Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Sicario
Sicario

Sicario (2015) * USA

          También conocida como:
                    - "Tierra de nadie: Sicario" (México)

Duración: 121 min.

Música: Jóhann Jóhannsson

Fotografía: Roger Deakins

Guión: Taylor Sheridan

Dirección: Denis Villeneuve

Intérpretes: Emily Blunt (Kate Macer), Benicio del Toro (Alejandro), Josh Brolin (Matt Graver), Victor Garber (Dave Jennings), Jon Bernthal (Ted), Daniel Kaluuya (Reggie Wayne), Maximiliano Hernández (Silvio), Jeffrey Donovan (Steve Forsing), Julio Cedillo (Fausto Alarcón), Raoul Trujillo (Rafael), Bernardo P. Saracino (Manuel Diaz), Lora Martínez (Jacina).

Sicario proviene de los zelotas de Jerusalén, fanáticos asesinos que cazaban a los romanos que habían invadido su patria. En México un sicario es un asesino a sueldo.

Chandler. Arizona. Un grupo de agentes del SWAT rodea una casa mientras otro grupo, a bordo de una tanqueta arremete contra la casa derribando su pared, tras lo cual los agentes salen y detienen a una persona que estaba viendo la televisión, tras lo que se disponen a explorar el resto de las habitaciones, todas vacías menos una en la que entra Kate Macer, la agente al mando del operativo entra en una donde le dispara un tipo en calzoncillos, aunque la agente consigue esquivar el disparo, acabando ella con el agresor, para preguntarse después por qué disparó si no tienen a nadie secuestrado.

En ese momento entra un compañero del F.B.I., Reggie Wayne que observa el impacto que el disparo del hombre dejó en la pared descubriendo tras una primera placa de yeso los cuerpos sin vida de varias personas con las cabezas introducidas en bolsas de plástico y atadas, lo que hace que buena parte del equipo tenga que salir a vomitar.

Los agentes examinan la casa palmo a palmo, informando a su superior, Dave Jennings que han encontrado 15 cadáveres en el pasillo y 20 en el dormitorio y que les falta comprobar el ático y los cimientos.

Jennings le pregunta a Kate si es una de las casas de Manuel Díaz, respondiendo ella que no pueden relacionarlo, pero que seguro que lo es.

Otros dos agentes inspeccionan un cobertizo anexo a la casa donde descubren una trampilla y piden las tenazas para poder abrirla.

Al escuchar que han encontrado algo, Kate decide salir para ver de qué se trata, viendo cómo en ese momento la caseta salta por los aires hecha pedazos.

La fuerza de la explosión la aturde, viendo cuando se incorpora y entre la nueve de polvo a algunos compañeros heridos y los restos de una mano arrancada.

Ya en su casa, Kate se ducha y se cura una pequeña herida de la cabeza antes de acudir con Reggie a una reunión con su jefe y otros superiores.

Allí ven cómo la televisión informa del hallazgo de 42 cadáveres y la alarma de que en Phoenix, dentro de territorio estadounidense ocurra algo así, sin que nadie se percatara.

Dentro, Jennings destaca ante sus compañeros que Kate lidera el equipo antisecuestros y lleva ya cinco tiroteos asegurando sus jefes que ni siquiera pestañeó en su último trabajo, señalando respecto de Reggie que tiene un gran cerebro, que sirvió en Irak y estudió Derecho, aunque solo lleva 18 meses con ellos, señalando uno de los asistentes, Matt Graver que no quiere abogados, solo a la chica.

Reggie se pregunta qué hacen allí y le pregunta a Kate si fue todo legal en su actuación.

Hacen pasar a Kate a la que le preguntan lo que sabe sobre Manuel Díaz, señalando que sabe que su empresa tiene cerca de 80 propiedades embargadas, aunque tiene otras legales, creyéndose que tiene vínculos con un cártel mexicano.

