Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Soul
Soul

Soul (2020) * USA

Duración: 100 min.

Música: Trent Reznor, Atticus Ross, Jonathan Batiste

Guion: Pete Docter, Mike Jones, Kemp Powers

Dirección: Pete Docter y Kemp Powers

Joe Gardner da clases de músicas a un grupo de muchachos desinteresados, en una escuela secundaria.

Solo una niña, Connie, destaca con su trombón de varas dejándose llevar, lo que provoca la risa de los demás y le hace avergonzarse.

Recuerda ante sus desinteresados alumnos, que su padre le llevó a un club de jazz siendo un niño y al ver a un músico que le fascinó y supo que había nacido para tocar.

Terminada la clase, la directora Arroyo le informa que pasa a ser fijo con seguro y pensión, siendo un trabajo para siempre, lo que no parece hacerle muy feliz.

Sí lo está su madre, Libba, cuando la ve en su taller de costura, y que piensa que por fin podrá olvidarse de esas actuaciones sin futuro.

Recibe entonces una llamada de Curley, un antiguo alumno, que le cuenta que es el nuevo batería de Dorothea Williams, una famosa música de jazz, y comienzan su gira esa misma noche en el Half Note.

Él le felicita, y dice que moriría feliz si pudiera tocar con Dorothea Williams, diciéndole su alumno que puede que sea su día de suerte, pues falló el pianista que iba a actuar con ellos, pidiéndole que acuda a una prueba.

Joe corre al local de jazz, donde ve a su admirada Dorothea tocando el saxo, quedándose fascinado.

Ella accede a hacerle la prueba aunque se pregunta si ya solo aspiran a profesores de instituto.

Le hacen la prueba, que comienza con cierta inseguridad, aunque poco a poco va cogiendo confianza en sí mismo y se deja llevar sorprendiendo a la propia Dorothea, que se presente esa noche con traje para la prueba de sonido.

Va tan emocionado, que camina por la calle como si estuviera en una nube, pasando por varios peligros sin darse cuenta de ello, hasta que finalmente se cae por una alcantarilla.

De pronto su cuerpo desaparece, y su alma, se muestra como una luciérnaga, no entendiendo él qué le pasa, uniéndose a otras almas que avanzan hacia una luz que brilla en el horizonte ascendiendo unas escaleras.

Él dice que no debía estar allí, y cuando le explican que están en el más allá, insiste en que él no puede morirse ahora, pues tiene un concierto esa noche y es su gran oportunidad, y, aunque le tratan de explicar que no creen que él pueda decidir eso, él trata de alejarse en dirección contraria a una fila cada vez mayor de seres luminosos.

Acaba cayendo así a través de diversos estadios hasta llegar a algo parecido a una gran pradera de césped azul, donde se ve rodeado de seres diminutos.

Allí conoce a otro ser luminoso que le dice que es la conjunción de todos los campos cuánticos del universo, aunque lo llaman Jerry.

Él pregunta si está en el cielo, explicándole Jerry que no está en el más allá, sino en el "más acá", donde están las almas que aún no han nacido.

Jerry le explica que todavía no está muerto. Su cuerpo está en espera y le dice que lo llevará con su grupo, empezando por el Seminario del Tú.

Pero en el "Más Allá", Terry, el encargado del recuento de almas echa en falta una.

Entretanto, Joe es llevado al Pabellón de la Emoción, viendo cómo a esas almas aún por nacer reciben los rasgos de su futura personalidad.

Él pregunta cómo llegan luego a la Tierra, explicándole que a través del "Portal Terrenal", mostrándole un enorme agujero por el que las almas que ya están listas saltan hacia la Tierra.

Joe ve su gran oportunidad de regresar, por lo que se lanza también a través del agujero, pero aunque lo intenta una y otra vez, siempre vuelve expulsado hacia arriba.

