Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Star Wars: El ascenso de Skywalker
Star Wars: El ascenso de Skywalker

Star Wars: The rise of Skywalker (2019) * USA

Duración: 141 Min.

Música: John Williams

Fotografía: Dan Mindel

Guion: J.J. Abrams, Chris Terrio (Historia: Chris Terrio, J.J. Abrams, Colin Trevorrow, Derek Connolly)

Dirección: J. J. Abrams

Intérpretes: Daisy Ridley (Rey), Adam Driver (Kylo Ren / Ben Solo), Carrie Fisher (Leia Organa), John Boyega (Finn), Oscar Isaac (Poe Dameron), Mark Hamill (Luke Skywalker), Joonas Suotamo (Chewbacca), Anthony Daniels (C-3PO), Naomi Ackie (Jannah), Ian McDiarmid (Emperador Palpatine), Domhnall Gleeson (Hux), Richard E. Grant (General Pryde), Billy Dee Williams (Lando Calrissian), Lupita Nyong'o (Maz Kanata), Keri Russell (Zorii), Kelly Marie Tran (Rose), Harrison Ford (Han Solo).

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana…

¡Los muertos hablan!

La Galaxia a oído una transmisión misteriosa, una amenaza de venganza con la voz del fallecido Emperador Palpatine.

La General Leia Organa envía agentes secretos a recabar información, mientras Rey, la última esperanza de los Jedi se entrena para la batalla contra la Primera Orden.

Mientras tanto, el Líder Supremo, Kylo Ren se lanza en busca del Emperador fantasma, decidido a destruir cualquier amenaza a su poder.

Tras acabar con un numeroso grupo de guardianes en el planeta Mustafar, donde estuvo la antigua fortaleza de Darth Vader, donde se hace con un objeto, un buscarrutas Sith, que le conducirá hasta el lugar del que viene la amenaza, en las regiones desconocidas.

Allí le espera un anciano Palpatine conectado a una máquina, que le dice, al verlo, que por fin llegó, reconociendo que Snoke le entrenó bien, recordando Ren que mató a Snoke y, asegura, lo matará a él.

Palpatine le dice que él creó a Snoke y es el autor de todas las voces que ha escuchado en su cabeza y que la Primera Orden era solo el principio y le dará mucho más, aunque Kylo Ren le dice que morirá antes, aunque Palpatine le dice que ya ha muerto anteriormente y que el lado oscuro de la Fuerza es una senda que aporta habilidades que algunos califican como antinaturales.

Ren amenaza a Palpatine con su espada láser, preguntando qué puede darle, señalando aquel, que todo. Un nuevo Imperio. Le muestra centenares de naves, asegurándole que el poder de la Orden Final pronto estará listo y será suyo si le obedece, solicitándole que asesine a la chica y acabe con los Jedi para convertirse en lo que su abuelo Vader no pudo, un nuevo emperador que gobierne toda la Galaxia.

Entretanto, en el Halcón Milenario, Chewbacca juega con Finn y Poe a un juego de mesa al que siempre gana, indignándose cuando estos insinúan que hace trampas, y, aunque se disculpan y le dicen que sabe más porque tiene ya 250 años.

Boolio les hace llegar el mensaje de un espía infiltrado en la Primera Orden y se lo entrega a Finn para que se lo haga llegar a Leia a través de R2-D2, consiguiendo enviarlo justo antes de que lleguen los TIE, que les persiguen, acabando Finn con alguno, aunque son demasiados, por lo que Poe debe conducir con gran habilidad atravesando una pared de hielo y adentrándose luego en un terreno rocoso, dando pequeños saltos a la velocidad de la luz, atravesando en el último una enorme bestia.

Por su parte, Rey, continúa su entrenamiento como Jedi, en Ajan Kloss, aunque sus ejercicios de meditación para tratar de escuchar las voces de los antiguos Jedi no dan resultado, pidiéndole Leia paciencia, asegurándole que nada es imposible, tras lo que le entrega la espada láser de Luke para que siga entrenando, luchando sobre una fina cuerda bajo la que está el abismo, o flotando y trepando con ese poder a los árboles.

Le distraen recuerdos de su infancia, mezclados con los de Kylo Ren, dada su conexión con él, mientras este, ante la máscara de su abuelo, recuerda a la propia Rey, a su padre, a Luke o a Palpatine.

Se disculpa ante Leia por no haber terminado el entrenamiento, por la falta de concentración y el cansancio y le devuelve la espada de Luke, diciéndole que ya la ganará algún día.

