Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Snowden
Snowden

Snowden (2016) * USA / Francia / Alemania

Duración: 134 min.

Música: Craig Armstrong, Adam Peters

Fotografía: Anthony Dod Mantle

Guión: Kieran Fitzgerald, Oliver Stone (Libros: Luke Harding y Anatoly Kucherena)

Dirección: Oliver Stone

Intérpretes: Joseph Gordon-Levitt (Edward Snowden), Shailene Woodley (Lindsay Mills), Melissa Leo (Laura Poitras), Zachary Quinto (Glenn Greenwald), Tom Wilkinson (Ewen MacAskill), Scott Eastwood (Trevor James), Rhys Ifans (Corbin O'Brian), Timothy Olyphant (Agente Geneva), Ben Schnetzer (Gabriel Sol), Nicolas Cage (Hank Forrester), LaKeith Lee Stanfield (Patrick Haynes), Joely Richardson (Janine Gibson), Ben Chaplin (Robert Tibbo).

Dramatización de hechos reales ocurridos entre 2004 y 2013.

13 de junio de 2013. Laura Poitras documentalista y Glenn Greenwald, columnista de The Guardian esperan en un gran centro comercial y junto a la figura de un cocodrilo a alguien con quien quedaron, estando el segundo nervioso al ver que llega tarde.

Greenwald considera además que la persona a la que esperan es muy joven, por lo que duda que pueda tener el nivel de acceso que les dijo.

Poco después llega en efecto, con un cubo de Rubik en la mano el joven Edward Snowden, al que preguntan a qué hora abren el restaurante, contraseña convenida, respondiéndoles este que al mediodía, pero que la comida es un poco picante.

Les lleva tras ello hasta una habitación del hotel Mira de Hong Kong, pidiéndoles que le entreguen sus móviles, que mete en un microondas para bloquear las frecuencias.

Laura prepara su cámara para grabar la entrevista.

Se presenta como Edward Joseph Snowden, de 29 años y asesor privado para la NSA, aunque también trabajó para la CIA.

Unos años antes, en 2004 Snowden entrenaba en Fort Bening, Georgia, 2004 como miembro de las fuerzas especiales hasta que un día se cayó al levantarse y no pudo levantarse ya, diciéndole en el hospital que llevaba dos semanas caminando con las dos piernas rotas, por lo que no podrá seguir, pues cualquier pequeña caída acabaría con sus piernas, por lo que le dan la baja administrativa.

Decide intentar trabajar para la CIA, siendo sometido a un riguroso proceso selectivo, debiendo pasar la prueba del polígrafo y numerosas entrevistas, arrasando en la prueba de idiomas al dominar el mandarín y el japonés, aunque tiene el hándicap de no haber terminado el bachillerato debido a que tuvo que trabajar desde muy joven.

Pese a ello el Director Adjunto Corbin O'Brian le entrevista y le dice que las bombas no acabarán por sí solas con el terrorismo y necesitan cerebros, dándole una oportunidad.

Comienza su periodo preparatorio hablando antes de entrar a clase con el profesor Hank Forrester, al llamarle atención las máquinas criptográficas como Enigma y su sucesora, así como otras de los diferentes servicios secretos, asegurando Snowden haber querido aprender siempre criptografía, asegurando que él no tiene más vicio que la informática, ante lo que el profesor le dice que en ese caso está en la mejor casa de putas.

Ya en clase, Corbin les explica que el campo de batalla moderno no está en Irak o Afganistán sino donde haya un servidor y que si hay otro 11S será culpa suya.

Empiezan con una prueba de nivel, creando una red encubierta de comunicaciones en su ciudad natal, que deben lanzar, hacer una copia de seguridad, destruirla y restaurarla, manteniendo la infraestructura en marcha de forma segura, siendo el tiempo medio de la prueba de 5 horas, advirtiéndoles que si utilizan más de 8 suspenderán.

Poco después Snowden se levanta y va a ver a O'Brian para decirle que terminó, señalando este que no es preciso que le avise de cada fase, ante lo que le dice que acabó todo, algo que O'Brian no puede crear, pues invirtió solo 38 minutos, observando que lo hizo perfectamente, aunque no en orden.