Cuando vuelve a encontrarlo, Jerry se lo entrega a otro Jerry para que lo lleve junto con el resto de los mentores, al haberlo tomado por uno de ellos, diciéndole que si no quiere serlo puede regresar al Más Allá, prefiriendo él ser mentor.

Aparece entonces la contable, Terry, que le indica a Jerry que el recuento no le cuadra, decidiendo examinar los gigantescos archivos en busca del alma que le falta.

Joe llega a una enorme aula donde son recibidos por otro Jerry, que será el orientador para el Seminario del Tú, donde las nuevas almas reciben personalidades únicas.

Les muestra a algunas de esas nuevas almas, que van adquiriendo diversas pegatinas, faltándoles a todas ellas por rellenar un hueco, donde va la "chispa" de cada persona, que deben tratar de rellenar ellos, buscándola en la "Galería del Todo", donde cualquier cosa de la Tierra puede servir de inspiración, o acudir a la "Galería del Tú", donde pueden acceder los mentores a una selección de momentos de su vida, que les puedan servir de inspiración.

Emparejan tras ello a cada uno de los mentores con sus almas gemelas.

Joe, que es tomado por Bjorn T. Börgensson, reputado psicólogo infantil galardonado con un Premio Nobel, siendo emparejado con el alma número 22, al que le oye gritar que no quiere ir a la Tierra.

22 lleva mucho tiempo en la Galería del Tú y tuvo importantes mentores como Gandhi, Abraham Lincoln o la Madre Teresa.

Son enviados a la Galería del Tú, donde ve momentos de una vida que no es la suya, sino la del verdadero profesor Börgensson, proponiéndole 22 quedarse allí un ratito, luego salir y decir que lo intentó, pero que no pudo ayudarlo.

Ve que tuvo otros mentores, como Mohamed Ali, Copérnico o María Antonieta, ninguno de los cuales consiguió nada.

Joe le dice que no es Börgensson y ni siquiera es mentor, pensando 22 que se trata de psicología inversa, algo que, le dice, ya intentó Jung, sin éxito.

Consigue por fin ver los momentos de su propia vida, entre ellos el momento en que su padre lo tuvo que llevar, casi a rastras, al club de jazz donde, dice, comenzó todo, pues se enamoró del jazz, que es su vida, aunque como no consiguió trabajar como músico acabó como profesor, concluyendo que su vida no tenía sentido.

Le pide a 22 que le dé su pase, aunque ella le dice que no puede quitárselo hasta que no se haya convertido en un pase terrenal, proponiéndole él ayudarle a convertirlo en pase terrenal y que luego se lo entregue, algo que a 22 le parece bien, pues así se librará de ir a la Tierra.

Decide, tras ver que a 22 no le interesa el jazz, llevarla a la Galería del Todo, donde tratan de encontrar algo.

Pero ni la comida, pues no tiene gusto, ni ser bombero, pues le gusta más el fuego que apagarlo, ni ser científico, astronauta o deportista le llenan.

Acabado el periodo de tutoría, Joe deberá continuar su destino hacia el Más allá, aunque 22 consigue que les den más tiempo, decidiendo concedérselo ya que nunca antes la vieron tan entusiasmada.

22 le dice a Joe que su vida es triste y patética y encima está empeñado en volver a ella, algo que no entiende y quiere verlo.

Lo lleva a ver a un conocido que está vivo, Astro, llegando a un lugar que es un espacio entre lo físico y lo espiritual. El lugar al que se sienten transportados los humanos cuando algo les encanta, yendo 22 de cuando en cuando para fastidiárselo.

Pero también hay otros seres oscuros.

Le piden ayuda a Astro para volver a su cuerpo, diciéndole que él y sus amigos, Místicos sin fronteras, ayudan a las almas perdidas de la tierra a encontrar su camino.

El equipo lo forman él, Astro Vientolunar, Viento Sueñoastral, Luna Danzaestelas y Estela Sueñalunas.

Le dicen que hay almas que no saben gestionar sus ansiedades y obsesiones y acaban perdidos y desconectados de la vida, y ellos son los que tratan de ayudarles a conectar con su cuerpo terrenal.

