Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Shame
Shame

Shame (2011) * Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "Shame: Sin reservas" (Argentina / Chile)
                    - "Shame. Deseos culpables" (México / Venezuela / Perú)

Duración: 97 min.

Música: Harry Scott

Fotografía: Sean Bobbit

Guión: Steve McQueen y Abi Morgan

Dirección: Steve McQueen

Intérpretes: Michael Fassbender (Brandon), Carey Mulligan (Sissy), James Badge Dale (David), Nicole Beharie (Marianne), Hannah Ware (Samantha).

Brandon viaja en el metro camino al trabajo y se fija en una muchacha que va sentada frente a él, recordando su noche anterior, en que se acostó con una prostituta.

Escucha un mensaje de una chica que le pide que le coja el teléfono mientras se dirige a la ducha, donde poco después se masturba.

Durante el viaje en el metro se sigue fijando en la joven de enfrente, que también comienza a mirarlo de forma insinuante, siguiéndola cuando ella se baja tratando de alcanzarla, aunque es incapaz de encontrarla entre la gente.

Cuando llega al trabajo y mientras asiste a una reunión observa cómo se llevan su ordenador debido a que está infectado con un virus.

Poco después vuelve a masturbarse en los servicios del trabajo.

Cuando regresa a su casa, y mientras comienza a ver porno en su ordenador escucha un nuevo mensaje telefónico de la chica que le llama constantemente e insiste en hablar con él.

Al día siguiente, y tras una reunión, Brandon acude a un bar con David, su jefe y unos clientes, fijándose David una vez allí en una bonita chica rubia que está con otras dos amigas, acercándose a ellas e invitándolas a beber, acudiendo luego Brandon a reunirse con ellos.

David saca a bailar a la rubia, aunque mientras lo hace, esta se fija más en Brandon que en David.

Cuando se despiden, David se marcha en un taxi, siendo recogido Brandon por la chica rubia en su coche, acabando por hacer el amor con ella en la calle.

De regreso a su casa, escucha un ruido y se asusta, encontrando la música muy alta, por lo que coge un bate, descubriendo al entrar al baño a su hermana Sissy en la ducha, asustándose ambos mutuamente.

Brandon, que ignoraba que su hermana tenía una llave, discute con ella por su forma de actuar, sintiéndose incómodo por el hecho de que ella no se cubra mientras hablan.

Más tarde y mientras está en la cama la escucha hablando con alguien por teléfono, al que le asegura que lo desea y que lo quiere repitiendo una y otra vez mientras llora que hará lo que sea, diciéndole que no hay nadie más, ni necesita a nadie más, asegurando que se siente fatal.

Pese a ello, por la mañana ella parece contenta al levantarse y le cuenta que tiene un par de actuaciones y le pide permiso para quedarse allí unos días, permitiéndole él que se quede, aunque debiendo dormir en el sofá.

Salen juntos y él debe apartarla del borde de las vías del metro, diciéndole ella que debería ir a escucharla, rogándole que lo haga y no como la última vez, asegurando él que irá.

En la oficina habla con David y le cuenta lo de la actuación de su hermana, apuntándose a ir con él, viendo cómo su hermana canta una versión jazzística de "New York, New York" de forma muy sensual, emocionando a su hermano y quedándose David fascinado por ella, y cuando esta termina su actuación se une a ellos, comenzando David a cortejarla bromeando y fijándose en las numerosas cicatrices que ella tiene en sus muñecas, acabando por conquistarla, asegurando que le encantaría volver a verlo, tomando champán.

En el taxi de vuelta David y Sissy, borrachos se besan y bromean, metiéndose en el cuarto de Brandon, que los escucha haciendo el amor, por lo que sale a correr para no tener que escucharlos.

Por la noche, y mientras duerme Sissy se mete en la cama con su hermano diciendo que tiene frío, siendo echada de malos modos por él.

En la oficina al día siguiente ve a David hablando con su hijo por Skype, diciéndole que su disco duro estaba lleno de películas pornográficas asegurando que alguien se metió en su cuenta y está cargándoles un montón de dinero, asegurando que debe hacerlo alguien muy enfermo, y dando casi por hecho que debió ser su becario quien lo hizo.

Mientras toma café flirtea con él Marianne, una compañera con la que saldrá a cenar esa noche, preguntándole él de dónde es, contándole Marianne que es de Brooklyn, contando él que llegó de Irlanda con su familia cuando era adolescente.

Ella le cuenta después que está separada mientras que él le asegura que no entiende el deseo de la gente de casarse, pues no cree que sea bueno estar con una persona toda la vida, contándole que su relación más larga duró 4 meses, diciéndole ella que debe intentar comprometerse.