Le explican que Díaz trabaja para el cártel de Sonora y es su miembro más antiguo en Estados Unidos, hablándole de su hermano Guillermo, cuya existencia Kate ignoraba, indicándole que son primos de Fausto Alarcón, el número tres del cártel de Sonora, aunque nadie sabe quién es en realidad.

Ella les hace ver que no trabaja en narcóticos, sino en la brigada antisecuestros.

Graver le pregunta si está casada y si tiene hijos, respondiendo ella que está divorciada y que no tiene hijos, tras lo cual le piden que espere fuera, aunque la vuelven a llamar poco después para indicarle que Justicia desea contratar agentes especializados en cárteles para capturar a Manuel Díaz.

Matt Graver, que observa va en chanclas, es quien liderará el equipo, pidiéndole a Kate que actúe como enlace, pues necesitan un agente con experiencia táctica, por lo que le piden que se presente voluntaria para un equipo especial inter agencias, diciéndole que irán en dos días a entrevistar a Guillermo, el hermano de Manuel Díaz.

Ella pregunta antes de decidirse si podrán cazar a los responsables de lo que encontraron ese día, respondiéndole Graver que en efecto, encontrarán a los verdaderos responsables, ante lo que Kate acepta.

Nogales, México. Un niño despierta a su padre para que lo lleve a jugar al fútbol, saliendo poco después su padre vestido de policía.

Kate llega con Reggie a la base Luke de las fuerzas aéreas estadounidenses, aunque a Reggie no le permiten entrar y debe marcharse dejándola sola.

Una vez allí la llevan hasta un avión donde es recibida por Matt, sorprendiéndose ella de que Defensa ponga a su disposición aviones privados.

Sin explicarle nada Matt se acuesta, entrando en el avión otro hombre, Alejandro, que le pregunta si ha estado alguna vez en Juárez, asombrándose ella que pensaba que iban al Paso, aunque no le explica nada más, diciéndole Alejandro que se limite a observar de momento.

Les espera Steve Forsing, que les lleva hasta una base militar en El Paso donde hay una reunión en que les explican cómo llevarán a cabo la operación de recogida de Guillermo en Juárez, donde tendrán la colaboración de los federales mexicanos que los acompañarán hasta el juzgado donde lo tienen retenido, recalcándoles que es un objetivo de riesgo en que correrán graves peligros, sobre todo durante el intercambio o en la frontera a la vuelta, recordándoles que entre los federales mexicanos puede haber algún asesino, interviniendo policía, federales tejanos y soldados en la operación.

Al término de la reunión, Kate le pregunta a Alejandro si trabajó en Juárez, respondiendo él que fue fiscal en México y que él proviene de Cartagena, en Colombia.

Matt le dice que siga las órdenes de Alejandro, señalando ella que no está autorizada a recibir órdenes de Alejandro, y menos en México, señalando él que entonces se quede.

Una caravana de coches policiales se dirige a Juárez, "la Bestia", cruzando sin dificultades la frontera que en sentido contrario padece enormes atascos, uniéndoseles poco antes de entrar en la ciudad la policía federal mexicana que los escoltará.

Ya en la ciudad se topan, al pasar junto a un puente con que del mismo cuelgan cuatro cadáveres desnudos y decapitados.

De pronto la caravana debe parar, pues se escuchan disparos a lo lejos, debiendo cambiar de ruta para evitarlos y llegar al juzgado, donde, mientras esperan Alejandro le asegura que no ocurrirá nada allí y que de ocurrir será en la frontera, aconsejando a Kate que tenga cuidado con la policía estatal.

Realizada la recogida sin incidentes, inician el camino de regreso viendo cómo una vez en la aduana les despejan el tráfico para que vayan más deprisa, si bien el puente es un auténtico embudo y deben soportar el atasco, vigilantes, fijándose especialmente en un coche rojo y en otro verde, cada uno de ellos con cuatro hombres, observando que en el verde uno de ellos lleva un arma.

