Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Raíces profundas
Raíces profundas

Shane (1952) * USA

          También conocida como:
                    - "El desconocido" (Argentina / Uruguay)
                    - "Shane, el desconocido" (México / Perú / Venezuela)

Duración: 118 Min.

Música: Victor Young

Fotografía: Loyal Griggs

Guion: A.B. Guthrie Jr. (Historia: Jack Schaefer)

Dirección: George Stevens

Intérpretes: Alan Ladd (Shane), Jean Arthur (Marian Starrett), Van Heflin (Joe Starrett), Brandon deWilde (Joey Starrett), Jack Palance (Jack Wilson), Ben Johnson (Chris Calloway), Edgar Buchanan (Fred Lewis), Emile Meyer (Rufus Ryker), Elisha Cook Jr. (Frank Torrey / "Stonewall"), Douglas Spencer (Axel Shipstead), John Dierkes (Morgan Ryker), Ellen Corby (Mrs. Liz Torrey), Paul McVey (Sam Grafton),

Un jinete cabalga por el valle desde el que se divisa, a lo lejos, la Cordillera Grand Teton, acercándose a una granja donde un niño de 8 años, Joey, apunta con un rifle al ciervo que bebe cerca de su casa.

Su padre, Joe Starrett, está cortando el enorme tocón de un árbol, mientras su madre, Marian canta dentro de la casa, y, cuando el caballo del jinete relincha, el niño corre a buscar a su padre para advertirle de la llegada del extraño.

Cuando llega a su altura, el jinete, Shane, les dice que se dirige al norte y les pide permiso para atravesar su propiedad.

Se fija en el muchacho y le dice que vio cómo le vigilaba hasta que llegó, admirando sus dotes de observador, aunque cuando escucha al niño abriendo su escopeta, Shane deja caer el cazo con el agua que le habían ofrecido y echa mano de forma instintiva a su revólver, girándose rápidamente.

Aparece entonces un grupo de jinetes, diciéndole Starrett a Shane que llegan ya sus compinches, cogiendo él el rifle de su hijo y preguntándole qué se propone, Ryker, su amo, tras lo que le pide que se marche de su propiedad.

Shane le dice que se marchará, pero solo si deja de apuntarle con el rifle, pues solo lo hará sin amenazas.

Cuando baja su arma se marcha, llegando entonces media docena de jinetes, a cuyo frente se encuentra Rufus Ryker, que va con su hermano Morgan y varios de sus ganaderos, contándole Ryker que ha conseguido un contrato para proveer de ganado a un tratante y necesita todo el terreno del valle para pastos, asegurándole que antes de que se vayan las nieves se habrán marchado de allí él y todos los intrusos, corrigiéndole Starrett, que le dice que no son intrusos, sino campesinos.

Le dice también, tras escuchar sus amenazas que ya pasó el tiempo en que un hombre podía disparar a otro cuando quisieran, pues están construyendo una penitenciaría.

Asoma entonces Shane, que sale del otro lado de la casa y que, cuando le preguntan quién es, responde que un amigo de los Starrett, ante lo que los jinetes deciden marcharse, aunque recordándole que le han advertido.

Joe Starrett le pide disculpas por haberle amenazado con el rifle, aunque le muestra que no está cargado y le invita a cenar.

Le cuenta que las propiedades de Ryker se extienden hasta las montañas, pero lo quiere todo, pese a que su ganado solo sirve para cuero y astas, pues los que dan carne deben alimentarse de grano y estar en cercados.

Otro ruido, hecho por una ternera que se escapó hace que Shane vuelve a echar mano de su revólver.

Le preguntan a dónde se dirige, diciéndoles que a cualquier sitio donde no haya estado nunca antes.

Por el contrario Joe dice que a él solo saldrá de allí en un ataúd.

Le dice luego que le vendría muy bien tener un ayudante, pues al único que tuvo los Ryker le rompieron los dientes.