Algún tiempo después Snowden queda en Washington D.C. con una muchacha, Lindsay Mills a la que conoció a través de una página de contactos, excusándose por haber tardado tanto en verla, debido a que no quería que lo viera con muletas y además le salió un nuevo trabajo como analista para el departamento de estado, aunque luego demuestra que ni siquiera sabe dónde está el Departamento de Estado, señalando ella que no se le da bien mentir y que tendrá que mejorar si desea ser espía, pues ha visto que siempre que visitó su página lo hizo desde una IP en Virginia.

Al pasar ante la Casa Blanca, la gente se manifiesta contra Bush y la guerra, firmando ella contra esta, negándose Edward a hacerlo, pues no quiere criticar a su país, señalando ella que también es el suyo pero tiene las manos manchadas de sangre, diciéndole él que tiene amigos en Irak, señalando ella que no critica a su país, sino a Bush, llamando a Edward conservador listillo, tras lo que lo besa.

Durante sus clases, O'Brian les pregunta si creen que Bush permite que se rastreen las llamadas sin orden judicial, tal como dice la prensa, señalándoles que hay una Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera y que solo vigilan a quien tiene una sospecha firme, aunque a veces las órdenes judiciales FISA debe emitirlas un tribunal secreto

Un día, mientras habla con Hank Forrester, este le explica que también a él le pusieron a buscar terroristas en Internet, lo que era imposible, pues les costaría 400 años leer todos los correos y luego analizarlos, y por ello se inventó un programa de 3 millones de dólares que diferenciaba entre lo extranjero y lo nacional y encriptaba el resto de señales para que siguiesen siendo privadas, pero no se llegó a usar, sin explicarle por qué, pero dos años después del 11S un amigo le dijo que habían contratado un nuevo programa de cuatro mil millones basado en el suyo pero sin filtros ni automatizaciones, pues lo importaba todo, porque en inteligencia lo importante no es la inteligencia, sino tener contenta a la industria militar. Él los demandó y acabó allí dando clases.

Corbin le lleva a pasear por el campus y le pregunta si tiene novia. Le habla de Lindsay, preguntándole Corbin si la llevará con él, respondiéndole Edward que no, pues no desea ponerla en peligro, diciéndole Corbin que no irá a Oriente Medio, preguntando Snowden por qué no, ya que es el mejor alumno, señalando Corbin que en 20 años Irak no le importará a nadie y las verdaderas amenazas vendrán de China, Rusia o Irán en forma de virus informáticos y por eso necesitan mentes como la suya, no deseando perderlo en una estúpida guerra por petróleo y arena.

De nuevo en Hong Kong el 4 de junio de 2013 se une a Laura Poitras y a Greenwald, Ewen MacAskill, director de Inteligencia de The Guardian, a los que les muestra que poseía pasaporte diplomático para países amigos y turista para los demás, mostrándole sus acreditaciones de la NSA, de la CIA, etc.

Les asegura que lo detendrán y lo demonizarán y acabará en la cárcel acusado de poner en peligro la seguridad nacional, y que si no tiene cobertura lo interrogará la CIA fuera de la ley, pues sabrán que fue él por la huella digital que dejo para evitar problemas a sus colegas, asegurándoles que no desea dinero, sino dar esos datos a periodistas respetables para que se lo muestren al mundo.

MacAskill llama a Janine Gibson, la editora de su diario en Nueva York, que le da luz verde pese a que saben que les generará muchos problemas con la Casa Blanca.

Snowden les habla de Xkeyscore, un interfaz de búsqueda que puede encontrar todo lo que se desee y que conoció cuando estuvo destinado en Ginebra en 2007, adonde fue con pasaporte diplomático, trabajando en la misión de la ONU para mantener la red de seguridad de la CIA.

Tuvo su primer disgusto cuando hackeó la web de recursos humanos al pensar que su misión era encontrar fallos, aunque en vez de ello recibió una bronca y un negativo, lo que le indigna pensando que allí no puede hacer nada, por lo que pide al agente Geneva, de la CIA que cuente con él si consiguen encontrar otra misión más interesante, siendo puesto entretanto a destruir discos, conociendo entonces a Gabriel Sol, de la NSA, que le lleva la información de todas las amenazas hechas contra el presidente desde febrero y un perfil de cada persona que amenaza en Bucarest.