Varios de los policías salen del coche dispuestos a impedir los ataques rodeando a los dos coches y conminándoles a dejar sus armas, acabando con ellos al ver que no lo hacen, aunque Kate no abandona el coche como le dijo Alejandro, viendo cómo acaban también con los hombres del coche verde mientras ella ve por el retrovisor cómo un policía mexicano le apunta, dándole tiempo a agacharse y a acabar con él mientras los policías detienen a otros sospechosos antes de que les despejen el carril.

Kate llega a la base presa de un ataque de nervios no pudiendo entender que se pusieran a disparar en medio de un montón de civiles, asegurando que ella no es militar y no se dedica a eso, a lo que Matt le dice que ya le advirtió de que podía quedarse y le pide que absorba todo lo que vea y aprenda.

En la base tienen a Guillermo en un cuarto atado a una silla y le obligan a tomar agua para llenarle la tripa, asegurando cuando entra Matt que no hablará con él.

Fuera Alejandro habla con un hombre que le dice que ahora ya no vive en Juárez, sino en Monterrey, que es más tranquilo, y que dice lamentar lo ocurrido durante la vuelta aunque hizo lo que pudo, diciéndole que existen rumores de la existencia de un túnel, que sería la mejor forma de entrar, aunque deben darse prisa, pues durará solo 3 días.

Se dispone tras ello a entrar con él a interrogar al detenido, aunque Alejandro le disuade diciéndole que le será mejor decir que no vio nada si ocurre algo, dirigiéndose tras ello Alejandro a la sala de interrogatorios con una garrafa de agua.

Cuando llega ante el detenido, que lo llama Medellín se orina sobre él, mientras Kate, fuera, trata de asimilar lo vivido ese día.

Está anocheciendo y un hombre le dice que si le gustan los fuegos artificiales lo siga, subiendo hasta el techo de una de las instalaciones militares, desde donde se escuchan tiroteos, viendo el intercambio de disparos y explosiones en la cercana Juárez.

Terminado el día, Matt, Alejandro y Kate salen al encuentro de Reggie, que fue a recogerla y que debe llevar a los tres hasta Tucson.

Cuando bajan, Reggie le pregunta qué ocurrió en El Paso, contándole ella que en realidad estuvieron en México.

Se dirige tras ello hasta un hangar de autobuses lleno de mexicanos retenidos al cruzar la frontera, vigilados por policías y militares, señalando Alejandro que solo desean hablar con los capturados en la zona de Nogales, diciendo que los demás pueden irse.

Reggie le pregunta a Kate qué buscan, diciendo ella que no tiene respuestas, decidiendo él preguntarle directamente a Matt, asegurándole que quiere saber el objetivo o se marcha, a lo que Matt le responde que puede hacerlo, diciendo Kate que también se irá ella, decidiendo explicarles que tratan de averiguar dónde está un túnel del que les habló Guillermo, que señalan colaboró al no tener otra elección, pues si regresa a México sabe que será hombre muerto.

Reggie insiste, y le explican de que lo que tratan de conseguir es hacer el mayor ruido posible para que Manuel Díaz tenga que ir a México a ver a su jefe, Fausto Alarcón, el verdugo bajo cuyas órdenes, o con su conocimiento, mueren cada día varias personas.

Les dejan tras ello ir a descansar.

A la mañana siguiente Reggie la espera de nuevo y le dice al verla que debe cambiar de sujetador y comprarse algo más sexy, señalando ella que no lo necesita, pues hace mucho que nadie la ve así, diciéndole Reggie que tenga cuidado con Matt, señalando ella que con lo que hacía antes ni siquiera les hacían cosquillas a los asesinos.

Van tras ello a buscar a Matt y Alejandro, que están preguntando a algunos de los mexicanos, que les indican una zona, las Pajaritas, donde señalan que solo las "mulas" y los "pollos" cruzan por allí, y que la entrada del túnel está detrás de un coche viejo.