Finalmente, el Halcón Milenario consigue llegar, medio en llamas a Ajan Kloss, quejándose Rey por el trato que le han dado, al haber hecho saltos a la velocidad de la luz con el compresor roto.

Por su parte Poe se queja de que dañara a BB-8 al tirar sobre él, durante su entrenamiento, un árbol, diciéndole además que es su mejor piloto y la necesitan en la nave y no allí, entrenando.

Reunida toda la Resistencia, les explican que la información de su espía les indica que Palpatine ha vuelto por alguna ciencia oscura de los Sith, contándoles que sus seguidores llevan años construyendo la mayor flota galáctica conocida en Exegol, un mundo que está en las regiones desconocidas, para llevar a cabo su venganza, en la que llaman la Orden Final, teniendo previsto atacar en 16 horas todos los mundos libres.

Rey dice que Luke buscó durante mucho tiempo Exegol y existe un libro donde aparecen códigos, necesitando un buscarrutas Sith, que explica es como una brújula que indica el camino a Exegol, asegurando que ella terminará ese trabajo iniciando su búsqueda donde Luke perdió su rastro, en el Desierto Prohibido de Pasaana, deseando ir sola, aunque, Poe, Finn y Chewbacca le dicen que la acompañarán, entregándole Leia de nuevo la espada de Luke mientras le pide que no tenga miedo de ser quien es.

Entretanto, Rose analizará los antiguos destructores para poder anular la flota si consiguen encontrarla.

Kylo Ren hace que reconstruyan su casco.

Le muestran la cabeza de Boolio, del que consiguieron que confesara la existencia de un espía que envió un mensaje a la Resistencia, aunque Kylo Ren afirma que nada les detendrá, pues lo que vio en Exegol demuestra que la Primera Orden se convertirá en un Imperio, acabando con uno de sus consejeros que se muestra reticente con Exegol, que, dice, parece una secta de hechiceros y adivinos y pregunta qué les pide el Emperador a cambio.

Pero el General Leal, Pryde, dice que tienen legiones de destructores estelares, y la flota Sith multiplica sus recursos por 10.000, ayudando a corregir el error de la Base del Starkiller, aunque reconoce que necesitarán reclutar más jóvenes.

Cuando Rey y sus acompañante llegan al Desierto Prohibido de Pasaana, ven que se está celebrando un festival muy colorido, el Acky Acky de los antepasados, que se celebra una vez cada 42 años.

Se separan para indagar entre los lugareños, entregándole un pequeño, Nambi Ghima, a Rey, un collar de bienvenida.

Pero de pronto vuelve a sentir la presencia de Kylo Ren que le dice que Palpatine la quiere muerta.

Ella le pregunta si sirve a otro señor, diciéndole él que tiene otros planes, aunque le recuerda que le tendió su mano y no quiso cogerla, preguntándole por qué no lo hizo, a lo que Rey le responde preguntándole, a su vez, por qué él no la mató cuando pudo, señalando que ve a través de las grietas de su máscara que se siente torturado, no pudiendo olvidar lo que le hizo a su padre.

Él le dice, a su vez, que ella no consigue olvidar que sus padres la abandonaron y nota en ella gran dolor e ira, asegurando no querer tener que matarla, por lo que la encontrará y la llevará al lado oscuro de su mano, arrancándole el collar que le regalaron.

Sabiendo que eso los pondrá tras su pista decide regresar a la nave para esquivarlo.

Retenidos por un soldado imperial, poco después una flecha acaba con este, pidiéndoles el autor del disparo que le sigan, pues Leia le envió una transmisión, descubriendo, cuando se quita la máscara, que se trata del general Lando Calrissian.

Le informan de que tratan de localizar Exegol, mostrándoles él la imagen del buscarrutas Sith, del que les dice, solo se hicieron dos, habiendo seguido Luke y él a un cazador de Jedis, Ochi de Bestoon, para obtenerlo, habiendo llegado con su nave hasta allí, aunque cuando llegaron la encontraron abandonada.

Les explica que la nave sigue más allá del Cañón de Lurch, pidiéndoles que huyan, pues ya aparecen los primeros cazas, declinando la oferta de Rey de reincorporarse, ya que, le indica, necesitan pilotos como él.

Escapan en unos speeders robados, aunque son seguidos de inmediato por dos motos speeder, de las que salen lanzados dos guardias imperiales que consiguen volar, para asombro de los fugitivos.

Gracias a BB-8 y a su pericia consiguen acabar con sus perseguidores, llegando hasta un lugar desde el que pueden ver la nave de Ochi, que Rey asegura haber visto antes, aunque antes de que puedan darse cuenta se ven absorbidos por unas arenas movedizas, diciéndole Finn a Rey antes de ser engullido que nunca le ha dicho algo, aunque no le da tiempo a decirlo.

