Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Siete mesas (de billar francés)

España (2007) *

Duración: 113 min.

Música: Pascal Gaigne

Fotografía: Ángel Iguácel

Guión: David Planell y Gracia Querejeta

Dirección: Gracia Querejeta

Intérpretes: Maribel Verdú (Ángela), Blanca Portillo (Charo), Jesús Castejón (Antonio), Víctor Valdivia (Guille), Enrique Villén (Tuerto), Raúl Arévalo (Fele), Ramón Barea (Jacinto), Lorena Vindel (Evelin), Natalia Mateo (Julia), César Cambeiro (Mouriños), José Luis García Pérez (Fran), Amparo Baró (Emilia).

Ángela y su hijo Guille viajan a la gran ciudad ante la repentina enfermedad de Leo, padre de ella y abuelo del chaval, aunque cuando llegan, poco después del caluroso amanecer de un día de verano, Leo acaba de morir.

Y será Charo, pareja del difunto, la que ponga a Ángela al corriente de la ruina del negocio paterno: un local en el que se alinean siete mesas de billar francés y que, con el paso de los años, fue perdiendo lustre, clientela y dinero. Para Charo, la única solución ante la deuda es vender.

De regreso a su casa, se encuentra con otra desagradable sorpresa. Un amigo policía, y compañero de Antonio, su marido, le dice que este se encuentra en situación de busca y captura debido al descubrimiento de que durante años ha estado desviando fondos hacia sus cuentas. Y le cuenta además que Antonio tenía otro hijo, poco mayor que Guille, cuya existencia desconocían.

A partir de esta dolorosa noticia, Ángela decide salir adelante y reconstruir su vida. Y por ello lo primero que decide es regresar a Madrid y emplear sus ahorros en volver a poner en marcha el viejo local que regentaba su padre.

Pide ayuda para ello a Charo y a Evelin, una hondureña que fue la última empleada de su padre.

Charo rechaza en principio la invitación, al haber conseguido un puesto de trabajo en el peaje de una autopista, aunque su temprano despido por discutir con el encargado la obligará a replantearse la oferta y regresar, pero como socia.

Ángela pretende además montar un equipo como el que en su día formó su padre, contando para ello con Antonio, el mejor amigo de este, propietario de una zapatería, y pretendiente de Charo, el Tuerto, y Jacinto, en el antiguo equipos solo un sustituto y Fele, su sobrino, que se dedica a pintar y que está enamorado de Evelin, pese a saber que está casada y que manda dinero a su marido para que venga a España.

Poco a poco van sacando adelante el billar mientras preparan la competición con ciertas dificultades.

Y entonces el Tuerto, que va perdiendo la vista del otro ojo se marcha llevándose el dinero que habían preparado para acudir a la competición.

Entonces le piden a Ángela que sea valiente y rompa con el mito de su padre siendo ella la que juegue, como debió hacerlo en la famosa partida del Praga, cuando su padre no la dejó hacerlo pese a su habilidad.

Ángela finalmente acepta y va a jugar con ellos, mientras su marido decide entregarse en vez de huir a Sudamérica como había pensado en un principio, con la esperanza de que ella y su hijo lo esperen.

Calificación: 3