Le piden a Kate que contacte con los SWAT de Phoenix y montan un dispositivo en el banco donde ingresan para blanquear el dinero de Díaz, deteniendo a una pareja en cuyo poder encuentran enormes fajos blanqueados, ordenando que congelen las cuentas en que se ingresó el dinero, pensando Kate que eso les servirá para montar un caso por lo que desoye la petición de Matt de que no entre en el banco.

Interrogan al director que señala una serie de cuentas de Manuel Díaz donde hacen ingresos diarios de 9.000 dólares para que no deban notificarlo y les muestra que tiene una línea de crédito de 17 millones, y como su saldo es negativo no tienen que dar cuenta a ninguna autoridad.

Cuando vuelve junto a Matt este le dice que no servirá de nada lo del banco y que con el tiempo tendrán que devolver el dinero, y que el objetivo de la actuación era conseguir que llamen a Manuel Díaz a México, señalando ella que lo deben detener ya, pues en México no tienen jurisdicción.

En su casa, Manuel Díaz recibe una llamada.

Kate y Reggie deciden ir a hablar con su superior, Dave Jennings al que le habla del asunto haciéndole ver que durante 5 años se han depositado 9.000 dólares diarios en la cuenta de Díaz, señalándole Jennings que, aunque eso es sospechoso, no es ilegal, diciéndole ella que desea trabajar siguiendo los protocolos, ante lo que Jennings le dice que procesaron por delitos de droga el último año el doble de casos que los dos años anteriores juntos, y le pregunta si lo ha notado en las calles, debiendo reconocer ella que no, explicándole su jefe que un grupo como el que han montado se forma por gente de altas esferas elegidos de forma democrática y que no debe temer que se estén pasando de la raya, pues esa raya se ha movido.

Cuando salen de allí va con Reggie a beber, sin saber que Alejandro los vigila.

En el Wild Pony y mientras beben, Reggie le insiste en que debe pulir su higiene, pues apenas se cambia de camiseta, está adelgazando y no se depila las cejas.

Se acerca entonces a su mesa un tipo que conoce a Reggie, Ted, de la policía de Phoenix, que les invita a otra cerveza y al que ella, que lo vio antes en la barra dice recordar de un partido de softball que jugó con Reggie.

Con él y con otra chica que se une al grupo ríen y bailan, yendo Kate luego con Ted a su casa, donde se besan apasionadamente, aunque antes de acostarse él deja sus llaves sobre la mesa, observando Kate junto a estas una de las gomas con las que la gente de Manuel Díaz ata su dinero, aunque entonces también él se da cuenta de que lo ha visto y cuando ella corre a buscar su pistola la retiene e inmoviliza apretando fuertemente su cuello mientras le dice que es culpa suya, salvándola Alejandro, que aparece y apunta a Ted a la cabeza.

Poco después llega Matt, al que Kate le dice que la usó como cebo, diciéndole él que lo hizo ella sola, pues él le advirtió de que no entrara en el banco, aunque él le sugiere que diga que lo planeó ella y lo llevó hasta su casa, felicitándose seguros de que gracias a eso llamarán pronto a Manuel a México.

Reggie, ya con ella se siente fatal, pues asegura que pensaba que Ted era colega.

Este es interrogado por Matt y por Alejandro, que le amenazan con publicar la dirección de su ex mujer en Internet, y ofreciéndole protección para su hija si colabora cuando le preguntan cuántos agentes tienen trabajando en el cuerpo.

Alejandro vuelve a ver a Kate, que se siente mal por haber estado a punto de acostarse con su asesino, diciéndole él que debería haberlo matado, diciéndole que no era un asesino y que solo quería información, diciéndole él que le recuerda a alguien muy especial para él, tras lo cual le pide que descanse, pues está seguro de que al día siguiente llamarán a Manuel Díaz y les harán daño.

Silvio, el policía mexicano es despertado por su hijo que le pide que le acompañe a jugar al fútbol ya que no tiene que trabajar hasta la noche.

