Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Sin hijos
Sin hijos

Argentina / España (2015) *

Duración: 100 min.

Música: Darío Eskenazi

Fotografía: Félix Monti

Guión: Mariano Vera (Argumento: Pablo Solarz)

Dirección: Ariel Winograd

Intérpretes: Diego Peretti (Gabriel Arnaldo Cabau), Maribel Verdú (Vicky), Guadalupe Manent (Sofía), Martín Piroyanski (Keko), Horacio Fontoya (Oscar), Marina Bellati (Leticia), Guillermo Arengo (José), Pablo Rago (Sebastián), Jorgelina Aruzzi (Gina), Erika de Sautu Riestra (Rosalía), Lucía Maciel (Mabel).

Un joven acude a renovar su pasaporte, y cuando dice su nombre, Gabriel Arnaldo Cabau, la mujer que está a su lado, Victoria (Vicky), se sorprende por la coincidencia, ya que estudiaron juntos.

Él le pregunta por su hermana, y ella a su vez le pregunta si su abuelo sigue con la tienda de música, diciéndole él que trabaja allí aunque momentáneamente, pues está a punto de acabar Arquitectura, quedándole solo 3 asignaturas.

Ella le dice entonces que le gustaba muchísimo.

Le cuenta tras ello que estuvo haciendo fotos en la Patagonia para un libro durante varios años, aunque ya se cansó y ahora desea comprar un coche e ir a Jujuy y Salta hasta llegar a Panamá, adonde irá sola, proponiéndole que se vaya con ella, dándole 10 días, que es lo que le falta para salir para que se lo piense, dándole su teléfono.

Pero tras el encuentro Gabriel va a recoger a su mujer, embarazada, que lo esperaba.

Nueve años después Gabriel sigue trabajando en Cabau's, ofreciendo una entrevista en que cuenta que la tienda de música la inauguró su abuelo que era lutier y se especializó en la fabricación de violines, aunque hacía también guitarras hasta que falleció 9 años atrás, siguiendo él con el negocio familiar que amplió, aunque cuenta que él es arquitecto, aunque le siguen faltando tres asignaturas, como 9 años antes.

Sofía, la hija de 9 años de Gabriel y Leticia va a su clase de taekwondo, estando en las gradas ambos padres, contándole Leticia a Gabriel que se ha hecho una ecografía y que hay muchas posibilidades de que el niño que espera sea varón.

Sofía se muestra muy violenta, por lo que Leticia le pide a Gabriel que le diga algo, asegurando él que no quiere discutir y que no sabe que hace allí, pues le toca a él recoger a Sofía, señalando ella que no fue a por Sofía, tras lo que lanza un beso al profesor de taekwondo, diciendo Gabriel que hubiera sido menos doloroso si lo hubiera dejado por el profesor de música.

Una vez en su casa Gabriel y Sofía ensayan una canción con la guitarra para desesperación de su vecino que se queja del ruido que hacen, afirmando entonces Sofía que tiene miedo de que cuando salga ante sus compañeros del colegio a actuar no le salga bien, tratando de tranquilizarla su padre.

Unos días más tarde Gabriel acude a una sesión de psicoterapia junto con otras dos personas, Oscar, su padre, y Keko, su hermano, afirmando que ha ido a todo tipo de terapias desde los 14 años que fue cuando su padre lo abandonó, yendo a terapia de pareja y luego a terapia para padres separados, aunque asegura que ninguna es tan absurda como la presente, que realiza en una sala vacía sentados en una alfombra, tratando su padre de tranquilizarlo, recordándole Gabriel que él se marchó por 15 días a Panamá y regresó 15 años después, dejándolos a él y a Keko solos con su madre, diciéndole Oscar que lleva 17 años tratando de arreglarlo y es él quien no quiere escucharle, recordando que cuando regresó y le fue a pedir perdón lo echó a golpes, lo mismo que hizo cuando fue a visitarlo por su boda o cuando nació su nieta, reconociendo Gabriel que cada vez que lo ve desea golpearlo, tras lo que decide marcharse y no continuar con la sesión, preguntándole su padre cuando podrá conocer a su nieta, a lo que Gabriel le responde que nunca.