Joe observa que su mujer ha sacado los platos y cubiertos buenos para el forastero, que, cuando acaba de cenar sale a fuera, viéndole cortar leña para ellos agradecido.

Se le une Starrett, y juntos conseguirán arrancar por fin el enorme tocón con el que Joe ha luchado durante dos años, y al que consiguen doblegar entre los dos.

Joey se despierta a la mañana siguiente al escuchar al ciervo, que está comiendo junto a su habitación, por lo que sale de nuevo con su rifle y simula dispararle.

Va luego al establo, donde duerme Shane pidiéndole que se quede con ellos, deseando que le enseñe a disparar.

Shane debe ir al pueblo para hacerse con ropa de campesino, encargándolo Starrett alambre de espino y otros encargos, recomendándole que no se meta en líos por su culpa, decidiendo Shane no llevándose el revólver.

Joey le pregunta a su padre por qué no lo lleva, diciéndole que no fue a buscar pelea.

Llega entonces otro colono, Ernie, que le cuenta que los hombres de Ryker derribaron la cerca y estropearon toda su cosecha por lo que dice que se va a marchar, tratando Joe y Marian de convencerle de que no lo haga, prometiéndole que se reunirán esa noche todos los agricultores para estudiar el plan a seguir.

Shane llega entretanto a Grafton's, el almacén, donde su llegada no pasa desapercibida, contando que va a trabajar para Starrett y compra su ropa y el alambre de espino, tras lo que se dirige al salón para comprar gaseosa para Joey.

Allí Chris Calloway, que está sentado en una de las mesas se ríe al ver lo que ha pedido y le dice que puede invitarlo a zumo de fresa, tras lo que le lanza un whisky encima para que huela a hombre, debiendo Shane contenerse.

Esa noche se reúnen los campesinos para decidir qué estrategia seguir, presentándoles a todos a su nuevo colaborador, aunque Fred Lewis, que vio lo ocurrido en el bar, les dice que no cree que puedan contar con él, contando cómo Calloway lo humilló, presumiendo luego de ello, defendiéndole Joe al recordar que fue él quien le pidió que no se metiera en líos, decidiendo Shane marcharse de la reunión para que hablen entre ellos con mayor libertad.

Joey, que lo escuchó todo asegura que Shane no es cobarde.

Lo ven entonces por la ventana y le pide que diga que no lo es, respondiéndole Shane que sería algo muy largo de contar.

Marian le pide a Joey que no le coja demasiado afecto a Shane porque se marchará cualquier día y lo sentirá mucho si le aprecia demasiado.

Los campesinos acuerdan permanecer unidos e ir en grupo el sábado a comprar suministros, aunque Torrey afirma no tener miedo.

En efecto, el sábado siguiente se preparan para ir todos juntos a comprar las provisiones de la semana, observando Joe que su mujer se ha puesto muy guapa.

Van uniéndose otros campesinos a la caravana hasta Grafton´s.

En el bar se ríen de que hayan ido todos en grupo y con las mujeres para que les protejan.

Joey lleva el casco de su gaseosa para cambiarlo por golosinas, yendo Shane al bar a entregarlo, volviendo a ver a Calloway, que está jugando al póquer y que le pide que regrese con las mujeres y los niños.

Shane pide dos whiskies y le dice a Calloway que la otra vez le pagó una copa y quiere invitarle, asegurándole este que no va a bebérselos, diciendo Shane que lo ha adivinado, tras lo que le lanza un whisky a la camisa y otro a la cara, dándole un puñetazo que da con el fanfarrón en el almacén.

Joey lo observa todo escondido tras la puerta.

Calloway regresa dispuesto a vengar su humillación, aunque no logra ni tocarlo.

Los demás campesinos prefieren no mezclarse temiendo represalias, lamentando que no haya un sheriff cerca.

Todos anima a Chris, que no solo no logra tocar a Shane, sino que es golpeado una y otra vez, recibiendo algunos golpes, aunque menos de los que da, acabando con Chris por los suelos.