Kate y Reggie van hasta el motel desde donde Alejandro y Matt con un grupo de expertos coordinan su actuación, señalando, una vez descubierta la entrada secreta del túnel, que van a salir de caza, pues como esperaban, llamaron a Manuel Díaz de México.

Les dicen que no esperan que haya más de una docena de matones en el túnel, añadiendo que utilizan policías mexicanos para realizar el transporte, por lo que si se encuentran a alguno en el túnel deben considerarlo enemigo.

El objetivo es entrar y salir dejando un agente de contacto y creando una distracción.

En las pantallas y a través de las imágenes de satélite ven que Manuel Díaz sale y se dirige a su coche.

Reggie se queja de que participen los de operaciones especiales y ellos, no, señalándole Matt que no van preparados, quejándose Reggie de que no los avisaran, reprochándoles Matt que el día anterior fueran a "papi" llorando a contarle cosas que no quieren que "papi" sepa, aunque como tienen sus trajes en el coche les dejan ir, aunque les pide que no estorben, preguntándose Kate para qué van entonces, respondiéndole Matt que la CIA no puede operar dentro de las fronteras sin una agencia con jurisdicción, aunque le dice que además si encuentran drogas podrán confiscarlas.

Reggie le propone marcharse, pero Kate dice que quiere saber para qué los utilizan.

Silvio carga con paquetes de droga el maletero de su coche patrulla en un almacén mientras la caravana parte hacia el túnel en el que deben entrar en cuanto lleguen.

Fuertemente armados y pertrechados y con cámaras de visión nocturna se dirigen hacia el túnel, pidiéndoles a Reggie y Kate que se mantengan detrás y procuren no disparar para no alcanzar a ninguno de los hombres de las fuerzas especiales.

Una vez en la boca del túnel Alejandro les pide que no le sigan a él y Matt ordena disparar a matar.

Acaban sigilosamente y valiéndose de un cuchillo con los dos primeros vigilantes antes de llegar a una zona bien iluminada, donde ya comienzan los disparos.

Como se le encasquilla el arma, Kate se queda rezagada viendo cómo mientras todos giran hacia la izquierda Alejandro continúa sólo, decidiendo ella seguirlo con su pistola.

Al final del túnel hay una nave donde Silvio se afana en vaciar el maletero, observando cómo de pronto se apaga la luz del túnel y se escuchan disparos.

El hombre que le ayudaba amenaza a Silvio pidiéndole las llaves del coche cuando una bala proveniente del arma de Alejandro acaba con este y coge a Silvio como rehén, siendo sorprendido por Kate, que le pide que deje al policía y se aleje de él, aunque Alejandro no solo no le obedece, sino que le dispara dejándola tirada en el suelo tras lo que le dice que no vuelva a apuntarle y que cuando recupere el aliento regrese al túnel, no pudiendo evitar que Alejandro se marche con el policía, recibiendo por el camino información de por dónde va circulando el coche de Manuel Díaz.

Cuando el resto de los que participaron en la operación salen felices afirmando que fue todo muy limpio Reggie pregunta por Kate, sin que nadie sepa dónde está, por lo que deciden regresar al túnel, viendo cuando lo van a hacer cómo sale esta, que se dirige sin mediar palabra a Matt al que le da un puñetazo, viendo cómo este le devuelve el golpe, saliendo Reggie en su defensa, aunque es reducido por otros soldados mientras Matt se lleva por la fuerza a Kate aparte y la inmoviliza diciéndole que se equivocó de túnel y vio lo que no debía.

Ella le pregunta qué es Medellín, ya que escuchó a Silvio, el policía pronunciar esa palabra cuando fue retenido por Alejandro, señalando que Medellín se refiere a una época en la que había un solo grupo que dominaba el mercado de la droga y había cierto orden, que asegura que es lo máximo a lo que pueden aspirar y que lo que vio ella es a Alejandro tratando de restablecer dicho orden.

