Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Sé infiel y no mires con quién

España (1985) *

Duración: 88 Min.

Música: Ángel Muñoz Alonso

Fotografía: Juan Amorós

Guión: Fernando Trueba (O.: Ray Cooney, John Chapman)

Dirección: Fernando Trueba

Intérpretes: Ana Belén (Rosa), Carmen Maura (Carmen), Antonio Resines (Fernando), Santiago Ramos (Paco), Guillermo Montesinos (Óscar), Verónica Forqué (Silvia), Chus Lampreave (Adela Mora), Bibi Andersen (Raquel), José Luis Fernández, "Pirri" (Eulogio).

Fernando es socio minoritario, junto con Paco, de una editorial de cuentos infantiles en quiebra, que pretenden sacar adelante contratando a la prestigiosa autora Adela Mora y sus cuentos sobre el perrito "Guau, guau" tras hacerle ver que su anterior editorial, en la que trabajaba Silvia y a la que Paco sedujo, publicaba además de cuentos infantiles, pornografía.

Pero, a punto de firmar el contrato, y ya cansado de Silvia, se cita con una telefonista, pidiéndole a Fernando que le deje su casa para esa noche mientras él cierra el trato.

Paralelamente, Carmen, la mujer de Paco le pide también a Rosa, mujer de Fernando, el piso para un encuentro con Eulogio un chaval que está terminando la mili.

Todo se enredará cuando Fernando encuentra una carta enviada por Eulogio a Carmen, y que él cree que es de algún amante de su mujer.

Óscar, amigo de Rosa y enamorado de ella que les ayuda en la decoración de la casa llegará a pensar que Fernando y Paco son gays al verlos siempre juntos espiando a Rosa cuando tratan de descubrir su infidelidad.

Y Óscar pasará a ser el principal sospechoso de ser el amante de Rosa cuando la llama "Hada Madrina", término utilizado por Eulogio en su carta a Carmen.

Fernando, triste sale hacia el hotel en que le espera Adela Mora tras romper con Rosa a la que le desea que sea feliz con Óscar.

Rosa, confusa decide aclararlo todo, por lo que sale con Óscar hacia el hotel llevando el contrato, que Fernando había olvidado.

Pero Silvia, más preocupada por su ruptura con Paco que por su trabajo se equivoca al enviar los taxis que debían recoger a Adela Mora y a la telefonista con la que Paco se había citando, enviando a esta al hotel, y a Adela a la editorial.

Rosa encontrará a Fernando con la telefonista, ya desnuda, sin saber que el primer sorprendido es el propio Fernando, que no entiende la actitud de la que él cree Adela, y que debe soportar además una tremenda bronca de Rosa, que hará que acaben en comisaría.

Entretanto Paco se ve obligado a llevar las negociaciones con Adela mientras Silvia, ataviada con un body con el que trataba de atraerlo redacta de nuevo el contrato, mientras en la vivienda de al lado, con la que el despacho se comunica a través de una puerta secreta disimulada tras una librería, su mujer se reencuentra con Eulogio.

Y este, que cree que Carmen es una prostituta, confunde a Adela con la madame cuando sale a buscar champán, y la invita a una copa, lo que hará que Paco lo descubra allí y que Carmen se dé cuenta de que está su marido, haciendo que Eulogio sale a la cornisa.

En ella se encontrará con Silvia ataviada con su body, y que huye de Adela, provocando la llegada de la policía que los lleva a comisaría donde se juntan con el grupo del hotel.

Tras el incidente, Carmen y Paco continuarán con sus vidas, engañándose mutuamente, mientras Adela firma el contrato, haciéndose de los servicios de Eulogio como chófer, y Silvia encuentra finalmente consuelo con Óscar.

Sólo se verá afectada negativamente la relación de Fernando y Rosa, por culpa de su desconfianza, debiendo vivir él mientras busca otra casa en el despacho.

Allí será encontrado por Rosa, que aun está enamorada y que decide compartir con él el champán que había comprado Carmen para Eulogio.

Calificación: 3