Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Sed de mal

Touch of evil (1958) * USA

          También conocida como:
                    - "Sombras del mal" (México)

Duración: 93 min.

Música: Henry Mancini

Fotografía: Russell Metty

Guión: Orson Welles (N.: Whit Masterson)

Dirección: Orson Welles

Intérpretes: Charlton Heston (Ramon Miguel Vargas), Janet Leigh (Susan Vargas), Orson Welles (Hank Quinlan), Joseph Calleia (Pete Menzies), Akim Tamiroff (Joe Grandi), Marlene Dietrich (Tanya), Joanna Moore (Marcia Linnekar), Ray Collins (Fiscal del distrito), Dennis Weaver (Manager), Valentin de Vargas (Pancho), Zsa Zsa Gabor (Striper), Mort Mills (Al Schwartz), Victor Millan (Manolo Sanchez), Lalo Rios (Risto), Phil Harvey (Blaine), Joi Lansing (Rubia), Harry Shannon (Gould).

El policía mexicano Mike Vargas, recién casado con la californiana Susan, cruza con ella la frontera hacia Estados Unidos donde van a pasar su luna de miel.

Pero esta se verá interrumpida muy pronto, pues nada más realizar el cruce estalla un coche muy cerca de ellos muriendo el magnate Rudy Linnekar.

Dado su prestigio como agente antidroga en la zona fronteriza, y aunque carece de competencia para trabajar en Estados Unidos, Vargas se ofrece para ayudar en la investigación al jefe de policía Hank Quinlan, dado que el coche entró desde México con la bomba.

Inmediatamente Quinlan acusa del atentado al joven Manolo Sánchez, un mexicano casado en secreto con Marcia Linnekar, hija del magnate asesinado.

Mientras Vargas trata de ayudar a resolver el caso envía a su esposa al hotel, aunque antes de llegar es interceptada por los hombres de Joe Grandi, el cual la amenaza veladamente para que su esposo se dé cuenta de que no debe seguir adelante con el procesamiento en México de un hermano suyo por narcotráfico.

Quinlan entretanto detiene a Sánchez tras encontrar allí dos cartuchos de dinamita, prueba de su culpabilidad.

Vargas, que estuvo antes en el baño donde dijeron encontrar los cartuchos y que sabe que no estaban allí, comprende que los métodos de Quinlan son ilegales y que es él quien colocó las pruebas incriminatorias de Sánchez.

Decide por ello investigar, pudiendo comprobar que los cartuchos encontrados son los que le sobraron al propio Quinlan tras unas obras en su propiedad, por lo que decide investigar todos los casos resueltos por Quinlan basados en milagrosas pruebas encontradas por él.

Mientras realiza sus investigaciones, Susan, su mujer se aloja en un hotel, que Vargas ignora que pertenece a Grandi, el cual convence a Quinlan de que le conviene colaborar con él para acabar con Vargas y evitar así su desprestigio.

Y en connivencia entre ambos, Grandi hace que sus hombres droguen a Susan para desprestigiar a Vargas, un pilar fundamental en la lucha contra el narcotráfico en la frontera.

Quinlan hará que la policía la encuentre en ese lamentable estado, pudiendo así acusarla por narcotráfico, apareciendo junto a ella el cadáver del propio Grandi, cuyo chantaje no está dispuesto a soportar Quinlan.

Pero cuando todo parece inculpar a Susan, Peter Menzies, mano derecha de Quinlan le revela a Vargas que encontró en la habitación donde apareció su mujer drogada junto al cadáver de Grandi, el bastón del propio Quinlan.

Con la ayuda de Menzies Vargas tratará de desenmascarar a Quinlan, realizando una grabación de las confesiones de este sobre las irregularidades cometidas a lo largo de múltiples procesos.

Cuando finalmente Quinlan se da cuenta de la traición dispara contra Menzies y se dispone a acabar con el propio Vargas, cuando una bala del moribundo Menzies se lo impide acabando con él.

Calificación: 4