Joe decide que él también necesita conectarse con su cuerpo terrenal, aunque descubren que con él no es tan fácil, pues está muerto y nunca conectaron un alma separada de su cuerpo.

Tendrá que conseguir sintonizar con su entorno físico. Debe para ello tratar de concentrarse para averiguar dónde está su cuerpo físico.

Escucha un monitor cardiaco y se nota los pies y sobre estos un gato. Comprende que está en una cama de hospital y se lanza hacia él, saltando junto con 22.

Poco después vuelve a abrir los ojos, y comprende que ha vuelto, aunque como se precipitó lo hizo mal y su alma entró dentro del gato y la de 22 en su cuerpo.

Trata de explicarle lo ocurrido a la doctora, pero esta solo escucha maullidos. Solo le entiende 22, por lo que le pide a esta que lo explique.

Pero cuando cuenta que es un alma nonata y tiene que ir al Seminario del Tú, la doctora piensa, que no funciona el tratamiento y que deben mantenerlo en observación.

El gato debe decirle todo lo que debe decir.

La dueña de Mr. Mittens, el gato indica que volverá a buscarlo en unos minutos, por lo que deciden marcharse para encontrar a Astro y solucionar el problema, aunque 22 ni siquiera sabe andar, y debe ir improvisando, no controlando tampoco sus manos.

22 puede acceder a su cerebro, donde dice, solo hay jazz y una tal Lisa.

Al salir a la calle se siente extraña entre tanta gente y tráfico, por lo que, asustada está a punto de provocar un accidente y el gato de perderla.

Joe roba un trozo de pizza, pudiendo acceder por vez primera 22 a la comida, descubriendo los olores y los sabores y le encantan.

Encuentran a Astro, con cuerpo humano que trabaja como hombre anuncio, haciendo girar un cartel, sorprendiéndose al verlos, y más al enterarse del cambio, diciéndoles que debe devolver su cuerpo a Joe para poder llegar al Half Note a las 7.

Pero Astro les dice que debe esperar que contacten la Tierra y el Plano Astral, lo que no sucederá hasta las 18'30.

Deciden coger un taxi, aunque cuando van a cogerlo, de este baja Dorothea Williams que lo ve con la bata del hospital y comiendo otro trozo de pizza.

Van a casa de Joe para cambiarse, recibiendo una llamada de Curley que le dice que Dorothea se asustó al verlo y llamó a otro músico, aunque le pide que se arregle y vaya al club pronto, pues intentará convencer a Dorothea, en agradecimiento hacia él, ya que, recuerda, él iba solo al instituto por su clase.

Aparece entonces Connie, a la que Joe da también clases particulares, que le dice que deja las clases, pues el jazz no tiene sentido y el instituto tampoco.

22, que tuvo a lo largo de su vida muchos mentores importantes empieza a filosofar, y habla de la educación pública utilizando palabras de Orwell, ganándose así a Connie, con la que sale a hablar a la escalera, comprensivo con ella.

Connie, que ignora que no habla con el profesor, le toca lo último que ensayó, tocando nuevamente con emoción, y decidiendo que en realidad sí le gusta la música y que debe seguir.

El ejemplo de Connie le sirve de inspiración a Joe, que piensa que si Connie logró encontrar algo que le apasionaba, quizá él pueda hacerlo también.

Se ducha y luego se trata de vestir, haciéndolo con dificultad.

Entretanto el contable, Terry, logra descubrir el alma que le faltaba y decide bajar a buscar a Joe a la Tierra para poder cuadrar su recuento.

Se pone el traje marrón de Joe y salen hacia la peluquería, atendiéndole Dez,

22 empieza a hablar con el peluquero de su cambio de vida, y le dice que después de haber tenido tantos mentores, ha empezado a pensar lo difícil que es elegir para qué sirves, pues a veces se elige mal y escoges lo de otro.