Es él quien le muestra Xkeyscore, con el que, a través de palabras clave pueden acceder a e-Mails, chats, SMS, etc., de cualquier persona.

Un día son invitados a una recepción del embajador de la Organización Mundial de Comercio, explicándole durante la fiesta Geneva que Corbin dio luz verde a su propuesta y puede empezar ya, aprovechando que en la recepción hay muchos banqueros, debiendo tratar de captar a alguno y enterarse de quién financia a Bin Laden.

Dado su escaso don de gentes, Lindsay decide ayudarle, presentándole a Marwan Al-Kirmani, un banquero al que le contó que Edward perdió mucho dinero por no saber manejar la bolsa, habiendo perdido según él 45.000 Euros.

Tras ganárselo trata de encontrar algún trapo suyo, para lo que le pide ayuda a su amigo Gabriel, el cual le muestra cómo pueden activar remotamente una webcam aunque el ordenador esté apagado, pudiendo así ver en directo a la cuñada de Marwan, negándose Snowden a hacerlo, limitándose a su familia en Suiza, viendo que tiene una hija de 15 años a la que investigan sin necesidad de una orden del tribunal FISA, pues Gabriel le explica que Xkeyscore está bajo la norma 702 y no funciona con órdenes, pues es solo un sello de unos jueces nombrados por el presidente del Supremo, asegurando que es como si pusieran a Darth Vader a cargo de la seguridad nacional.

Descubren que la hija de Marwan, Salma quiere casarse con Nadim, de 18 años, pero le da miedo decírselo a sus padres, siendo Nadim y su madre turca inmigrantes ilegales.

Geneva le dice unos días más tarde que sus jefes están muy contentos y pronto le ascenderán y se acordará de él, diciéndole que el banco de Marwan maneja mucho dinero saudí y ruso, yendo hasta un pub donde se encuentran con el banquero, que le cuenta a Snowden que desde que se conocieron su vida está patas arriba, pero que Charles le ofreció amablemente su ayuda, por lo que les debe un favor.

Le cuenta que su hija tuvo un problema con los somníferos cuando deportaron a su novio, señalando Geneva que está tratando de conseguirle un visado.

Lo emborrachan, contándole Geneva a Snowden que utilizó eficazmente la información que él le facilitó, preguntando Snowden qué habría pasado si la chica hubiera muerto, diciéndole su compañero que eso también les hubiera servido y que ahora Marwan se enfrenta a una semana de cárcel y le ofrecerán un trato que no podrá rechazar, contándole que lo arrestarán por conducir borracho, pues llamarán ellos a la policía.

Snowden se niega a que le deje subirse en el coche en ese estado, pero Geneva le pregunta si está autorizado a utilizar los programas de la NSA que usó, asegurándole que si lo denuncia irá a la cárcel mucho más tiempo que Marwan.

Llega tarde a casa y además al día siguiente sale su vuelo para Londres a las 7, queriendo Lindsay aprovechar el poco tiempo que le queda para hacer el amor con él, no pudiendo evitar él mientras lo hacen fijarse en el ordenador abierto.

Al día siguiente siguen el resultado de las elecciones, escuchando a Obama prometer que acabará con las escuchas ilegales si gana.

Él saca la conversación de las cosas que se ocultan, asegurando ella que no le oculta nada, diciendo él que vio en su ordenador que estuvo mirando la página donde se conocieron y no se lo dijo, diciéndole ella que lo hizo por cotilleo, pues él desaparece durante días, asegurándole que no quiere a nadie más y excusándose.

Él le cuenta entonces que no ha ido a Londres porque ha dimitido de su trabajo por diferencias personales y principios y ha dejado la CIA y buscará en otro trabajo.

Finalmente Obama gana las elecciones y se ponen muy contentos.

En Hong Kong dudan que Janine, editora de una pequeña sucursal de un periódico británico sea capaz de soportar la enorme presión del país más poderoso del mundo, por lo que Greenwald propone que lo publiquen ellos en sus webs, ante lo que MacAskill señala que si lo hacen socavarán su credibilidad como con WikiLeaks y nadie se enterará.