Pero no desaparecen, pues tras las arenas acaban en un túnel bajo tierra donde ven que hay otros speeder de los Sith, señalando Rey que Luke siempre intuyó que Ochi nunca se fue de allí., preguntándose cómo logró salir, aunque al ver los restos de un esqueleto, comprenden que no lo consiguió.

Junto a él encuentran una daga, indicando C-3PO, que en ella está inscrita la localización del buscarrutas, aunque está escrito en el idioma rúnico de los Sith y su programación le prohíbe traducirlo.

Aparece tras ellos de pronto una gigantesca serpiente que rey observa, está herida, por lo que se acerca a ella y, colocando sus manos sobre las heridas consigue que sane, alejándose entonces la serpiente agradecida, dejando al descubierto la salida.

Rey les pide que vayan hacia la nave de Ochi, mientras ella, presintiendo la llegada de Ren se aleja.

Los demás comprueban que pese a su abandono la nave puede reiniciarse, por lo que le piden a Chewbacca que vaya a buscar a Rey para marcharse, siendo atrapado por las fuerzas imperiales que les siguieron y echo prisionero, requisándosele la daga.

Entretanto llega la nave de Kylo Ren, corriendo Rey delante de ella, para, cuando va a llegar a su altura, saltar hacia atrás por encima de la nave, seccionando su ala izquierda con su sable láser y con ello el motor de ese lado, por lo que se desequilibra y cae.

Acude Finn a buscarle, advirtiéndole que apresaron a Chewbacca, y para impedir que se lo lleven, Rey utiliza la Fuerza haciendo que la nave no consiga avanzar, aunque Ren por su parte ejerce una Fuerza en sentido contrario, lanzando entonces Rey rayos con sus manos, consiguiendo, sin quererlo, que la nave explote en el aire, sintiéndose Rey acongojada al pensar que es la responsable de la muerte de Chewie.

Ya en la nave le confiesa a Finn que tuvo una visión del trono de los Sith y lo ocupaban Ren y ella.

Hux informa al General Pryde del resultado de la incursión, y de que Rey logró escapar, aunque consiguieron un valioso prisionero, mostrándole a Chewbacca, que está vivo, pues iba en otra nave, y al que llevan a la sala de interrogatorios.

Rey, Poe y Finn ven que les quedan solo 8 horas y no tienen tiempo para regresar a la base, careciendo además de la pista del Buscarrutas, que vive en la memoria de C-3PO, proponiendo Poe ir a Kijimi, donde conoce a un reprogramador de droides, observando cuando llegan al mismo que es un planeta hostil, donde las detenciones arbitrarias abundan, ya que les están buscando, debiendo esquivar a los guardias imperiales.

No serán estos, sino Zorii Bliss quien los sorprenda, apuntando a la cabeza de Poe, al que, dice, que quiere ver sus sesos en la nieve, explicándole Poe que tienen que abrir la cabeza del droide y para ello necesitan a Babu Frik, diciéndole ella que este solo trabaja con el equipo y él ya no forma parte del mismo.

Poe explica a sus compañeros que Zorii es la líder de los Traficantes de Especias y tuvieron algo en el pasado, razón por la que se muestra hostil.

Zorii reconoce a Rey, pues es a quien buscan los soldados imperiales, planteándose que con la recompensa por ella podrían cubrir todas sus necesidades, ya que trata de salir del hoyo en que él les dejó cuando decidió luchar con la Resistencia, aunque Rey se deshace fácilmente de sus hombres y le dice a Zorii que la necesitan de verdad, aceptando llevarles hasta Babu Frik.

Este encuentra en la parte prohibida de la memoria del droide palabras traducidas del Sith que C-3PO podrá traducir si hacen un borrado completo de su memoria, aceptando el droide pese a todo, ya que, si la misión falla todo lo que hicieron habría sido en vano.

Pero su presencia no ha pasado inadvertida, informando Pryde a Kylo Ren de su destino, sugiriendo el General Hux destruir Kijimi para librarse de ellos.

Zorii sale a patrullar, uniéndose Poe a ella, que le cuenta que la Primera Orden se llevó a la mayoría de los niños y ella ha estado ahorrando para irse a las colonias.

Poe le dice que no podrá hacerlo, ya que las pistas estén bloqueadas, mostrándole ella un medallón de capitán de la Primera Orden que da paso libre de cualquier bloqueo y privilegios de aterrizaje para cualquier nave, proponiéndole que vaya con ella, a lo que Poe le responde que no puede abandonar esa guerra hasta que acabe, aunque muestra cierto pesimismo, pues lanzaron un llamada de ayuda en la batalla de Crait y no acudió nadie, por lo que piensa que la gente se ha rendido, diciéndole Zorii que el Imperio gana haciéndoles creer que están solos, pero le asegura que hay más de los suyos.