El propio Dez dice que esperaba ser veterinario, pero no pudo estudiar y le dice que le ha encantado con el nuevo Joe y poder hablar con él de algo distinto al jazz.

Ignoran que Terry sigue sus pasos, y trata de atraparlo, aunque por error a quien coge es a Paul, un muchacho que estaba antes en la peluquería y que se burló de Joe, teniendo que devolver a la vida al muchacho al que deja traumatizado.

22 se agacha en la calle y le estalla el pantalón, que estaba muy justo, por lo que, sin tiempo para buscar un sastre, decide que deben ir a ver a su madre, Libba, para solucionarlo, aunque Joe le advierte que no deben contarle a dónde van realmente, pues su madre no entiende su deseo de ser artista.

22 se queda fascinada mientras esperan el metro, escuchando a un cantante callejero y luego experimenta la ira de un ciudadano sobre el que casi se cae.

Pero cuando llegan a la sastrería de la madre, se dan cuenta de que ya todos saben allí que va a participar en el concierto.

Su madre está enfadada como esperaba, pues soñaba con que aceptara el trabajo fijo de profesor, pues recuerda lo duro que fue para su padre ser músico, y es por eso por lo que no quiere verle a él pasarlo igual de mal.

Él no comprende, repitiendo lo que le dice el gato, que su padre pudiera perseguir su sueño, y él no, a lo que Libba le responde que su padre la tenía a ella y era la tienda la que pagaba sus facturas.

Él le dice que solo piensa en la música y que es su razón de vivir y que si muriera ese día su vida no habría tenido sentido.

Tras escucharlo, Libba decide que le arreglará el elegante traje.

Camino del lugar del encuentro con Astro, 22 le aconseja que vuelva a llamar a Lisa, diciendo él que no tiene tiempo para relaciones, a lo que le responde 22 que si espera a morirse otra vez.

Mientras esperan en la puerta del Half Note, se sientan, observándolo todo 22 a su alrededor con admiración, incluidas las hojas de los árboles volando, recogiendo la semilla de un arce que llega volando a sus manos y que se guarda.

Joe le dice que estará deseando dejar la Tierra, aunque 22 señala que sus experiencias, incluido el miedo que le dio el grito del neoyorquino en el metro, le gustaron.

Reconoce que siempre le preocupó que el problema fuera suyo y que, quizá no valiera para la vida. Que quizá estaba defectuosa, pero que él le ha enseñado a tener un propósito y una pasión.

Cuando llega Astro, les dice que se acerca la hora de devolverles su cuerpo a cada uno, aunque 22 le dice que no desea hacer el cambio, pues quiere encontrar en la Tierra su chispa, tras lo que sale corriendo, dispuesto a encontrar su propósito, para lo que se cuela en el metro, perseguido por Joe, que se queja de que le robara su cuerpo.

Corren por los pasillos hasta llegar a un agujero negro que les preparó Terry y en el que no pueden ya dar marcha atrás, viéndose muy pronto de nuevo ante las puertas del Más allá.

Joe reniega y se queja, pues no consiguió cumplir su sueño de tocar con Dorothea Williams, haciéndolo 22 de no haber podido encontrar su chispa.

Mientras discuten Terry le dice a Joe que ha hecho trampa y se los lleva, descubriendo en ese momento 22 que consiguió completar su pase, preguntándose él mismo qué es lo que llenó ese último hueco, diciéndole Joe que consiguió su chispa porque vivió en su cuerpo.

Joe se aleja triste, recibiendo un golpe en la cabeza. Ve que es el pase terrenal de 22, que, herida en su orgullo se lo lanzó a la cabeza.

Le pregunta Jerry cómo consiguió que cambiase su pase terrenal pese a no saber aún cuál será su propósito, si la música, la biología o andar, diciéndole Jerry que allí no asignan propósitos, de lo que Joe discrepa, pues le asegura que claramente el suyo es tocar el piano y nació para ello, siendo esa su chispa, aunque Jerry le asegura que la chispa no es el propósito del alma.