Snowden lo deja en sus manos, aunque pidiéndoles que sean responsables y lo hagan sin nombres ni datos concretos comprometedores centrándose en la vigilancia masiva.

El director dice que dado que Janine tiene una entrevista con los servicios de inteligencia deben esperar a ver qué le dicen.

Cuando se van Greenwald y MacAskill, Laura le pregunta por qué odia que le hagan fotos, señalando que empezó a odiarlas en Japón, donde trabajó para la NSA como asesor de Dell.

Laura le pregunta por qué volvió, señalando que esperaba que con Obama las cosas cambiaran y le apetecía trabajar en Japón.

Llegó en 2009 a la base aérea de Yokota en Tokio, donde por las mañanas desarrollaba un sistema de backup llamado Epic Shelter para evitar que un desastre en cualquier punto del planeta pudiera hacer desaparecer sus datos.

En ocasiones les visitaban militares japoneses a los que dejaban impresionados con sus imágenes de drones con las que podían ver por ejemplo Pakistán en directo, pero no querían permitir que espiasen a la población japonesa, pues iba contra sus leyes, pese a lo cual asegura que tenían a todo el país bajo control, no solo su sistema de comunicaciones, también sus infraestructuras físicas, colocando programas durmientes en presas, plantas eléctricas, hospitales, etc. por si algún día dejaban de ser aliados.

Pero también expiaban a México, Alemania Brasil, Austria… y seguían a la mayoría de los líderes mundiales, e industriales, acuerdos comerciales, escándalos sexuales, y todo aquello con lo que pudieran tener ventaja en las negociaciones del G8, dándose cuenta de que en realidad no hacía eso por miedo al terrorismo, siendo este solo una excusa para lograr un control económico y social y de proteger la supremacía de su gobierno.

Pero pensaba entonces que el sistema se autocorregiría y que Obama cumpliría sus promesas, siendo aquella época cuando comenzó a leer sobre la propia Laura y sobre sus documentales que le llevaron a ser detenida 37 veces por investigar las guerras de su propio país, y para evitar otra más hará el montaje en Berlín.

Las cosas cambiaron para él cuando le pusieron a trabajar en vigilancia antiterrorista.

Cada día hacía búsquedas, muchas veces de ciudadanos de su propio país y no solo seguía a los malos, también sus meta datos, es decir todos los teléfonos con los que contactaban, de modo que siguiendo por ejemplo a un banquero iraní vigilaban a toda su familia, incluyendo a su primo, un dentista de Buffalo y dodos los contactos de este, señalando que en un tercer salto de una persona con unos 40 contactos acaba haciendo que controles a 2 millones y medio de personas, es decir que en realidad la NSA vigila todos los móviles del mundo y no solo terroristas, países o empresas, a todo el mundo.

Recuerda cómo acabó todo allí.

Discutió con Lindsay una noche. Pensaban escalar el monte Fuji al día siguiente.

Ella le mostró unas fotos suyas artísticas desnuda, pero Edward le pidió que las borrara de su disco duro, pidiéndole ella explicaciones, diciendo él que es algo de seguridad nacional de lo que no pueden hablar, preguntando ella si los vigilan, tras lo que le reprocha que ya nunca hablan de nada. Que trabaja 12 horas diarias y llega a casa deprimido y se pone con sus videojuegos hasta acabar durmiéndose.

Ella le dice que está allí por él pese a no tener un visado de trabajo, diciéndole él que no cree que quiera renunciar a su vida de comer, dormir y gastar, diciendo ella que no quiere una carrera como la suya para estar siempre triste, diciendo él que es responsabilidad y que la vida de muchas personas depende de él.

Ella le dice que es todo lo contrario, que es él quien no sufre y que ella está fatal, pues ya no pasan tiempo juntos, ni se ríen, ni la toca siquiera.

No llegaron a subir nunca al monte Fuji y Lindsay regresó poco después a Maryland.

A los tres meses regresó él, y fue a casa de los padres de Lindsay en Columbia. Le prometió que cambiaría y volvieron a vivir juntos.

Volvió a trabajar para la CIA como consultor de soluciones, pero en realidad se dedicaba a vender un hardware muy caro.