BB8 rescata un pequeño droide de la nave de Ochi, que parece receloso con los humanos, aunque Rey lo engrasa para que su rueda no chirríe y recuerda que ya vio al droide en alguna ocasión, recordando entonces que sus padres iban en la nave de Ochi.

Poe y Zorii avisan que se acerca un destructor y deben huir, apremiando a Babu, que logra reiniciar a C-3PO, que revela que el buscarrutas está en la cámara imperial en una luna del sistema Endor, aunque solo el filo de la daga indica el lugar exacto.

Deben huir, viendo que ya les espera el destructor de Ren, notando Rey la presencia en el mismo de Chewbacca vivo.

Viendo que les será muy difícil escapar, Zorii les ofrece su medallón para que se hagan con una nave y salven a su amigo, rechazando la proposición de Poe de acompañarlos.

Tras hacerse con una nave, y gracias al medallón acceden a uno de los hangares del destructor, deshaciéndose, una vez en él, fácilmente de sus guardianes, convenciendo a otros Rey, gracias a sus poderes de que son amigos, consiguiendo además que les conduzcan hasta la sala donde tienen al prisionero.

Rey envía a sus amigos a liberarlo mientras ella busca la daga.

Las detenciones se suceden en Kijimi, aunque no consiguen encontrar a los rebeldes, insistiendo Ren en que busquen, pues sabe que Rey está cerca.

Poe y Finn rescatan a Chewie, aunque, detectada su nave en el hangar, comienzan a buscarlos, debiendo luchar con quienes les buscan, que finalmente les detienen, tras herir a Poe en un brazo.

Ajena a ello, Rey va hasta la estancia donde Ren conserva los restos de la máscara de Darth Vader, y donde encuentra la daga que buscaba, volviendo a vincular su mente con la de Ren, por lo que vuelven a su mente, los recuerdos de su niñez y gritos, y tras ello al propio Kylo Ren, que le dice que es difícil encontrarla y que la presionó en el desierto porque necesitaba que viera quién era, pues está seguro de que conoce el resto de su historia, algo que ella dice no es cierto.

Ren le dice que sus padres optaron por no ser nadie para ponerla a salvo, diciéndole que recuerda más de lo que dice, pues entró en su mente.

Recuerda, en efecto, cómo su madre la abrazaba al despedirla, llorando, y pidiéndole que fuera valiente, y a su padre prometiéndole que estará bien donde la dejó, tras lo que se fueron en la nave de Ochi.

Ren le dice que la vendieron para protegerla y sabe lo que les ocurrió.

Pero Rey se resiste a creerlo y lucha contra él, que le pide que le cuente dónde está para contarle el resto de su historia.

Entretanto los prisioneros son llevados ante los Generales Pryde y Hux, a los que le dicen que la chatarrera no está con ellos, pidiendo Pryde que acaben con ellos.

Ren le cuenta que fue Palpatine quien ordenó que se llevaran a sus padres, aunque la buscaba a ella, y, como no revelaron su paradero, dio la orden de acabar con ellos.

Durante su pelea, sus espadas acaban impactando contra la máscara de Darth Vader, que cae al suelo, viendo así Ren que está en su cámara, diciéndole que irá a la nave para decirle por qué el emperador ordenó su muerte.

En Kijimi, y antes de partir hacia su destructor, Ren ordena que sellen la nave.

En ella, Poe, Finn y Chewie van a ser ejecutados por varios soldados imperiales, a los que Hux les pide que le permitan hacerlo a él personalmente, aunque, cuando escuchan los disparos, los prisioneros observan que no fueron dirigidos contra ellos, sino contra los propios soldados imperiales, confesándoles Hux que él es el espía.

Rey llega al hangar y libera a los droides, aunque ve que no llegaron aún sus compañeros, mientras la nave de Ren se acerca.

Hux ayuda a los prisioneros a escapar y les dice que desconectará los anclajes del Halcón, tras lo que dispondrán de unos minutos, disparando antes Finn a su pierna para simular que huyeron sin su ayuda, preguntándole Finn por qué los ayuda, diciéndole que no le importa si ellos ganan o pierden, pero que necesita que Kylo Ren pierda.