Gabriel sale a cenar con sus amigos José y Gina, encontrándose con que además han invitado a Rosalía, una amiga de Gina, diciéndole que hace ya cuatro años que su mujer lo dejó y tiene que empezar a pensar en otra mujer, pues Sofía tiene ya 9 años y pese a las advertencias de sus amigos él acaba hablando de Sofía y enseñándole a Rosalía sus fotos, hasta que su amigo le da una patada y se da cuenta de que debe dejar de hablar de su hija, aunque poco después vuelve a hablar de ella, decidiendo José darle otra patada, que por error se la da a Rosalía, siendo un fracaso la cita.

Keko le cuenta que va a hacer un viaje a un lugar de Córdoba apartado y que no aparece en los mapas, una experiencia de "sanación e iluminación", pidiéndole que hable con su padre, que está muy mal y va a salir de gira, a lo Gabriel le responde que para él su padre es como los Reyes Magos, no existe.

Y de pronto ve al otro lado del cristal de la tienda a Vicky, que entra y le encarga un tambor escuchándola hablar por teléfono primero en italiano y luego en francés, tras lo que le pregunta qué le escribiría en la nota a su esposa si le regalara el tambor, diciendo él que no tiene esposa, preguntándole entonces si no se acuerda de ella, haciéndose el sorprendido cuando ella le dice que es Victoria de 7º grado, tras lo que le pregunta qué hace esa noche, dándole una tarjeta para que vaya a una fiesta donde debe dar una contraseña para poder entrar: "Tribilin es Goofy".

Tras dejar a su hija con Leticia y "Bruce Lee", su nuevo esposo se arregla para acudir a la fiesta, repitiéndose a sí mismo que no debe hablar de Sofía.

Acude a un polígono y se adentra en una nave, donde al llamar le abre un tipo mal encarado y con una chapa en la que se pone "No kids" al que le dice que pregunta por Victoria, cerrándole el hombre la puerta en las narices, aunque luego vuelve a llamar y dice la contraseña, dejándole pasar hasta una sala donde la gente baila y bebe, y donde en efecto está Vicky, que se pone muy contenta al verle, y le presenta a unos franceses, un grupo de gente que le explica son clientes a los que ella les organiza su viaje a Buenos Aires, con comidas, fiestas, etc.

Tras bailar y divertirse juntos él le cuenta que se separó y le pregunta qué es la placa de "No kids" que lleva en su vestido, contándole ella que pertenece a un grupo de gente que tratan de no sentirse tan malas personas por no gustarles los niños, asegurando que le pasará un libro "Los niños prisión de la gente libre".

Acabarán la noche en la tienda de él, donde ella le confiesa de que le dio miedo ir a buscarlo y encontrarlo casado y con hijos, diciendo él entonces que no dijo que no tuviera hijos, y cuando está más excitado ella le hace parar para preguntarle si los tiene, diciendo él que no para poder acostarse con ella, aunque por la mañana cuando llega a su casa pisa una muñeca de su hija, lo que le devuelve a la realidad de su casa llena de juguetes infantiles.

Ya en la tienda le pregunta a Keko que le parecería si encontrara a una mujer que le gustara mucho, como su prima Mabel, si a esta no le gustasen las motos, que a él le apasionan, asegurando que por ella dejaría la moto.

Y luego insiste con Sofía mientras disfrutan en el parque de atracciones preguntándole qué haría si Miley Cyrus quisiera ser su amiga y a cambio le pidiera que renunciara a su perro, afirmando Sofía que lo haría.

Pero a pesar de ello Gabriel se siente mal y al día siguiente cuando vuelve a quedar con Vicky le dice que está deseando que lo suyo funcione y que no ha dejado de pensar en ella desde que la vio, pero que desea decirle algo importante, preguntándole ella si lo que desea contarle es que sigue casado, respondiéndole él que no es eso, tras lo que ella le cuenta que es una mujer errante y que siempre tuvo miedo a establecerse en un sitio fijo hasta que empezó a aparecer él en su cabeza y cuando pensaba en tener una casa aparecía él e hizo caso a esa señal y lo encontró.