Le sentó bien volver, pero en Maryland todo empezó a cambiar y cada vez que empezaba a estar tranquilo descubría algo nuevo que no podía dejar pasar, como el caso de los tres oficiales de la NSA Bill Binney, Ed Loomis y Kirk Wiebe que llevaban años quejándose por los excesos y solo por presentar quejas el F.B.I. asaltó sus casas, o Thomas Drake que intentó cambiar las cosas desde dentro y como no pudo acudió a la prensa y le aplicaron la ley del espionaje para asustar a otros posibles filtradores.

Sale de caza con Corbin, que le cuenta que están desarrollando un nuevo programa en Oahu, Hawái para enfrentarse a ciberdivisiones chinas.

Snowden le echa en cara que no le hubiera advertido que habían tejido una red para espiar a todo el mundo, respondiéndole él que debe darse cuenta de que han evitado una tercera guerra mundial gracias a su trabajo que han utilizado para el bien del mundo y necesitan una inteligencia que trabaje día y noche para evitar atentados, guerras y ataques, diciéndole que muchas personas ya exponen su vida públicamente en las redes, a lo que Snowden le replica que lo hacen voluntariamente, asegurándole Corbin que los americanos no quieren libertad, sino seguridad, diciéndole Snowden que la gente no sabe que han hecho ese trato.

Corbin le asegura que si esas cosas las supiera alguien no autorizado como el Congreso las sabría el enemigo, que la discreción significa seguridad y la seguridad victoria.

Le presenta tras ello a Lowell, que conoce el trabajo de Snowden con Epic Shelter, enterándose que lo utilizan para su programa de vuelos no tripulados que recogen datos que van directamente al Pentágono y al Mossad si es necesario y ha mejorado mucho el tiempo de reacción de sus pilotos de drones.

Lowell le dice que si le gustó su trabajo en Japón, si lo realizase en Hawái tendría aún más acceso, ofreciéndoselo, aunque tardarán unos meses en ponerlo en marcha, y sería el primer contratista externo en trabajar en ciberterrorismo cibernético.

Debe pasar por el polígrafo de nuevo, mintiendo cuando le preguntan si ha utilizado programas no autorizados, aunque cuando se lo cuenta a Lindsay ella le recuerda que se esforzaron mucho para llegar al momento en que están y le pregunta si quiere tirarlo todo por la borda, ahora que tienen una casa, un trabajo que le gusta y amigos.

Él le dice que entonces se quedarán, diciéndole ella que no se lo diga solo por complacerle, diciendo él que no la dejará volverse a escapar, y poco después, y mientras prepara unos espaguetis en la cocina cae al suelo con un ataque epiléptico.

Cuando acude al médico, le recetan Tegretol, algo que él conocía, ya que su madre llevaba años tomándolo.

Entonces Lindsay le dice que quizá en un clima más agradable y con menos estrés estén mejor, y ella le acompañará.

En Hong Kong, el 5 de junio de 2013 Janine les informa desde Washington que la Casa Blanca sabe que tienen una orden judicial FISA auténtica.

Greenwald la apremia para que lo publiquen ese mismo día, pues al saber ya el gobierno que tienen esa documentación puede intervenir la CIA en cualquier momento, decidiendo ella publicarlo cuando lo haya pulido, a las 16'00 horas.

2012. Snowden comienza a trabajar en "el Túnel", el centro criptológico de la NSA en Oahu, Hawái, una antigua base secreta de la II Guerra Mundial, donde se encargaría de hacer contraespionaje a los chinos.

Allí vuelve a coincidir con Gabriel, al que le cuenta que trabaja hackeando a los hackers, conociendo a Trevor James, jefe de operaciones interactivas, que le explica que trabajan en dos frentes, NTOC, defensa, como él y ROC, que realizan ataques a través de drones y donde hay militares.

Allí Snowden trabajará con Patrick Haynes, un genio que domina 7 idiomas en código, 6 hablados y dos por señas, que Snowden también domina.

Puede ver cómo los de ROC lanzan su ataque gracias a sus drones de forma muy efectiva, preguntando Snowden en qué pueden contribuir ellos, señalándole que los drones llevan incorporadas antenas que captan las señales ID de cualquier cosa que emita una señal gracias a Epic Shelter, su programa.

Propone Snowden además crear un índice de los programas que poseen y al que llamará Heartbeat que se actualizase a tiempo real.