Este llega junto a Rey y le pregunta por qué el Emperador quería matar a una niña, a lo que le responde que porque vio en lo que se iba a convertir, pues tiene un gran poder debido a que es su nieta, una Palpatine. Y la unión entre ambos es porque la madre de él era hija de Vader y el padre de ella hijo del Emperador, ignorando Palpatine que son una unión en la Fuerza, por lo que lo matarán juntos y se harán con el trono.

Se quita tras ello su casco y le tiende su mano, aunque aparecen entonces sus compañeros a bordo del Halcón Milenario, a cuyo rebufo caen todos los guardias imperiales, saltando Rey hasta la nave, que se aleja a la velocidad de la luz.

Hux le explica al general Pryde que fue objeto de un ataque coordinado. Que dominaron a los guardias y lo obligaron a llevarlos a su nave, aunque Pryde acaba con él mientras pida que digan al Líder Supremo que encontró al espía.

Rey afirma que encontrará a Palpatine, pues mató a sus padres, aunque Finn le dice que sabe que ella no es así, asegurando ella que nadie la conoce.

Palpatine le pregunta a Kylo Ren si lo ha traicionado, pues la aprendiz de Jedi sigue viva, pidiéndole que no le obligue a lanzar su flota contra él, ante lo que Ren le asegura que sabe a dónde va, y que nunca será una Jedi, pidiéndole Palpatine que la mate.

Consiguen llegar a Endor, donde ven los restos de la Estrella de la Muerte, aunque piensan que será complicado encontrar el buscarrutas.

Rey saca la daga, y, al colocarla hacia la Estrella de la Muerte, ve que la silueta coincide, y que el buscarrutas está entre sus restos.

Se acerca a ellos un grupo de personas a caballo, que observaron su brusco aterrizaje, y que les pregunta si son de la Resistencia, pues interceptaron un mensaje de Babu Frik que decía que irían y que son la última esperanza, explicándoles Rey que deben acceder a esas ruinas, pues allí hay algo que necesitan, diciéndole la líder del grupo, Jannah, que puede llevarles por el agua, pero no en ese momento, pues es peligroso, señalando Rey que no tienen tiempo, aunque Poe le dice que tampoco elección, por lo que, entretanto pueden reparar la nave.

Jannah les deja algunos recambios, que, le dice, proceden de un viejo crucero en la cresta oeste, de una nave de la Primera orden en la que estaban asignados y del que ellos escaparon.

Le cuenta a Finn que los reclutaron de niños para la primera Orden y eran soldados de asalto, contándole Finn que también él lo era, e ignoraba que había más desertores, como él, contándole ella que todos los que están allí eran soldados de asalto que se amotinaron en la batalla de Ansett Island, cuando se negaron a disparar a los civiles, deponiendo las armas toda la compañía, como si se tratara de un presentimiento, señalando Finn que la Fuerza le llevó hasta allí con Finn y Poe.

De pronto, se dan cuenta de que no está Rey, viendo que se ha adentrado en el mar con un deslizador pese a lo peligroso de la travesía, ya que hay olas gigantescas, señalando Finn que deben ir con ella.

Rey consigue llegar a los restos de la Estrella de la Muerte y trepa hasta la que era sala de mandos, viendo cómo se abre una puerta en la que se cuela, y que se cierra tras ella, encontrando, en efecto el buscarrutas.

Pero entonces se ve a sí misma formando parte del Lado Oscuro, como una Sith que se dice a sí misma que no tenga miedo de ser quien es, comenzando una lucha entre sus dos yos durante la que pierde el buscarrutas, que recoge Kylo Ren, que le pide que se mire a sí misma. Que quería demostrarle a Leia que era una Jedi, aunque lo que ha demostrado otra cosa y ya no puede volver con ella, pues el Lado Oscuro está en la naturaleza de ambos, por lo que le pide que se rinda ante este.

Ella le pide que le devuelva el buscarrutas, pero él le dice que la única forma de que llegue a Exegol es yendo con él y lo destruye apretándola con sus manos, tras lo que comienzan a luchar de nuevo entre ellos.

En Ajan Kloss, Leia se muestra preocupada, diciéndole Maz Kanata a R2 que para llegar hasta su hijo necesitará todas sus fuerzas.

Rey y Kylo Ren luchan en medio del terrible oleaje, y, cuando Finn trata de ayudarla y llevársela, ella se lo impide con la Fuerza.

Pero Ren siente la llamada de su madre y se le cae la espada, que recoge Rey y se la clava, muriendo en ese mismo momento Leia.

Asustada por lo hecho, Rey coloca su mano sobre la herida y hace que esta se cure, confesándole que sí quiso coger su mano, pero la mano de Ben.

