Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Salvar al soldado Ryan

Saving private Ryan (1998) * USA

          También conocida como:
                    - "Rescatando al soldado Ryan" (Hispanoamérica)

Duración: 171 min.

Música: John Williams

Fotografía: Janusz Kaminski

Guión: Robert Rodat

Dirección: Steven Spielberg

Intérpretes: Tom Hanks (Capitán John H. Miller), Tom Sizemore (Sargento Michael Horvath), Edward Burns (Richard Reiben), Barry Pepper (Daniel Jackson), Adam Goldberg (Stanley Mellish), Vin Diesel (Adrian Caparzo), Matt Damon (Soldado James Francis Ryan), Giovanni Ribisi (Irwin Wade), Jeremy Davies (Timothy E. Upham), Ted Danson (Capitán Fred Hamill), Paul Giamatti (Sargento William Hill), Dennis Farina (Teniente Coronel Anderson).

Un anciano avanza con dificultad seguido por su familia hacia el cementerio donde ondean las banderas americana y francesa hasta arrodillarse frente a una de las tumbas llorando mientras llegan a su mente los recuerdos de la guerra.

El 6 de junio de 1944 comenzó la invasión de Normandía, siendo el destino de muchos de ellos la playa de Omaha, en la que, con grandes dificultades, y en medio de un baño de sangre provocado por la artillería y las ametralladoras enemigas, un grupo de soldados consigue finalmente desembarcar pese a carecer del apoyo de los carros de combate, no pudiendo los sanitarios poder atender adecuadamente a los heridos.

Al mando del grupo se encuentra el capitán John H. Miller, que debe informar de que no consiguieron su objetivo de tomar la playa, aunque finalmente consiguen abrir una brecha y avanzar hasta las trincheras enemigas, si bien su objetivo es llegar al nido de ametralladoras desde el que les están masacrando, debiendo enviar varias oleadas de soldados mientras otros los cubren disparando para tratar de conseguir llegar hasta un lugar desde el que poder abatirlos, consiguiendo uno de sus tiradores abatir a varios de los francotiradores, consiguiendo llegar tras ello hasta el búnker, del que buena parte de los soldados alemanes salen con las manos en alto, pese a lo cual acaban con algunos de ellos.

En Washington un numeroso grupo de mujeres trabajan redactando las elogiosas cartas que han de enviar a los familiares de los caídos en combate, dándose cuenta una de las redactoras de que hay tres cartas que van dirigidas a una misma madre, dándose cuenta al comunicárselo a su superior de que hay un cuarto hermano en algún lugar indeterminado de Normandía, al que fue lanzado en paracaídas.

Comunicada dicha circunstancia al Departamento de Guerra, el Jefe de Estado Mayor, General George Marshall decide enviar a alguien a buscar y sacar de allí al cuarto hermano, tras recordar y leer la carta que Abraham Lincoln envió a la señora Bixby, cuando, en una situación similar perdió cinco hijos.

3 días después del día D, tomadas ya las playas de Omaha, el capitán Miller recibe la orden de reunir una escuadra con la misión de localizar a Ryan, para lo que reúne a 6 hombres de su compañía: Horvath, Mellish, Reiben, Jackson, Wade y Caparzo y el cabo Upham, que habla francés y alemán, y que les servirá como traductor pese a que es cartógrafo y jamás ha disparado.

Juntos partirán hacia Neuville, preguntándose los elegidos si merece la pena arriesgar la vida de 8 hombres para salvar la de uno, y más teniendo en cuenta que ignoran su paradero exacto y que puede estar en cualquier parte, ya que las personas lanzadas en paracaídas debido al temporal fueron dispersados por toda la zona, comentándoles varios soldados, con los que se encuentran, que están divididos entre los alemanes, viendo además cómo los civiles están desesperados y les proponen que se lleven a sus hijos para poder salvarlos.

Tras entrar en Neuville, de pronto comienzan a recibir los disparos de un francotirador que alcanza a Carpazo en el pecho sin que ninguno de sus compañeros pueda hacer nada por salvarlo para no ponerse a tiro del francotirador, debiendo Jackson afinar su puntería para acabar con el francotirador, aunque sin poder hacer ya nada por Caparzo.

Sorprenden tras ello a un grupo de alemanes al tirar una pared, y acaban con ellos.

Pero la búsqueda da sus frutos y encuentran al soldado James Frederick Ryan, aunque cuando, tras comenzar a llorar este pregunta cómo murieron sus hermanos, y si es que ocurrió algo en su colegio, se dan cuenta de que no es la persona buscada, descubriendo además que es de Minnesota y no de Iowa.

Esa noche Miller les cuenta a sus hombres que desde el comienzo de la guerra han muerto 94 de los hombres a su mando, y lo único que le consuela es pensar que quizá ha salvado a 10 veces más personas, pero que no entiende una misión en la que se trata de salvar a un solo hombre.

Siguiendo su camino se encuentran con un miembro de la compañía Charlie que les informa de que conoce a otro soldado que tenía un amigo llamado Ryan.

Su grupo fue lanzado sobre Vierville y les indicaron antes de lanzarse el punto de reunión, al que acuden, encontrando al amigo de Ryan, un soldado que se ha quedado sordo tras un bombardeo y que les dice que Ryan fue reclutado por un coronel para defender un puente muy importante estratégicamente en Ramelle.