Al ver su habilidad, Ryker le dice que necesita un hombre como él, no creyendo que lo suyo sea empuñar un azadón, asegurándole que le dará el doble de lo que le pague Starrett, asegurando él que es inútil.

Ryker insinúa que está con Starrett por que le gusta su mujer, lo que hace que se sienta ofendido, y le dice que es un viejo sucio, asegurándole Ryker que lo echará de allí.

Entra entonces Joey, que le pide que se vaya con él, pues son demasiados hombres, respondiéndole Shane que no esperará que huya como un cobarde, aunque el niño le insiste en que son demasiados.

Comienza una pelea en que, pese a la superioridad de los hombres de Ryker consigue golpearlos y librarse de ellos, aunque debido a su superioridad acaban sujetándolo para que Ryker pueda golpearlo, apareciendo entonces Starrett al que fue a avisar su hijo, consiguiendo, al ser dos, acabar con los ganaderos pese a su mayoría, sonriendo Marian al verlos, orgullosa.

Grafton decide detener la pelea y les pide que se retiren y se den por satisfechos, pues ganaron, asegurando Joe, antes de marcharse, que ellos pagarán los estropicios.

Humillado, Ryker pide a uno de sus hombres que vaya a Cheyenne, asegurando que no habrá más peleas así, asegurando que en las próximas peleas quedará en el aire el olor a pólvora.

De regreso a casa Joey se muestra eufórico y apuesta a que ellos podrán ganar a cualquiera, asegurando Marian que se comportaron como dos valientes mientras les cura las magulladuras con trementina, simulando Shane que le escuece mucho.

Escucha luego decir a Joey desde su habitación cuando va su madre a arroparlo que quiere a Shane casi tanto como a su padre.

Coincidiendo con el Día de la Independencia llega al pueblo, con una pistola a cada lado, Jack Wilson, el pistolero contratado por Ryker.

Ernie Lewis se prepara para marcharse, pues los hombres de Ryker mataron a tiros a su cerdo y lo amenazaron con hacerle algo peor, asustando a su mujer y a su hijo, viendo cómo el ganado de Ryker atraviesa por sus sembrados destrozándolos.

Shane y Joey ven a 4 jinetes acercarse y burlarse de él afirmando que huele a cerdo.

Joey le cuenta que derribaron los cercados de varios agricultores y le pregunta qué haría si les viera derribando la suya, diciendo él que les pediría que entraran por la puerta.

Le pregunta también por qué no lleva nunca su revólver y le dice que porque no ve tantos hombres malos como él.

Le pide que le muestre su revólver, que, le confiesa estuvo mirando en secreto y le recuerda que le prometió que le enseñaría a tirar, aceptando él hacerlo.

Comienza explicándole cómo colocarse el revólver y le hace una demostración disparando contra una piedra, demostrando que es un gran tirador.

Pero a Marian sale enfadada y le dice que no le gusta que le enseñe, pues no quiere que su hijo empuñe un revolver, a lo que Shane le responde que un revólver es solo una herramienta y es bueno o malo según quién lo empuñe, aunque ella cree que se viviría mejor si no hubiera ningún revólver en ese valle.

Llega Joe, que se muestra contento al ver a su mujer con el vestido de novia.

Cuando llegan a la población, ven que en esta se está celebrando un rodeo

En el salón Ryker habla con Grafton, diciéndole este que hasta ese momento solo ha causado molestias a los agricultores, pero no ha dejado que sus hombres saquen el revólver por la nueva ley, pero ahora cambiará.

Torrey, sin miedo a Ryker llega antes que el resto de los colonos al salón para tomar una copa y brinda por Ernie, que, dice, fue un cobarde, asegurándole a Ryker que a él no conseguirá echarle.

Pero Ryker no le hace caso y le dice a Wilson que quien de verdad importa es Starrett.

Fuera, los campesinos bailan felizmente y lanzan salvas.