Huye luego en la nave del propio Ren, mientras Poe se acerca con el Halcón Milenario para recoger a Finn y a Jannah.

Entretanto, en Ajan Kloss, base de la Resistencia, Leia es velada por todos los que estaban a su lado, y, cuando llegan Poe y Finn, dispuestos a hablar con ella se encuentran con la noticia de su muerte, algo que Chewbacca lamenta amargamente.

Ren percibe la presencia de su padre, que le dice que le echa de menos, aunque Ben le dice que su hijo murió, respondiendo él que no, que Kylo Ren está muerto, pero su hijo está vivo, pidiéndole que vuelva, aunque él dice que es tarde pues Ella se ha ido, respondiéndole su padre, que aquello por lo que luchó sigue ahí.

Ben dice que sabe lo que tiene que hacer, aunque no sabe si tiene fuerza para hacerlo, diciéndole su padre que la tiene, lanzando tras ello su espada láser al mar.

Palpatine dice que la Princesa de Alderaan trastocó su plan, aunque asegura que su acto será en vano, pidiéndole al general Pryde que acuda a Exegol y envíe un destructor a un mundo que ellos conozcan y que lo haga arder en llamas, poniendo así en marcha, la Orden Final, pues sabe que ella irá hasta allí y sus amigos la seguirán.

Pryde dirige en efecto un destructor estelar hacia Kijimi, haciendo que desaparezca.

Cuando la noticia llega a la base rebelde, comprenden que esas naves tienen armas capaces de destruir planetas, escuchando además el mensaje de que la Resistencia ha muerto y que la llama Sith arderá, lanzando un aviso a todos los mundos de que deben rendirse o morirán, pues comienza la Orden Final.

Poe, al que Leia nombró general confiesa ante su cadáver que no sabe cómo actuar, pues no está preparado, diciéndole Lando, que llega en ese momento, que tampoco ellos Luke, Han, Leia y él lo estaban, pese a lo cual derrotaron a un imperio con muy poco, porque se tenían los unos a los otros.

Finn habla con el pequeño droide, D-O, descubriendo que tiene información sobre Exegol, por lo que va a hablar con Poe, explicando que iba a Exegol con Ochi, que esperaba llevarle al Emperador a la niña que debían recoger en Jakku.

En Ach-To, Rey hace arder la nave de Ren con rabia y cuando lanza con la misma rabia la espada láser de Luke a la hoguera, ve cómo, surgiendo de entre las llamas aparece la figura de Luke Skywalker, que le dice que el arma de un Jedi se merece un respeto.

Le pregunta luego qué está haciendo, a lo que ella le responde que se ha visto en el trono oscuro y no piensa salir, siguiendo su ejemplo, diciéndole Luke que él se equivocó, pues el miedo lo retuvo allí, y le pregunta qué teme ella, respondiéndole que a sí misma.

Luke le pregunta si el miedo se deba a que es una Palpatine, sorprendiéndole que lo supiera, contándole Luke que Leia también lo sabía, diciendo Rey que nunca se lo dijo y que además siguió entrenándola, diciéndole Luke que porque vio su espíritu, asegurándole que hay cosas más fuertes que la sangre, siendo el destino de un Jedi enfrentarse al miedo, haciéndole ver que si no se enfrenta a Palpatine, será el fin de los Jedi, y la guerra se habrá perdido.

Le muestra algo que, dice, su hermana querría que tuviera ella, mostrándole la espada de Leia.

Le cuenta luego que en la última noche de su entrenamiento, Leia le contó que había percibido la muerte de su hijo al final de su camino como Jedi. Entonces le entregó su espada y le dijo que algún día la recogería alguien que terminaría su viaje.

Le recuerda luego que mil generaciones viven en ella, y le pide que se lleve ambas espadas a Exegol, aunque ella le dice que no puede ir, pues no tiene el buscarrutas ni nave, pues destruyó la de Ren, respondiéndole Luke que tiene cuanto necesita.

En los restos de la nave encuentra el otro buscarrutas, el de Ren, viendo cómo Luke hace surgir luego del fondo del mar, la antigua nave de Luke, su Ala-X.

R2-D2 se siente extrañado al ver que C-3PO no le reconoce, pese a ser su mejor amigo, por lo que procede a restaurarle la memoria.

En el pequeño droide D-O encuentran toda la información necesaria para poder atacar Exegol, excepto la forma de llegar, aunque entonces R2-D2 dice estar recibiendo una transmisión de Luke, observando que es una señal de una antigua nave, del Ala-X, de Luke, desde donde transmiten marcadores de rumbo hacia las Regiones Desconocidas, comprendiendo Finn que se trata de Rey que les muestra el camino hacia Exegol.