Y tras poner su corazón sobre la mesa le pregunta qué deseaba contarle él, aunque antes de que hable le hace ver al camarero que eligieron su local porque era un sitio tranquilo sin atracciones para niños y no entiende que haya un niño que no paran de gritar y de molestar, echando en cara a sus padres que su hijo sea un maleducado y haciéndoles ver que no hay que disculparlo todo de los niños porque sean niños y que si ella decidió no tener hijos no tiene por qué aguantar a los de los demás.

Gabriel, al escucharla es incapaz de confesarle que es padre.

Y por primera vez se plantea renunciar a algunas de las cosas de su hija, como la vieja cabaña india o su enorme oso, a lo que Sofía se niega, aunque una vez que se marcha la niña, recoge todos sus juguetes y los esconde junto con todos los cuadros en un cuarto del que quita el picaporte simulando que se le rompió, borrando de la pizarra todos los dibujos y frases escritos, tras fotografiarlos para acordarse.

Todo queda preparado tras ello para recibir a Vicky, debiendo volver a colocarlo todo como estaba antes cuando se marcha Vicky a la que le dice que no podrán verse esa noche porque tiene un seminario.

Gabriel lleva a su hija a una heladería especial, adivinando la niña que si la ha llevado allí es para decirle algo, pues su madre la llevó allí para contarle que estaba embarazada, adivinando que tiene novia.

Su vida ha cambiado y debe por ello volver a replantearse con Leticia el cuidado de Sofía, pidiéndole que compartan su cuidado los fines de semana, compatibilizando razonablemente bien durante un tiempo a su novia con su hija.

Un día visitan una exposición, y mientras él hablar por teléfono con Sofía observa que Vicky está hablando con José y Gina, lo que le asusta, por lo que trata de llamar a su amigo, aunque no lo coge, saliendo fuera y viendo que se dejó el teléfono en el coche, por lo que trata de llamar su atención haciendo que salte la alarma del coche, rompiéndole sin querer la ventanilla, contándole Vicky cuando regresa que sirvió de guía a una pareja que tuvo que marcharse porque les intentaron robar el coche.

Un día, mientras está con Sofía en su casa suena el teléfono, viendo la niña que llama Vicky, preguntándole a su padre si es su novia, debiendo reconocer que sí y que está enamorado, preguntándose ella si no se lo contó porque se avergüenza de ella, debiendo contarle que su novia tiene un defecto, una fobia, a los niños, comprendiendo que le ha ocultado su existencia al ver sus cosas escondidas.

Gabriel va a hablar con José al que le cuenta su relación con Vicky y lo disgustado que está porque Sofía lleva una semana sin hablarle, haciéndole ver su amigo que la suya si es una vida dura y que no para, y que para una vez que consigue salir le rompen la ventanilla del coche.

Un día los visita Keko, que le cuenta a Vicky su proyecto de irse para desconectar, diciéndole a su hermano que vaya con él y se lleve a la niña, debiendo inventarse una excusa tras lo que Keko decide marcharse, viendo una vez en la calle que llega Sofía, por lo que llama a Gabriel a través del portero automático para avisarlo.

Gabriel baja corriendo al portal cruzándose con Sofía que entra en la casa y saluda a Vicky, mostrando que sabía de su existencia, y diciéndole a su padre cuando llega que si no va a saludar a su hermana, comentando lo diferente que está el apartamento.

Mientras Vicky baja a recoger un sushi que encargaron, Gabriel habla con su hija y le plantea que debe decirle la verdad a Vicky, afirmando Sofía que no debe hacerlo, pues leyó algo sobre las fobias y teme la reacción de Vicky, que podría ser la de atacarle a él o la de suicidarse.

Luego, durante la cena Sofía le cuenta a Vicky que su padre tuvo 9 hijos con diferentes mujeres y que ella es la menor, que su padre está en Paraguay y que su madre vuelve a estar embarazada de otro hombre, y como necesita reposo debe quedarse unos días con su hermano.

