Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Shutter Island

Shutter Island (2009) * USA

          También conocida como:
                    - "La isla siniestra" (Hispanoamérica)

Duración: 139 min.

Música: Varios

Fotografía: Robert Richardson

Guión: Laeta Kalogridis (N.: Dennis Lehane)

Dirección: Martin Scorsese

Intérpretes: Leonardo DiCaprio (Teddy Daniels), Mark Ruffalo (Chuck Aule), Ben Kingsley (Dr. John Cawley), Max Von Sydow (Dr. Naehring), Michelle Williams (Dolores Chanal), Patricia Clarkson (Rachel), Jackie Earle Haley (George Noyce), Emily Mortimer (Rachel), Ted Levine (Warden), John Carroll Lynch (Warden McPherson), Elias Koteas (Andrew Laeddis).

En 1954, los agentes judiciales Teddy Daniels y Chuck Aule son enviados al Hospital Ashecliffe, una institución mental para criminales situada en Shutter Island, para investigar la desaparición de Rachel Solando, una psicópata que había matado a sus cuatro hijos.

A cargo de los enfermos está el Dr. John Cawley, con el que trabaja el Dr. Naehring, de origen alemán, que le hace recordar a Daniels las terribles imágenes vistas al entrar en el Campo de Concentración de Dachau, donde fue testigo del intento de suicidio del oficial alemán a cargo de la institución y al que dejó morir lentamente.

Esa noche sueña con Dolores, su mujer, a la que perdió tras el incendio de su casa. Ella le dice que Rachel sigue allí. Luego la ve quemarse y convertirse en ceniza.

Tratando de buscar alguna pista, tras interrogar a algunos enfermos, van al cementerio, donde les sorprende una virulenta tormenta que les obliga a refugiarse en un viejo caserón.

Allí se sincera con Aule. Le cuenta que se ofreció voluntario para ir allí porque cree que está Andrew Laedis, el pirómano que quemó su piso. Cree que allí experimentan, valiéndose de antiguos doctores nazis, con las mentes de los internos.

Le cuenta que lleva sobre su conciencia el asesinato de los soldados a cargo del campo de Dachau cuando vieron, horrorizados, las barbaridades que habían cometido con los presos.

De regreso al hospital se enteran de la aparición de Rachel Solando, junto al faro, y la interrogarán, aunque debido a su estado mental no pueden aclarar nada.

Esa noche vuelven sus pesadillas en las que mezcla Dachau con Laedis, y a una de las muertas allí con la Rachel Solando a la que él ayuda a tirar a sus hijos al lago tras matarlos.

Una virulenta tormenta hace que falle el sistema eléctrico, consiguiendo escapar de sus celdas algunos internos del pabellón C, el de los más peligrosos, momento que aprovechan Daniels y Aule, vestidos de celadores, para colarse en él tratando de encontrar a Laedis.

No encuentra a este, pero sí al preso que le puso sobre la pista de lo que allí hacían, llegando a la conclusión, tras hablar con él, de que los experimentos se realizan en el faro.

Decide ir hasta allí pese a lo complicado de la travesía, pasando la noche en una cueva donde está una mujer que afirma ser la verdadera Rachel Solando, que le cuenta que era siquiatra y que, por no estar de acuerdo con los métodos de los demás tuvo que escapar para no convertirse en una interna más.

Al día siguiente llegará al faro tras distraer la atención del personal haciendo explotar un coche, aunque no encuentra allí ningún quirófano, solo un despacho donde le espera el doctor Cawley. Este le cuenta que él no es Teddy, sino Laedis. Un interno al que permitieron llevar a cabo sus fantasías durante dos días para tratar de evitar que lo lobotomizaran, pues estaban seguros de que si conseguían enfrentarlo a sus pesadillas recuperaría la razón.

Dolores era realmente Rachel Solando, una mujer maniaco-depresiva con tendencia al suicidio, al que él dejaba sola a menudo para beber debido a sus traumas de guerra, llegando a quemar ella misma su casa, pese a lo cual no la internó sino que la llevó a vivir a otro lugar, encontrándose un día al volver de trabajo con que había matado a sus tres hijos, arrojándolos al lago, tras lo cual, y debido a la ira acabó él mismo con ella.

El tratamiento da sus frutos y él recuerda todo. Aunque al día siguiente parece haber vuelto a sus fantasías, por lo que deciden lobotomizarlo, aunque antes le dice a Aule, en realidad su siquiatra, que quizá es mejor morir como un hombre bueno que vivir como un monstruo.

Calificación: 3