Allí sale con Lindsay a escalar, preguntándole ella si ha cambiado de farmacia, pues fue a recoger su medicina y no se la dieron, confesándole él que ha dejado de tomar el Tegretol un par de meses antes porque no le dejaba estar lúcido para trabajar, preguntándole ella qué tiene ese trabajo que lo considera más importante que su vida.

Él le cuenta que su gobierno pierde millones cada año por culpa de los hackers chinos y él trabaja para tratar de anularlos y hay mucha gente que depende de él, concluyendo él que entonces no fueron a Hawái para que se curase y que lo del trabajo menos estresante era mentira.

Por entonces, en el Comité de Inteligencia del Senado preguntan si es cierto que la NSA recaba información de cientos de miles de personas, contestando el Teniente General Clapper que no, o al menos no intencionadamente.

Snowden les muestra a sus compañeros que ha descubierto gracias a su trabajo de indexación de correos, llamadas y llamadas por Skype que espían mucho más a estadounidenses que a países como Rusia.

Celebran su cumpleaños, invitando a sus compañeros y amigos, fijándose Snowden que su mujer está hablando con un amigo fotógrafo, con el que la ve brindar y reír.

Mientras un compañero lamenta que su trabajo se haya convertido en una rutina no afectándole ya cosas como cuando ven muertes de inocentes, diciéndole Trevor que no se cometen crímenes cuando se trabaja para el gobierno, algo que Snowden rebate, pues cuando se hicieron los juicios de Núremberg se juzgó primero a los jefes nazis, pero luego a jueces, abogados, y otras personas que trabajaban para el gobierno y por tanto cumplían con su trabajo.

Cae entonces un dron que manejaba uno de los invitados. En ese momento Snowden empieza a sentirse mal, recordando sus discusiones con Lindsay mientras la mira en la cocina hasta que acaba cayendo debido a un ataque epiléptico.

Ya recuperado habla con Corbin por videoconferencia.

Este le dice que están muy satisfechos con su trabajo, pues inutilizó 200 IP chinas en solo cuatro meses, no entendiendo Snowden que conozca esa información interna, diciéndole que Trevor procede también de la CIA le mantiene informado de sus progresos, también con su programa de indexación, habiéndoselo contado a Lowell, aunque le asegura que no le ha contado sus comentarios sobre el mapa de datos y otras conversaciones donde expresa sus opiniones, asegurándole Snowden que Heartbeat es un programa complejo que afecta a varios departamentos y debe saber dónde elegir y comentarlo con los compañeros ayuda.

Corbin le dice que cree en él y por eso borró de su expediente lo de Ginebra y sus mentiras al polígrafo., recordándole Snowden que el Director de Inteligencia Nacional acaba de mentir en el Congreso.

Corbin le pregunta directamente si ha entrado sin autorización en algún programa que no sepa él, confesándole que sí, que fue en Ginebra y lo hizo porque estaba celoso con Lindsay, diciéndole Corbin para tratar de tranquilizarlo que Lindsay no se acuesta con su amigo el fotógrafo.

De regreso a su casa sale con Lindsay al jardín y le cuenta que le están controlando el correo, llamadas, mensajes y redes sociales y que quizá haya micrófonos en casa y que hay cosas que le gustaría contarle, pero prefiere no hacerlo para que no sepa nada y que esté a salvo, pidiéndole que simule que no pasa nada, pidiéndole que utilice un correo encriptado que él le instalará, aconsejándole que se marche durante una temporada a Maryland, aunque ella le dice que no se marchará, pues parecería raro y lo hará por él, pero será su última vez.

Es entonces cuando se puso en contacto con Laura Poitras.

Un día que estaban revolucionados en el Túnel debido a que utilizaron un hardware que hizo caer todas las comunicaciones en Siria él se dedica a grabar todos los informes confidenciales.

Su compañero Patrick ve que se le ha caído la tarjeta SD donde grabó todo y la pisa para que no la vea Trevor, diciéndole luego Edward mediante el lenguaje de signos que quizá no se vean más, respondiéndole este que si le va a dejar allí solo con el "Capitán américa" mientras señala a Trevor.