Se dirigen por tanto hacia Ramelle, topándose con un nido de ametralladoras de los alemanes, y aunque podrían rodearlo y seguir adelante, Miller decide que deben acabar con ellos para evitar que masacren al siguiente grupo que pase por allí.

Consiguen acabar con los hombres que controlaban el nido, aunque en la refriega pierden a Wade, el médico, por lo que, aunque hay un soldado alemán que se rinde, todos parecen dispuestos a acabar con él excepto Upham, que ruega que lo perdonen cumpliendo con los tratados internacionales, decidiendo finalmente Miller perdonarle la vida, aunque, como no pueden llevarlo con ellos le venda los ojos y le dice que camine así 1.000 pasos y que luego se entreguen a la primera patrulla americana que encuentre.

La decisión de Miller hace que Reiben decida abandonar la misión, pues asegura que no está de acuerdo en su forma de actuar, enfrentándose a él Horvath, decidiendo entonces Miller, para evitar más violencia contarles su historia.

Sabedor de que hay una apuesta ya muy elevada entre los hombres de su compañía sobre su origen, les cuenta que antes de la guerra era profesor de lengua en Pennsylvania y que entrenaba al equipo de béisbol y que su misión es encontrar a Ryan y tratar de regresar a su casa junto a su mujer, diciéndole a Reiben que haga lo que desee, pues él no lo detendrá, decidiendo él finalmente seguir con ellos.

Caminan hacia Ramelle, observando que se acerca un vehículo alemán, por lo que se esconden, observando cómo alguien dispara contra el vehículo desde el otro lado acabando con los alemanes, apareciendo ante ellos tres soldados americanos entre los que se encuentra James Francis Ryan, al que informan de la muerte de sus hermanos y del objetivo de su misión.

Pero Ryan, que se siente muy triste por la noticia se niega a abandonar su objetivo, que es la defensa del puente, uno de los dos que quedan aun intactos sobre el río Merderet y que no desean que caiga en manos alemanas.

Miller le informa que la orden viene del Jefe de Estado Mayor y que por su rescate han muerto dos hombres, pese a lo cual él se niega a marcharse pidiendo que le digan a su madre que los soldados con los que está son los hermanos que le quedan y que no piensa abandonarlos, pues son muy pocos para defenderlo y es un punto muy importante para poder cruzar el río y tratar de llegar a Cherburgo.

Y Miller y sus hombres deciden quedarse también para colaborar en la defensa, tomando él el mando tratando de optimizar los escasos medios de que disponen.

Tratan de prepararlo todo para que, una vez que lleguen los alemanes entren por donde ellos prefieren, una entrada que supone un cuello de botella en la que ellos podrán defenderse mejor pese a la superioridad alemana, colocando algunas minas, y creando una especie de granadas adhesivas a base de colocar dinamita en calcetines que untarán con grasa para que se queden adheridas a las ruedas de los tanques.

Colocan además a Jackson como francotirador, esperando pacientemente mientras escuchan a Edith Piaf, contándole Ryan a Miller que no consigue recordar claramente los rostros de sus hermanos, aunque sí recuerda algunos momentos vividos con ellos.

Finalmente aparecen las tropas alemanas, llegando cerca de 50 hombres acompañados por varios carros de combate, y aunque no todos entran por el lugar al que trataban de atraerlos, otros sí lo hacen, consiguiendo acabar con uno de los panzer, consiguiendo también acabar Jackson con muchos de los enemigos, aunque finalmente le disparan a la torre desde otro de los carros de combate derribando la torre.

El resto de los soldados tratan de defenderse heroicamente aunque las municiones escasean, y Upham, encargado de repartirlas entre ellos se queda bloqueado por el miedo, y aunque consiguen abatir a muchos enemigos las fuerzas de estos son muy superiores y van cayendo poco a poco.

El capitán se queda sordo tras uno de los disparos, apareciendo entonces el prisionero alemán al que liberó, el cual le dispara cuando el capitán, al ver la imposibilidad de seguir defendiendo el puente intentaba llegar hasta el detonador para volarlo.

A punto de morir dispara con su pistola contra un tanque que se acerca, observando cómo este vuela por los aires al ser lanzada por un avión Mustang una bomba contra él, llegando tras este otros aviones seguidos de infantería y carros de combate que consiguen derrotar a los alemanes.

Upham, que había estado escondido hasta ese momento sale y con su arma consigue detener a los soldados alemanes que quedaban vivos, y que se rinden ante él, incluido el hombre al que logró salvarle la vida, al que esta vez mata tras haber sido testigo de la matanza de Miller.

Ryan, Reiben y Upham son, junto con otro soldado de los que estaban en Ramelle, los únicos supervivientes.

Ryan, al que trataron de mantener a salvo auxilia a Miller, que le pide que se haga digno de lo que han hecho por él, antes de morir.

El anciano Ryan y su familia visitan ahora el cementerio americano de Normandía en que está Miller enterrado y le pide a su mujer que le diga que ha vivido dignamente y que es una buena persona, a lo que esta le responde afirmativamente, haciendo Ryan un saludo militar ante la tumba del hombre que llegó para salvarlo.

Calificación: 4