Celebran además de la fiesta nacional el décimo aniversario de la boda de Starrett y Marian y todos les cantan, bailando la pareja tras ello, tomando poco después Shane el relevo a Joe, para bailar con Marian.

Torrey, que llega tarde a la reunión les cuenta que vio en el salón a un forastero con pinta de pistolero y que llevaba dos revólveres.

Al escucharlo, Shane le pregunta por su aspecto y llega a la conclusión de que debe ser Jack Wilson, un pistolero de Cheyenne y que, si es él es muy rápido disparando.

Los Starrett y Shane regresan, ya de noche, a la granja, dándose cuenta cuando llegan de que les están esperando los Ryker con Wilson.

Rufus le pregunta a Joe si le gustaría trabajar para él por una paga mejor de la que, le asegura, pueda ganar en esa parcela, apacentando su ganado junto al de él, que está dispuesto incluso a comprar su parcela.

Ryker le recuerda que fueron ellos quienes descubrieron ese territorio y lo hicieron prosperar cuando indios y cuatreros les robaban el ganado, diciéndole que a él no le han molestado porque acabaron con ellos y convirtieron aquello en un lugar seguro.

Luego llegaron otros que se apropiaron de las tierras más fértiles y las cercaron, desviando incluso el arroyo haciendo que su ganado tenga que dar un gran rodeo para ir a beber.

Starrett le dice que no le quita mérito, aunque, le dice, también cuando llegaron ellos quitaron su territorio a indios que también habían peleado antes por él y dice que a él le ampara el gobierno y sus leyes.

Joe le pregunta qué pasará con los demás campesinos, diciendo que solo puede contratarlos a él y a Shane, advirtiéndole cuando se niega, que le deja pocas salidas.

Ryker se marcha diciendo que sentiría que lo lamentara esa vez.

Cuando se van, Shane le dice que ese hombre no es un vaquero.

Ryker dice en el bar que aprecia a Starrett, pero si hay que matarlo lo hará, aunque no él, sino Wilson, pues no quiere tropiezos con la ley.

Ven que se acerca Torrey con Shipstead, otro ganadero que quiere herrar su caballo y se plantea Ryker que si acaba con él, los demás campesinos seguirán el camino de Ernie y se irán, aunque le recuerda al pistolero que debe actuar de modo que a Grafton le parezca legal.

Los campesinos se acercan a la herrería, llamándolos Wilson desde la puerta del salón, acercándose Torrey, diciendo que para tomar un whisky, y dispuesto a demostrar que no tiene miedo, sin hacer caso a Shipstead que trata de disuadirlo.

Wilson le pregunta por su nombre, y, cuando se lo dice, Wilson le provoca diciéndole que le han dicho que le llaman 'Stonewall', y que hay muchos mequetrefes del sur que se llaman 'Stonewall' y le dice que ahora se explica la derrota de los rebeldes, asegurándole que tanto Stonewall Jackson como el General Lee y sus hombres eran un atajo de cobardes.

Torrey asegura que él no lo es, pidiéndole Wilson que lo demuestre, haciendo con su provocación que saque su revólver, y dándole así excusa para que Wilson, más rápido, acabe con él.

Advierten tras ello a Shipstead que si algún otro quiere pelea le esperan allí.

Shipstead recoge a su compañero del barro y lo sube a su caballo para llevarlo de regreso a su granja.

Para en la granja de Starrett, al que le explica lo ocurrido, diciéndole que todos están asustados, y que muchos se irán de inmediato, decidiendo Joe ir al pueblo para averiguar lo ocurrido, aunque Marian le pide que no vaya solo.

Al pasar por la granja de Fred Lewis ve cómo este prepara su partida, logrando convencerle para que, antes de marcharse, acuda al entierro de su compañero.

Los campesinos celebran el funeral de su amigo, cantando y rezando por él, tocando otro de los campesinos el himno sureño en honor a él, con su armónica.

Terminada la ceremonia Lewis y otra familia de colonos se despiden de todos, decididos a marcharse, acercándose Starrett, que les pide que permanezcan unidos y que sean valientes como Torrey, aunque le dicen que no quieren acabar como él.