Snowden esconde la tarjeta en su cubo de Rubik y al salir va a despedirse de él Gabriel que parece intuir algo y le dice que si se encuentra mal debería ir a Estados Unidos.

Le deja su cubo a los policías de control de salida y logra burlar así la seguridad.

Finalmente Janine da la orden y publican en The Guardian el artículo donde denuncia que la NSA recopila cada día millones de llamadas de estadounidenses por medio de una orden judicial secreta, poniéndose muy contentos, pues ya no podrán paralizarlos y disponen de 4 días más para publicar lo que deseen.

De hecho el día 6 de junio el Washington Post hablaba de otro programa que pincha directamente los programas de Microsoft, Yahoo, Google, AOL, Skype, Youtube y Apple extrayendo audio, video, fotografía, documentos y links de conexión que permiten seguir los movimientos y contactos de una persona a lo largo del tiempo.

Obama defiende los programas del gobierno y dice que se han utilizado los programas con mesura y garantías.

El día 8 sale en la CNN Greenwald hablando de Snowden y del cumplimiento de su deber como ser humano.

El 9 de junio le graban contando su experiencia y saliendo en todos los medios, habiendo muchos antiguos compañeros como Forrester que se alegran de que lo consiguiera.

No pasa lo mismo con Corbin que le escucha cuando dice que la gente debe saber lo que hacen con ellos, siendo espiados aunque no hayan hecho nada mal y que si hubiera querido hacer daño a su país podría haber paralizado todo el sistema de vigilancia.

También lo ve Lindsay, ignorante de sus intenciones hasta entonces mientras dice que para él habría sido más fácil seguir viviendo en el paraíso de Hawái ganando un dineral, aunque teme que algún líder se aproveche de esos datos en el futuro y tendría allanado el camino a la tiranía.

Snowden vuelve a verse con Lindsay y le pregunta si puede decirle a dónde va, aunque él no dice nada. Se abrazan como despedida.

El 10 de junio el hotel aparece plagado de periodistas.

Snowden se despide de sus nuevos amigos y sale cargado con la cámara de Laura, haciéndose pasar por periodista, esperándole fuera Robert Tibbo, escuchando mientras se marcha con este que existe una orden de arresto provisional, habiendo solicitado Estados Unidos su detención a Hong Kong por espionaje, robo, venta y apropiación ilícita de material del gobierno, habiendo solicitado también a la Interpol su detención si intenta cruzar la frontera, aseguran que saben dónde están, pero esperan el permiso de Hong Kong para detenerlo.

Tibbo lo ocultan en una modesta vivienda de un populoso barrio de la ciudad donde viven unos apátridas que lo acogen entre ellos.

Informan también que su novia fue interrogada por el FBI y está siendo investigada.

Pasados 10 días le siguen buscando, rumoreándose que un adinerado simpatizante lo esconde en las colinas de Hong Kong.

Consigue coger un vuelo hacia Moscú, desde donde espera poder ir a Sudamérica, aunque al revocar el gobierno estadounidense su pasaporte se queda en el hotel del aeropuerto de Moscú mientras el vicepresidente John Kerry se muestra molesto con el gobierno de Rusia por su negativa a arrestarlo.

El avión del presidente de Bolivia es obligado a tomar tierra en Austria al sospecharse que pudiera viajar con él Snowden.

Tras 39 días en el hotel del aeropuerto pudo marcharse, y tras un año de asilo temporal recibe un permiso de residencia por tres años en Rusia.

Algún tiempo después da una conferencia a través de una pantalla defendiendo el derecho del pueblo a poder cuestionar a su gobierno y obligarle a rendir cuentas y cree que cada vez habrá más gente que dé la cara y la voz de alarma sin asustarse ni dejar que violen sus derechos más básicos.

Asegura que cuando se fue de Hawái lo perdió todo: su vida estable, su amor estable, su familia y su futuro, aunque les dice que ha ganado otra vida y es afortunado y que no tiene que preocuparse por lo que ocurra al día siguiente, habiendo ganado una gran libertad.

Sigue residiendo en Moscú, adonde se trasladó Lindsay a vivir con él.

Obama exige que cese la recopilación masiva de datos, que es declarada ilegal, lo cual es votado también por el congreso.

Calificación: 3