Joe regresa a la Tierra aprovechando el pase terrenal de 22, que se siente compungida por no tener propósito.

Joe recupera el conocimiento en el pasillo del metro y corre hacia el Half Note, exigiéndole a Dorothea que le permita tocar con ella, asegurándole que si no le deja tocar cometerá el mayor error de su carrera, pues su único propósito en el planeta es tocar y nada le parará.

Gracias a su firmeza, Dorothea le da una nueva oportunidad, lo que le hace muy feliz, mientras asegura que su vida está a punto de comenzar.

La actuación de la banda es impresionante, siendo muy aplaudido, entre otros por Libba y sus amigas.

La propia Dorothea le asegura que hay pocas noches como esa y que al día siguiente deben volver.

Él dice que llevaba esperando ese día toda su vida y creía que se sentiría diferente.

Ella le habla de la historia de un pez joven que le dijo a otro más viejo que estaba buscando el Océano, y el viejo le dijo que ya estaba en él.

Regresa en el metro y ve que todo es igual que siempre.

Observa luego lo que se metió 22 en el bolsillo, la flor, el trozo de pizza, la bobina, y el chupachups y recuerda todo lo que disfrutaba 22 con cada cosa y lo que disfruta Connie, viniendo a su mente los recuerdos de cuando era un niño y disfrutaba de cada pequeña cosa, y cómo también disfrutaba al principio de ser profesor con sus primeras clases.

Comienza a tocar y la música transporta su alma a la otra dimensión donde se encuentra con Astro, al que le dice que tiene que encontrar a 22, diciéndole este que ahora es un alma perdida, obsesionado con algo, que lo desconecta de la vida.

Tratan de encontrarlo para rescatarlo, aunque él trata de huir y arrastra el barco, haciendo que se hunda.

Pero Joe no se rinde, la sigue y le dice que ha venido a devolverle su pase.

Pero 22 huye y es cada vez más grande, diciéndole Joe que se equivocó y que sí está lista para vivir.

Pero en vez de coger su pase lo envuelve en su nube de negatividad, viendo a 22 vagando dentro de esa nube, lamentándose mientras dice que no sirve para nada, estando también todos sus mentores recordándole que la llaman mentirosa o le dicen que siempre se equivoca, o que es egoísta y que nadie querrá estar con ella o que es una fracasada y el mundo necesita a gente extraordinaria.

Aparece también él mismo recordándole el momento en que le dijo que solo consiguió el pase porque estaba en su cuerpo y que no tenía ningún propósito.

Arrepentido, Joe se acerca a ella. Encuentra la semilla de arce que 22 había recogido unos días antes al sentirse fascinada por ella, y entonces desaparece el otro yo de Joe que la regañaba y le coloca en la mano la semilla.

Recuerda que cuando la cogió, él todavía dentro del gato le preguntó si estaba lista para vivir, diciendo ella que le daba miedo y que no valía ni había encontrado su chispa, diciéndole él que si lo hizo, que su chispa no es su propósito, y que el último hueco se rellena cuando estás lista para vivir, recordándole que se le da muy bien jazzear.

Consigue que desaparezca la nube oscura que la rodeaba y le coloca su pase.

22 le dice que entonces él no podrá volver, diciendo Joe que él ya vivió y le toca a ella.

Pero 22 está muy asustada, diciéndole Joe que la acompañará hasta donde pueda, saltando juntos hacia la Tierra. Cerca ya de esta deben soltar sus manos.

Joe regresa dispuesto para llegar al Más Allá.

Pero antes Jerry sale a su encuentro y le dice que le debe dar las gracias en nombre de todos los Jerrys por haber servido de inspiración, incluso para ellos, y por ello le darán otra oportunidad y que ellos se ocuparán de Terry.

Le preguntan a qué va a dedicar su vida, diciéndole que no lo sabe, pero sí sabe que vivirá cada minuto.

Calificación: 3
Te cuento la película