Les asegura que si permanecen allí formarán una próspera comunidad con una iglesia y escuelas.

Habla Shane luego para decirles que si Starrett insiste, es por sus familias, diciéndoles que sus hijos tienen derecho a crecer y vivir felices, y que eso les dará el valor, no pudiendo permitir que ni Ryker ni nadie les eche de sus hogares.

De pronto ven fuego a lo lejos, dándose cuenta de que es la casa de Lewis, que se muestra indignado, pues la construyó con sus propias manos y solo le faltaba la habitación de las niñas para terminarla.

Joe le dice que si siguen juntos, podrán volver a construir la casa, y empezarán enseguida, apoyándolos todos, lo que convence a Lewis de que debe regresar, volviendo todos hacia su granja para tratar de salvar algo y dispuestos ya a demostrar de lo que son capaces.

Cuando Ryker observa que Lewis regresa, se siente contrariado, afirmando que Starrett los mantiene unidos.

Este recuerda que hay una nueva ley en ese estado contra los asesinatos, pero le dicen que los encargados de hacer que se cumpla esa ley viven demasiado lejos y se preguntan cómo se defenderán de Ryker y sus hombres, pues son muchos más, mostrándose Starrett dispuesto a enfrentarse a él, e incluso a matarlo si es preciso.

Starrett comienza a preparar su caballo mientras Marian trata de convencerle de que desista, pues cree que lo matarán.

Entretanto, en el bar, Rufus le dice a su hermano Morgan que debe ir a buscar a Starrett y convencerlo de que vaya a hablar con él diciéndole que desea llegar a un acuerdo.

Marian le pide a Shane de que convenza a su marido para que no vaya, aunque él le dice que no es quién para decirle lo que debe hacer.

Llega entonces Morgan Ryker con otros dos hombres y le dan el recado de Rufus, diciéndole que quiere verlo en el bar de Grafton, asegurando que se aviene a razones, pues no quiere ir a la cárcel, y que a Torrey le costó la vida apuntar a un forastero.

Morgan le dice que estarán solos, ya que él y sus acompañantes se van a dormir ya, diciéndole Starrett que acudirá.

Llega poco después Chris Calloway, que, viendo lo que está sucediendo, le cuenta a Shane que le están preparando una emboscada a Starrett, y que ha decidido avisarles porque ha cambiado y va a dejar de trabajar para Ryker.

Starrett prepara su revólver, decidido a acudir a la cita, esperando que haya una oportunidad real para arreglarlo todo.

Mientras Marian sigue intentando disuadir a su marido y se queja de su orgullo, preguntándole si no significan nada para él ella y Joey, este juguetea con su revólver de juguete simula disparar, haciendo que se tense más la situación, ya tensa de por sí.

Joe le dice que es por ellos por lo que va a hacerlo, pues no podría seguir viviendo si ella o Joey le creyeran un cobarde.

Le dice también que sabe que si algo malo le ocurriera, alguien cuidará de ellos, incluso mejor que él, aunque pide que no le dé todavía por vencido.

En Grafton, no espera solo Rufus. Le acompaña Morgan, que mintió a Joe, como ya se imaginaba Marian, junto con el pistolero.

Joey observa que Shane se puso de nuevo el traje de cuando llegó y cogió su revólver.

Marian vuelve a pedirle que no deje que vaya su marido, pues no desea que vaya nadie.

Shane le dice a Joe que tal vez podría con Ryker, pero no con Wilson, pese a lo cual Joe insiste en ir solo, prefiriendo Marian irse del valle, pues aquello no vale una vida, algo que Joe no está dispuesto a consentir.

Shane le dice entonces que no irá, que se lo impedirá él, diciéndole Joe que no le detendrá aunque tenga que pelearse con él.

Se lanza en efecto contra él para que no le impida salir, habiendo una dura pelea entre ambos, que hace que los animales se pongan muy nerviosos.