Ella le dice que entonces que Alejandro trabaja para dicho cártel, la competencia, respondiéndole Matt que Alejandro trabaja para que cualquiera que le ayude a acabar con las personas que le cortaron la cabeza a su mujer y lanzaron a su hija a un tanque de ácido.

Kate le dice que no pueden actuar así y que ella no les ayudará a ocultarlo.

Entretanto, al otro lado del túnel el coche que lleva a Alejandro se acerca al de Manuel Díaz, haciendo Alejandro que el policía encienda las sirenas obligándolo a parar y pidiéndole por el altavoz que baje del coche, y, una vez abajo que se levante la chaqueta y se dé la vuelta, preguntando entonces Manuel Díaz si sabe quién es, respondiéndole el policía que si no le obedece lo matará, tras lo que le pide que tire la pistola.

Alejandro le después a Silvio que salga también del coche, disparándole cuando lo hace, preguntándole Díaz si no sabe que es un jefe.

Alejandro le responde que sabe quién es y que además le va a ayudar a ver a su jefe, asegurándole que si trata de hacer algo, sus hijas serán violadas por 20 mamarrachos.

Continúan su camino hacia la mansión de Alarcón, donde, tras acabar con el primer vigilante que acababa de dar el visto bueno, Díaz se pregunta qué le pasará a él.

En la puerta principal les esperan tres hombres armados, que se acercan al coche al ver que la garganta de Manuel está sangrando, no pudiendo ver cómo surge desde atrás, al haberse bajado antes de llegar allí, Alejandro, que acaba con los tres.

El encargado del satélite le informa de que faltan 6 aun y acaba con el primero, que estaba desprevenido y continúa su camino viendo que los demás son una cocinera y Fausto, su mujer y sus dos hijos que cenan tranquilamente en el porche.

Alejandro se acerca hasta ellos y se sienta al otro lado de la mesa amenazando con matar a los niños, diciéndole a Fausto que cada noche hace que mueran familias y sin embargo él está allí tranquilamente cenando, diciéndole este que si cree que la gente que le envía a él es diferente, pues, le asegura, aprendieron de ellos, y tras decir "el afligido abogado" le pregunta si cree que su mujer estaría orgullosa al ver en qué se ha convertido, diciéndole él que no se olvide de su hija, a lo que el narco le responde que no fue personal, señalando Alejandro que para él sí.

El narco le pide que no lo haga delante de sus hijos, asegurando Alejandro que va a conocer a Dios, acabando sin pestañear con su mujer y los niños para finalmente dispararle a él.

En su apartamento Kate sale a la terraza para fumar, cuando escucha un ruido dentro, entrando cautelosamente y con cierto miedo, para encontrarse sentado en su cocina a Alejandro, que con su pistola en la mano le pide que se siente, diciéndole que parece una niña asustada y que le recuerda a la hija que le arrebataron.

Le presenta tras ello un papel que le pide que firme, explicándole que en él reconoce que todo lo hicieron con arreglo a la legalidad.

Kate le dice que no puede firmarlo y llora, insistiendo él en que lo haga, poniendo su pistola en la barbilla, asegurándole que se tomaría como un suicidio, logrando finalmente que firme.

Antes de marcharse le recomienda que se mude a un pueblecito donde todavía se cumplan las leyes, pues no es un lobo y está en tierra de lobos y allí no sobrevivirá.

Cuando se marcha ella recoge el arma que él había desmontado y le apunta con ella desde su balcón mientras lo ve alejarse.

Alejandro se queda mirándola fijamente y sin temor, observando cómo la mano de ella comienza a temblar para acabar bajando el arma, tras lo cual él se aleja sin temor.

En México, el hijo de Silvio observa la cama de este, ahora vacía, siendo su madre quien lo acompaña a jugar al fútbol.

Durante el partido se escucha una explosión y tras ello disparos. Durante un momento todos miran, aunque enseguida continúan jugando sin hacer más caso.

Calificación: 3