Gabriel aprovecha la oportunidad para plantearle a Vicky que quizá algún día les puede apetecer tener un hijo, ya que se llevan bien, diciendo ella que precisamente por eso no los tendrán pues si están bien solos, para qué "cagarla", pues le gusta su vida sin obligaciones y haciendo lo que le apetece sin ataduras y además, señala, luego cuando tenga 30 años le reprochará lo mal que la cuidó, añadiendo que ella siente por los niños lo mismo que los niños sienten por ella, pues la odian.

Y para demostrárselo van juntos a un parque infantil y se dirige a una niña que sin otro motivo pasa de estar jugando contenta a romper a llorar.

Él insiste pensando que fue casualidad y le pide que se dirija a un bebé, que reacciona también llorando, aunque sonríe ante la sonrisa de Gabriel.

La pareja debe convivir durante unos días con Sofía, poniéndose Vicky los cascos a todo volumen para no escuchar los ensayos de esta.

Gabriel acude de nuevo a ver a su amigo José para contarle todo, pensando este que Vicky debe tener un trauma, recordándole Gabriel que también él se queja de los niños, diciéndole José que no lo ha entendido, pues para él los niños son su vida, pues cuando una madre le fastidia llamándole por la noche, por otro lado lo convierte en un gigante capaz de calmar sus miedos.

Un día que no puede recoger a su hija debido a que tiene un problema en el puerto, donde le retuvieron los teclados, llamando a Keko, que le falla, no cogiéndole el teléfono Leticia, ni pudiendo recogerla el padre de una amigo, por lo que debe recurrir a Vicky, que tiene que ir a recoger a la niña a una fiesta de cumpleaños donde, rodeada de niñas vive un auténtico infierno.

Tampoco el camino de vuelta a casa es más agradable, pues Sofía se entretiene con cualquier cosa y va jugando, llegando Sofía a enfadarse por las continuas broncas de Vicky, por lo que comienza a correr y cruza sin mirar, estando a punto de ser atropellada, enfadándose y encarándose Vicky con el conductor por ir sin cuidado, su primer momento de empatía con ella.

Gabriel y Vicky planean un fin de semana de relax en un hotel, yendo antes a llevar a Sofía a casa de su madre, aunque cuando llegan allí se encuentran con que Leticia ha empezado el proceso de parto y deben ingresarla, por lo que no les queda más remedio que llevarse a la niña con ellos a pasar el fin de semana.

Una vez allí Sofía consigue convencer a Vicky para que juegue con ella, y pasándoselo bien, viendo por el jardín un conejito del que se enamoran ambas, y que resulta ser Nancy, propiedad de Oscar, el padre de Gabriel, al que, cuando aparece a recogerlo la niña le pregunta por qué tiene un conejo, contándoles que es mago y que actúa en el hotel, invitándolas a acudir al show.

Gabriel, sorprendido, se ve obligado a contarle a su padre su mentira, viendo como luego, cuando acuden a ver la actuación, el mago las saca a las dos como voluntarias, haciéndolas desaparecer juntas, viendo cómo Vicky se siente muy mal, ayudándole la niña enseñándola a respirar, planteándose Vicky que podrían llegar a ser amigas

Cuando se despierta Gabriel a la mañana siguiente ve que está solo y que las chicas le dejaron una nota diciendo que fueron al bosque, donde juegan al escondite, aunque Sofía se despista y se aleja demasiado, siendo atacada de pronto por un perro, llegando Vicky al escucharlo ladrar, poniéndose ella delante de la niña para protegerla, y llegando también en ese momento Gabriel, que se enfrenta al perro poniéndose él a imitar su ladrido y haciendo que el perro se marche, tras lo que abraza a la niña, que llora y lo llama papá ante el desconcierto de Victoria.

Debe explicarse luego en el hotel ante su novia mientras esta hace la maleta, tratando de hacerle entender que si no le dijo nada antes fue por miedo a perderla, aunque ella llora y dice que llevan semanas enteras riéndose de ella él, la niña y su hermano, aprovechando él para confesarle que el mago es su padre, diciéndole tras ello que, salvo por la hija él sigue siendo la misma persona, diciendo ella que se enamoró de él porque quería dejar de hacer maletas y de viajar.