Starrett parece llevar ventaja, aunque Shane no se rinde y acaba golpeando con la culata de su revólver a Joe, que queda en el suelo sin sentido.

Joey se siente traicionado por su amigo y le dice a Shane que le odia por lo que le hizo a su padre mientras Shane hace que el caballo de Joe se marche.

Antes de marcharse, le dice a Marian que cuando Joe recobre el sentido le haga andar un poco y le pide que le esconda el revólver, diciéndole que nadie podrá culparle por no acudir a esa cita.

Ella le recuerda que había dicho que no quería volver a utilizar el revólver, diciendo él que cambió de opinión, preguntándole si hace todo eso por ella, diciendo él que por ella, por Joe y por el niño.

Le pregunta tras ello si no volverán a verlo nunca, diciendo él que nunca es mucho tiempo, y le pide que le diga a Joe que lo siente, aunque ella le asegura que no es necesario.

Antes de que se marche le da la mano y le pide que tenga mucho cuidado mientras le sonríe, viendo cómo Joe comienza a recobrar el sentido.

Joey le pregunta a su madre por qué Shane actuó así, diciendo ella que porque tenía que hacerlo y que no debe odiarlo, gritándole mientras se aleja, "Shane, perdona".

Su madre le dice que no lo escuchó, por lo que sale corriendo tras él mientras le grita que le perdone.

Correrá de hecho hasta la ciudad, seguido por el perro de Torrey, atravesando el río y el cementerio para atajar.

Cuando entra al bar ve a Wilson sentado en una mesa y a todos los demás hombres colocados estratégicamente.

Se acerca a la barra, observándolo todo Joey y el perro por debajo de la puerta.

Shane le pregunta a Ryker por su oferta, respondiéndole este que no va con él, sino con Starrett, a lo que Shane le replica que ha ido él en su lugar.

Ryker le pide que se vaya, pues no tiene nada contra él.

Ryker le dice que es mejor que todos entreguen sus pistolas al camarero para actuar con lealtad, aunque Shane le dice que no se fía de su amigo, levantándose este y pidiéndole que no lleve las cosas tan lejos, pues no es asunto suyo.

Ryker le pide que no provoque a Wilson, confirmando Shane que es Jack Wilson, y le dice que ha escuchado hablar de él, preguntándole Wilson qué escuchó, respondiéndole que oyó que es un cobarde, diciéndole este que lo pruebe.

Wilson saca su arma, pero Shane es más rápido y acaba con él y luego con Ryker antes de que este lograra dispararle.

Está a punto de ser sorprendido por Morgan, escondido en el piso superior, pero Joey le grita: "Shane cuidado", girándose este sobre sí mismo y acabando con él.

Cuando sale del bar Joey le dice que sabía que ganaría, confirmándole que el pistolero era Wilson, respondiéndole que sí, que era Wilson, un hombre muy rápido en disparar.

Le pregunta a qué fue, diciendo el niño que a pedirle perdón, diciéndole Shane que no tenía por qué.

Shane le pide que regrese a su casa, diciéndole el niño que le lleve en la grupa, aunque Shane le dice que él tiene que marcharse, pues no puede torcer su destino pese a que lo intentó y que no es bueno vivir con un asesino y él lleva esa mancha imborrable y le pide que le diga a su madre que está todo arreglado y que no queda ningún revólver en el valle.

Joey nota que Shane sangra, pues le alcanzó un disparo, aunque le asegura que no tiene importancia y le pide que regrese con sus padres y aprenda a ser un campesino honrado y trabajador y que cuide de los dos.

Joey lo ve alejarse mientras le dice que no hay quien le gane a disparar con revólver y que su padre le espera para que le ayude y que su madre le aprecia, rogándole que vuelva, aunque le cómo se aleja hacia las montañas sin mirar hacia atrás.

Finalmente le dice un "Adiós, Shane", inaudible.

Calificación: 3
Te cuento la película