Piensan que podrán atacar a los destructores mientras sigan en Exegol, ya que allí no pueden desplegar sus escudos, hasta salir de la atmósfera y además allí los navegadores no se orientan y las naves grandes necesitan ayuda para despegar, dependiendo de la señal de una torre de navegación que el equipo terrestre debe volar, y cuando esta caiga, la flota estará unos minutos sin escudos y sin vía de escape y será vulnerable, momento que deben aprovechar para destruir sus cañones.

Su problema es que sus fuerzas son muy inferiores, por lo que deben confiar en que Lando y Chewie consigan, yendo con el Halcón a los sistemas del núcleo, emitir una llamada de socorro, pues sus amigos, si hay esperanza, irán, mientras que la Primera Orden ganará si creen que están solos, recordando que Leia no se rindió.

En Exegol, al ver que se aproxima Rey, ordenan que las naves salgan a la altitud de despliegue, aunque Rey consigue llegar, adentrándose en las montañas en busca de su abuelo.

Pryde, viendo que se acerca la flota enemiga ordena la utilización de cañones de iones, viéndose sorprendida la flota de la Resistencia por la magnitud de la flota enemiga, ordenando Poe que suban a su altitud para que no puedan dispararles, ya que se darían entre ellos, aunque entonces les envían los TIE.

Finn consigue ver la torre, aunque también los soldados imperiales se dan cuenta de que el objetivo es la torre, indicando el general Pryde que en ese caso no la usarán, y cambiarán la fuente de señal de navegación a su nave.

Cuando se dan cuenta de la desactivación de la señal de la torre cancela la invasión terrestre prevista, aunque cuando descubren que la señal proviene de la nave de mando, deciden utilizar el ataque terrestre sobre esta, ya que no pueden anular el sistema desde el aire.

Consiguen aterrizar las tropas, ordenando Pryde que bloqueen sus speeders, aunque no pueden hacerlo, ya que no actúan con speeders, sino con los caballos de la gente de Jannah, que comienzan una dura batalla para tratar de alcanzar su torre.

Rey llega a la sala del trono negro, donde comparece Palpatine que le dice haber esperado mucho tiempo para que su nieta regresara a casa, afirmando no querer su muerte, sino a ella, que ocupará el trono, pues es su derecho de nacimiento al llevarlo en la sangre, correspondiéndole ser la emperatriz, diciéndole que no ha ido para liderar a los Sith, sino para acabar con ellos como Jedi.

Pero su abuelo está convencido de que su ira la llevará a querer matarlo y él quiere que lo haga para que su espíritu pase a su interior y se funda con el suyo.

Sobre la nave de mando, BB-8 consigue abrir una escotilla, lanzando abundante material explosivo al interior que hace que vuele por los aires una parte importante de la nave, consiguiendo que la conexión caiga temporalmente, hasta que reinicien la señal de navegación.

En la sala del trono se reúnen toda la asamblea, indicando Palpatine que llegó la hora de que con su odio le quite la vida y ascienda, afirmando Rey que no odiará, ni siquiera a él, diciéndole Palpatine que es débil como sus padres, señalando ella que sus padres fueron fuertes, pues la salvaron de él.

Palpatine le dice que a Luke lo salvó su padre, pero la única familia que tiene ella es él, y le abre la escotilla, donde ve cómo las naves de la Resistencia van cayendo, señalando Palpatine que no les queda mucho, pues nadie irá a ayudarlos y que fue ella quien los llevó hasta allí, por lo que solo podrá tener la flota a su mando si acaba con él.

En efecto, las naves de la Resistencia van cayendo, como les ocurre también a las tropas terrestres, pidiendo Finn a Rose que se retiren al aterrizador, pues él y Jannah, que se queda a su lado, destruirán la nave entera atacando la cubierta de mando.

Palpatine ordena que comience el ritual. Que ella acabará con él y se convertirá en Sith, recordando que tras el golpe de espada de ella renacerán los Sith y morirán los Jedi.

Llega entonces Ren, que se ve rodeado por los caballeros Ren, que le impiden avanzar, decidiendo Rey empuñar la espada láser de Luke para acabar con él, aunque cuando la levanta y la echa a su espalda, en vez de descargar el golpe contra Palpatine le pasa la espada a Ben, pudiendo así deshacerse de quienes le rodean, sacando ella la espada de Leia, luchando también, aunque Palpatine le dice que si luchan juntos, también morirán juntos.

