría sacar mucho más dinero, preguntándole ella si la decencia le quita el apetito.

Lucas, dispuesto a sacar su proyecto adelante le pide a su hermano Pedro que le deje el dinero para ir a Berlín y poder traducir la obra, a lo que aquel se niega, pese a que entre él y Patricia logran emborracharlo tentándolo con la bebida pese a que saben que él está en tratamiento para abandonarla.

Antes de marcharse, y aprovechando el estado de inconsciencia de su cuñado, Patricia le quita su Rolex y una pitillera de oro, aunque cuando se marchan se lo cuenta avergonzada a su marido, al que pide que lo devuelva, pues ella lo robó por ser cleptómana, aunque Lucas piensa que les vendrá muy bien venderlos.

Al día siguiente Gloria va a limpiar a casa de Pedro, donde vuelve a ver a Polo, el inspector de policía con el que hizo el amor en el gimnasio, y que acude a ver a Pedro preocupado por sus problemas de impotencia, pidiéndole Pedro, que se encuentra con una terrible resaca, que regrese al día siguiente llevando a su novia.

Descubre poco después el robo del reloj y de la pitillera, atribuyendo el robo a Marisol, su novia, que fue quien se los regaló, no recordando la cena del día anterior con su hermano y su cuñada.

No sabe que Lucas está en ese momento en el aeropuerto dispuesto a viajar hasta Berlín gracias al dinero que consiguió vendiendo las piezas de su hermano.

En Berlín Ingrid Muller vacía sobre una mesa cientos de pastillas, comenzando luego a tomárselas acompañándolas con una copa de champán.

Y mientras espera su muerte, escucha el insistente sonido del timbre de su puerta, preguntándose si no la dejarán morir en paz, encontrándose a Lucas en su puerta cuando sale a abrir, el cual le dice que consiguió su dirección gracias a su editorial, diciéndole ella que no concede entrevistas.

Lucas le explica que le mandó a hablar con ella Antonio, su antiguo chófer, que le dice, sigue enamorado de ella.

Ella le hace ver que se está suicidando, pero él no está dispuesto a dejar que eso suceda, llevándola al baño y explicándole que pueden ganar mucho dinero juntos, explicándole que está escribiendo las memorias de Hitler y que necesita de su influencia sobre Antonio para poder publicarlas.

Le pide tras ello que llame a Antonio, viendo al hacerlo que este parece muy contento de escucharla y de poder verla de nuevo, ya que ella le explica que viajará a Madrid, pues tiene problemas y él puede ayudarle.

Gloria, testigo de la llamada le recrimina que se haya puesto de tan buen humor después de la llamada de "esa guarra".

Aparece entonces el lagarto por el salón, criticando Gloria a Blasa por tener allí al animal, y cuando la mujer se lamenta y dice que se irá al pueblo para no molestar, Antonio le dice que no tiene que irse porque está en su casa y el lagarto también.

Mientras la abuela y Tony van al cine a ver "Esplendor en la hierba", Gloria, muy nerviosa acude a la farmacia para comprar sus Minilips, viendo cómo la farmacéutica se niega a darle esas u otras pastillas similares pese a que ella le dice que trabaja muchas horas al día, y que necesita las anfetaminas para seguir en pie.

La farmacéutica le dice que tiene que ir al médico y explicarle que es drogadicta y que necesita una receta para conseguir las pastillas.

Sin poder conseguir la droga regresa a su casa, llamándola Antonio insistentemente desde el baño mientras hace la cena para decirle que tiene que plancharle su mejor camisa, pues esa tarde no trabaja, porque tiene que ir al aeropuerto a recoger a Ingrid.

Gloria se niega a planchársela, entablándose una discusión entre ambos, hasta que Antonio se enfada y le da una bofetada, cayendo la sangre de su nariz sobre Dinero.

Gloria, enfadada le golpea en sus partes, y luego le golpea en la cabeza con el hueso de un jamón, viendo cómo al caer se golpea con un armario y muere.

Gloria decide subir a casa de su vecina Juani, que está haciéndole un traje a Cristal y que mientras trabaja le dice a Vanessa que se haga cargo de la casa, no pudiendo ir ese día al cole, pese a que ella desea hacerlo, por lo que llama a su madre vieja resentida, tras lo que provoca gracias a sus poderes que se caiga un florero, haciendo que su madre se enfade con ella, rompiéndole la foto que tiene de su padre.