Pese a todo se marcha, encontrando Gabriel a Sofía abajo hablando con el mago y contándole lo sucedido, diciéndole entonces su padre que no debe hablar con desconocidos, negándose a decirle que es su abuelo.

Deprimido por lo ocurrido permanece tumbado en su sofá sin coger el teléfono ni hacer caso a los mensajes de su hermano, a punto de salir a su viaje, ni de su hija, harta de los llantos de su nuevo hermanito.

Antes de marcharse a su viaje Keko se despide de él mostrándose agradecido por su apoyo y sus enseñanzas, y se lo dice mediante la letra de un rap, tocando luego el harpa para él como lo hacía Harpo.

Pero después de todo vuelve a hablar con su padre, al que le pide que le acompañe al día siguiente a la clase de Taekwondo de Sofía, habiendo decidido presentársela, mostrándose esta feliz al verlos juntos cuando sale de su clase.

Y será con su abuelo con quien Sofía se presente en el hotel de Vicky para preguntarle a esta si está enfadada, respondiéndole que no lo está con ella, tras lo cual Sofía le dice que su padre la añora y que él quería contarle la verdad, respondiendo Vicky que hay cosas con las que no se juegue, diciendo Sofía que si ella lo quiere como él la quiere a ella deberían estar juntos, pues le dice que ella crecerá y se irá y los dejará solos, tras lo que le hace uno de los trucos de su abuelo, sacando de su oreja un papel en que hay una anotación de la fecha, hora y lugar donde se hará el festival de rock donde ella va a actuar.

El 15 de diciembre se realiza la fiesta, pidiéndole Sofía a su padre, que tocará con ella, que la siga con la canción que ella eligió, una canción de amor que es todo un éxito, emocionando a su madre, que está viéndola junto con "Bruce Lee" y su hermanito, y a su abuelo, y a José y Gina, además de a Vicky, que observa que está viéndola también en la grada superior.

Gabriel no la ve hasta el final del concierto, sorprendiéndose mucho, ya que pensaba que se había marchado ya, diciéndole ella que lo hará esa noche.

Él entonces decide presentarse como si no se conocerán: "me llamo Gabriel Cabau, estoy divorciado y tengo una nena de 9 años y se me ocurren 10.000 razones para pedirte que no te vayas", ante lo que ella le pide que empiece a enumerarlas, pues tiene tiempo hasta las 9 que sale su vuelo.

Él le muestra entonces su pasaporte, en cuya foto sale mirando hacia su izquierda, recordándole que sale así porque estaba mirándola a ella y que desde 9 años antes cada vez que ve esa foto la ve a ella marchándose.

Ella le pide que le dé el resto de las 10.000 razones, diciéndole él que llevará a su hija a un colegio interna, lo que ella no cree, apareciendo entonces Leticia, momento en que Vicky lo besa antes de que se la presente, diciendo Vicky al ver al bebé que es precioso y se lo llevaría, ante la cara de pasmo de Gabriel.

Sofía se hace un selfie con ella mientras y le dice que miente, pues no le gustan los niños, a lo que Vicky responde que sabe disimular muy bien.

Algún tiempo después Sofía corretea por el parque con un perrito, pasando entre su madre y su hermanito junto a "Bruce Lee", su abuelo, José y Gina, hasta llegar a su padre que lee sentado en un banco mientras Vicky descansa tumbada sobre su regazo como Julia Roberts en "Notting Hill", luciendo ella una gran tripa, que desaparece cuando un niño le pide que les devuelva su balón.

Keko está repostando con su moto, camino de su retiro, cuando de pronto alguien le llama, descubriendo que se trata de su prima Mabel, de la que siempre estuvo enamorado, la cual le cuenta que está yendo a Córdoba a un lugar solitario donde no hay wifi ni nada, para desconectar.

Ella le cuenta que ya no sale con su novio, con el que tuvo un accidente con la moto, que ya no le gustan, a lo que Keko le dice que él vendió la moto, ante lo que Mabel le propone que vaya con ella de modo que podrán turnarse en la conducción, decidiendo él irse con ella dejando abandonada la moto en la gasolinera.

Calificación: 2