Los obliga a arrodillarse con los rayos de sus manos, haciendo que pierdan sus espadas, aunque observa la unión de su vínculo en la Fuerza que dice, no fue visto durante generaciones, y que él absorbe, señalando que su poder restaura al auténtico Emperador, lanzando sus rayos sobre ambos, que caen sin sentido.

La nave de Snap, uno de los líderes de la Resistencia es abatida, para desesperación de Poe que no puede ayudarle, empezando a caer muchos Alas, desbordados por la magnitud de la flota imperial, viéndose Poe impotente, pues creía tener posibilidades, pero son demasiados.

Escucha entonces una voz que le dice: "pero nosotros somos más", viendo cómo el cielo aparece plagado de naves dispuestas a luchar por la libertad, comprobando que Lando, que es quien se comunicaba con él, lo consiguió.

Feliz al verlos, Poe les ordena disparar a los cañones inferiores, los capacitados para destruir mundos, consiguiendo poco a poco acabar con muchos de los destructores, no consiguiendo los soldados imperiales que sus sistemas de comunicación respondan, no pudiendo entender Pryde de dónde salieron tantas naves, ya que la Resistencia no tiene armada, a lo que uno de sus colaboradores le dice que no es una armada, que es gente, gente entre la que Poe comprueba que está Zorii.

Ren consigue levantarse, pero Palpatine consigue hacerlo volar y lo lanza lejos y les dice a sus fieles que no deben tener miedo de ese débil ataque, pues nada detendrá el regreso de los Sith, tras lo que dirige sus rayos hacia el cielo, haciendo que los sistemas fallen y las naves enemigas comienzan a caer, observando Rey, impotente, el desastre.

Pero empieza a escuchar en su cabeza por fin las voces de los antiguos Jedi, que la animan a levantarse y a dar sus últimos pasos, pidiéndole que restaure el equilibrio, que no está sola y que todos los Jedi que han existido viven en ella y que sienta la Fuerza, que se encuentra en el corazón de una Jedi y la acompañará siempre.

Consigue levantarse y recuperar su espada láser, aunque Palpatine le dice que su muerte será lo único que se conozca en el futuro de la historia de la rebelión, lanzando de nuevo sus rayos contra ella, aunque consigue detenerlos con su espada.

Entretanto, al dejar de lanzar sus rayos hacia ellos, los sistemas de las naves vuelven a funcionar y continúan disparando hacia los cañones de los destructores.

Palpatine le dice a Rey que una chatarrera no podrá vencer su poder, pues él es todos los Sith, a lo que ella le replica que ella es todos los Jedi, recuperando el sable láser de Luke, cruzándolos ambos frente a los de Palpatine, que rebotan contra él, que acaba destruido por su propio poder, tras lo que cae todo a su alrededor sobre sus seguidores.

Finn y Jannah consiguen hacerse con un cañón con el que disparan logrando hacer saltar por los aires la nave de mando, debiendo ser recogidos por Lando con el Halcón antes de que la nave explote.

Por su parte, Rey acaba exhausta por el uso de la Fuerza y acaba sin vida.

Cuando Ben consigue emerger de las profundidades a que le envió Palpatine, se dirige a ella y la coge entre sus brazos y la abraza, para luego, colocando su mano sobre ella, y gracias a la Fuerza consigue resucitarla, tras lo que se besan.

Él le sonríe antes de caer muerto, viendo Rey como se desintegra hasta desaparecer, como lo hace, muy lejos de allí el cuerpo de Leia.

Desde su nave, Finn observa que Rojo Cinco está en el aire, comprendiendo que Rey está viva.

Reciben noticias de que la gente se está sublevando por toda la galaxia, comprendiendo que lo han conseguido, haciendo que caigan las últimas naves del Imperio.

Tras la victoria, las naves regresan a sus bases en Ajan Kloss, donde todos se abrazan felices, haciéndolo juntos Poe, Finn Rey cuando esta regresa.

Jannah, por su parte, se une a Lando y le pregunta de dónde es, diciéndole que del sistema Gold, no sabiendo ella responderle de dónde es, diciéndole él que lo averiguarán.

Algún tiempo después, Rey llega a Tatooine, y a la que fue la casa de Luke, ahora medio enterrada, aunque ella mira con felicidad.

Envuelve luego las dos espadas láser de los hermanos Skywalker en un paño que entierra en sus arenas, teniendo ahora la suya propia.

Una mujer se sorprende al ver a alguien nuevo por allí, pues, le dice que hace mucho que no hay nadie allí, y le pregunta cómo se llama, diciendo que Rey, y cuando le pregunta por su apellido, observa los espíritus sonrientes de Leia y de Luke, y le dice que es Rey Skywalker.

Calificación: 2
Te cuento la película