Gloria trata de consolar a la niña que le dice que su madre la odia porque le recuerda a su padre, pidiéndole la niña que la adopte, aunque ella le dice que no puede.

Le pide tras ello laurel a la vecina, simulando haber subido a por eso, bajando luego junto con Cristal, tras discutir esta con Juani, descubriendo Cristal primero a Dinero con sangre, y luego a Antonio muerto, por lo que llaman a la policía.

Fuera comienza una tormenta mientras Blasa y su nieto están en el campo.

Entre tanto los policías realizan sus investigaciones dándose cuenta de que el fallecido debió ser golpeado con algo muy contundente, buscando por toda la casa mientras el hueso del jamón, ya troceado hierve en el fuego.

Al frente de los agentes está Polo, que piensa en la posibilidad de que fuera algún cliente del taxista.

Encuentran los palos que va acumulando la abuela, aunque sin rastros de sangre, forzando tras ello sus armarios donde solo encuentran agua de Vichy y madalenas.

Interrogada por Polo, ella le cuenta que durante el asesinato ella estaba en casa de su vecina y que cuando regresó con Cristal encontraron a su marido muerto, no oyendo nada por el ruido de la M-30.

Aparece entonces el lagarto, temiendo Gloria que vean la sangre, pero uno de los policías al verlo le da un pisotón y lo mata, tirándolo tras ello por la ventana.

Polo va tras ello a visitar a Cristal para interrogarla, descubriendo que se llama realmente Carmen Martínez, la cual le cuenta lo mismo que ya le contó Gloria.

De regreso a casa la abuela y Tony descubren al lagarto muerto.

Lucas y Patricia esperan entretanto en el aeropuerto a Ingrid, aunque ni esta aparece en el vuelo de Berlín, ni llega Antonio, viendo entonces Patricia que unos de los pasajeros del vuelo de Berlín llevan un periódico en cuyos titulares informan del suicidio de Ingrid Muller, siendo informado Lucas de la muerte de Antonio al llamar a su casa, por lo que comprende que no podrán llevar a cabo su proyecto.

Y además Gloria pierde su trabajo.

Tony decide irse al pueblo con su abuela, yendo antes con esta a sacar del banco su dinero.

Juani le deja a Gloria a Vanessa para que se la cuide y como se disponía a empapelar la cocina la niña le ayuda descolgar todos los muebles gracias al poder de su mente, tras lo cual, y con los mismos poderes le empapela en un momento la cocina.

Tal como quedaron el día anterior, Polo acude a la consulta de Pedro con su "novia", llevando con él a Cristal, indicándole el doctor que tiene un problema de ansiedad, por lo que les dice que deben jugar y hacer ejercicios de resensualización.

Cuando salen de la consulta se cruzan con Gloria, que va a limpiar, quejándose Polo de que se la encuentra en todas partes, yendo tras ello a casa de Gloria para realizar los ejercicios que le mandó el terapeuta, encontrando el policía la papelina de droga que le pasó Tony y chantajeando a la prostituta, exigiéndole que le ayude sin cobrarle, amenazándola con denunciarla por posesión de heroína si no acepta.

Ese mismo día Polo vuelve a encontrarse con Gloria en el gimnasio, donde la ve con el sable de madera dando golpes al aire para tratar de desahogarse, pidiéndole que deje a Cristal tranquila, pues no sabe nada del asesinato de Antonio y confesándole que fue ella la que lo mató y que lo hizo con una pata de jamón, diciéndole el policía que no diga tonterías.

Finalmente Blasa y Tony se marchan al pueblo, llevándose la abuela los palos que fue recogiendo para la chimenea, acompañándolos Gloria al autobús, pidiéndole Tony que deje de tomar anfetas, reconociendo ella que tiene el mono, entregándole su hijo un fajo de dinero antes de pedirle de nuevo que no tome más pastillas.

Mientras regresa a su casa Gloria llora al sentirse sola, estando tentada de lanzarse por el balcón, observando mientras está inclinada mirando al vacío que se acerca su hijo Miguel, que, enterado de la muerte de su padre le dice que quiere quedarse de nuevo, cansado ya del dentista y porque cree que en su casa hace falta un hombre.

Gloria le cuenta que su padre ni siquiera se dio cuenta de que no estaba, pero que ella si le echó mucho de menos y se alegra de su regreso, abrazándolo con fuerza.

Calificación: 3