Tras cenar caminan hacia el metro, contándole él que le habría gustado ser un músico de los 60, asegurando ella que le gusta ese momento y ese lugar.

Tras despedirse en la boca del metro él le asegura que le gustaría repetir.

Una vez en su casa comienza a masturbarse en el baño, siendo sorprendido por su hermana que entra de improviso provocando su enfado.

Luego se sienta en el ordenador donde una mujer desnuda le pregunta si es la novia de Brandon y le dice que sabe lo que a él le gusta mientras comienza a tocarse, cerrando él el ordenador al escucharla, marchándose su hermana.

Durante su ausencia él tira las decenas de revistas y videos que tenía escondidos por todas las partes de su casa, tirando incluso su ordenador a la basura.

A la mañana siguiente cuando llega al trabajo se dirige a Marianne, a la que besa apasionadamente, llevándola tras ello a un hotel, aunque pese a todos los esfuerzos de ella no consigue que él tenga una erección, por lo que la muchacha acaba marchándose triste.

Poco después, y en la misma habitación Brandon hace el amor con una prostituta contra el cristal, igual que vio a una pareja haciéndolo la noche anterior.

Cuando regresa a su casa le pregunta a su hermana por qué se acuesta con su jefe, advirtiéndole que este tiene familia.

Le pide tras ello que busque otro sitio donde vivir, pues se siente acorralado con ella, preguntándole ella porqué está siempre enfadado, y diciéndole que no tiene dónde ir y que como hermano debe cuidar de ella, a lo que él alega que debe cuidarse sola igual que hace él, pues su presencia no supone ninguna ayuda para él, sino que por el contrario es una carga, ya que ni siquiera limpia lo que ensucia.

Ella le dice que si se va no volverá a saber nada de ella, lo cual es muy triste.

Vuelve a echarle en cara que se acueste con su jefe, ante lo que ella le dice que él no tiene ninguna autoridad para darle lecciones de sexo.

Finalmente él decide marcharse y le pide a ella que se vaya, ante lo que ella le pregunta si no volverá a saber más de él, a lo que no le responde.

Brandon viaja en el metro y lleva heridas en la cara.

Recuerda que estaba en un bar cuando vio que se acercaba una muchacha a la barra. Ella le sonrió y lo saludó, invitándola él a ir a otro sitio, aunque entonces ve que hay otro hombre esperándola, preguntándole si él se lo come y asegurándole que a él le gusta hacerlo, tras lo cual introduce su mano en su vagina mientras le dice que quiere meter su lengua dentro de ella, chupando tras ello los dedos que antes introdujo en su vagina.

Al ver a la chica con él su novio se acerca a la barra, diciéndole que le estaba proponiendo a su novia acostarse con ella y hacer sexo anal, para finalmente eyacular sobre su boca, asegurando ella que es una broma, ante lo que él le acerca su mano al novio a la nariz para que compruebe que tocó su vagina.

Cuando sale del bar el novio le da una paliza y le escupe.

Sale tras ello del bar e intenta pasar a una discoteca, impidiéndole la entrada el encargado de seguridad.

Acude a un club gay en cuyos reservados ve a diversas parejas haciendo el amor, acercándose hasta él un hombre que se abalanza sobre él, haciéndole una felación.

Al salir escucha en el buzón de su móvil a Sissy que le dice que tiene que hablar con él y que lo necesita, aunque en vez de ello acude a un piso donde hace el amor con dos prostitutas de forma compulsiva.

Sube tras ello al metro para regresar a su casa, si bien cuando va a llegar a la estación el tren se para, sonando entonces un mensaje en el que señalan que el tren debe ser desalojado debido a que se está llevando a cabo una actuación policial.

Al salir a la calle llama a Sissy, pero salta su contestador.

Asustado corre hacia su casa encontrando a su hermana en el baño con las venas cortadas y en medio de un charco de sangre.

Desesperado aprieta sus muñecas tratando de evitar que siga sangrando, tras lo cual pide ayuda por teléfono mientras trata inútilmente de reanimarla.

Ya en el hospital permanece sentado junto a la cama donde ella convalece, observando sus brazos llenos de numerosas cicatrices de otros intentos de suicidio anteriores, despertándose su hermana mientras le acaricia el brazo.

Cuando sale del hospital no puede evitar llorar amargamente sentado en el suelo.

De nuevo en el metro vuelve a coincidir con la mujer en la que ya se fijó y a la que trató de perseguir días antes, y que esta vez se le insinúa más claramente, observando que lleva anillo de casada, pero esta vez no se levanta tras ella.

Calificación: 3